Reggio’s Weblog

Campañas y debates, de Santiago González en El Mundo

Posted in Política by reggio on 27 febrero, 2009

A CONTRAPELO

La coincidencia de las elecciones autonómicas en Galicia y el País Vasco ha venido a escenificar dos estilos de campaña. La gallega ha sido más tradicional, con el cruce de acusaciones entre los tres partidos en liza que ha sido seña de identidad de las campañas electorales en los últimos 30 años.

Los socios de la Xunta de Galicia en la pasada legislatura han usado contra sus adversarios la dimisión de su cabeza de lista por Orense, tras recibir ingresos de procedencia tan sospechosa como las islas Caimán, y la misteriosa operación Gürtel, que instruye muy oportunamente el juez Garzón.

Los populares han restregado a sus adversarios su debilidad por el lujo y el boato: el gusto por el mobiliario y los coches caros de Touriño, los paseos en yate de Anxo Quintana y su secuestro de ancianos como carne de mitin, y el ático de Pepe Blanco, tan displicente con la Ley de Costas.

La campaña vasca ha sido más tranquila. El candidato popular en la gallega rechazó la idea del duelo a tres (il triello, bautizaron esta modalidad de desafío Sergio Leone y Ennio Morricone en la escena final de El bueno, el feo, el malo). Lo mismo hizo en el País Vasco Patxi López, aunque por distintas razones. Núñez Feijóo no quiso verse cogido entre Touriño y Quintana, mientras López evitaba la imagen que perseguía el partido guía de los vascos (y las vascas, claro): un lehendakari vasco-vasco acosado por un frente español.

El resultado fue un debate a seis cuyo desarrollo mostró que tres de los presentes eran perfectamente prescindibles. Lo interesante habría sido confrontar a los dos candidatos con más posibilidades, aunque el tercer hombre, el popular Basagoiti, dio más juego del que se esperaba. Tuvo un seguimiento notable, rozando el 19% de share, que son cuatro puntos más del que tiene la televisión vasca la noche de los miércoles.

El éxito es tanto más notable si se tiene en cuenta que el debate en la segunda cadena de la televisión pública vasca se produjo en lo que los nacionalistas consideran su lengua extraña: el castellano.

Tal vez por eso, el candidato Ibarretxe, privado de su lengua propia, asombró a propios y extraños con una respuesta suya a Patxi López. Este atacó uno de los mantras de Juan Josué: «Dígame una sola idea que haya sido ilegalizada», a lo que el candidato nacionalista, en su prístina simpleza analógica, respondió: «El Estatuto está ilegalizado en 36 ideas».

Ese fue el momento de oro de la noche. El de plata fue la reacción de Basagoiti a las críticas de López contra las políticas de Ibarretxe en la pasada legislatura: «¡Pero si le han aprobado ustedes los presupuestos durante los cuatro últimos años!».

Por lo demás, fue un debate a tono con la campaña, tendente al gris plomizo. Todos se conformaban con no espantar un solo votante de los que ya tenían convencidos. Uno de los dos, Ibarretxe o López, se equivocaba en sus cálculos. Por mucha atención que se ponga en escudriñar las entrañas de la oca, no se ve en ellas pulsión de cambio. Ibarretxe tampoco la ve, a juzgar por su gesto satisfecho. Veremos.

© Mundinteractivos, S.A.

Anuncios
Tagged with:

La trama de los picos pardos, de Santiago González en El Mundo

Posted in Política by reggio on 23 febrero, 2009

A CONTRAPELO

El cineasta Iquino dirigió en 1969 De picos pardos a la ciudad, una moralista y estomagante comedieta en la que el alcalde y el secretario de un pueblo emprenden viaje a la capital para sustituir el viejo autobús y, ya de paso, echar una cana al aire. A por atún y a ver al duque.

Ir de picos pardos era una metonimia de ir de putas. Al parecer, las tusonas eran obligadas a vestir una saya de color pardo en la Edad Media para ser distinguidas de las mujeres honestas. La falda era por entonces una tela cuadrada con un agujero en el centro que se ajustaba a la cintura, por lo que su caída formaba cuatro picos que daban pie a la expresión citada.

La naturaleza siempre acaba imitando al arte. Si Berlanga y Azcona previeron en La escopeta nacional una cacería con un invitado llamado Bermejo, Iquino se adelantó en 40 años a la epopeya que ayer contaba EL MUNDO: el alcalde de Baena, que es también senador del PSOE, y su secretario, parecen implicados en una trama de facturas falsas. El objetivo de la misma era sufragar visitas periódicas de los muy allegados al Club Milady Palace, un lujoso puticlub de Marbella.

Ha habido casos parecidos. El año pasado fue detenido el concejal de Urbanismo del PP en Palma, acusado de haberse fundido en puticlubes gay 50.804 euros de dinero público por medio de la visa que tenía a su nombre en razón del cargo. Hace menos de tres días, se aventuró en esta columna que acabaríamos viendo vales como el de los «seis porvos con la Lola» que el Comité de Defensa de Toledo expedía en el 36 a favor de los buenos milicianos. ¿Qué son 73 años para los valores inmutables de un pueblo? Apenas un suspiro en la Historia de España.

A falta de conocer en profundidad los casos de Michavila y el Ayuntamiento de Segovia, no parece que puedan compararse con Baena en colorido y tradición. A un servidor le parece que pulirse la pasta de los españoles en prostíbulos goza de cierta comprensión social. Cada vez que a un personaje público le preguntan qué pecado encuentra más disculpable, responde con un automático «los pecados del amor», no diré más. Por otra parte, no se puede comparar una trama como ésta con la operación Malaya, que al final servía para que un hortera se colgara un miró en el cuarto de baño. Los de Baena, en cambio, dan a ese dinero una utilidad social, keynesiana, al inyectarlo en un sector deprimido. Las juergas municipales contribuyen a la expansión de la demanda agregada, un new deal cordobés, si ustedes se paran a considerar el asunto desde una visión macroeconómica. La iniciación en el arte de las putas, dicho sea con permiso de Moratín, era un trámite iniciático que pagaban algunos padres a sus hijos al cumplir los 18. Con razón decía el secretario del alcalde baenense en conversación grabada por la Guardia Civil: «A mí me da cosa gastarme dinero mío en estas cosas». Es lo que tiene que papá te acostumbre desde jovencito al patrocinio.

«El PSOE es el partido que más se parece a España», han dicho y repetido Zapatero, Pepe Blanco, Pajín, Rubalcaba, Chaves y otros. Es una afirmación razonable que el arriba firmante no se atrevería a cuestionar.

© Mundinteractivos, S.A.

Tagged with:

El juez y el furtivo, de Santiago González en El Mundo

Posted in Justicia, Política by reggio on 20 febrero, 2009

A CONTRAPELO

No tuvo Rajoy su momento más preciso al calificar de «derecho de pernada» las actividades del ministro como cazador furtivo.Hombre, no. Ha cazado con enchufe y gratis en una finca del Estado.Ha perpetrado el hecho cinegético en Andalucía sin la preceptiva licencia de la Federación autonómica. Ha compartido monterías con el juez que instruye una causa contra sus enemigos. Esto es, en el mejor de los casos, imprudencia grave y burla del Código de Buen Gobierno, aprobado el 18 de febrero de 2005 por el Consejo de Ministros y Ministras, con gran contento de unos y de otras.En el peor, sería un delito de prevaricación. Pero derecho de pernada, no. No parece que el ministro tenga otros planes para cérvidos y jabalíes que dispararlos y dar sus cabezas a los taxidermistas.

Lo mismo que el juez Garzón. Los dirigentes del PP deberían asociarse con muflones y cerdos salvajes para solicitar la declaración de especie protegida en Medio Ambiente frente al implacable dúo de milicia que forman el juez insomne y el ministro hirsuto.O al menos que se decrete la veda durante la campaña electoral.

La Fiscalía Anticorrupción tiene tajo por delante. Al caso Gürtel habría que sumar los asuntos dormidos de corrupción en las instituciones gobernadas por la izquierda. Pero debería encargarse la instrucción a jueces vegetarianos. Sólo hay algo más dañino para la democracia que la corrupción de los partidos, si la hubiera: la prevaricación de los poderes del Estado, si se diese. ¿Y dice usted que el presidente de la Comunidad Valenciana está implicado porque una imputada dice en una grabación que a Camps lo sobornaron comprándole unos trajes en Milano? Sí que debe de estar la cosa mal para que la corrupción haya vuelto a la economía de trueque. Tres docenas de trajes para que el presidente se haga el longuis y autorice los contratos. A pocos días más que conserven la competencia el juez y su diario de cabecera, acabaremos viendo más aforados pringados con vales para restaurantes, bonos para el economato o, como el legendario documento expedido por el Comité de Milicias y Defensa de Toledo el 21 de septiembre de 1936: «Vale por seis porvos con la Lola para las milicias. No se puede transferir».

En el hemiciclo, medio ruedo ibérico, la bancada socialista gritaba «¡torero, torero!» a Bermejo, después de la faena a los populares.Seguramente, los entusiastas están contra la estética de la caza y del toreo, cosas de la sensibilidad socialdemócrata. Una cosa es el asesinato de la mamá de Bambi o del toro en la plaza en tarde de sol y moscas, y otra muy distinta, el arte de la lidia al partido de la oposición. Lo característico del progresismo realmente existente es el don de la alteridad, la mística del vivo sin vivir en mí. Por eso llamaban «¡torero!» al cazador en el tendido de las antitaurinas. Por eso acuñó él aquella soberbia frase «tuvimos que luchar contra los padres y ahora nos toca luchar contra los hijos». Cuando los pardillos del PP pierdan los complejos, podrán responderle a gritos: «¡Tu padre!», pero no con ánimo imprecatorio, sino simplemente para refrescarle la memoria.

© Mundinteractivos, S.A.

Tagged with:

La vida en un mitin, de Santiago González en El Mundo

Posted in Política by reggio on 16 febrero, 2009

A CONTRAPELO

Ir de campaña electoral es como gobernar en Disneylandia. Todo es fantástico; el público va a aplaudir, no a hacer preguntas retorcidas como en Tengo una pregunta para usted y las únicas cuestiones son las que se hace retóricamente el orador.

Zapatero es un fanático del mitin. En la asombrosa biografía autorizada que le escribió Suso de Toro, explica por qué le gusta más dar un mitin que hablar en el Congreso: «En el mitin lo importante no son los discursos, sino los aplausos. En los mítines lo importante no eres tú, es la gente. [ ] Es que en el Parlamento la gente está obligada a ir. Cuando estás con los tuyos uno tiende a hacer menos teatro, en el Parlamento estás en un foro, estás en un combate, porque es así el Parlamento moderno, y allí la acción prefabricada, limitativa, es mucho mayor».

Hombre, tampoco estaría mal el Parlamento si sólo tuvieran reservado asiento los propensos al aplauso. No quiere esto decir que al presidente se le de mal la tribuna del Congreso, pero el mitin tiene sus ventajas. Para empezar, todos son de los tuyos y, si se cuela alguno de los otros, el servicio de orden se encargará de ponerlo en su sitio, que es la calle.

Zapatero aprovecha ese palenque para anunciar a la peña sus planes de gobierno. Empieza el primer domingo de septiembre en el de Rodiezmo y ya es el no parar. El mitin es la puesta al día del Sermón de la Montaña, con la promesa de sus panes y sus peces.

A Rajoy le permitió coger el puchero por el asa que no quema, que son las correrías de Garzón y Bermejo por los montes, aunque la música pop y el baile programados en la guía de campaña parecen algo contraindicados con su vía crucis madrileño. Zapatero defendió en Riazor la candidatura de Touriño, el Austero, para gobernar los próximos cuatro años ese piso piloto del código de buen gobierno que es la Xunta de Galicia, al tiempo que lucía sus habilidades para la antífrasis, un suponer: no me voy a meter con Rajoy, que bastante tiene con lo suyo, y, de la misma, dedicarle toda su intervención, ante el indisimulado alborozo de la parroquia.

También le reprochó que, mientras siga con sus líos, el PP no va a poder arrimar el hombro, y en esto sí que tiene razón. Si el Gobierno sigue en la vida contemplativa, alguien debería hacer o decir algo para hacer frente a la crisis, aunque sea la oposición y aunque no tenga el control del presupuesto ni la fuerza parlamentaria para legislar.

Ellos van a los mítines donde los suyos les aplauden incluso los desparrames demagógicos, las promesas imposibles y los ejercicios de transformismo, tan propios de campaña: Patxi se calza la boina y exalta la transversalidad (cuando el Gobierno más transversal de todos, el de los polos opuestos, sería PSE-PP), Ibarretxe enterrando el sintagma derecho a decidir y Basagoiti prometiendo la creación de 100.000 puestos de trabajo.

Nos vamos a pasar así las próximas dos semanas; o sea, que disfrutemos el espectáculo, porque cuando despertemos el día 2 la crisis, esa dinosauria de Monterroso, todavía seguirá ahí.

© Mundinteractivos, S.A.

Tagged with:

¿Adoctrinar en esta escuela?, de Santiago González en El Mundo

Posted in Educación by reggio on 30 enero, 2009

A CONTRAPELO

El Tribunal Supremo ha rechazado por 22 votos contra siete que Educación para la Ciudadanía (EpC) vulnere el derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos. La asignatura responde a una recomendación de la UE y si el nuestro fuera un país normal, debería impartirse con la misma naturalidad con que se hace en otros de la Unión, en los que la nación se articula sobre consensos básicos. Pocos, pero duraderos. Uno de ellos es el educativo.Ningún otro país ha conocido cinco leyes de Educación en 25 años, con sólo dos partidos alternándose en el Gobierno. En ningún otro país se introducirían en la educación criterios morales que estuvieran bajo discusión en la sociedad.

Tanto entusiastas como detractores sobreestiman la capacidad adoctrinadora de la escuela. La transición fue obra de generaciones de españoles educados en la dictadura franquista, sin que el monolitismo del régimen pudiera oponer más resistencia a la voluntad social de cambio que las murallas de Jericó a los trompetazos del pueblo elegido. Comprenderán ustedes que en estos momentos no ofrezca detalles identificativos.

La escuela franquista y nacionalcatólica no impidió que muchos españoles (y españolas, claro) nos hiciéramos antifranquistas y no creyentes. La escuela no es el único ámbito educativo, ni siquiera en los regímenes totalitarios. Cuánto menos en una sociedad democrática, abierta y permeable en estos tiempos de internet.Incluso en casos en los que el ideario obligatorio de la escuela hacía juego con el ambiente doctrinal que aquellos españoles respiraban en sus casas. Hijos de padres falangistas y educados con la Enciclopedia Alvarez son hoy espejo de izquierdismo en sus cargos de ministros.

El temor a una asignatura adoctrinadora en la escuela pública tras la LOGSE es un alarde de confianza en el Estado por parte de la Iglesia. No es que falte voluntad adoctrinadora. Es que el mecanismo es inservible, no hay más que ver los resultados del informe PISA, que nos sitúan en un desahogado puesto del pelotón de cola en materia educativa y en la expulsión por la vía del fracaso escolar de uno de cada tres alumnos. Ah, si al menos pudiera servir para adoctrinar.

Hace tres meses tuvimos noticia de que todos los alumnos de dos institutos de Alicante habían suspendido el examen de EpC, que en la Comunidad Valenciana se imparte en inglés, una extravagancia autonómica para sabotearla. Los resultados acreditan el nivel de nuestro sistema educativo y de la enseñanza de lenguas extranjeras antes que ninguna otra cosa.

No va a ser una asignatura muy popular entre los estudiantes.Para que tuviera capacidad doctrinal habría que acompañarla de un relato. La Iglesia acertó al colgar la asignatura de Religión de la Historia Sagrada. En tiempos de la tele, Verano azul fue a la España de la Constitución lo mismo que Crónicas de un pueblo a la España del desarrollismo y la Ley Orgánica del Estado. Sin el relato apropiado, los estudiantes asistirán a las clases de Educación para la Ciudadanía con el mismo desapego que sus padres, y aún sus abuelos en algunos casos, asistíamos a Formación del Espíritu Nacional.

© Mundinteractivos, S.A.

Tagged with:

‘Answers in the wind’, de Santiago González en El Mundo

Posted in Medios, Política by reggio on 28 enero, 2009

A CONTRAPELO

La televisión es el escenario privilegiado para el exhibicionismo sentimental. Se ha criticado mucho al presidente por elegir este medio para hablar sobre la crisis, en lugar de comparecer en el Congreso de los Diputados. Pero díganme: ¿por qué no comparecer directamente, sin intermediarios, ante el pueblo llano? Donde esté un buen talk show que se quite una sesión de control al Gobierno. Los líderes más populares están en ello; algunos tienen su propio programa, como el Aló, presidente, de Hugo Chávez.Vayamos, si no, al pueblo propiamente dicho, y preguntemos a Belén Esteban qué prefiere, si el programa de Jaime Cantizano o comparecer en la Comisión de Interior del Congreso. Vox populi, vox Dei, no diré más.

El decorado reproducía el hemiciclo, pero sin atril para el orador.Por eso, los interpelantes hablaban desde su escaño catódico, y el presidente les respondía deambulando frente a aquella quintaesencia de todas las Españas como un maestro de la escuela peripatética.Tengo una pregunta para usted. En rigor, debería ser tengo una respuesta, que es lo que debían de buscar los asistentes, pero el nacimiento del presi inauguró la década prodigiosa y sabe, como todos, por Bob Dylan, que «the answer, my friend, is blowing in the wind».

Fue un espectáculo excelente. El público cumplió e hizo trastabillar en ocasiones al compareciente, aunque el moderador impedía que se cebaran. Al fin y al cabo, habían ido a preguntar, no a debatir con el invitado.

«Virginia es la ejecutiva de cuentas», explicaba Lorenzo Milá al presidente y a los telespectadores, sin que estos últimos supiéramos previamente que había una ejecutiva de cuentas y estuviera justificado el artículo determinado.

Fue un recital de guitarra y armónica. El primer presidente no gubernamental de nuestra democracia negó haber prometido pleno empleo, estableciendo la diferencia entre «promesa» y «objetivo».El presi no miente; sólo tiene una relación tangencial con la verdad. Por eso no estuvo fino al enredarse en disquisiciones conceptuales. Con lo fácil que le hubiera sido decir: «No fue una promesa; sólo un motivo para creer». Otro gran momento, el del traductor que le afeó la venta de armas a Israel, sí tuvo una respuesta a su altura. Cuando el airado pacifista le interrumpió para preguntar a cuántos civiles palestinos se había matado con armas españolas, replicó sin parpadear: «Estoy convencido [de] que nuestros componentes o el armamento que hemos vendido a Israel no se han utilizado para eso».

Aquí se vino arriba, aunque hubo otro momento cumbre, el de la joven con síndrome de Down que le llevó un currículum para pedirle un puesto de trabajo. Lo tendrá y lo veremos en los telediarios.Por eso, el programa no habrá sido en vano. La joven Izaskun Buelta encontrará un empleo en la Administración en días próximos, como en su día lo obtuvo la discapacitada Araceli. Lástima que se le haya adelantado el PP, cuyo grupo parlamentario tiene contratado a Javier Dorronsoro, otro joven down, pero más vale tarde. Las dos horas del Tengo una pregunta para usted no habrán sido de balde. Laus Deo.

© Mundinteractivos, S.A.

Tagged with:

Todo va bien, de Santiago González en El Mundo

Posted in Economía, Laboral, Política by reggio on 14 enero, 2009

A CONTRAPELO

Este es un país muy extraño en el que se manifiestan los obispos, los jueces se declaran en huelga y los autobuses urbanos hacen campaña a favor de la existencia de Dios o en contra de la misma.Tenía razón el presidente del Gobierno en su entrevista de Onda Cero, al explicar que no es partidario de la huelga de los jueces. Servidores muy cualificados de uno de los tres poderes del Estado no deberían plantarse en huelga, ni siquiera con el atenuante de que el ministro sea Bermejo, o que la vicepresidenta opine públicamente sobre la condena que, en su opinión, debería imponerse al juez Tirado.

Las entrevistas del presidente, en general, no son aptas para diabéticos, pero cuando estamos en campaña, como ahora, hay que conectarse a una bomba de insulina. «Quiero a mi alrededor gente optimista», dijo en línea con una de sus grandes certezas sobre el modo en que opera el mercado de trabajo: que el pesimismo no es capaz de crear un solo empleo. Este es un hecho bastante incuestionable, aunque sería un ejercicio de funambulismo epistemológico deducir de ahí que el optimismo sí los crea.

Su optimismo institucional es a prueba de estadísticas. Cree que Alvarez es una ministra competente y que tenemos una economía sólida. Hemos superado en renta per cápita a Italia y estamos a tres puntos de Francia. A partir de marzo va a empezar a crearse empleo, aunque no dice que en una cantidad muy inferior a la del empleo que se destruye, por lo que el paro seguirá aumentando después de que los ayuntamientos hayan invertido los 8.000 millones de euros durante el segundo semestre.

Tenemos la tasa de paro más alta de Europa, el déficit exterior mayor del mundo, una de las productividades más bajas de la UE y un sistema educativo que nos permite alternar en el furgón de cola de las naciones desarrolladas, defectos estructurales para los que no tenemos recetas. Teníamos un superávit que hemos fundido en regalos electorales de dudoso efecto práctico sobre la economía. Podemos tener dificultades para colocar la deuda a un tipo razonable. Después de marzo llegará junio, mes de exámenes e impuestos y es bastante probable que la recaudación sufra una merma espectacular. El índice de producción industrial y la fabricación de coches se han desplomado en noviembre y el presidente se comprometió con las familias catalanas que le saludaron hace unos días en Sanlúcar de Barrameda: «Oye, Zapatero, queremos una buena financiación».«Una buena financiación terminará con el auge del independentismo», remachó la entrevistadora. Mientras esto se comprueba, parece que se notarán antes otros efectos. Por ejemplo, que las políticas sociales en las comunidades más pobres van a depender de la parte menguante del Estado en la recaudación de impuestos o del déficit.

A la hora de terminar esta columna nevaba en varias comunidades.Si vuelve a cuajar y volvemos al marasmo, alguien tendría que pagarlo: que dimita el presidente de Iberia, o se destituye al jefe de gabinete de la ministra o a su jefe de Prensa o, mejor aún, que pague el pato Rajoy, que ha perdido ya dos elecciones y es un pesimista nato.

© Mundinteractivos, S.A.

Tagged with:

Una vaga querencia, de Santiago González en El Mundo

Posted in Derechos, Justicia by reggio on 9 enero, 2009

A CONTRAPELO

Jacques Vergès, defensor de terroristas como Carlos y criminales nazis como Klaus Barbie, escribió en sus tiempos izquierdistas un interesante librito, Estrategia judicial en los procesos políticos. Distinguía en él la «estrategia de connivencia», consistente en la aceptación de las reglas del juego por el procesado, de la «estrategia de ruptura», en la que éste aprovecha la ocasión para erigirse en acusador de un sistema injusto. Es ejemplo de este último la defensa que Fidel Castro hizo de sí mismo al ser juzgado por el asalto al Cuartel Moncada. Un proceso de ruptura más cercano a nosotros fue el de Burgos de 1970.

Se hacían cábalas hasta ayer sobre la posibilidad de que Batasuna convirtiese el juicio en un proceso contra el sistema. No hubo tal. La abogada de Arnaldo Otegi hizo una defensa técnica y jurídica de sus posiciones y pidió la suspensión del juicio, al igual que hicieron la defensa de Patxi López y Rodolfo Ares y la fiscal jefe del TSJPV. Sorprendentemente, fue Mikel Casas, el letrado del Gobierno vasco que defiende a Ibarretxe, quien adoptó la línea de defensa más próxima a la ruptura. Después de lamentar las seis ocasiones perdidas por el tribunal para cerrar la causa, en el broche de su intervención transformó su alegación previa en un alegato político a favor del diálogo como procedimiento para resolver conflictos, y exigió la continuación del juicio para luchar por la absolución.

Es el mundo al revés. El 3 de diciembre de 2003 se cumplían 33 años del comienzo del Proceso de Burgos. Aquel día, en el mismo palacio de Justicia de Bilbao, estaba llamado a declarar Juan Mª Atutxa. Un grupo de compañeros de partido, dirigidos por Xabier Arzalluz, lo recibió al pie del coche oficial entonando el Eusko Gudariak (Soldados vascos), himno con el que Mario Onaindía había roto la vista del consejo de guerra hacía 33 años.

Es una vaga querencia sin fundamento. El magistrado Díaz de Rábago, que preside esta causa, no se parece al coronel Ordovás, presidente del Sumarísimo 31/69, ni la fiscal Montes recuerda a su vocal ponente, el capitán Troncoso, ni el PNV fue un gran agitador en diciembre de 1970, ni a aquellos procesados se les habilitó un living en las dependencias del Gobierno Militar de Burgos, como los que se prepararon para los procesados en los sótanos del palacio de Justicia de Bilbao, con sofá, teléfono, televisión y cafetera.

No hay razón para que el lehendakari se sienta humillado, como ha dicho su partido, ni es cierto, como dijo ayer su defensa, que no haya hecho «nada distinto a otros gobiernos democráticos».

Esta negativa no es precisamente un modelo de rigor. Ningún otro gobernante ha convocado una organización ilegal a sus rondas de consultas con los representantes legítimos de los ciudadanos antes de formar gobierno. Por otra parte, en democracia el método para resolver conflictos no es tanto el diálogo como la aplicación de la Ley. Es la Ley quien establece las reglas, los interlocutores y los asuntos del diálogo democrático.

Claro que en estas cosas siempre hay algo de subjetivismo. Un personaje de Elvira Lindo y amigo de Manolito Gafotas, Yihad, describía en un ejercicio de redacción la causa de que su hermano mayor llevase dos años en Carabanchel: «Hace dos veranos fue cuando mi hermano le dijo a una vieja: ‘Señora, ¿me da el bolso, por favor?’, y la vieja montó un pollo como si la estuvieran matando. Le dio con el bolso en la cara que por poco le salta una ceja y luego va la vieja y se tira al suelo haciéndose la víctima. Y la vieja se rompió un brazo, pero mi hermano es inocente».

© Mundinteractivos, S.A.

Tagged with:

Misterio ‘ma non troppo’, de Santiago González en El Mundo

Posted in Política by reggio on 5 enero, 2009

A CONTRAPELO

Mariano Rajoy desveló ayer un misterio que no tenía demasiados velos que quitar desde el almuerzo que le reunió con Jaime Mayor Oreja y que determinó su ausencia en la votación de los Presupuestos del Estado el 18 de diciembre. Mayor repetirá como cabeza de lista de los populares en las próximas europeas. Hace seis años fue él mismo quien llegó con retraso a la votación de los presupuestos de Ibarretxe en el Parlamento vasco, aunque en aquella ocasión el resultado fue determinante y en ésta, no. Mayor Oreja estuvo a punto de dimitir y su retraso fue comentado con indisimulado regocijo por los nacionalistas y con abierta y severa acritud por el PSE que empezaba a dirigir Patxi López. No podíamos saber entonces que los socialistas iban a cambiar de actitud dos años más tarde, votando a favor de los presupuestos de Ibarretxe en los cuatro ejercicios siguientes. Vivir para ver.

No parece que la sintonía entre Rajoy y Mayor haya sido muy estricta. Los marianistas achacaban al ex presidente del PP vasco ser la sombra de María San Gil en la crisis que sufrió el partido desde su dimisión hasta el congreso nacional de junio último, hecho que él ha negado cuantas veces ha sido preguntado.

¿Había otro desenlace posible desde que Mayor se mostró dispuesto a repetir si se le hacía el encargo? Sobre el terreno, sí, pero el resto de posibilidades no eran tan recomendables. Al llegar a la Casa Blanca tras el asesinato de Kennedy, Lyndon B. Johnson preguntó al secretario de Defensa, Robert McNamara, su opinión sobre lo que le parecía más conveniente respecto al director del FBI, John Edgar Hoover; si era mejor sustituirlo o era mejor dejar las cosas como estaban. McNamara, que debía de ser un castizo californiano, respondió: «Presidente, es mejor tener al indio dentro de la tienda meando hacia fuera, que fuera meando hacia dentro».

Naturalmente, estamos hablando en metáfora. A un caballero como Mayor no le cuadraría gesto tan escatológico y sí, dado su ideario democristiano, las palabras de la Anunciación: «Hágase en mí según tu palabra». Las ventajas del encargo superan con mucho los inconvenientes. Para empezar, es un candidato sólido. Debe recordarse que en las anteriores europeas, celebradas tres meses después del traumático 14-M, la lista encabezada por él consiguió empatar a 24 escaños en la cámara de Estrasburgo con la plancha socialista que encabezaba José Borrell.

Su integración puede servirle a Rajoy para terminar de cerrar la herida abierta con la marcha de San Gil, si es que quedaba algún punto suelto, porque los populares vascos han parecido adaptarse a Basagoiti sin excepciones ni mayores problemas desde su congreso de julio. Las últimas encuestas insisten en la dificultad del PP para aumentar sus expectativas de voto, a pesar de la muy mejorable opinión que los ciudadanos tienen de la gestión de Zapatero y de la mediocridad de sus ministros y ministras para la opinión pública, salvo las excepciones consabidas de Rubalcaba, De la Vega y Chacón. El nombramiento puede contribuir a mostrar a un Rajoy centrado y generoso con los adversarios, aunque tampoco es improbable que se interprete como debilidad de carácter. En todo caso, la noticia tapará en algo la encuesta. Si la decisión hubiese sido otra, vendría a llover sobre mojado. O sobre orinado. Por mucho que esto no le cuadre a un personaje de elegancia velazqueña, como Mayor, la vida en los partidos es lo que tiene: siempre hay alguien dispuesto a mear por uno dentro de la tienda.

© Mundinteractivos, S.A.

Tagged with:

Dos por una, de Santiago González en El Mundo

Posted in Política by reggio on 3 enero, 2009

A CONTRAPELO

El lehendakari reunió ayer a su Gobierno para tomar la decisión que dio a conocer al mediodía: convocar elecciones para el próximo 1 de marzo. No le hacía falta; disolver el Parlamento y convocar elecciones es algo que, al revés que la convocatoria de referendos, sí está dentro de sus exclusivas competencias.

Quizá por eso, los miembros del Gobierno vasco se repartieron la tarea: una parte se quedó para disolver y la otra fue a concentrarse ante la sede de EiTB para protestar por el atentado. El populismo, signo de los tiempos, llevó a los gobernantes a secundar un llamamiento del sindicato ELA, en lo que la portavoz Azkarate considera «la mejor respuesta que se le puede dar a ETA tras el atentado», como si manifestarse disfrazados de pueblo llano fuera más pertinente que investirse de gobernantes para detener a los terroristas y perseguir a sus cómplices.

Produce un efecto raro ver a un Gobierno tras el lema: «Porque somos trabajadores y abertzales. No estamos de acuerdo», levísima forma de disentimiento que parece buscar la complicidad de LAB y el ilegalizado partido de las nekanes. Killing me softly with his song, telling my whole life with his words (Suavemente me mata con su canción, contando mi vida entera con sus palabras), cantaba Roberta Flack en los años 70, sin saber que estaba describiendo la historia de este amor entre abertzales resuelto en maltrato doméstico.

El caso es que Ibarretxe ha convocado para el mismo día en que se van a celebrar las autonómicas gallegas. Dos elecciones por una es oferta razonable para una peña en tiempo de rebajas. Puede parecer sorprendente que sigamos la estela de lo que Arzalluz llamó «las autonomías de la envidia», pero hay razones para ello. La primera es la coincidencia en el tiempo de la campaña con el juicio al lehendakari. Es verdad que también está procesado su principal contrincante, pero éste todavía está un poco verde en la práctica del victimismo.

La segunda es que los apoyos exteriores del PSE van a tener que repartirse entre respaldar a López (Alvarez) y defender a Pérez (Touriño). Esto puede llevar a cierto estrés al presidente Zapatero, además de obligarle a practicar un discurso esquizofrénico, elogiando la colaboración con el nacionalismo en Galicia y reclamando sustituirle en Euskadi. Este argumento no tiene mucho peso, la verdad. Los nacionalistas no se han dado cuenta de que no tienen nada que enseñar al presidente del Gobierno en el arte de sostener una cosa y su contraria al mismo tiempo.

La tercera es que el Gobierno vasco ha copiado la estrategia de Zapatero frente a la crisis: primero negarla, decir después que a nosotros no nos afecta, que nuestra economía es muy sólida, etcétera. Qué gran frase la de la vicelehendakari Zenarruzabeitia, al adornar hace 20 días sus dotes predictivas con su exquisita sintaxis: «La economía vasca ni está decreciendo ni mucho menos en recesión, ni lo va estar». El 1 de marzo votaremos sin conocer los datos económicos de febrero, mucho menos aún el terrorífico balance del primer trimestre; hasta el momento del cierre de campaña se van a poder incorporar algunas fantasías al discurso. Como la de Ibarretxe en su comparecencia de ayer: «Nadie va a parar a este país. Ni ETA, ni los atentados, ni la crisis económica». Se nota que no es partidario de ninguna de las dos (ni ETA, ni la crisis), pero eso no debería impedirle percibir la diferencia política y moral entre un Expediente de Regulación de Empleo y un coche bomba. ¿No comprende, lehendakari, que la misma comparanza jode?

© Mundinteractivos, S.A.

Tagged with:

Lengua de cobro/a, de Santiago González en El Mundo

Posted in Derechos, Economía by reggio on 24 diciembre, 2008

A CONTRAPELO

Maragall sostuvo el criterio de «pagar por renta y recibir por población», que parecía un espacio posible para la cohesión y la solidaridad. ¡Y pensar que Montilla se lo cargó por nacionalista! El catalán de Iznájar matizó en la cena de Zapatero con los lendakaris socialistas (21-5-2008) que éste sería también su esquema, siempre que se reciba lo mismo que se haya pagado: «Defiendo la solidaridad, pero no es razonable que los que dan más reciban menos…»

A falta de saber qué entiende Montilla por solidaridad, y qué le gusta más a Esperanza Aguirre, si una financiación cumplida o mosquear a Génova, parece que lo de recibir por renta no se va a llevar. Ya se agotó en Cataluña con la inversión de 7.000 millones en infraestructuras, «equivalente a su participación en el PIB del conjunto del país», según dijo Zapatero en 2.006.

Tenemos el criterio de la población, que goza de aceptación entre las autonomías de primera. Luego están las comunidades exportadoras de mano de obra, que aducen el envejecimiento de su personal. Las clases pasivas, es lo que tienen, no gastan en escuelas, pero van mucho más al médico. Habría que ponderar la extensión del territorio y la dispersión de la población, pero también el factor de la insularidad y, aún dentro de ésta, el alejamiento, como en el caso de los presos etarras. No es lo mismo vivir en la comunidad balear que en la canaria.

Otro concepto manejado es el de kilómetros de costa, aunque todavía puede perfeccionarse. A igualdad de litoral, habría que tener en cuenta el criterio de la escabrosidad: las comunidades de costas escarpadas están en desventaja frente a las que ofrecen al turismo playas de fina arena. «Costas, las de Levante; playas, las de Lloret», cantaba el tenor en la ópera Marina. A la contra, las comunidades playeras podrían alegar la necesidad de ser compensadas porque en las playas no se pueden coger percebes. ¿No han de tener, en fin, una financiación privilegiada las comunidades más afectadas por el cambio climático?

El mejor criterio, con todo, es el de Pérez Touriño: en su turno de visita, ha pedido a Zapatero que en el reparto de la financiación se incluya el «coste que supone el hecho diferencial de tener una lengua propia». Impresionante. ¿Será que algunas comunidades sólo tienen lengua ajena? Los castellanos podrían argumentar que el castellano o español es también su lengua propia. ¿Deberían Castilla y León, y Castilla-La Mancha cobrar derechos al resto de las comunidades por cederles su lengua en plan koiné, con el fin de que Montilla se pueda entender con Ibarretxe, y ambos con Zapatero, en la única lengua que los tres dominan aceptablemente? Vistas así las cosas, los comisarios lingüísticos de la Esquerra se convertirían en teddies baustistas de las haciendas castellanas, poniendo la oreja en las bodas mixtas (y en las otras) para oír en qué se hablan los novios y poder cobrar su canon.

Y, cuando el maestro Zapatero, un pedazo de artista, haya terminado la ronda de la música, faltará conocer la letra, vale decir el número, y ver si esa cantidad, que, así, a ojo, va a ser muy alta, es compatible con un déficit que se disputan encarnizadamente necesidades muy alternativas.

Y, si los más desasistidos de criterios, los que no tienen renta, ni población, ni lengua propia; comunidades que, por no tener, ni siquiera tengan cambio climático, se dan por satisfechas, empezará a crecer la disconformidad de las autonomías de primera, por falta de respeto al hecho diferencial o por no guardar la debida asimetría confederal. Y vuelta a empezar.

© Mundinteractivos, S.A.

Tagged with:

Oído cocina. Más escaparate, de Santiago González en El Mundo

Posted in Economía, Política by reggio on 19 diciembre, 2008

A CONTRAPELO

El presidente del Gobierno ha conseguido convencerse a sí mismo y a una parte muy importante de sus adeptos de que él tiene en sus manos la mejor herramienta para hacer frente a la crisis. Su secreto es él mismo, la sonrisa institucional, que se encarga de prodigar con el menor pretexto. «¿Les he contado alguna vez que cuando sea grande voy a tener hijitos?», preguntaba Susanita a Mafalda y Felipe. «¡Nos lo has dicho mil veces!», gritaban éstos. «¡Me encanta hablar del asunto con gente tan bien informada!», replicaba la primera.

Ayer le tocaba explicar al pleno del Congreso la reunión del Consejo Europeo de la semana pasada, y le pareció una gran ocasión para contar sus planes de futuro. Ahora va a emplear 33.000 millones en inversión pública para provocar «un ritmo intenso de actuaciones de obras públicas» en el primer trimestre de 2009, de manera que ya en «marzo o abril» se «generará un volumen muy estimable de empleo».

El trata de contagiar su optimismo a los agentes sociales por la vía de la fe. Es curiosa tanta creatividad en planes especiales y tanta desidia con el instrumento más eficaz que los gobiernos razonables emplean para hacer frente a las crisis, que son los Presupuestos. En el libro amarillo que los acompaña se hacen unas previsiones extraordinarias para 2009: un crecimiento del 1% cuando ya estamos en recesión, un paro que llegaría al 10,4% a finales de 2008 y al 12,5% en 2009. La tasa de 2009 ya la habíamos superado con cierta holgura (12,8%) en octubre, un mes más tarde de su elaboración. También augura que «a partir del segundo semestre de 2009 se espera que comience la recuperación de la economía española, de manera que en 2010 volverá a crecer a tasas cercanas a su potencial». Las cuentas aprobadas ayer no parecen hechas por la varita del mago Solbes, sino por el reputado ojo del señor Buen Cubero.

¿Por qué tantos planes y tanta resistencia a enmendar previsiones tan descabelladas? En parte para conjurar el miedo y en parte porque es así su carácter. El presidente había asistido el miércoles a la inauguración del IX Congreso de CCOO que termina hoy. Buena ocasión para pedir templanza a los sindicalistas, se dirán los más prudentes de ustedes, que no está el horno para según qué bollos. Error. A la hora del saludo, José Luis fue el primer sindicalista. Sólo le faltaba el pañuelito rojo de Rodiezmo. En justa compensación, el secretario general de Comisiones tuvo que hablar como estadista y criticó al presidente que sus medidas contra la crisis han sido más fruto de la compulsión que de la reflexión, para pedirle «más cocina y menos escaparate».

¿Cree Fidalgo que Zapatero es Winston Churchill? No se pueden comparar. Este era un político de la derecha que pidió a sus compatriotas «sangre, sudor y lágrimas» para meter a su país en la misma guerra que aquél llamó «la guerra de la locura» en el 60º aniversario de la liberación de Mauthausen. No hemos venido a este mundo a sufrir, ni siquiera los británicos que beben la cerveza tibia. La prueba es que cambiaron a Churchill por una nulidad como Clement Attlee nada más terminar la guerra, en las elecciones de julio de 1945.

¿Se van a crear muchos empleos? Ojalá. Los 8.000 millones que van a ir a los ayuntamientos son una cantidad considerable de millones, aunque depende de con qué se les compare. Sólo es un 21% más de los 6.600 millones que el Gobierno se ha gastado entre la ocurrencia de los 400 euros y los 2.500 de las parturientas y éstos no han creado un solo puesto de trabajo. A ver si nos contagia la baraka.

© Mundinteractivos, S.A.

Tagged with: