Reggio’s Weblog

¿Elogio o epitafio? Prisa reivindica su papel de defensor del Rey, de Jesús Cacho en El Confidencial

Posted in Política by reggio on 31 diciembre, 2007

“Ah, queridos amigos -exclamó de repente Madiárov-, ¿os imagináis lo que es la libertad de prensa? Una hermosa mañana después de la guerra abrís el periódico y en lugar de encontrar un editorial exultante, o la habitual carta de los trabajadores al gran Stalin, o un artículo acerca de la brigada de fundidores que ha trabajado un día extra en honor de las elecciones del Sóviet Supremo, o las historias sobre la desesperación con que los trabajadores de Estados Unidos han recibido el nuevo año a cuenta del paro creciente y la miseria, imaginad que os encontráis… ¡Información! ¿Os imagináis un periódico así? ¡Un periódico que ofrece información!”El párrafo anterior corresponde a la novela Vida y Destino (página 348), del periodista soviético Vasili Grossman, testigo del infierno que fue la batalla de Stalingrado, y sin duda una obra maestra para quienes han leído casi todo sobre los horrores del stalinismo, y viene a cuento para parodiar la situación de la prensa española, víctima ella de la creciente desafección de los lectores por culpa precisamente de la falta de información. Con muy pocas excepciones, todo en la prensa escrita es hoy ideología, todo manipulación interesada. Y como no hay información sobre las entrañas de lo que realmente ocurre en las sentinas del poder, acudir cada mañana al quiosco se ha convertido en una divertida aventura o casi, porque nadie sabe, particularmente los domingos, qué se va a encontrar uno en las portadas de los dominicales.

Ayer, El País, que pasa por ser lo mejorcito del lugar, nos sorprendió con su habitual separata dominical dedicada a loar a Su Majestad el Rey Juan Carlos I, acertadamente elegido “Personaje del año” por el diario. “El Rey se defiende”, rezaba el titular de portada en una de esas grandilocuentes puestas en escena que, por no venir a cuento, obligan al lector avisado a preguntarse qué hay detrás de semejante operación de imagen. Y lo que hay, o así me lo parece, es un intento de El País, o mejor dicho, del Grupo Prisa, de reivindicar su papel de defensor en exclusiva del Monarca, papel puesto en cuestión últimamente por la briosa irrupción en el escenario cortesano de un personaje tan imaginativo como Pedro José Ramírez, de la mano de la prestigiosa Carmen Iglesias, miembro de la RAE, recientemente nombrada presidenta de Unidad Editorial y preceptora en su día del Príncipe Felipe.

De modo que a los mentores de El País les traicionó el subconsciente, porque, en lugar de ese “El Rey se defiende”, el verdadero titular tendría que haber sido otro más realista del tipo “Prisa defiende su papel de defensor del Rey”. Y en cierto modo no les falta razón a la hora de reivindicar tal condición, aunque, en el río de tinta dedicado al Monarca se eche en falta, eso también, alguna que otra verdad, ¡Ay, de nuevo la Información!, referida a la condición del Grupo Prisa como factotum del Régimen en las últimas décadas, las idas y venidas de Jesús Polanco, que en gloria esté, como recadero entre el Monarca y Felipe González, su entronización como auténtico poder fáctico en Palacio durante los ocho años de Gobierno Aznar -¡cuántas bromas en Zarzuela a costa del bigotudo!-, y así sucesivamente.

En realidad la separata de ayer de El País es un documento para conservar, siquiera unos meses, dada la cantidad de disparates contenidos en la muestra, el menor de los cuales, imposible descifrar si casual o intencionado, era colocar junto al Monarca una entrevista a doble página con ese fino pensador murciano que responde al nombre de Luis del Rivero, prototipo de arrivista que ha hecho fortuna en la Legislatura, un tipo que preside una empresa valorada en Bolsa en 7.500 millones de euros y que arrastra una deuda de casi 20.000, metáfora perfecta de los riesgos que hoy acechan a la economía española. Del Rivero, presidente de una empresa que en puridad se halla en quiebra técnica, enseña a los lectores de El País su colección de coches deportivos arracimados en Hoz de Anero, Santander, como quien enseña una colección de sellos. Perfecto trasunto de la jerarquía de valores que hoy gobierna la sociedad española.

Por desgracia para el Monarca, el despliegue de El País en defensa de la institución -¿o era solo de la persona?-, apenas un magro adelanto de la avalancha de incienso que nos espera en los próximos días con motivo del 70 cumpleaños regio, no podía haber sido elegido en peor momento. En efecto, la portada del resto de los grandes diarios estaba ayer dedicada a un acontecimiento de tan innegable importancia como el aquelarre separatista montado el sábado en Bilbao por el nacionalismo. Como ya adelantó este diario el jueves 27, los nacionalistas catalanes y vascos de derecha e izquierda aprovecharon la excusa de un partido de fútbol para montar una jornada de exaltación de la independencia de España.

Con el PSOE mirando hacia otro lado, cuando no participando activamente en el festín nacionalista –caso del PSC y del PSE-, solo el Partido Popular se presenta hoy como primer y quizá único aval de esa unidad de España consagrada en la Constitución del 78 que es la ultima ratio de la pervivencia de la Institución monárquica, de modo que haría bien el Monarca en elegir mejor a sus amigos, cosa que, justo es reconocerlo, nunca ha sido una habilidad del Palacio de la Zarzuela. Con todo, lo peor, Señor, es que, con PP o sin PP mediante, ya no hay forma de parar la marea separatista que nos inunda. Con las elites políticas nacionalistas echadas definitivamente al monte de la ruptura de España, el exceso de ayer de El País más que un elogio podría interpretarse como un epitafio.

Anuncios
Tagged with:

Historia de la sentencia del 11 de marzo, de Marcos Roitman Rosenmann en La Jornada

Posted in Política by reggio on 31 diciembre, 2007

Mientras gran parte de España se congratula por la forma en la cual la justicia dicta sentencia, aunque discrepa con las penas, el Partido Popular (PP), bajo la falsa apariencia de aceptar sus conclusiones, sigue erre que erre en sus trece. Es decir, mantiene la tesis de participación de Euskadi Ta Askatasuna (Patria Vasca y Libertad, ETA), la conspiración y parece no acatar la resolución de los tribunales, según subyace en la declaración emitida por Mariano Rajoy, líder del PP, tras la sentencia. “Apoyamos cualquier otra investigación”, dijo, como si las realizadas por los tribunales, los peritos y los forenses no hubieran dejado claro que los autores materiales e intelectuales de los atentados del 11 de marzo han sido miembros de células vinculadas a Al Qaeda. Aquí se trata de sembrar dudas razonables sobre la transparencia e independencia de los jueces, y poner el acento en sus intenciones y un posible carácter político de la decisión cercana a las posiciones del PSOE.En esa dirección el ex vocero en la presidencia de Aznar, Miguel Ángel Rodríguez, enfatiza sin rubor que tras el juicio no queda claro que ETA no estuviese implicada. Para agregar una pizca de sal, Melchor Miralles, director de programas especiales de El Mundo, subraya que aún no se desvela la trama de los atentados destinada a desestabilizar al gobierno de Aznar, cuestión que facilitó el ascenso del PSOE al gobierno. De tal explicación deduce la apertura del diálogo entre ETA y Rodríguez Zapatero, al tiempo que extrae el vínculo ETA-Al Qaeda: formar parte de un engranaje terrorista internacional consistente en el intercambio de armas, direcciones y acciones de muerte entre ellas (¿Por qué no el 11 de marzo? ¿Quién puede negarlo con certeza absoluta?). Relato verosímil para los militantes del PP que aún creen en las palabras de Aznar: “hay que buscar adentro a los autores del atentado”. Esta versión sigue siendo implementada tras la sentencia. Y lo más preocupante, emitida por las ondas propiedad de la Iglesia católica: la cadena COPE. Tampoco se rezagan el periódico La Razón y El Mundo. Mientras, Telemadrid emite un especial ahondando en la teoría de la conspiración para derrocar al gobierno de Aznar en la cual confluyen ETA, antisistémicos y el islamismo, sea radical o no. Perece un guión para contrarrestar los efectos que pondría en claro la falta de pruebas sobre las cuales se asentó durante cuatro años la tesis del PP avalando la participación de ETA en los atentados del 11 de marzo. Su castillo de naipes se caería. También su manera de hacer oposición. Por consiguiente, una vez hecha pública la sentencia no habría posibilidad de justificar su pusilanimidad política. Pero en vez de enmendar, su plana mayor comete el error de mantenerse en sus trece. Era de esperarse. La canallada forma parte de una personalidad colectiva a la cual se suelen apuntar los dirigentes del PP.

En esta dimensión cobran fuerza las palabras de Pilar Manjón, presidenta de Víctimas del 11 de marzo, en su comparecencia parlamentaria al increpar a los miembros del PP por mofarse de los familiares y sobrevivientes cuando discrepaban de sus tesis. Implícitamente los llamó cobardes, al tiempo que evidenció la poca honra de Aznar, Rajoy y otros personajes políticos dispuestos a urdir una trama de infamia para salvar a su partido y dejar sin esclarecer los motivos del 11 de marzo.

Para las meretrices de la política todo es válido con tal de encubrir la actuación de un gobierno cuyos principios llevaron a España a una guerra ilegítima de la cual se derivan las razones de los atentados. Ante tal circunstancia, su vergüenza es sinónimo de irresponsabilidad. Una carrera de despropósitos donde su falta de ética toma formas de chulería y desprecio hacia las víctimas cuya máxima ha sido no reconocer su mentira.

La sentencia es clara: el día de los atentados no estaría presente ETA, ni para bien ni para mal. Aunque Aznar lo sabía y el gobierno también, buscó negociar con algunos de sus presos, prometiéndoles un traslado si retrasaban hasta el 14 de marzo el comunicado en el cual negaban su participación. Tampoco aparece, en los más de 500 folios, una trama orquestada por antisistémicos para sacar del gobierno al PP a tres días de las elecciones.

Planificado con anterioridad, su lógica se enquista en la invasión a Irak y en esta dinámica hay una responsabilidad que cabe al gobierno de Aznar, a sus diputados y sus valedores. Millones de españoles se manifestaron en contra de la guerra. Aznar hizo oídos sordos, prefirió la foto de Las Azores inmortalizada con un reguero de muertes y sufrimientos en Irak. Por eso, el PP no puede aceptar la sentencia. Sigue en la mentira política, justificando lo injustificable. Armas de destrucción masiva, guerra humanitaria. Los populares deben salvar a su líder. En su euforia de consejero mundial y profesor, Aznar no asume las consecuencias de sus actos y arrastra a quienes apoyaron con el sí espurio en las cortes la decisión de bombardear Irak.

El 11 de marzo sigue presente. No se escapa de la memoria colectiva. La sociedad española es torturada y presa de una política bastarda de un presidente irresponsable, irascible y prepotente miembro del búnker, cuya aura de caudillo predestinado supuso en Madrid 192 muertos a su espalda y más de 3 mil heridos. Su decisión de participar en una guerra acabó por entregar los restos de soberanía a Estados Unidos, acto que acompañó designando en Naciones Unidas a hombres y mujeres corruptos. Ése fue el caso de Inocencio Arias, quien manipuló los informes para engañar al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas tras los atentados del 11 de marzo. La sentencia pone en su lugar a unos y otros.

Sin embargo, el PP aplica el clásico español: “se acata, pero no se cumple”. En su actitud seguirá manteniendo que el 11 de marzo fue un atentado contra su partido para imponer con un golpe de mano que llevará al PSOE a la Moncloa. Para este viaje no hacían falta alforjas, menos aún la celebración de un juicio ni leyes ni jueces ni fiscales ni abogados ni justicia: bastaba la desaparición de los tribunales. Tal vez era lo que pretendían Rajoy y la derecha española, por suerte no gobernaban…

La paradoja andante, de Eduardo Galeano en Página 12

Posted in General by reggio on 30 diciembre, 2007

Cada día, leyendo los diarios, asisto a una clase de historia.Los diarios me enseñan por lo que dicen y por lo que callan.

La historia es una paradoja andante. La contradicción le mueve las piernas. Quizá por eso sus silencios dicen más que sus palabras y con frecuencia sus palabras revelan, mintiendo, la verdad.

De aquí a poco se publicará un libro mío que se llama Espejos. Es algo así como una historia universal, y perdón por el atrevimiento. “Yo puedo resistir todo, menos la tentación”, decía Oscar Wilde, y confieso que he sucumbido a la tentación de contar algunos episodios de la aventura humana en el mundo, desde el punto de vista de los que no han salido en la foto.

Por decirlo de alguna manera, se trata de hechos no muy conocidos.

Aquí resumo algunos, algunitos nomás.

– – –

Cuando fueron desalojados del Paraíso, Adán y Eva se mudaron al Africa, no a París.

Algún tiempo después, cuando ya sus hijos se habían lanzado a los caminos del mundo, se inventó la escritura. En Irak, no en Texas.

También el álgebra se inventó en Irak. La fundó Mohamed al Jwarizmi, hace mil doscientos años, y las palabras algoritmo y guarismo derivan de su nombre.

Los nombres suelen no coincidir con lo que nombran. En el British Museum, pongamos por caso, las esculturas del Partenón se llaman “mármoles de Elgin”, pero son mármoles de Fidias. Elgin se llamaba el inglés que las vendió al museo.

Las tres novedades que hicieron posible el Renacimiento europeo, la brújula, la pólvora y la imprenta, habían sido inventadas por los chinos, que también inventaron casi todo lo que Europa reinventó.

Los hindúes habían sabido antes que nadie que la Tierra era redonda y los mayas habían creado el calendario más exacto de todos los tiempos.

– – –

En 1493, el Vaticano regaló América a España y obsequió el Africa negra a Portugal, “para que las naciones bárbaras sean reducidas a la fe católica”. Por entonces, América tenía quince veces más habitantes que España y el Africa negra cien veces más que Portugal.

Tal como había mandado el Papa, las naciones bárbaras fueron reducidas. Y muy.

– – –

Tenochtitlán, el centro del imperio azteca, era de agua. Hernán Cortés demolió la ciudad, piedra por piedra, y con los escombros tapó los canales por donde navegaban doscientas mil canoas. Esta fue la primera guerra del agua en América. Ahora Tenochtitlán se llama México DF. Por donde corría el agua, corren los autos.

– – –

El monumento más alto de la Argentina se ha erigido en homenaje al general Roca, que en el siglo diecinueve exterminó a los indios de la Patagonia.

La avenida más larga del Uruguay lleva el nombre del general Rivera, que en el siglo diecinueve exterminó a los últimos indios charrúas.

– – –

John Locke, el filósofo de la libertad, era accionista de la Royal Africa Company, que compraba y vendía esclavos.

Mientras nacía el siglo dieciocho, el primero de los borbones, Felipe V, estrenó su trono firmando un contrato con su primo, el rey de Francia, para que la Compagnie de Guinée vendiera negros en América. Cada monarca llevaba un 25 por ciento de las ganancias.

Nombres de algunos navíos negreros: Voltaire, Rousseau, Jesús, Esperanza, Igualdad, Amistad.

Dos de los Padres Fundadores de los Estados Unidos se desvanecieron en la niebla de la historia oficial. Nadie recuerda a Robert Carter ni a Gouverner Morris. La amnesia recompensó sus actos. Carter fue el único prócer de la independencia que liberó a sus esclavos. Morris, redactor de la Constitución, se opuso a la cláusula que estableció que un esclavo equivalía a las tres quintas partes de una persona.

“El nacimiento de una nación”, la primera superproducción de Hollywood, se estrenó en 1915, en la Casa Blanca. El presidente, Woodrow Wilson, la aplaudió de pie. El era el autor de los textos de la película, un himno racista de alabanza al Ku Klux Klan.

– – –

Algunas fechas:

Desde el año 1234, y durante los siete siglos siguientes, la Iglesia Católica prohibió que las mujeres cantaran en los templos. Eran impuras sus voces, por aquel asunto de Eva y el pecado original.

En el año 1783, el rey de España decretó que no eran deshonrosos los trabajos manuales, los llamados “oficios viles”, que hasta entonces implicaban la pérdida de la hidalguía.

Hasta el año 1986, fue legal el castigo de los niños en las escuelas de Inglaterra, con correas, varas y cachiporras.

– – –

En nombre de la libertad, la igualdad y la fraternidad, la Revolución Francesa proclamó en 1793 la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano. Entonces, la militante revolucionaria Olympia de Gouges propuso la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana. La guillotina le cortó la cabeza.

Medio siglo después, otro gobierno revolucionario, durante la Primera Comuna de París, proclamó el sufragio universal. Al mismo tiempo, negó el derecho de voto a las mujeres, por unanimidad menos uno: 899 votos en contra, uno a favor.

– – –

La emperatriz cristiana Teodora nunca dijo ser revolucionaria, ni cosa por el estilo. Pero hace mil quinientos años el imperio bizantino fue, gracias a ella, el primer lugar del mundo donde el aborto y el divorcio fueron derechos de las mujeres.

– – –

El general Ulises Grant, vencedor en la guerra del norte industrial contra el sur esclavista, fue luego presidente de los Estados Unidos.

En 1875, respondiendo a las presiones británicas, contestó:

–Dentro de doscientos años, cuando hayamos obtenido del proteccionismo todo lo que nos puede ofrecer, también nosotros adoptaremos la libertad de comercio.

Así pues, en el año 2075, la nación más proteccionista del mundo adoptará la libertad de comercio.

– – –

Lootie, “Botincito”, fue el primer perro pequinés que llegó a Europa.

Viajó a Londres en 1860. Los ingleses lo bautizaron así porque era parte del botín arrancado a China, al cabo de las dos largas guerras del opio.

Victoria, la reina narcotraficante, había impuesto el opio a cañonazos. China fue convertida en una nación de drogadictos, en nombre de la libertad, la libertad de comercio.

En nombre de la libertad, la libertad de comercio, Paraguay fue aniquilado en 1870. Al cabo de una guerra de cinco años, este país, el único país de las Américas que no debía un centavo a nadie, inauguró su deuda externa. A sus ruinas humeantes llegó, desde Londres, el primer préstamo. Fue destinado a pagar una enorme indemnización a Brasil, Argentina y Uruguay. El país asesinado pagó a los países asesinos, por el trabajo que se habían tomado asesinándolo.

– – –

Haití también pagó una enorme indemnización. Desde que en 1804 conquistó su independencia, la nueva nación arrasada tuvo que pagar a Francia una fortuna, durante un siglo y medio, para expiar el pecado de su libertad.

– – –

Las grandes empresas tienen derechos humanos en los Estados Unidos. En 1886, la Suprema Corte de Justicia extendió los derechos humanos a las corporaciones privadas, y así sigue siendo.

Pocos años después, en defensa de los derechos humanos de sus empresas, los Estados Unidos invadieron diez países, en diversos mares del mundo.

Entonces Mark Twain, dirigente de la Liga Antiimperialista, propuso una nueva bandera, con calaveritas en lugar de estrellas, y otro escritor, Ambrose Bierce, comprobó:

–La guerra es el camino que Dios ha elegido para enseñarnos geografía.

– – –

Los campos de concentración nacieron en Africa. Los ingleses iniciaron el experimento, y los alemanes lo desarrollaron. Después Hermann Göring aplicó, en Alemania, el modelo que su papá había ensayado, en 1904, en Namibia. Los maestros de Joseph Mengele habían estudiado, en el campo de concentración de Namibia, la anatomía de las razas inferiores. Los cobayos eran todos negros.

– – –

En 1936, el Comité Olímpico Internacional no toleraba insolencias. En las Olimpíadas de 1936, organizadas por Hitler, la selección de fútbol de Perú derrotó 4 a 2 a la selección de Austria, el país natal del Führer. El Comité Olímpico anuló el partido.

– – –

A Hitler no le faltaron amigos. La Rockefeller Foundation financió investigaciones raciales y racistas de la medicina nazi. La Coca-Cola inventó la Fanta, en plena guerra, para el mercado alemán. La IBM hizo posible la identificación y clasificación de los judíos, y ésa fue la primera hazaña en gran escala del sistema de tarjetas perforadas.

– – –

En 1953, estalló la protesta obrera en la Alemania comunista.

Los trabajadores se lanzaron a las calles y los tanques soviéticos se ocuparon de callarles la boca. Entonces Bertolt Brecht propuso: ¿No sería más fácil que el gobierno disuelva al pueblo y elija otro?

– – –

Operaciones de marketing. La opinión pública es el target. Las guerras se venden mintiendo, como se venden los autos.

En 1964, los Estados Unidos invadieron Vietnam, porque Vietnam había atacado dos buques de los Estados Unidos en el golfo de Tonkin. Cuando ya la guerra había destripado a una multitud de vietnamitas, el ministro de Defensa, Robert McNamara, reconoció que el ataque de Tonkin no había existido.

Cuarenta años después, la historia se repitió en Irak.

– – –

Miles de años antes de que la invasión norteamericana llevara la civilización a Irak, en esa tierra bárbara había nacido el primer poema de amor de la historia universal. En lengua sumeria, escrito en el barro, el poema narró el encuentro de una diosa y un pastor. Inanna, la diosa, amó esa noche como si fuera mortal. Dumuzi, el pastor, fue inmortal mientras duró esa noche.

– – –

Paradojas andantes, paradojas estimulantes:

El Aleijadinho, el hombre más feo del Brasil, creó las más hermosas esculturas de la era colonial americana.

El libro de viajes de Marco Polo, aventura de la libertad, fue escrito en la cárcel de Génova.

Don Quijote de La Mancha, otra aventura de la libertad, nació en la cárcel de Sevilla.

Fueron nietos de esclavos los negros que generaron el jazz, la más libre de las músicas.

Uno de los mejores guitarristas de jazz, el gitano Django Reinhardt, tenía no más que dos dedos en su mano izquierda.

No tenía manos Grimod de la Reynière, el gran maestro de la cocina francesa. Con garfios escribía, cocinaba y comía.

© 2000-2007 http://www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Tagged with:

Fin de año, de Juan Gelman en Página 12

Posted in Política by reggio on 30 diciembre, 2007

Otra pesadilla. Soñó que invadían EE.UU. y que un tanque con iraquíes arriba pasaba frente a su casa. El soldado ametralló su puerta y, de paso, a algunos perros que andaban por ahí. El no moría, pero escuchaba gritos humanos y perrunos que finalmente lo despertaron. Peter Sloter se levantó con el olor agrio de siempre. Se preguntó cómo pude soñar eso. Trató de olvidar. Era 31 de diciembre y lo esperaban varias cosas: cumplir el último día de trabajo del año, comprarse una corbata, soportar la fastidiosa cena de familia con un padre y una madre con vocación de pergamino antiguo. El frío de la calle le recordó el calor de Bagdad.El jefe, lo de siempre. “Vamos, viejo Pete, ya te soltaron, alegría, hoy es fin de año”. Alegría, sí, mucha alegría. ¿Quién le sacaría al almanaque ese 21 de junio en que una bomba casera en la ruta les dio vuelta el tanque que patrullaba el distrito de Adhamiya y causó la muerte de cinco camaradas de la compañía Charlie 1-26? Llevaba más de un año combatiendo en Irak y era la más aguerrida, la más condecorada. Qué idea ésa. Extraer un día del tiempo como si fuera una muela y que dejara de doler. Habían colocado la bomba frente a un vecindario y tan cerca de un puesto policial iraquí que alguno sin duda vio quién la enterraba. Nadie abrió la boca. ¿Y éstos nos iban a recibir con flores?

La comida, como siempre. “El sargento no tiene apetito”, “¿A cuántos mataste?”, “Te habrás violado a más de una”, “¿Es verdad que la tienen horizontal?”. Etc. Un Pete callado se decía que la estupidez humana es larga como la eternidad. Larga como esa guerra estúpida. Cuando se enteraron del desastre, los de la compañía lloraban, se arrodillaban en la arena, pateaban las paredes del sótano del palacio de un hijo de Saddam Hussein donde estaban alojados. Una furia asesina les nubló la mirada. Vamos a ocupar toda la ciudad, decían, vamos a matar a todo el mundo, ¿de qué vale combatir por gente que no nos quiere aquí? Ya no estamos peleando por Irak, decían. ¿Cuándo terminará esta guerra? Esto no tiene sentido.

Eligió una corbata amarilla, con un desgano que ni la linda vendedora disipó. La cena, como siempre. Papá, mamá, qué extraños parecían, serán en realidad mis padres, cuándo te vas a casar, hijo, ya estás grande, gracias a Dios que volviste con vida, no nos hables de allá, es terrible, debiste pasarla muy mal. Por la mente de Pete jamás había cruzado ni la sombra del deseo de tocar el tema con ellos. Civiles iraquíes muertos en las calles cuando la Compañía Charlie entró en Adhamiya, muchos con los brazos rotos, un chico con 10 o 15 disparos en el cuerpo, sangre por todos lados. ¿Ni siquiera una muchacha que te guste? Recordó una, vista al pasar en Bagdad, sentada contra un coche con la cabeza erguida, fue bella y la muerte no había tocado su rostro.

No encontró un taxi cuando salió de la casa paterna. Caminó. Dijimos no cuando al día siguiente del desastre nos ordenaron patrullar la misma zona. Eran las 2 de la mañana y fumábamos, sentados en ronda, luego de intentar, sin suerte alguna, echar al menos un sueñito. Uno dijo estoy harto, voy a incendiar todo, yo me quedo. Los demás, igual. Estábamos furiosos y con ganas de hacer una matanza que podría llevarnos a la cárcel, aunque en realidad pocas veces castigan eso. Pero la desobediencia, sí. Lo llamaron un motín y esperábamos lo peor. También nos negamos a ver al comandante. Pete cruzó la calle esquivando una camioneta negra que se le echaba encima. Envió saludos un tanto ásperos a la madre del conductor.

Sí que entiendo a David Rice, lo condecoraron tres veces y se pegó un tiro cuando regresó a casa, qué pecado ni pecado, no era un cobarde, no quiso qué, tenía mujer, hijos. Pete chocó contra un trío de borrachos que gritaban feliz Año Nuevo, uno intentó robarle la cartera, torpe, torpe, y ese sargento primero de la compañía Alpha, cómo se llamaba, Jeffrey McKinney, fue con sus hombres a Adhamiya después, allí dijo “no aguanto más”, tiró una ráfaga contra una pared, se llevó la M4 a la garganta y se voló la cabeza, no aguantaba más, no aguanto más, sáquenme estos recuerdos como si fueran una muela.

Pete entró a un bar milagrosamente abierto, hombres solos ahí, había leído en una revista de medicina que el 14 por ciento de los soldados y el 28 por ciento de los marines volvían de Irak con trastornos mentales, psicosis de guerra, ansiedad, depresión, pesadillas cada noche, se volvieron drogadictos, seguro que son muchos más, mataron niños, mujeres, viejos, los matamos por las dudas, no eran combatientes, una epidemia de locura, eso, una epidemia. Y vos, Pete, ¿qué harás?

La realidad que motivó esta narración puede verse en http://www.militarytimes.com/forum/forumdisplay.php?f=178 (21-12-07).

© 2000-2007 http://www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Tagged with:

Mirando al 2008, de Manuel Castells en La Vanguardia

Posted in Política by reggio on 29 diciembre, 2007

OBSERVATORIO GLOBAL

El calendario pasa artificialmente las páginas de nuestra vida. Pero todo lo que sentimos es construcción mental. Y por tanto es lógico situarse en ese dintel imaginario para mirar atrás y adelante, meditando lo que hicimos y oteando el por hacer. Fechas estas de recopilación de lo vivido. Yo prefiero mirar adelante, no para predecir el futuro, tema de agoreros y astrólogas, sino para vislumbrar los perfiles de lo ya plantado. Pero si las semillas las conocemos, la cosecha del 2008 es incierta, aunque significativa. Incluso me atrevería a decir que nos situamos en un punto de inflexión del mundo en que vivimos.

Para empezar, es año de elecciones, en Estados Unidos (país vértice de lo global) y en España (nuestro envoltorio de lo local). Son elecciones importantes. En Estados Unidos se acaba el reino neoconservador de fanatismo, corrupción, ilegalidades políticas, propaganda del miedo y peligrosas aventuras imperiales, con un Bush ya aislado y menospreciado. Probablemente tendremos presidente demócrata, pero no es seguro. El rechazo que genera Hillary o el racismo encubierto que socava la candidatura de Obama puede convertirse en un voto a favor de un republicano con carisma personal (Giuliani) o religioso (Huckabee). Aunque no se puede descartar todavía a Edwards, sólidamente plantado en la izquierda con lo que eso conlleva como problema en Estados Unidos pero también con la posibilidad de que le apoyen quienes quieren salir de Iraq y temperar la globalización, que son muchos hoy día. En cualquier caso, la tendencia profunda es hacia la revisión de una política dominada por la paranoia defensiva y hacia un intento de Estados Unidos para reconstruir sus lazos con el mundo y con sus propios ciudadanos. Estamos ante un reconocimiento de los límites de una política imperial para la que no hay ni recursos ni voluntad popular una vez superado el pánico del 2001. O sea, por ese lado, iríamos hacia un mundo más razonable.

También es importante para España la elección del 9 de marzo. No tanto porque pueda haber cambios sustanciales de contenidos de la política, sino porque la previsible derrota del PP podría abrir la puerta a un nuevo liderazgo conservador que rescate a ese partido, esencial para nuestra democracia, del extremismo legionario adonde lo llevó la deriva de Aznar. Si el partido de los Piqué, Rato, Ruiz-Gallardón y tantos otros asume enderezar el rumbo de su formación política tras una nueva debacle electoral, podremos centrar la democracia española entre un centroderecha y un centroizquierda como Dios aconseja (que no manda) con posibles alternancias correctoras de arrogancia y sus correlatos, sin que resucitemos fantasmas de choque de civilizaciones ibéricas. Es pues una elección importante no tanto por su resultado, sino por las consecuencias a medio plazo del resultado que se proyecta.

El 2008 puede ser igualmente el año de una nueva relación entre Catalunya y España, porque la situación actual no se aguanta. Y si la contribución de Catalunya a un futuro gobierno socialista se hace indispensable, ya sea por el peso del PSC dentro del PSOE o por la contribución del nacionalismo a la formación del gobierno en Madrid, los temas pendientes tendrán que resolverse. Lo cual quiere decir desarrollo del Estatuto en lo concreto y elevación del techo de autogobierno, por más que le pese al futuro presidente del Congreso. Y no hablo de la inefable porque ya está amortizada. La alternativa sería el enfrentamiento cívico con Madrid y la probable formación de un frente nacionalista en Catalunya que erosionaría seriamente la estabilidad del Gobierno en Madrid.

En la economía mundial y nacional, todo depende de la evolución de tres grandes cuestiones. Primero, el aterrizaje suave o forzoso de las burbujas inmobiliarias que plagan los mercados financieros en Estados Unidos y Europa. Si las hipotecas no aguantan y si la construcción se hunde, entramos en un periodo de turbulencia que puede tener consecuencias en cadena, yendo hacia una recesión global. A esto se puede añadir una escalada de precios del petróleo cuyo punto de crisis parece situarse en los 130 dólares por barril con potencial de generar una inflación que nos sitúe en una depresión con inflación. Pero, en tercer lugar, aún nos puede salvar el Séptimo de Caballería, o sea China, India, Rusia, el Pacífico asiático y una parte de América Latina, que pueden tirar de la economía mundial, tanto en demanda como en producción a menores costos. Ahora bien, esa transferencia del dinamismo en la economía global abre una transición hacia un mundo que escapa a la hegemonía occidental.

Y claro, aún está el volcán del enfrentamiento creciente con el islamismo radical. La guerra de Iraq se transforma en guerra civil larvada entre tres regiones ya de hecho separadas que explotará tan pronto como Estados Unidos proceda a su inevitable retirada.

Irán consolida su poder en Oriente Medio y sus opciones nucleares como estrategia defensiva. El asesinato de Benazir Bhutto nos recuerda la crítica situación de un Pakistán nuclear por donde andan precisamente Bin Laden y la cúpula de Al Qaeda. Y las legiones de mártires fundamentalistas están prestas a una ofensiva contra Estados Unidos y sus aliados en el mundo musulmán. La fallida táctica de Bush contra Al Qaeda ha reforzado el peligro real que representan las redes autónomas del fundamentalismo terrorista en todo el mundo.

¿Y usted y yo en todo esto? Pues seguiremos clavando nuestras espuelas en caballos de cartón, miraremos el panorama y nos refugiaremos en casa, apagaremos una tele ya insoportable, tiraremos el libro de puro aburrimiento, nos aislaremos en la familia donde cada uno va a lo suyo cuando van, navegaremos por internet sin saber adónde o por qué, nos sumiremos en el paraíso artificial del fútbol mentira, pasaremos de la política excepto cuando toque votar y cruzaremos los dedos para que no falte trabajo. Pero nos seguiremos sintiendo vivos, con ese regustillo de poder hacer y soñar. Porque en el 2008 como en el año que termina, el sentido de la vida es simplemente ese: vivir.

Tagged with:

52 artículos con el tag Benazir Bhutto, dos repetidos

Posted in Política by reggio on 29 diciembre, 2007

El cáliz envenenado, de Ahmed Rashid en El Mundo

31 Diciembre 07 UN ASESINATO ANUNCIADO: El análisis Con las palabras «la democracia es la mejor venganza», Bilawal Bhutto Zardari, el hijo de 19 años de Benazir Bhutto, asumió la Presidencia del …

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/31/el-caaliz-envenen…

Un magnicidio contra la política exterior de Occidente, de Michael Portillo en El Mundo

31 Diciembre 07 TRIBUNA LIBRE Una de las peores meteduras de pata a lo largo de mi carrera política fue un intento frustrado de besar a Benazir Bhutto. Habíamos asistido a una reunión y, aunque hasta…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/31/un-magnicidio-con…

Las falsas promesas de la tía Benazir, de Fátima Bhutto en Rebelión

30 Diciembre 07 Texto escrito el 14 de noviembre por la sobrina de Benazi Bhutto Los Angeles Times Los pakistaníes vivimos en tiempos de incertidumbre. Se ha impuesto un gobierno de emergencia por…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/30/las-falsas-promes…

La gestación del asesinato de Benazir, de Hassan Abbas en El País

30 Diciembre 07 El asesinato de Benazir Bhutto, la primera mujer que gobernó un país islámico, es un duro golpe contra las perspectivas democráticas de Pakistán e incluso su viabilidad como Estado. …

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/30/la-gestaciain-del…

Asesinato de Bhutto, de Antonio García-Trevijano en Diario de la República Constitucional

30 Diciembre 07 Una insistente costumbre, universalmente extendida en Gobiernos y medios de comunicación, renuncia a decir la verdad en los momentos más necesitados de ella, como en los casos de guerra,…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/30/asesinato-bhutto-…

¿Pakistán, la gran hoguera?, de Carlos Nadal en La Vanguardia

30 Diciembre 07 WEEK-END POLÍTICO MUNDIAL El asesinato de Benazir Buttho era totalmente predecible. Lo intentaron sin conseguirlo el mismo día de su regreso a Pakistán, el 18 de octubre. El pasado…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/30/aapakistaan-gran-…

Los ´valientes muchachos´, de Ahmed Rashid en La Vanguardia

30 Diciembre 07 Pakistán, un país sumido en la convulsión Juego de alianzas en la guerra global El convencimiento del Gobierno de Pakistán en el sentido de que Al Qaeda es la organización…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/30/los-a-valientes-m…

¿Quién mató a Benazir?, de Xavier Batalla en La Vanguardia

30 Diciembre 07 El colonialismo británico inventó una fórmula para gobernar lo que hoy es Pakistán: “Deja mandar a los punjabíes, machaca a los sindis, hazte amigo de los beluchis y soborna a los…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/30/aaquiaon-matai-be…

No culpan a Al Qaeda sino a Musharraf, de Robert Fisk en La Vanguardia

30 Diciembre 07 Pakistán, un país sumido en la convulsión Extraordinario, ¿verdad? con qué prontitud se apresuran a establecer por nosotros la relación de los acontecimientos: Benazir Bhutto, la…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/30/no-culpan-al-qaed…

Despotismo militar y anarquía en Pakistán, de Tariq Ali en El Mundo

30 Diciembre 07 UN ASESINATO ANUNCIADO: Análisis de la situación Incluso quienes hemos sido críticos feroces de la conducta y la política de Benazir Bhutto, tanto en su etapa en el Gobierno como en…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/30/despotismo-milita…

Pakistán se talibaniza, de Alfredo Abián en La Vanguardia

30 Diciembre 07 Nuestras unidades de medición sirven de muy poco en Asia Central. La asesinada Benazir Bhutto siempre nos había parecido la mejor política pakistaní. Vista, claro, a la occidental manera…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/30/pakistaan-se-tali…

El ejército, un factor clave en los negocios y la política paquistaní, de Claudio Mario Aliscioni en Clarín

29 Diciembre 07 EL PODER MILITAR EN UN PAIS FRAGMENTADO CONTROL. LOS MILITARES SON DUEÑOS DEL 10 POR CIENTO DE LAS TIERRAS DE TODO EL PAIS, SEGUN DIVERSOS ESTUDIOS. Los militares controlan el 10% del…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/29/el-ejaorcito-fact…

Una líder imperfecta y valiente, del Editorial de “The New York Times” en Clarín

29 Diciembre 07 Editorial de “The New York Times” (EE.UU.) Benazir Bhutto fue una líder imperfecta y valiente. Su regreso a Pakistán hace dos meses despertó la esperanza de que su país encontraría…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/29/una-laader-imperf…

No culpan a Al Qaeda, culpan a Musharraf, de Robert Fisk en La Jornada

29 Diciembre 07 Qué raro, ¿verdad? La forma en que rápidamente nos presentan la narración. Benazir Bhutto, la valerosa lideresa del Partido Popular de Pakistán (PPP), es asesinada en Rawalpindi, lugar…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/29/no-culpan-al-qaed…

Benazir Bhutto, de Tariq Ali en La Jornada

29 Diciembre 07 Aun aquellos que tajantemente criticamos el comportamiento y las políticas de Benazir Bhutto mientras ocupó el cargo de primera ministra y también en épocas recientes, estamos pasmados y…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/29/benazir-bhutto-ta…

Otro desplome de las tácticas de Bush, de Lisandro Otero en Rebelión

29 Diciembre 07 La muerte de Benazir Habían tejido con cuidado el próximo paso. Condoleezza se esmeraba en complacer a quien a ratos de descuido llama “mi marido”: el idiota de la familia, W Bush. …

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/29/otro-desplome-las…

Un asesinato que nos afecta, de Inocencio F. Arias en La Voz de Galicia

29 Diciembre 07 El frente de Irak mejoraba, muchos menos atentados, el de Irán bajaba en tensión, se frenó la construcción de proyectiles nucleares?, y ahora estalla con toda crudeza el de Pakistán. El…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/29/un-asesinato-nos-…

¿Quién mató a Benazir Bhutto?, de Rami G. Khouri en El País

29 Diciembre 07 El trágico asesinato de la ex primera ministra Benazir Bhutto va a sumir Pakistán en el luto y el caos. Su muerte simboliza el desastre general que nos envuelve a todos, sobre todo en …

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/29/aaquiaon-matai-be…

Un golpe estratégico de Al Qaeda para disparar la inestabilidad, de Ahmed Rashid en El Mundo

29 Diciembre 07 UN ASESINATO ANUNCIADO: Los criminales Pakistán se ha convertido en epicentro de la ‘yihad’ mundial y sede de las centrales de los talibán y de muchas redes terroristas La muerte de …

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/29/un-golpe-estratao…

Al rojo vivo, de Javier Moro en El Mundo

29 Diciembre 07 UN ASESINATO ANUNCIADO: Las opiniones Si alguien en Nueva Delhi ha recibido la noticia del asesinato de Benazir Bhutto con especial conmoción es Sonia Gandhi, la mujer más poderosa en…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/29/al-rojo-vivo-javi…

Bhutto y Pakistán, de Sergio Romano en El Mundo

29 Diciembre 07 UN ASESINATO ANUNCIADO: Las opiniones La mujer asesinada hace dos días en Islamabad durante la campaña electoral que quizás le hubiese permitido regresar al poder murió por un país…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/29/bhutto-y-pakistaa…

Pakistán no tiene esperanza, de Walter Laqueur en La Vanguardia

29 Diciembre 07 Un día antes de su asesinato, Benazir Bhutto expresó su miedo a que Pakistán estuviera condenado y a que acabaran los yihadistas radicales. ¿Se están materializando sus miedos? La…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/29/pakistaan-tiene-e…

Clima de preocupación por el control del arsenal atómico, de Oscar Raúl Cardoso en Clarín

29 Diciembre 07 Aunque no conviene jugar al adivino cuando la “niebla” de un ataque como el que ayer cobró, entre otras, la vida de la ex primera ministra Benazir Bhutto no se ha asentado, es imposible…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/29/clima-preocupacia…

Final trágico y anunciado para la indómita “sultana de los pobres”, de María Laura Avignolo en Clarín

29 Diciembre 07 UNA VIDA SIGNADA POR LA TRAGEDIA FAMILIAR CARISMATICA Y PROVOCATIVA. BHUTTO HABIA REGRESADO A SU PAIS EN OCTUBRE, LUEGO DE UN AUTOEXILIO DE 8 AÑOS. Benazir Bhutto vivía una vida…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/29/final-traagico-y-…

Llora Pakistán la muerte de Bhutto, de Peter Popham y Saeed en Página 12

29 Diciembre 07 FUE ASESINADA POR UN ATACANTE QUE SE INMOLO CON UNA BOMBA La muerte de la principal líder opositora y favorita para las elecciones del 8 de enero desató una profunda crisis en un país…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/29/llora-pakistaan-m…

Siete preguntas para entender lo que pasó, de Santiago O’Donnell en Página 12

29 Diciembre 07 ¿Qué importancia tiene Pakistán en el mundo hoy? Mucha. Pakistán es el principal aliado de Estados Unidos en su guerra contra los talibán que apoyan y protegen a la red terrorista Al…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/29/siete-preguntas-e…

Benazir Bhutto (1953-2007), de José María Pérez Gay en La Jornada

29 Diciembre 07 En todo linaje político, el deterioro ejerce su dominio. Benazir Bhutto, única mujer que ha llegado a ser jefa de Estado en una nación musulmana, fue asesinada ayer, jueves 27 de…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/29/benazir-bhutto-19…

Pakistán: contexto del magnicidio, del Editorial en La Jornada

28 Diciembre 07 Pakistán: contexto del magnicidio La ex primera ministra de Pakistán Benazir Bhutto fue asesinada ayer en Rawalpindi, un suburbio de la capital, Islamabad, mientras participaba en un…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/28/pakistaan-context…

La batalla por Pakistán, de Txente Rekondo en Rebelión

28 Diciembre 07 Gabinete Vasco de Análisis Internacional (GAIN) La muerte de Benazir Bhutton en atentado ha sacudido buena parte de los cimientos políticos de aquél país asiático, pero más allá de…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/28/la-batalla-pakist…

El último gran crimen político, de Fernando Ónega en La Voz de Galicia

28 Diciembre 07 Pakistán nos queda muy lejos. Tan lejos como para ser un país desconocido para la inmensa mayoría de los españoles. Pero Benazir Bhutto, una mujer de la misma edad que José María Aznar…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/28/el-aaltimo-gran-c…

Adiós a la democracia en Pakistán, de Gonzalo Parente en La Voz de Galicia

28 Diciembre 07 La aspirante a la presidencia de Pakistán, Benazir Bhutto, era la esperanza para un país enormemente conflictivo. Musulmán con capacidad para emplear el armamento nuclear, con un régimen…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/28/adiais-la-democra…

Atentado contra la libertad, de Florentino Portero en ABC

28 Diciembre 07 LA TERCERA DE ABC La lucha por la libertad tiene un alto coste en vidas humanas y en sufrimiento. Aquellos que en Pakistán no están dispuestos a aceptar que la mayoría vote en favor de…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/28/atentado-contra-l…

Una mujer sin miedo, de Georgina Higueras en El País

28 Diciembre 07 La fe en la democracia en Pakistán y la sombra de la corrupción marcaron la vida de Bhutto Benazir Bhutto no quiso desaprovechar la oportunidad de saludar a las decenas de periodistas…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/28/una-mujer-sin-mie…

La fuerza de un seísmo, de Gilles Kepel en El País

28 Diciembre 07 El asesinato de Benazir Bhutto a la salida de un mitin electoral en Rawalpindi posee la fuerza simbólica de un seísmo. Más allá de las dificultades que habían empañado su carrera en…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/28/la-fuerza-un-seaa…

Mujer, culta y libre, de Julián Casanova en El País

28 Diciembre 07 Su padre, Alí Zulfiqar Bhutto, fue el primer presidente no militar de Pakistán, miembro de una familia aristocrática, educado en colegios y universidades cristianas de California y Oxford…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/28/mujer-culta-y-lib…

España y el asesinato de Benazir, de Pablo Sebastián en Estrella Digital

28 Diciembre 07 El atentado terrorista perpetrado en Pakistán contra Benazir Bhutto no sólo pone este país al borde del abismo político en vísperas de unas elecciones sin garantías, sino que aumenta…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/28/espaaaa-y-asesina…

Una heroina trágica, de Inocencio Arias en Estrella Digital

28 Diciembre 07 Hay dinastías políticas marcadas por la tragedia. Los Kennedy es la primera que viene a la cabeza… La de Benazir Bhutto también lo ha sido. Su padre, antiguo primer Ministro murió en…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/28/una-heroina-traag…

La heredera de una dinastía acostumbrada a gobernar, de Iñigo Sáenz de Ugarte en Público

28 Diciembre 07 Pocos líderes políticos han suscitado tantas esperanzas en el Tercer Mundo como Benazir Bhutto. Al mismo tiempo, no hay tantos que hayan causado tantas decepciones. Porque esta mujer, tan…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/28/la-heredera-una-d…

Por qué regreso a Pakistán, de Benazir Bhutto en El Mundo

28 Diciembre 07 UN ASESINATO ANUNCIADO: Los análisis Por su interés publicamos un amplio extracto del artículo publicado en ‘The Washington Post’ cuando Bhutto decidió regresar a su patria el pasado …

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/28/por-quao-regreso-…

Un país sin rumbo, de Brownen Maddox en El Mundo

28 Diciembre 07 UN ASESINATO ANUNCIADO: Los análisis El asesinato de Benazir Bhutto no significa la muerte de la democracia en Pakistán, siempre y cuando las elecciones se celebren pronto. Posiblemente…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/28/un-paaas-sin-rumb…

Una oposición diezmada y rota, de Rosa Meneses en El Mundo

28 Diciembre 07 UN ASESINATO ANUNCIADO El vacío político que desencadena la muerte de Benazir Bhutto deja un panorama incierto para las fuerzas que se oponen al régimen de Musharraf Figura…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/28/una-oposiciain-di…

El ‘efecto boomerang’ sobre el vecino afgano, de Mónica Bernabé en El Mundo

28 Diciembre 07 UN ASESINATO ANUNCIADO Casualidades de la vida, el presidente afgano, Hamid Karzai, se había reunido ayer por la mañana con Benazir Bhutto en Islamabad, horas antes del atentado y…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/28/el-efecto-boomera…

La intolerable provocación de un rostro hermoso, de Bernard-Henri Levy en El Mundo

28 Diciembre 07 UN ASESINATO ANUNCIADO: Las opiniones Ante todo, han matado a una mujer. Una mujer bella. Una mujer visible e, incluso, ostensiblemente, espectacularmente, visible. Una mujer que no…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/28/la-intolerable-pr…

La esperanza liberal de Pakistán, de Felipe Sahagun en El Mundo

28 Diciembre 07 Obituario BENAZIR BHUTTO Con el asesinato de Benazir Bhutto tras finalizar un mitin en Rawalpindi, Pakistán entra en un periodo de gran incertidumbre, con grave riesgo de disturbios…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/28/la-esperanza-libe…

El epicentro paquistaní, de Gustavo de Arístegui en El Mundo

28 Diciembre 07 TRIBUNA LIBRE El brutal atentado (como si hubiese de otro tipo) contra la dos veces ex primera ministra de Pakistán, nos ha encendido, como siempre a destiempo, todas las alarmas. Son…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/28/el-epicentro-paqu…

El día que nos quedamos sin Benazir Buttho, de José Manuel Garayoa en La Vanguardia

28 Diciembre 07 ANÁLISIS El mercado puede no tener corazón pero sí es sensible a los avatares de esos personajes públicos que se caracterizan por su elegancia innata, con lo que el asesinato de …

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/28/el-daaa-nos-queda…

Un gigante entre pigmeos políticos, de Ahmed Rashid en La Vanguardia

28 Diciembre 07 Pakistán, un país sumido en la convulsión · Un inmenso vacío político Como si las cosas no pudieran empeorar en un país que se ha visto desgarrado en los últimos meses por las…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/28/un-gigante-entre-…

El huevo de la serpiente, de Xavier Batalla en La Vanguardia

28 Diciembre 07 Pervez Musharraf, presidente de Pakistán, contaba con un extraño aliado para permanecer en el poder después de las elecciones legislativas del próximo 8 de enero, en las que Benazir …

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/28/el-huevo-la-serpi…

Las democracias occidentales deben actuar, de Benazir Bhutto en La Vanguardia

14 Noviembre 07 El 3 de noviembre del 2007 será recordado como el día más negro de la historia de Pakistán. Seamos claros: Pakistán es una dictadura militar. El pasado sábado, el general Pervez …

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/11/14/las-democracias-o…

Estado de excepción, de Benazir Bhutto en El Mundo

09 Noviembre 07 AUTOGOLPE EN PAKISTAN El 3 de noviembre de 2007 será recordado como el día más aciago en la Historia de Pakistán. Vamos a decir las cosas con toda claridad: Pakistán es una dictadura…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/11/09/estado-excepciain…

Campaña bajo el terrorismo, de Benazir Bhutto en La Vanguardia

24 Octubre 07 Sobreviví la semana pasada a un intento de magnicidio, pero no ha sido así en el caso de 140 personas, entre partidarios y miembros de mi servicio de seguridad. Este asesinato en masa…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/10/24/campaaaa-bajo-ter…

Los extremistas no vencerán, de Benazir Bhutto en El País

22 Octubre 07 No he llegado a estas alturas de mi vida para dejarme intimidar por unos terroristas suicidas. En Pakistán se está librando una batalla para conquistar a una generación nueva, una batalla…

http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/10/22/los-extremistas-v…

Tagged with:

El epicentro paquistaní, de Gustavo de Arístegui en El Mundo

Posted in Política by reggio on 28 diciembre, 2007

TRIBUNA LIBRE

El brutal atentado (como si hubiese de otro tipo) contra la dos veces ex primera ministra de Pakistán, nos ha encendido, como siempre a destiempo, todas las alarmas. Son muy pocos los países que desde Occidente en general y Europa en particular, se percatan de la enorme importancia que para la paz y la estabilidad mundiales tiene el País de los Hombres Puros, que es la traducción de su nombre en urdu al español. Lo que está en juego en ese país no es sólo su tipo de régimen, la permanencia o no del general Musharraf, la victoria electoral, con más o menos transparencia, de tal o cual candidato, lo que está en juego es el futuro de la región y, muy posiblemente, la mismísima paz mundial.

Hace poco la revista Newsweek se preguntaba si Pakistán era el país más peligroso del mundo. La pregunta era retórica y al mismo tiempo tan escandalosa como oportuna en la actual situación internacional. Pakistán se encuentra en uno de los epicentros más activos de generación de graves conflictos del mundo, es uno de los principales objetivos del terrorismo más brutal y despiadado que se ha conocido en las últimas décadas -el yihadista-, ha tenido que enfrentarse al fanatismo talibán -y la amenaza que supone para Afganistán y para su propia seguridad- y se encuentra inmerso en una gravísima crisis política e institucional a lo que hay que añadir unas cruciales elecciones presidenciales en enero de 2008, que lamentablemente tendrán una candidata menos.

Por su propio peso e importancia y por su influencia regional y mundial, Pakistán ocupa un lugar central en la seguridad de Occidente, Europa, y obviamente de España, si bien el Gobierno de Rodríguez Zapatero prefiera distraerse en su retórica electoral y su voluntad de ignorar las graves realidades que contradicen su discurso buenista, hasta que noticias tan dramáticas como ésta los despiertan brutalmente a la realidad. Los cambios de estrategia de Al Qaeda en el Magreb, la creación de Al Qaeda en el Magreb islámico y las constantes alusiones y amenazas a Al Andalus por parte de Bin Laden y de su número dos Ayman al Zawahiri, deberían haber sido advertencia suficiente para haber colocado a un país tan trascendental como Pakistán en el centro de nuestra agenda de Política Exterior y de seguridad. La fuerza que tienen ciertos individuos y organizaciones paquistaníes en la compleja y muy peligrosa amalgama del yihadismo internacional, así como su influencia determinante en la situación de Afganistán hubiesen debido hacer de ese país un punto focal de nuestra atención, lamentablemente no ha sido así. En Pakistán el islam moderado y el mundo en general encabezado por las democracias más avanzadas del mundo, están librando una batalla central contra el terrorismo yihadista y en defensa de las libertades y derechos fundamentales. En Pakistán y en Afganistán estamos riñendo una guerra contra Al Qaeda y contra el fanatismo yihadista sanguinario, que ni podemos ni debemos perder: están en juego nuestras esencias democráticas y nuestra libertad. Si Pakistán se sumiese en el caos de una guerra civil o si llegase a ser controlado por el yihadismo, podría volverse una pesadilla de alcance hoy inimaginable.

Las cifras y datos del país no engañan. Pakistán es el segundo, o quizás tercer país islámico en población, tras Indonesia y la India (se calcula que de sus 1.150 millones de habitantes 180 millones son musulmanes), tiene fronteras con dos potencias mundiales (China e India) y está en posesión de un importante arsenal nuclear, y es, de momento, la única nación islámica que la tiene. Su ejército es el séptimo del mundo, y es, además, la institución más poderosa e influyente del país, lo que lo convierte a la vez en parte del problema, e irremediablemente, si se gestionase bien, en parte de la solución. Las cifras de desarrollo humano de Pakistán son pavorosas, ocupa el puesto 142 de los 177 países medidos por la ONU, y sus niveles de pobreza son igualmente graves. A todo esto hay que añadir que en su territorio existen más de 13.000 madrasas, no pocas de ellas de carácter radical, y un denso entramado de organizaciones yihadistas extremadamente activas que tienen unas 24 publicaciones radicales con más de un millón de ejemplares de circulación para propagar sus mensajes violentos en una sociedad en la que la ignorancia y el analfabetismo convierten a centenares de miles de individuos en carne de cañón fácilmente reclutable. El mensaje del odio, de la violencia y de la manipulación del mensaje del islam, especialmente el del asesinato por medio del suicidio que los yihadistas tienen la desfachatez de denominar «martirio», cala en una sociedad depauperada y muchas veces sin esperanzas. Los fanáticos saben muy bien cómo aprovecharse de esas tristes circunstancias.

Con todo, la mayoría de los paquistaníes ha rechazado, elección tras elección, a los candidatos de las opciones violentas y radicales. Los islamistas extremistas nunca han llegado a superar el 11% en las elecciones generales, y sólo cuando se unieron todos pudieron llegar a gobernar alguna provincia en 2002. No podemos ignorar en absoluto que esos éxitos parciales de los islamistas se deben a la responsabilidad directa del propio general Musharraf, que les facilitó el camino a la victoria con su política de acoso a los partidos históricos y tradicionales del país, que han tenido una base más política que propiamente religiosa, si bien respetuosa con los principios y valores del islam moderado, y algunos de ellos con una agenda inequívocamente aconfesional.

España y la UE deben prestar más atención a este país crucial para la estabilidad regional y mundial. Baste como ejemplo el hecho de que Javier Solana nunca haya visitado Islamabad. Las declaraciones de España y de la UE son escasas y normalmente tardías, y esto, más si cabe tras la tragedia de ayer, debe cambiar radicalmente. La situación es verdaderamente seria. Pakistán está sufriendo una ofensiva a gran escala de los talibán en y desde Afganistán, y del terrorismo yihadista, que se ha dedicado a eliminar físicamente a los políticos que se oponían frontal pero democráticamente, a la instalación de un régimen yihadista en el país. Sus Fuerzas Armadas han debido combatir al terrorismo fuera de las zonas tribales tradicionales y los atentados son cada vez más bestiales y tienen como objetivo aterrorizar a la población civil, amedrentar a los políticos moderados, generar una profunda inestabilidad que les permita hacerse con el poder absoluto, provocar el retraimiento de la inversión extranjera y, en la medida de los posible, destruir el boom económico que Pakistán venía experimentando desde hacía varios años. Ya se sabe, el yihadismo ataca siempre las bases de la economía para debilitar a los regímenes que acosa. Eso lo ha hecho en todo el mundo islámico. El petróleo, el turismo y otros sectores esenciales para ciertos países han sido sus objetivos prioritarios, sin importarle las consecuencias ni el sufrimiento del pueblo al que dicen querer liberar.

Pakistán vive una muy complicada situación política y de seguridad. Además de los atentados cada vez más frecuentes y sanguinarios, el Ejército ha tenido que combatir en zonas completamente desconocidas incluso para los analistas occidentales más reputados, especialmente en el Waziristán y en la North Western Frontier Province -ambas fronterizas con Afganistán-, donde Fuerzas Armadas y la Guardia de Fronteras tienen verdaderas batallas diarias con importantes bajas que demasiadas veces son calificadas de «escaramuzas». La preocupante novedad es que han tenido que intervenir por primera vez en un territorio alejado de Afganistán y de su influencia yihadista para sofocar una muy grave revuelta en el valle de Swat.

Las más que desafortunadas actuaciones recientes del general Musharraf, su autogolpe, la disolución del Tribunal Supremo y su represión despiadada de la protesta de los abogados, sólo han contribuido a debilitar al estado y a sus instituciones. El terrorismo, los atentados y el avance del fanatismo, ponen ahora en serio peligro la estabilidad de un país que deberíamos habernos tomado mucho más en serio. El atentado de ayer y su imprevisibles consecuencias son un paso más hacia el abismo del caos. La pesadilla que hace poco parecía imposible es hoy sólo improbable: una potencia nuclear en manos islamistas radicales.

El general que se presentó ante el mundo como el freno del fanatismo y del terrorismo yihadista, el fiel aliado de Occidente, puede haberse convertido en un triste y eficaz catalizador de la catástrofe. Se aferró obsesivamente al poder, le cerró el paso a los partidos democráticos y a sus líderes, como la asesinada Benazir Bhutto y al también ex primer ministro Nawaz Shariff, lo que sólo facilitó la tarea del islamismo radical. Ahora lo que hay que hacer es fortalecer la democracia, sus instituciones y poner a su servicio los instrumentos del Estado de Derecho para derrotar al terrorismo. Todo ello servirá de homenaje póstumo a una heroína de la democracia y de la libertad, pero sobre todo de tributo a la inmensa mayoría de paquistaníes que no sólo rechazan el fanatismo y se enfrentan a la violencia, si no que son además, sin duda, su principal víctima, como lo son todos los musulmanes moderados del mundo. El ismaismo radical y el terrorismo yihadista al que sirve de alimento y combustible, son nuestro enemigo común, que quede claro.

Gustavo de Arístegui es portavoz de Asuntos Exteriores del Grupo Parlamentario Popular.

© Mundinteractivos, S.A.

Atentado contra la libertad, de Florentino Portero en ABC

Posted in Política by reggio on 28 diciembre, 2007

LA TERCERA DE ABC

La lucha por la libertad tiene un alto coste en vidas humanas y en sufrimiento. Aquellos que en Pakistán no están dispuestos a aceptar que la mayoría vote en favor de un régimen político democrático se han adelantado asesinando a la candidata que más posibilidades tenía de ganar las próximas elecciones. Lo sucedido es un desastre para su familia, sus correligionarios y para todo aquel que se sienta comprometido con la defensa de los valores universales que dan sentido a la democracia.

Benazir Bhutto era una mujer sobresaliente. Nació en el seno de una rica familia de terratenientes y su padre fue Presidente y Primer Ministro. Zulfikar Alí Bhutto fundó el Partido Popular, cuya jefatura asumió su hija tras su ahorcamiento, acusado de homicidio, en tiempos de otra dictadura militar. No fue el único miembro de la familia muerto en circunstancias especiales. Su hermano también murió asesinado. Educada en Harvard y Oxford, representaba el Pakistán abierto a la modernización y contrario a las tendencias islamistas que no han dejado de crecer en las últimas décadas. Fue Primera Ministra en dos ocasiones, siendo la primera mujer en llegar a tal responsabilidad en el conjunto del Islam.

La familia Bhutto está unida a escándalos de corrupción política. No hay ninguna razón para pensar que fueran inventados. Como políticos profesionales en una sociedad donde las exigencias éticas nunca han sido muy grandes, no dudaron en fortalecer su partido a través de acuerdos o recibiendo «ayudas» inaceptables. Sin embargo estas acusaciones encubrían algo más. Los Bhutto representaban unos valores o gobernaban de una manera que muchos rechazaban, en una sociedad muy polarizada entre los defensores de la tradición y los que promovían una modernización.

Benazir ha conocido la cárcel y el exilio en más de una ocasión. La democracia es planta que no acaba de enraizar en Pakistán, el territorio que fuera corazón del Raj, del Imperio Británico, de quién recibió un valioso legado jurídico y político. El porqué India es una vigorosa democracia y Pakistán padece una sucesión de elecciones y golpes militares es un enigma, en el que la hegemonía musulmana en este segundo país puede tener algo que ver. Su último retorno vino precedido de intensas y prolongadas maniobras diplomáticas.

El general Musharraf había situado a Pakistán en la posición de aliado de Estados Unidos en la guerra contra el islamismo. El hecho era relevante, puesto que Pakistán había sido un pilar del régimen talibán en Afganistán y, sobre todo, el centro neurálgico de la proliferación nuclear para animar la fabricación de «bombas islámicas» en distintos países. Musharraf logró una importantísima ayuda económica, además de apoyo diplomático, pero no por ello dejaba de ser un aliado incómodo. No es fácil defender una política de democratización aliándose con un dictador. Más aún cuando ni siquiera cumple los acuerdos suscritos. El ejército pakistaní ha permitido a talibanes y a miembros de al-Qaeda actuar con libertad en la zona fronteriza con Afganistán. La ayuda económica para modernizar las unidades militares implicadas en la persecución de estos grupos se ha difuminado. El reciente golpe contra la autonomía del Poder Judicial, expulsando del Tribunal Supremo a los magistrados más críticos contra la actuación gubernamental, ha sido la gota que ha colmado el vaso.

Estados Unidos ha venido presionando a Musharraf para que dirija la transición de la dictadura a la democracia, siendo el puente entre ambas situaciones políticas, reteniendo la Presidencia de la República. La clave del proceso residía en un pacto entre el general y Benazir Bhutto, que garantizara la estabilidad y reforzara el sesgo pro-occidental y anti-islamista del gobierno. Musharraf ya se ha asegurado su continuidad como Presidente, dejando atrás su cargo como jefe del Ejército. El 9 de enero Bhutto debía hacerse con la mayoría parlamentaria. El plan tenía sentido. Se reconducía la situación política y se garantizaba un gobierno que mantendría una firme posición en el combate contra el radicalismo. Sin embargo no ha sido posible.

El asesinato de Bhutto era un objetivo tan evidente como reconocido por los sectores islamistas. Era el flanco más débil del frente democrático. En Pakistán, un estado con más de ciento sesenta millones de habitantes y una geografía compleja, el liderazgo político no es algo que pueda improvisarse. El Partido Popular es un complejo entramado de alianzas y lealtades, gestado durante años por la familia Bhutto y sus principales aliados. Al asesinar a Benazir pocos días antes de celebrarse las elecciones parlamentarias se hace difícil resolver su sustitución y sólo el tiempo nos dirá si queda garantizada la pervivencia de ese partido como fuerza política de referencia. No sabemos qué medidas adoptará el Presidente, si se mantiene la fecha de los comicios o si opta por su suspensión.

De lo que no cabe duda es de la lógica estratégica de este magnicidio. Tenían que hacerlo. Lo intentaron cuando aterrizó y fallaron por poco. Ahora lo han conseguido. Para los sectores islamistas tanto la democratización como, sobre todo, la vuelta de Bhutto era algo inasumible. En su radicalismo fundamentalista asocian la práctica democrática con valores occidentales contrarios a la esencia del islam, del auténtico islam que sólo ellos comprenden y que sólo ellos pueden interpretar. El previsible reforzamiento de las relaciones con Estados Unidos y Europa era una amenaza a evitar antes de que fuera demasiado tarde. Sin Bhutto los partidos islamistas tienen más posibilidades de hacerse con el control del Parlamento y afrontar así su objetivo final: convertir Pakistán en un estado «realmente» islámico.

Las Fuerzas Armadas vuelven a ser la clave. Han dirigido campañas contra los radicales, pero de forma muy desigual. Su currículo pro-talibán y en favor de la proliferación nuclear no es garantía. Como tampoco lo son los estrechos vínculos de la inteligencia militar con los sectores más extremistas. No puede extrañar que dirigentes del Partido Popular hayan acusado al Ejército de lo ocurrido. No están negando la responsabilidad islamista, sólo subrayan la posible «autoría intelectual». De lo que no cabe duda es de que los enemigos de la libertad y de la democracia han ganado una importante batalla en uno de los escenarios más importantes.

Pakistán es el teatro de operaciones más peligroso en la Guerra contra el Islamismo. Reúne la letal combinación de una posición geográfica clave, inestabilidad política y armamento nuclear. Mantiene un viejo y delicado conflicto con India por sus fronteras definitivas. No olvidemos que Pakistán, el «país de los puros», se desgajó de India para ofrecer a los musulmanes un estado propio. Pero los musulmanes no son un territorio. La disputa por Cachemira es el núcleo de un problema que ha causado varias guerras y que puede originar en el futuro otra de carácter nuclear. La estabilidad de Afganistán depende de lo que haga el gobierno de Islamabad. Las declaraciones del presidente Karzai no dejan lugar a dudas sobre el mal estado de las relaciones bilaterales. Los dirigentes de Kabul están convencidos de la colaboración de la inteligencia militar pakistaní con las fuerzas talibanes. Pero elescenario que más preocupa es la llegada al poder de un gobierno islamista que, desde ese momento, tendría el control de la fuerza nuclear y del amplio catálogo de misiles recogidos en sus arsenales ¿Qué uso les darían? De entrada serviría de paraguas para promover el radicalismo por todas sus fronteras sin alto riesgo de ser atacados.

Lo único seguro es que hoy los demócratas de todo el mundo hemos sufrido un serio contratiempo y que sólo unidos podremos sortear los retos que nos plantea el radicalismo.

Florentino Portero. Analista del Grupo de Estudios Estratégicos GEES.

Mensaje a la clase política, de Francesc de Carreras en La Vanguardia

Posted in Política by reggio on 27 diciembre, 2007

El tradicional mensaje navideño del Rey ha ido dirigido este año, en buena parte, a la clase política, interpretando probablemente el pensamiento de muchos españoles.La filosofía de fondo de dicho mensaje parte del concepto de democracia constitucional, implícito en nuestra Carta Magna y muy presente en la ideología de nuestros constituyentes. En efecto, la democracia constitucional se distingue de la democracia jacobina en que un Parlamento no es absolutamente libre de tomar cualquier decisión sino que está limitado por los principios y reglas constitucionales. No se trata, por tanto, del mero gobierno de una determinada mayoría parlamentaria sobre una minoría, producto una y otra de elecciones libres, sino del gobierno de esa mayoría respetando la Constitución, la cual debe ser entendida de acuerdo con la interpretación que establezca el Tribunal Constitucional, institución clave de esta forma de democracia.

Nuestra Constitución, además, está basada en el consenso, es decir, en el acuerdo de la gran mayoría de las fuerzas políticas constituyentes en la totalidad de los principios y reglas constitucionales. De este acuerdo nace el compromiso de respetar dichas normas y, en caso de pretender cambiarlas, observar unos procedimientos previstos en la misma Constitución, dirigidos a renovar dicho consenso mediante una deliberación compleja y la aprobación de estos cambios por amplias mayorías. Sólo el consenso permite la estabilidad necesaria para que una Constitución sea funcionalmente eficaz.

Todo ello lo ha recordado implícitamente el Rey en su mensaje navideño y le ha dado una acertada denominación: la cultura de la unidad. En efecto, la Constitución es la base de la unidad del Estado. Y no nos referimos sólo a la unidad territorial sino a otra más profunda y previa: a la unidad de valores y principios políticos, a la unidad que vincula a todos los poderes y de la que es guardián en última instancia el Tribunal Constitucional.

Ahora bien, además de la unidad que implica la Constitución, también hay aspectos de las políticas concretas de los respectivos gobiernos, sean del signo que sean, que requieren consenso, es decir, unidad, no porque lo prescriba la Constitución sino porque lo requiere el interés general que es deducible de argumentos racionales. Se trata de aquellas políticas concretas que para ser eficaces también necesitan estabilidad y continuidad, cuando menos en sus elementos estructurales básicos. Políticas cuya efectividad depende del largo plazo y que en modo alguno pueden ser operativas en los cuatro años que dura una legislatura. Estas políticas concretas suelen afectar en todos los países a la economía, a las relaciones internacionales y a la estructura territorial; a mi parecer, en la España actual, por razones coyunturales, también afectan a la política antiterrorista, a la inmigración y a la educación.

En política económica el consenso es relativamente fácil dado que viene muy determinado por la Unión Europea y los márgenes de actuación -que los hay- son escasos. Más autónoma es la política internacional, cuya continuidad es necesaria porque está basada en la confianza de otros estados y organizaciones internacionales.

Ambas deben ser políticas de Estado, no de gobiernos concretos. En cuanto a la estructura territorial, al Estado de las autonomías, el consenso es, más que necesario, imprescindible, ya que afecta a un aspecto básico de la organización del Estado: cualquier error puede provocar que los poderes públicos resulten más ineficaces para el ciudadano y más caros para el contribuyente. Más allá de factores identitarios y sentimentales aquí deben primar, sobre todo, factores de eficiencia pública, factores funcionales. Al fin y al cabo, el Estado, en su conjunto, no es más que un instrumento al servicio de su población: cuando más eficaz y barato sea para realizar la libertad e igualdad de los ciudadanos, mejor cumplirá con la única función que tiene asignada.

En los demás aspectos, también razones funcionales hacen necesaria la continuidad y, por tanto, el consenso. La política antiterrorista requiere que los terroristas sepan que sus actos son delito y que este delito no les será conmutado por circunstancias políticas. Vacilaciones en este sentido sólo hacen que los gobernantes pierdan autoridad, que el miedo al futuro impere en la población y que las víctimas no se sientan reparadas. Las políticas de inmigración exigen el largo plazo porque afectan a muchas otras políticas: vivienda, economía, empleo, pensiones, seguridad social, cultura, seguridad, enseñanza y un largo etcétera. Los vaivenes en este campo siembran el desconcierto en muchas otras políticas. Por último, creo que hay un amplio acuerdo en que los defectos de la educación, en todos los niveles, provienen, en parte, de los continuos cambios en planes de estudio, ciclos docentes y acceso y estatus del profesorado. Un acuerdo que diera estabilidad, por lo menos, en estos aspectos, redundaría en beneficio de la política educativa general.

Se acercan unas elecciones importantes. El principal defecto de la legislatura ya pasada ha sido, probablemente, la ruptura de determinados consensos básicos en todas las materias enumeradas. El recordatorio que ha efectuado el Rey en su mensaje navideño debería hacer meditar a la clase política y también al ciudadano que pronto acudirá a las urnas.

FRANCESC DE CARRERAS, catedrático de Derecho Constitucional de la UAB.

Tagged with:

El macroproceso 18/98 y la peligrosa normalización de la excepción, de Jaume Asens y Gerardo Pisarello en SinPermiso

Posted in Política by reggio on 27 diciembre, 2007

Las reacciones mayoritarias ante la sentencia de la Audiencia Nacional en el Sumario 18/98 constituyen un preocupante síntoma de degradación cívica. Ni en los momentos de máxima violencia de ETA, en los años 70 y 80, se había consentido de manera tan laxa la restricción de libertades políticas como instrumento de “lucha contra el terrorismo”. Los intentos gubernamentales para disolver HB generaron un amplio rechazo ciudadano y no encontraron alguno en los tribunales de justicia. En una sentencia de 1995, Tribunal Constitucional dejó sentado que “la manifestación pública, en términos de elogio o exaltación, de un apoyo o solidaridad moral o ideológica con determinadas acciones delictivas, no puede ser confundida con tales actividades” (STC 42/95). Hasta el ínclito Pedro J. Ramírez llegó a publicar en 1998 un editorial en el que, a propósito del cierre de Egin, recordaba con tono solemne que “delinquen las personas, no las rotativas”.Pues bien, en los últimos años, este sentido común se ha alterado de manera significativa. Una parte considerable de la ciudadanía ha asumido con indiferencia, cuando no con entusiasmo, los estropicios legislativos, judiciales o policiales cometidos contra la izquierda abertzale en Euskadi y, de modo más general, contra todo lo que pueda oler a nacionalismo periférico o a independentismo.

En este proceso de neutralización del sentido garantista colectivo, el impulso de la Ley de Partidos de 2002 ha desempeñado un papel central. Su objetivo, precisamente, era obtener por una vía política “sencilla” lo que las garantías jurisdiccionales no habían permitido conseguir a golpe de simples prejuicios o de deducciones apresuradas. Así, a pesar de la letanía formal según la cual “en un Estado democrático se pueden defender todas las ideas”, se aceptó sin escándalo que la resistencia a “condenar” un acto terrorista en los mismos términos exigidos por los partidos mayoritarios permitiera la ilegalización de formaciones políticas con significativa implantación social. A diferencia de lo ocurrido algunos años atrás, los medios de comunicación, los partidos mayoritarios y una parte considerable de los juristas e intelectuales “progresistas” mantuvieron un clamoroso silencio e incluso celebraron la “sensatez” de la medida.

A partir de entonces, la pendiente resbaladiza del recorte de libertades civiles y políticos quedó expedita. Toda disidencia respecto de la manera “oficial” de entender la identidad nacional del Estado, sobre todo si se hacía desde premisas pluralistas o que pusieran en entredicho los lugares comunes del nacionalismo español, pasó a considerarse sospechosa de servir a los intereses del terrorismo y susceptible, por tanto, de ser ilegalizada. A partir de forzadas argumentaciones siempre ligadas a la “lucha contra el terrorismo”, se cerraron periódicos, se prohibieron agrupaciones electorales, se introdujeron delitos de opinión en el Código Penal y hasta se amenazó con encarcelar a un Lehendakari por convocar una consulta sobre el propio autogobierno.

En un contexto así, el kafkiano laberinto del que forma parte el Sumario 18/98 se inscribe en una cultura de la excepción que ha ido imponiéndose de manera persistente a lo largo de la última década y que culmina el modus operandi anti-garantista utilizado por el juez Baltasar Garzón en sus ataques al llamado “entorno de ETA”.

Documentos incompletos, pruebas perdidas, actuaciones abiertamente parciales por parte de la Audiencia Nacional y unas piezas de convicción consistentes en más de 200.000 folios facilitados a la defensa una semana antes del juicio, constituyen sólo algunos elementos de un proceso que no tenía como objetivo investigar un hecho criminal concreto sino desentrañar la fenomenología de una organización armada en todas sus dimensiones políticas y sociales.

La tesis que avala la sentencia de la Audiencia Nacional es ya conocida: todos los grupos ligados a la denominada izquierda abertzale -el movimiento independentista vasco, en su más amplio sentido- son, o están destinados a ser, “apéndices” de la estructura de ETA. Han sido creados, “fagocitados” o “colonizados” por ella y responden a sus directrices.

Para corroborar esa hipótesis resultó fundamental una nueva formulación tanto de los métodos de investigación como del valor de las pruebas que superara ciertas rigideces garantistas del marco procesal. En ese contexto, no resulta extraño que el proceso se transformara en un gigante en continua expansión destinado a ilegalizar y clausurar, bajo la acusación de pertenencia o colaboración con banda armada, todo aquello que se encontraba por delante.

El macrosumario acabó engullendo tres medios de comunicación –Egin, Ardi Beltza y Euskaldunon Egunkaria–, algunas empresas –entre ellas Orai SA, editora de los medios clausurados–, y diversas organizaciones políticas, entre las que destacan las juveniles Jarrai-Haika-Segi, las Gestoras pro Amnistía, Udalbitza –una institución creada por los electos municipales– la red de escuelas de alfabetización y euskera para adultos –AEK y Galgakara– o la Fundación Josemi Zumalabe, una entidad con reconocidas credenciales pacifistas, antimilitaristas y de defensa de la no-violencia, que impulsaba el debate y coordinación entre los diferentes movimientos sociales vascos.

A la mayoría de imputados en dichos sumarios no se les achaca haber cometido ningún atentado o delito concreto, sino tan solo su participación laboral, política o social en alguna de estas entidades. La investigación, de hecho, versó más sobre la biografía de los acusados que sobre un delito concreto. La prueba se sustenta básicamente en las valoraciones policiales que, elevadas de golpe a la categoría de “razonamiento jurídico”, se han convertido en el presupuesto de la actual condena de 46 personas.

En el caso de la Fundación Zumalabe, nueve miembros de su Patronato, algunos de ellos ligados a una tradición libertaria situada en las antípodas del mundo abertzale, fueron detenidos y acusados de colaboración con banda armada. El único argumento esgrimido por la Fiscalía fue que su defensa de la desobediencia civil también aparecía en los boletines internos de ETA. De ese modo, ha tomado cuerpo lo que a los ojos de cualquier mortal parecería algo imposible: el terrorista que no sabe que lo es o el miembro de ETA que ni siquiera es abertzale.

Hasta ahora, para ser considerado miembro o colaborador de ETA era necesario tener relación directa con la organización armada, de acuerdo con la doctrina asentada por la sentencia del Tribunal Constitucional 199/87. No obstante, la puesta al día de las tesis garzonianas hacen que resulte suficiente que una acción política o social se considere “ayuda” a los “fines” de ETA –comenzando por la independencia– para que pueda considerarse un delito de terrorismo.

Tratar el “entorno de ETA” como si fueran “las entrañas de ETA” es adentrarse en un peligroso camino en el que las fronteras entre el disidente y el terrorista, el inocente y el culpable, se difuminan de modo inevitable. De ese modo, la “lucha contra el terrorismo” se convierte en un verdadero acto de guerra, regido por normas excepcionales, que tiende a consolidar un Derecho Penal de autor inspirado en una antigua y nunca apagada tentación totalitaria: la idea de que debe castigarse no por lo que se ha hecho sino por lo que se es.

Un Estado de derecho digno de ese nombre no puede permitirse esta renuncia. La persecución de personas u organizaciones que, sin recurrir a la violencia, cuestionan aspectos esenciales del orden constitucional, constituye en realidad una derrota del Estado de derecho y una victoria del terrorismo. Contemplada con la gravedad que el caso merece, la Sentencia del Sumario 18/98 viene a desatar los fantasmas evocados por el viejo poema de Brecht: primero les tocó a unos, luego a los otros, y después a mi, pero ya era tarde. Ojalá que la advertencia alcance también a quienes hoy aplauden o simplemente miran hacia otro lado.

Jaume Asens es miembro de la Comisión de Defensa del Colegio de Abogados de Barcelona. Gerardo Pisarello es profesor de Derecho Constitucional de la Universidad de Barcelona.

sinpermiso electrónico se ofrece semanalmente de forma gratuita. No recibe ningún tipo de subvención pública ni privada, y su existencia sólo es posible gracias al trabajo voluntario de sus colaboradores y a las donaciones altruistas de sus lectores. Si le ha interesado este artículo, considere la posibilidad de contribuir al desarrollo de este proyecto político-cultural realizando una DONACIÓN

http://www.sinpermiso.info, 23 de diciembre de 2007

Conceptualmente pobre y políticamente miope, de Jesús Cacho en El Confidencial

Posted in Política by reggio on 26 diciembre, 2007

CON LUPA

Sobre el discurso del Rey

Flor de un día. El espíritu del discurso navideño pronunciado por Su Majestad el Rey Juan Carlos el año pasado ha resultado ser flor de un día. Los lectores de este diario recordarán la confidencia que el 26 de diciembre de 2006 hicimos en esta misma columna , relativa a Alberto Aza. Resulta que, en días previos al 24 de diciembre, el jefe de la Casa del Rey se permitió aconsejar a algunos amigos muy particulares seguir con atención el discurso del Monarca porque “esta vez no te va a defraudar”.

Y ciertamente no defraudó porque, comparado con años anteriores, el mensaje leído por el Rey hace justamente un año se convirtió en algo parecido a un hito, una piedra en un camino que el Monarca nunca debió haber abandonado, entre otras cosas porque, dijimos entonces, “si el Rey de todos los españoles no defiende la esencia y existencia misma de España, es decir, la unidad de España, que es su principal obligación constitucional, entonces sobra el Rey y sobra la Monarquía”.

El dardo real del año pasado debió, por obvias razones, gustar muy poco en La Moncloa. En realidad, debió gustar tan poco que da la impresión de que Presidencia del Gobierno ha entrado esta vez en el texto real como burro en cacharrería, ha metido la mano hasta el corvejón para dar a luz una cosa plúmbea, salida del magín de un contable poco leído, con una sintaxis impropia de alguien capaz de expresarse con elegancia y soltura en español. Un discurso conceptualmente pobre y políticamente miope, tan torpemente redactado que no me extrañaría nada que su autor haya sido el mismísimo Moratinos o alguien de su talla.

Por no acompañar, ni la propia vestimenta del Monarca –chaqueta de un indefinible color oscuro y corbata naranja- era la adecuada para la ocasión. La verdad es que da un poco de pena que, en su momento estelar del año, el Jefe del Estado no sea capaz, en casi 200 líneas largas de discurso, de elevarse sobre los tópicos y los lugares comunes para embarcar a los españoles de buena voluntad en un mensaje ilusionante cargado de futuro, sobre la base de un adecuado análisis del presente, un análisis realista, tan duro como la ocasión lo requiera, pleno de esas verdades del barquero capaces, a veces, de causar dolor pero cuya relación, en figura tan prominente, termina por reconfortar a cualquier cabeza justamente amueblada.

En su lugar, el juego del escondite, el gato y el ratón con unos españoles a quienes se presupone menores de edad o cortos mentales sin remedio, con alusiones mojigatas a un futuro deslumbrante que nadie acierta a entrever. “Me parece de especial importancia reclamar de nuevo a nuestros partidos políticos mayores esfuerzos, para alcanzar el necesario consenso en los grandes temas de Estado”. ¿A qué temas de Espado se refiere, Majestad? ¿Nos está hablando de la reforma de la Constitución del 78? ¿En qué dirección? ¿Qué hacemos con la Nación Española y sus tironeros, cada día más envalentonados? ¿Qué piensa usted de ese Estado Federal o Confederal con el que viene tonteando el señor Zapatero desde hace cuatro años? ¿Es un tema de Estado, por ejemplo, conseguir que en todas las CC.AA se enseñe una cierta, por mínima que sea, idea de España común a todos los niños españoles? Y así hasta el infinito.

Pero no. El Rey pone el huevo del “consenso” y se larga con la música a otra parte, en concreto a la lucha contra el terrorismo, a saber: “La lucha contra el terrorismo reclama, sin duda, unidad” (…) “Necesitamos cuanto antes una cultura de unidad que haga efectivo el compromiso de todos los demócratas para acabar definitivamente con el terrorismo”. La monserga de la unidad de siempre, en una Legislatura donde la inmensa mayoría de los españoles hemos vivido ignorantes, de espaldas a la estrategia urdida por el señor Zapatero con los embajadores del separatismo vasco en la trastienda del Poder, el famoso “proceso”, todo de espaldas a un pueblo dizque soberano aunque en realidad más pastueño rebaño que nunca.

El hombre que llegó al Poder como abanderado de la democratización del mismo, del cambio de usos y costumbres, del acercamiento de las instituciones al pueblo, ha protagonizado a lo largo de la Legislatura un absolutamente hermético ejercicio de poder en asunto tan trascendental para el futuro colectivo como el final del terrorismo vasco. El proceso ha fracaso, obviamente, y ahora es el propio bombero pirómano leonés quien reclama unidad, unidad que a su vez replica el Monarca en su discurso navideño.

Y se acabó lo que se daba. Se acabó el mensaje del Rey. Porque el resto fue un pot-pourri, una olla podrida en la que se mezcló el crecimiento económico –naturalmente en plan reparto de excedentes-, la alta calidad de nuestra educación -¿Ha oído el Rey hablar del informe Pisa?-, los contenidos televisivos e infancia –¿por qué no sienta un día a su mesa, Señor, a un tal Paolo Vasile y le lee la cartilla?-, las drogas, los malos tratos, los accidentes de tráfico y el medio ambiente… Un discurso propio de las rebajas de enero, muy del gusto de la progresía local.

Del resto, de las relaciones de amistad con los países mediterráneos –a Franco le gustaba más hablar del Magreb-, y del cariño que debemos profesar a nuestros hermanos –¿o eran hijos?- iberoamericanos, prefiero correr un tupido velo, porque toda esa parte despedía un inconfundible aroma a mercancía rancia, cuando se han cumplido ya 32 años de la muerte del en su tiempo llamado Generalísimo. Discurso, en suma, pobre, propio de final de Régimen.

Tagged with:

El Rey y la gran coalición, de Pablo Sebastián en Estrella Digital

Posted in Política by reggio on 26 diciembre, 2007

¿Ha insinuado el Rey que el PSOE y el PP se encaminen hacia una gran coalición después de las elecciones de marzo, en su discurso de Navidad, en el que tanto habló de unidad, cohesión y Constitución? El Rey Juan Carlos I, con su mensaje de Navidad, ha puesto un poco más de misterio al día del gran misterio de la cristiandad, en el que el Papa Benedicto XVI ha vuelto a reclamar la existencia de Dios y ha lanzado un mensaje de paz, al mismo tiempo que su obispo de San Sebastián, Uriarte, trataba de equilibrar, en su homilía navideña, el dolor de los asesinados por ETA con el de los asesinos encarcelados y sus familiares, lo que no deja de ser un sarcasmo y una hipocresía propios de quienes ponen un vela a Dios y otra al diablo.

Sobre todo porque en ciertas cuestiones, como las del terrorismo, no hay escapatoria salomónica posible, aunque eso es, precisamente, lo que quiso hacer el Rey Juan Carlos I en su tradicional mensaje de Navidad, en un intento inútil de satisfacer y acercar, a la vez, al Gobierno de Zapatero y a la oposición de Rajoy. Al tiempo que recordaba su compromiso, como Rey, con España en un gesto que parecía responder a los ataques sufridos por la Corona en el año que se acaba. Aunque lo hizo con igual tibieza y parca intención con la que, también, destinó una especial alusión a Iberoamérica, subrayando todo el respeto español a sus pueblos e identidades, en recuerdo del “por qué no te callas” a Chávez.

Los discursos del Rey suelen estar llenos de obviedades y ambigüedades y, como los pronunciamientos de la Sibila de Delfos y otros adivinos, trata de convencer a quien los oye de que les da la razón, aunque sean personas de uno u otro bando o partido que están enfrentadas por una misma cuestión. Por ejemplo, el Rey pide unidad de los partidos para la lucha contra el terror de ETA y desde el PSOE se dirá que eso es un tirón de orejas al PP porque los de Rajoy no apoyan al Gobierno de Zapatero, que es quien debe dirigir esa lucha contra los terroristas. Mientras que, desde el PP, la lectura que se hace de las palabras del monarca es, precisamente, la contraria: que se trata de una dura crítica a Zapatero por haber roto el Pacto Antiterrorista y también porque le dice que tiene que actuar con el poder judicial y todas las fuerzas de seguridad para derrotar a ETA y, por tanto, para nunca más negociar, que es lo que dicen en el PP. Al final, el Rey apela, con una decidida claridad, a la unidad contra el terrorismo diciendo que ello es “una obligación y un deber” de todas las fuerzas políticas.

El Rey también se refirió a la unidad de España y su diversidad, creemos que para contentar a los españolistas y nacionalistas, aunque a estos últimos, desde que Zapatero les dijo que la nación española es discutida y discutible, lo de la diversidad y el pluralismo español y constitucional les suena ya a monserga, porque ellos ya están en otras cosas, como la autodeterminación o la independencia.

En cuanto a las varias alusiones al consenso, cohesión y unidad de un país, más justo, integrado y solidario, o su llamamiento a la “cultura de unidad”, todo eso no deja de ser una letanía que a los políticos, y máxime durante la presente campaña electoral, por un oído les entra y por otro les sale. Entre otras cosas porque nadie se quiere dar por aludido, aunque una cosa está bastante clara: el monarca ha enunciado un listado de problemas y hecho un especial hincapié en la unidad, la cohesión y consenso entre españoles, reiterando, una y otra vez, la vigencia e importancia de la Constitución, y todas estas citas y alusiones, que no han sido habituales en otros discursos, se han hecho especialmente en este año que cierra la legislatura, porque las cosas de la política y de la convivencia en España han ido bastante mal. Y ¿quién es el primer gobernante del país sin consenso, unidad, cohesión y con la Constitución en cuarentena? Pues José Luis Rodríguez Zapatero, sin duda, el primer aludido en la misteriosa alocución real.

Es posible que, como piensan muchos españoles, el monarca debió hablar más claro y más directo. Pero aunque podría quizás no debería, a pesar del mandato moderador que le otorga la Constitución. Y puede que con mayor motivo en precampaña electoral. Entre otras cosas porque, dentro de muy poco, van a ser los españoles los que van a hablar en las urnas del próximo 9 de marzo, si es que les quedan ganas para ir a votar. Aunque a lo mejor el misterio oculto del mensaje real no era otro que el de sugerir a los grandes partidos, PSOE y PP, que se preparen para una gran coalición en el año en el que se va a celebrar el 30 aniversario de la Constitución. Desde luego, lo que sí sabemos ya es a quién votará monseñor Uriarte, el obispo de San Sebastián.

Tagged with: