Reggio’s Weblog

¿Al rescate de algunas cajas de ahorro?, de José Oneto en Estrella Digital

Posted in Economía, Política by reggio on 16 octubre, 2008

El presidente del Gobierno ha confesado ante el Parlamento que es probable que se produzcan fusiones en el sistema financiero español, como consecuencia de la crisis financiera, al tiempo que crecen las especulaciones sobre cambios en la organización y composición de las cajas de ahorro.

Pedro Solbes, vicepresidente del Gobierno, preguntado por los periodistas, no ha querido hacer ningún tipo de ampliación al globo sonda lanzado por el presidente en el Congreso de los Diputados cuando más fuertes son los rumores de dificultades en una decena de cajas de ahorro y se ignora si Solbes conocía el anuncio que iba a hacer Zapatero en la sesión de control semanal en el Congreso de los Diputados.

Es verdad que, hace una semana, el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, tradicionalmente parco en declaraciones, admitía la semana pasada que, hasta cierto punto, es inevitable un proceso de reestructuración en el sector financiero español, ya sea con fusiones o con otras fórmulas.

Precisamente hace unos días el vicepresidente dijo estar preocupado por el “espectacular aumento” de los impagos en nuestro país, ya que entre el mes de abril del año pasado y abril de este año la cifra se había más que duplicado: de 12.000 millones de euros a 25.600 millones según el Banco de España.

Por otra parte, las tasas de impago de las hipotecas están aumentando a un ritmo superior al resto de Europa y con un mayor coste para las familias españolas, ya que éstas tienen que dedicar el 46,2% de sus ingresos brutos al pago de la hipoteca.

Gran parte de estas hipotecas han sido concedidas por las cajas de ahorro, especialmente en las zonas del mayor esplendor inmobiliario, que son las que tienen el mayor grado de morosidad y peor calificación por las agencias de rating.

Precisamente el Financial Times, en una separata especial dedicada a cómo invertir en España, señala que aunque el sistema financiero español es sólido por el control que sobre el mismo ha venido ejerciendo el Banco de España desde la década de los ochenta, tanto los banqueros comerciales como de inversiones opinan que es inevitable que algunas cajas de ahorro menos fuertes y algunos bancos comerciales sean fusionados si la crisis se profundiza.

“El proceso de nacionalización se hace más difícil -añade el analista del periódico británico- debido a la importancia política de las cajas de ahorro, ya que son instituciones locales y regionales aunque, el menos, los planes de rescate serán rápidamente implementados porque las cajas de ahorro no cotizan en Bolsa.”

En estos momentos están en proceso de desaparición cuatro entidades financieras locales: Banco de Castilla, Banco de Galicia, Banco de Vasconia y Banca Balear, que serán absorbidas por el Banco Popular, una entidad que últimamente ha tenido una disminución de su capital de fondos de protección.

Respecto a las cajas de ahorro, está en marcha un proceso de fusión de la BBK y La Kutxa, sin que se sepa, todavía, cuál será el futuro de Caja Vital, al tiempo que en Castilla y León hay posibilidades de una fusión de Caja Duero con Caja España, proceso similar al que se puede vivir en la Comunidad Valenciana con Bancaja y la CAM (Caja de Ahorros del Mediterráneo), dos cajas que han fomentado el boom inmobiliario en toda la región y que están encontrando, desde hace meses, serias dificultades.

Tagged with:

La “toxicidad” no sólo está en las hipotecas, de José Oneto en Estrella Digital

Posted in Economía, Política by reggio on 2 octubre, 2008

La economía de medio mundo está pendiente de lo que ocurra esta noche en Washington (madrugada en España) con el nuevo “plan de rescate” que tiene que ser debatido en el Senado de Estados Unidos, que cuenta con el visto bueno de los dos candidatos a la Casa Blanca en las elecciones del próximo mes de noviembre, y que ha sido reformado en algunos puntos para que pueda ser digerido, especialmente por los republicanos que se han rebelado contra el presidente Bush, y que en estos momentos es la única solución para que la economía mundial no entre en un colapso.

Para contentar a algunos republicanos se ha incluido una cláusula sobre reducciones tributarias, se ha aumentado los seguros federales aplicados a los depósitos de un máximo de 100.000 a 250.000 dólares y se ha garantizado que quienes son los causantes de la actual debacle (entre los que está el actual secretario del Tesoro Henry Paulson, ex presidente de Goldman Sach) no recibirán ni bonos ni compensaciones millonarias, aún con el riesgo de que prefieran llevar a la quiebra a sus empresas y a sus accionistas si no reciben la compensación económica que tenían pactada. Son los llamados “paracaidistas de oro”.

Lo que se ha venido demostrar en esta crisis, la mayor que ha sufrido el capitalismo, fruto de una codicia sin límites en la que todo ha valido, en la que no se han respetado las mínimas reglas de la ética comercial, en la que se han vendido productos estructurados que no llegaban a entender los propios bancos de inversión, que han ocultado información vital a sus clientes, es que la “toxicidad” no solamente estaba en las hipotecas subprime que se han colocado en bancos e instituciones financieras de medio mundo.

La toxicidad estaba en el comportamiento de los propios responsables de los grandes bancos que han creído que valía todo porque nadie los controlaba. La toxicidad está en la propia Casa Blanca, donde un presidente a punto de abandonar el poder en unas condiciones dramáticas es incapaz de ejercer su autoridad y ni siquiera sus compañeros de partido le obedecen porque le han perdido hasta el respeto, después de ocho años de despropósitos.

La toxicidad está en la decisión de que sea precisamente el secretario del Tesoro, el tal Paulson, de hecho el ministro de Hacienda, uno de los grandes tiburones de Wall Street que, por salvar su antiguo banco de inversión, ha hecho lo posible y lo imposible dejando caer a su competencia (Lehman Brothers), y que además le han encargado de elaborar el plan de rescate de su vigilancia y de su control… Con su currículo.

Un Bush que deja dos guerras sin terminar y una guerra fría recién empezada y un sistema económico tocado de muerte, y que en tono lastimoso se ha dirigido en Washington a los legisladores suplicándoles, casi, que den el visto bueno a que el Gobierno ponga 700.000 millones de dólares de los contribuyentes en empresas quebradas por la gestión y la codicia de sus administradores y ejecutivos.

El objetivo es quitar de los balances esas hipotecas basura con la esperanza que en un futuro el Estado pueda vender los activos de esas compañías ya reflotadas, al precio que tengan en el mercado.

Lo que está en juego ahora es el liderazgo de la primera potencia del mundo. Es verdad que en pleno periodo electoral, cuando sólo falta poco más de un mes para las elecciones, es difícil afrontar una situación como la actual, pero los políticos estadounidenses no tienen otra opción que unirse y asumir una solución profundamente impopular para evitar el derrumbamiento de la economía. Y aunque no lo quieran, esta noche tienen que demostrar que siguen siendo los líderes de un mundo en crisis pero un mundo en el que todavía Estados Unidos tiene el principal papel protagónico y de liderazgo.

Tagged with:

El sistema financiero español, mejor que otros, de José Oneto en Estrella Digital

Posted in Economía, Política by reggio on 1 octubre, 2008

El presidente del Gobierno y los dos vicepresidentes, la numero dos, María Teresa Fernández de la Vega, y el máximo responsable económico, Pedro Solbes, han salido a dar la cara en defensa del sistema financiero español y de la solvencia de nuestros bancos, cajas de ahorros y entidades financieras.

Todos a la vez, a la vista del tsunami que ha llegado a Europa procedente de Estados Unidos, provocado por un sistema financiero norteamericano que se hunde por la ineptitud de la Administración Bush, que va a salir del poder con dos guerras abiertas (Iraq y Afganistán), un sistema económico destruido y una crisis de liderazgo político y económico desconocidos desde el final de la Segunda Guerra Mundial, han tenido que salir al “rescate” de la credibilidad bancaria nacional después, entre otras cosas, de que muchos ahorradores españoles (especialmente pertenecientes a Banif, banco de inversión del Santander) se hayan visto afectados por unas prácticas bancarias discutibles de las que ahora no se quiere responsabilizar uno de los principales bancos del país, que además ha acudido al rescate de otros extranjeros.

Frente a ciertas prácticas bancarias que pueden terminar con el prestigio de la institución española, la gran prensa internacional, la prensa económica de influencia parece coincidir con el pronóstico del Gobierno, que, de nuevo, se ha visto asediado en el Senado por la oposición del Partido Popular, hasta el punto de pedir la dimisión del vicepresidente Pedro Solbes.

Frente a la crisis bancaria que ha afectado ya a Francia, Bélgica, Islandia, Luxemburgo, Dinamarca, Inglaterra y Alemania, The Wall Street Journal , la Biblia del mundo económico norteamericano, señala hoy que “los bancos de Portugal, Grecia y España han tenido hasta la fecha una travesía relativamente tranquila a través de la crisis crediticia en comparación con las entidades del Norte golpeadas por la crisis”.

“Sin embargo -añade el periódico- esto se debe tanto a la suerte como al buen juicio. Si hay alguna lección que aprender, la mejor llega de España, que tuvo el beneficio de una benigna camisa de fuerza regulatoria. El mérito recae en la estricta regulación del Banco de España en comparación con la vigente en Estados Unidos, Reino Unido, Alemania y el Benelux. Al obligar a los bancos a amarrar los capitales manteniendo los valores complejos fuera de los balances tenían pocos incentivos para permitirse aventuras. En su lugar, desplegaron capitales en la expansión de operaciones minoristas en el extranjero. Esa diversificación se está manifestando como gran activo en la contracción crediticia”.

Por su parte Financial Times en un artículo donde anuncia que “la llegado el momento de que los banqueros centrales aprendan de las lecciones españolas”, se refiere a nuestra banca y al “duro enfoque que el banco central español ha tomado con respecto a la regulación en los últimos años”.

“A principios de esta década -recuerda el periódico económico británico- el Banco Central español decidió que, en lo esencial, no le gustaba la idea de que los bancos mantuviesen grandes cantidades de activos de crédito en sus balances, y también pidió discretamente que los bancos tuviesen mayores niveles de reservas de lo que requerían las leyes internacionales de contabilidad. Por consiguiente, furtivamente dio un ‘baño de oro’, o reescribio las normas de la UE para desanimar a los bancos españoles a la hora de crear entidades como vehículos de inversión estructuradas. Sin embargo, el Banco Central de España había experimentado una aguda crisis bancaria nacional dos décadas antes y consecuentemente era reacio a correr riesgos… La postura conservadora de España ha servido para amortiguar el golpe de la tormenta aunque nada de esto garantiza que España pueda escapar ilesa de la crisis crediticia.”

P.D.: ¿Sabía usted que los llamados “paracaídas dorados”, los culpables de lo que ha pasado, han comunicado al tal Paulson, el secretario del Tesoro estadounidense, que algunos empresarios no incluirían a sus empresas en el rescate si las indemnizaciones fuesen suprimidas, ya que preferirían la quiebra y la evaporación del dinero de sus acreedores antes que perder sus bonos millonarios? Pues en eso estamos…

Tagged with:

El cambalache de Zapatero, de José Oneto en Estrella Digital

Posted in Economía, Política by reggio on 21 agosto, 2008

El acuerdo para la no comparecencia del Presidente del Gobierno para explicar en el Parlamento el nuevo modelo de financiación autonómica, que se ha materializado con la retirada de la correspondiente petición por parte de Iniciative per Catalunya Verds de Ezquerra republicana de Catalunya que cree que ICV (les ha llamado “calientabraguetas”) ha puesto en riesgo la unidad de los partidos catalanes, y ha colocado, de nuevo al Partido Popular, cuya petición similar a la presentada por los catalanes de Iniciativa ha sido rechazada por todos los portavoces, en la misma situación de soledad que estuvo durante la anterior legislatura a pesar de sus intentos por abrirse a todas las fuerzas políticas.

El Partido Popular que fue pionero en esa petición de comparecencia y quiso repetir el éxito que tuvo el mes pasado al obligar a Zapatero a explicar las medidas de hacer frente a la crisis económica, ha insistido en que no puede elaborarse un nuevo modelo de financiación subiendo los impuestos, pero, sin embargo ha sido incapaz de presentar una alternativa, de poner encima de la mesa ucal es su proyecto quizás porque al igual que ocurre en las Comunidades gobernadas por los socialistas no hay acuerdos dentro de las Comunidades en poder del PP.

Al mismo tiempo la “huida” de Zapatero que cree que el tema todavía no está maduro para comparecer ante la Cámara y que debe ser Pedro Solbes el que adelante alguna información a los diputados, “huida” pactada a cambio de cerrar un calendario que termina en el mes de Noviembre – es el compromiso que ha firmado la vicepresidenta del Gobierno con Joan Saura – es un simple intento de ganar tiempo en esa táctica presidencial de querer contentar a todos y dejarse influir por los chantajes y presiones de quienes negocian siempre al alza.

Zapatero, en un auténtico cambalache, ha firmado una letra de cambio pensando que Noviembre está todavía lejos ( lejos también estaba el 9 de Agosto cuando se comprometió con la Generalitat a tener lista la financiación que establece el Estatuto de Cataluña), sin tener una idea clara de cómo se puede resolver el tema de la financiación sin aumentar impuestos, asumiendo los compromisos que ya ha adquirido y poniendo en riesgo la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado que en esa fecha tienen que estar prácticamente ultimados.

Hasta ahora, todos los partidos catalanes se han comprometido, aunque el PSC se ha ido despegando del compromiso, que no habrá apoyo a los Presupuestos del Estado si no hay un modelo de financiación que recoja todas lo establecido en el Estatuto y en una negociación bilateral con el Estado, algo que puede ser inconstitucional según algunos de los recursos presentados contra el Estatuto.

Por lo pronto el Gobierno ha logrado romper el frente de rechazo catalán formado por todos los partidos políticos de Cataluña, incluido Convergencia i Unió, una fuerza política con la que en principio se contaba para la aprobación de los Preexpuestos, coloca de esta forma en una posición clave y será probablemente el partido que mayor rédito político obtenga de la actual situación.

El presidente del Gobierno que hasta ahora ha venido sosteniendo que la financiación y los Presupuestos corren por caminos completamente diferentes ( “ si no hay Presupuestos no hay financiación” ha repetido el dirigente socialista José Blanco contestando a la tesis del frente catalán de que “sin financiación no hay Presupuestos”) se enfrenta por otra parte con su propio partido, cuyos dirigentes autonómicos, en claro conflicto con las tesis del partido socialista de Cataluña ( PSC) han pedido una cumbre de Presidentes socialistas a la que se opone tanto la dirección de Ferraz como la Moncloa.

Tagged with:

Solbes, la Banca, Morgan Stanley y los buitres, de José Oneto en Estrella Digital

Posted in Economía, Política by reggio on 6 agosto, 2008

Por si no fueran suficientes las noticias, las diarias malas noticias de dentro, llegan, ahora, otras, desde fuera y llegan con una inoportuna polémica sobre la situación de nuestras Cajas de Ahorro y de nuestros Bancos, probablemente los más diversificados e internacionalizados de Europa.

La señal de alerta la ha dado “Morgan Stanley” según publica de forma destacada el periódico británico “The Daily Telegraph”. “Avisos de la posibilidad de que en España haya mas problemas. “Morgan Stantley” alerta públicamente sobre la situación de los bancos del país”.

“Morgan Stanley, banco inversor- es la noticia de la polémica– ha lanzado una importante alerta por la salud de los bancos españoles, advirtiendo de la crisis de los mecanismos de tipo cambio (ERM), garantías, de comienzos de loa años noventa podría exterminar el capital base de las debilitada entidades crediticias expuestas a un crack inmobiliario .El desalentador informe llega en medio de una ráfaga de horrorosos datos de España”.

Para añadir ,mas dramatismo a la situación el “Telegraph” afirma que “los buitres están empezando a volar en circulo en torno al desventurado señor Solbes .Los críticos piden su cabeza, acusándole de ocultar la autentica dimensión de la desaceleración antes de que tuviera lugar la reelección de los socialistas el pasado mes de Marzo, Esto parece injusto, Solbes, durante mucho tiempo después continuo desestimando las advertencias de una crisis considerándolas “enormemente exageradas” .Ahora parece estar realmente estupefacto por lo que ha ocurrido”.

En el otro extremo, el periódico francés “La Tribune” que titula “El sistema financiero español parece estar bien preparado frente a las turbulencias” sostiene que frente a la crisis nuestro país dispone de una baza innegable: un sistema financiero que, hasta ahora, es el que en Europa ha aguantado mejor en primer lugar la importancia las turbulencias internacionales.

“Hay varios factores que contribuyen a ello- según el análisis de sus expertos – y en primer lugar, esta la importancia de las actividades del banco al por menor en sus cuentas”.

.En efecto, son ellas las que han actuado como colchón estabilizador frente a las fluctuaciones de la coyuntura de las que están menos sometidas .Además los Bancos y Cajas de Ahorro españoles constituyen formidables maquinas de captación del ahorro de los particulares que hacen que sean menos vulnerables en estos tiempos y son ellos los que deberían permitir dar respuesta a lo que seria “El Talón de Aquiles” del sector: el preocupante incremento de créditos dudosos e impagados. Por su parte el diario económico italiano.“Il Sole 24 Ore” que se sitúa en una posición mas ecléctica destaca en un articulo que titula “los Bancos españoles salvan sus prestamos”, el hecho de que se ha elevado la tasa de morosidad., que los Bancos han aumentado en seis meses hasta el 67 por ciento los fondos de garantía, pero que la salud del sistema financiero es buena.

En los próximos meses no deberían presentarse problemas en el sector de las finanzas en España exceptuando el caso de los pequeños bancos locales que podrían ser absorbidos por instituciones más grandes.

Y vuelve a salir a relucir el informe de Morgan Stanley al recordar que las ganancias del primer semestre de 2008 no despeja un futuro incierto que podría ser difícil a causa de la crisis inmobiliaria.

Tagged with:

Obligan a Solbes a rectificar…, de José Oneto en Estrella Digital

Posted in Economía by reggio on 5 agosto, 2008

Aseguraba ayer este cronista que las declaraciones del vicepresidente del Gobierno Pedro Solbes al periódico “El País” colocaban al Gobierno y al PSOE en una difícil situación.

Solbes, después de muchos meses de emplear un lenguaje oscuro y lleno de sinónimos, reconocía que el Gobierno se había equivocado en las previsiones sobre la gravedad de la crisis y en su profundidad (“es peor de lo que preveíamos”) y , que, además, en lo que era una “gran rectificación” del Gobierno dicha por el vicepresidente , no era posible el cumplimiento del programa electoral en cuanto a la construcción de 800.000 viviendas protegidas y en cuanto a ese gran objetivo de llegar al final de esta legislatura al pleno empleo. “Hay programas electorales y la realidad es lo que es, es mas una ambición que un análisis técnico”.

Solbes, que en el momento de las declaraciones conocía, probablemente, los malos datos del paro que acaban de hacerse públicos (36.492 personas han engrosado las listas del INEM por cuarto mes consecutivo con lo que el numero total de desempleados se eleva a 2.426.916, un 1,5% mas que el mes anterior y la mayor cifra de parados desde hace diez años) se vio obligado en algunos aspectos a hacer la “gran rectificación”, el cambio de discurso que.

Indudablemente, como era de esperar esas declaraciones, cuando más dura es la reacción mediática contra la política económica del Gobierno, especialmente por parte del periódico de PRISA, ha tenido sus consecuencias. Ya que dentro del partido socialista, en el que no milita el vicepresidente del Gobierno, las declaraciones produjeron un gran malestar a pesar del respeto que en el partido produce la personalidad y los pronósticos de Solbes.

Por otra parte las declaraciones de Solbes han tenido un amplio eco internacional hasta el punto que “The Internacional Herald Tribuna!” titula que “España dice que su economía esta peor de lo que se esperaba”.

Hoy, al reconocer los últimos datos del paro que ha calificado de “malos”, el vicepresidente se ha visto obligado (alguita llamada ha debido recibir del Coto de Doñana) a rectificar sobre la rectificación y ha anunciado que el Gobierno mantiene el objetivo del “pleno empleo” con el argumento de que ese objetivo debe ser un objetivo “permanente” de cualquier Gobierno.

Con los datos del paro del mes de Julio se cierra un mes en el que ninguna de las grandes magnitudes han sido buenas .Ha crecido la inflación por encima de la zona euro hasta el punto de colocarse España a la cabeza, , ha aumentado el déficit comercial, ha desparecido el superávit de las cuentas del Estado, han bajado las previsiones sobre el crecimiento del PIB (Producto Interior Bruto) hasta el punto que el Gobierno esta trabajando con la hipótesis de un crecimiento cero en los dos próximos trimestres, la Bolsa ha cerrado el peor semestre de sus 135 años de historia, la confianza de consumidor se redujo en 5,4 unidades en Julio respecto a Junio y se ha situado en el nivel mas bajo desde el inicio de la serie en Septiembre del 2004, y la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos, acaba de declarar que alrededor de diez mil comercios han tenido que cerrar en toda España ante la disminución de sus ventas un cincuenta por ciento.

Pero lo peor esta por llegar según el pronostico de la Fundación de las Cajas de Ahorro (Funcas) que no descarta que la economía española pueda registrar una tasa de crecimiento negativo del-0,2 por ciento en 2009 si se profundizan las tendencias observadas en el primer trimestre de este año. El escenario que dibujan las Cajas de ahorro pasa por un crecimiento negativo en los dos próximos trimestres y en el primero del año que viene. ¿Tiene previsto este escenario el vicepresidente del Gobierno?.

Tagged with:

La gran rectificación de Pedro Solbes, de José Oneto en Estrella Digital

Posted in Economía, Política by reggio on 4 agosto, 2008

El vicepresidente del Gobierno, Pedro Solbes, que la semana pasada volvió a rectificar sus previsiones económicas para los próximos meses y anunció que su Ministerio estaba trabajando con la previsión de un crecimiento cero para los dos trimestres que quedan del año, ha realizado, sin embargo, lo que es la “gran rectificación” en unas declaraciones al diario El País, el periódico que, últimamente, ha acentuado sus críticas al presidente por la ausencia de un discurso coherente ante la crisis y, sobre todo, por su política económica.

Solbes, en una amplia entrevista en el periódico El País, reconoce que la situación económica es peor de lo que el Gobierno había previsto debido a la subida del precio del petróleo y de los tipos de interés, que no se ha querido hablar de crisis para que no se confunda con la percepción que la opinión pública tiene de recesión económica (la gran amenaza) y que el pleno empleo prometido por el Partido Socialista en su campaña electoral era más una ambición que un análisis técnico. “Hay programas electorales, pero luego la realidad es lo que es”

En un tono autocrítico, que tiene poco que ver con el tono empleado en el debate televisivo con el dirigente del Partido Popular Manuel Pizarro durante el cual anunció que la inflación acabaría este año en una tasa por debajo del tres por ciento (en estos momentos, a mes de julio, hemos superado el cinco por ciento y nos hemos colocado en el país de la eurozona con el índice de inflación más elevado), el vicepresidente reconoce que la actual crisis económica es más complicada que la del año 1993 porque el Gobierno tiene menos instrumentos para poder actuar. Y es verdad, la dependencia de Bruselas es total y la unión monetaria, sobre todo, impide la posibilidad de sucesivas devaluaciones como se hizo en etapas anteriores.

La gran rectificación de Solbes sobre las previsiones económicas, sobre la creación de empleo en esta legislatura (cuando el diputado del Partido Popular, en contestación a sus declaraciones, ha afirmado que es posible que este año terminemos con tres millones de parados), sobre el propio programa electoral socialista que prometía la construcción de 600.000 viviendas y que tampoco se van a poder llevar a cabo, ya que según Solbes “los programas electorales parten de las situaciones económicas de cada momento y de unas ambiciones que pretenden ir más lejos”, colocan al Gobierno en una difícil situación, especialmente después de la última encuesta del CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas) según la cual el Partido Socialista vuelve a colocarse en situación de empate técnico con el Partido Popular sólo cuatro meses después de las elecciones generales del pasado mes de marzo.

En esa encuesta los que más bajan en popularidad en relación con otras encuestas anteriores son precisamente el presidente del Gobierno, que ha asumido personalmente el papel de protagonista en la crisis económica, y el vicepresidente Pedro Solbes, que siempre se había colocado como uno de los miembros más valorados y respetados del Gabinete.

A partir de ahora, el Partido Popular, que ha centrado toda su estrategia de oposición en el tema económico, tomará la rectificación de Solbes como prueba evidente que el Gobierno mintió durante la campaña electoral, que ocultó datos e hizo promesas que sabía que no podía cumplir y que estamos ante un Gobierno que no tiene credibilidad para hacer frente a la grave situación actual. El siguiente paso será la petición de dimisión de Solbes, aunque el vicepresidente no parece muy feliz en su actual puesto y lo refleja en una de sus respuestas a El País. “Si me planteo la decisión de seguir, igual me arrepiento”.

Tagged with:

De la desaceleración a la recesión sin pasar por la crisis, de José Oneto en Estrella Digital

Posted in Economía by reggio on 31 julio, 2008

Cada semana estamos más cerca de la recesión económica, según vaticinan los organismos internacionales y los diversos servicios de estudios bancarios, y así lo ha insinuado, aunque matizando, el vicepresidente del Gobierno y ministro de Economía, Pedro Solbes, en la cadena SER.

Con esa misma parsimonia que el pasado lunes pedía a los ciudadanos optimismo y tranquilidad ante la situación económica, el vicepresidente ha reconocido, ante los micrófonos de la cadena SER, que es posible que España entre en los próximos meses en recesión económica, aunque sus previsiones indican que el crecimiento será cero y no negativo en los próximos trimestres. Recesión es cuando en dos trimestres consecutivos el crecimiento es negativo.

“Desde el Gobierno estamos trabajando con el supuesto de no recesión y, también, muy cerca de cero para los próximos trimestres. Para el último trimestre del 2008 y el primero del 2009 el PIB registrará un crecimiento muy bajo y muy cercano a cero”, “con una inflación por encima del cinco por ciento, ya que los precios subieron en julio y también subirán en el mes de agosto, vinculados al precio del petróleo”.

Coincidiendo con los negros pronósticos de Solbes, el Banco de España, en su último boletín, asegura que la crisis económica se ha acentuado en el segundo trimestre de este año, con un frenazo del crecimiento intertrimestral de sólo un 0,1 por ciento, lo que viene a ratificar los pesimistas pronósticos del vicepresidente, con el que coincide, también, en que el ciclo bajista se prolongará hasta bien entrado el año 2009, debido a la inestabilidad financiera, provocada entre otros factores por las hipotecas subprime, el elevado precio del crudo y la crisis profunda de la economía norteamericana, que está sufriendo las consecuencias de la política de George Bush, probablemente el peor presidente de la historia de Estados Unidos.

Todos estos datos indican que, según la terminología oficial, vamos a pasar de una intensa “desaceleración económica” o “serias dificultades económicas”, según expresión del propio presiente del Gobierno en su último encuentro en el Palacio de la Moncloa con los representantes de la patronal y de los sindicatos, a la “recesión”, sin solución de continuidad, y todo sin tocar siquiera la palabra crisis, de la que se ha huido intentando ignorar la realidad.

En estos momentos, de todos los países de la eurozona, España, que está a punto de conseguir la cifra récord de parados, con una tasa por encima del 10 por ciento, y con una tendencia a terminar el año por encima del 12 por ciento, según fuentes oficiales, y con una inflación también récord, es uno de los países destinados, por el hundimiento además del sector de la construcción, a entrar en recesión, junto con nuestro vecino Portugal, Eslovaquia e Irlanda. Dinamarca es el primer país de la Unión Europea que ha entrado en recesión.

Las pesimistas declaraciones de un Solbes que aparece cansado y agobiado —no sólo por el deterioro económico, sino también por la financiación autonómica rechazada por las Autonomías, especialmente la catalana, y que carece de un horizonte claro de solución, y por los problemas que tiene para la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado—, y los últimos datos del Banco de España que vienen a corroborar la parálisis de nuestra economía, configuran un panorama que ha superado al propio Gobierno y que ha llegado a desbordarle.

Quizás por eso cada vez son más las voces que están reclamando un pacto anticrisis como el que recientemente han pedido el Círculo de Economía catalán, el Instituto de Empresa Familiar o el Consejo de Cámaras de Comercio.

Tagged with:

Un documento voluntarista y lleno de lugares comunes, de José Oneto en Estrella Digital

Posted in Economía, Política by reggio on 30 julio, 2008

El presidente del Gobierno cierra, de hecho, el curso político con esa foto de la Moncloa en la que empresarios y sindicatos aparecen firmando una pomposa “Declaración para el impulso de la economía, el empleo, la competitividad y el progreso social”, sin que se sepa muy bien por qué han olvidado en el pomposo título la eficiencia energética, las energías renovables, la igualdad entre hombres y mujeres y, también, las ansias infinitas de paz social, en un mundo globalizado profundamente injusto y dominado por lo que ya comienza a llamarse “economía canalla”.

Es verdad que el papel aguanta todo y que sobre el papel en el que han estampado su firma el presidente de la patronal CEOE, Gerardo Díaz Ferrán —con la oposición del sector más crítico de la patronal, el de Jiménez Aguilar, que cree que el documento de la Moncloa es un conjunto de generalidades lleno de buena voluntad pero vacío de contenido—, los secretarios generales de UGT, Cándido Méndez, y de Comisiones Obreras, José María Fidalgo, y el representante de la pequeña y mediana empresa, Jesús Bárcena, todo queda bien hilvanado, aunque la Declaración no deje de ser un conjunto de lugares comunes que puede suscribir cualquier estudiante medianamente informado de Ciencias Económicas.

Desde el propio diagnóstico de la situación económica hasta algunas de las medidas que se proponen, que son pocas, nada brillantes ni novedosas, y que no parece que vayan a contribuir, como ha insistido el presidente del Gobierno, a remontar “las serias dificultades económicas”, recuperar el crecimiento, crear empleo y mantener la protección social, todo el documento es un ejercicio de voluntarismo que, además, llega tarde y que tendrá que contrastarse en el mes de septiembre con una situación más deteriorada y con nuevas dificultades.

Dificultades para la inflación en el mes de julio que ya ha adelantado el vicepresidente del Gobierno, Pedro Solbes, que volverá a ser alta; dificultades derivadas de los datos de crecimiento del segundo trimestre del año; dificultades con las cifras de paro, y dificultades para muchas empresas que seguirán el destino de Martinsa-Fadesa y tendrán que acogerse al concurso de acreedores.

Un informe del grupo Cerecito y Caución acaba de hacer público que el diez por ciento de los tres millones de sociedades existentes en España están en riesgo de impago, lo que significa que unas trescientas mil empresas corren “un elevado riesgo” de no poder pagar todo lo que deben en los próximos doce meses, con lo que se sitúan en un callejón financiero sin salida, o con la única salida en el concurso de acreedores, la antigua suspensión de pagos.

Ésa es la dura realidad y no la que describe el “Documento de la Moncloa”, un documento redactado más para la galería y convencerle de que no habrá restricciones de gastos sociales ni ningún tipo de flexibilización en el marco laboral, que para hacer frente a lo que queda por llegar, que según todos los expertos será lo peor.

Hecha la foto con la que se quiere transmitir la idea de que el presidente del Gobierno ha tomado el protagonismo que no ha tenido en sus primeros cien días de esta segunda legislatura, realizada la ronda con los representantes de todos los grupos parlamentarios, entre los que no se ha encontrado suficientes apoyos para la aprobación de los próximos Presupuestos Generales del Estado, todo se pospone al mes de septiembre. Entonces volverán a reunirse empresarios y sindicatos para aprobar un calendario de trabajo y de actuación, mientras el Gobierno, empantanado ahora con la financiación autonómica, tratará de buscar apoyos, que ahora no tiene, para los Presupuestos del año que viene.

Tagged with:

Solbes, el hombre tranquilo…, de José Oneto en Estrella Digital

Posted in Economía, Política by reggio on 29 julio, 2008

El vicepresidente económico del Gobierno, Pedro Solbes, obligado a comparecer en el Parlamento ante la Comisión de Economía y Hacienda para dar cuenta de la crisis económica y de las medidas tomadas por el Gobierno, ha aguantado impasible, con ese aspecto que tiene de Buda feliz, todo tipo de reproches, acusaciones y críticas por parte de algunos de los partidos de la oposición, que han formado, de nuevo, un bloque para sacar a relucir la falta de previsión ante la crisis, después de varios años de bonanza económica.

Desde “negligente o incompetente”, según el análisis de la representante de Coalición Canaria, hasta presentado como “instalado en una burbuja”, según el representante de Convergència i Unió, Sánchez Llibre, pasando por las acusaciones directas del portavoz popular, Cristóbal Montoro, de no estar a la altura de las circunstancias, de falta de credibilidad y, sobre todo, de faltar a la verdad, el vicepresidente ha aguantado estoicamente todos los ataques y se ha refugiado en la línea oficial reconociendo que, aunque la crisis es “grave”, hay que tratarla con “optimismo” y por, encima de todo, con “tranquilidad”.

Tranquilo, quizás excesivamente tranquilo, el vicepresidente ha desgranado un discurso unívoco en el que las perturbaciones las ha calificado de exógenos (precio del petróleo seis veces superior a la etapa en la que gobernaba el Partido Popular, crisis financiera internacional, elevado precio de los alimentos y de las materias primas), aunque haya factores internos como la crisis del ladrillo, que es que la que está provocando el mayor número de parados, y la disminución del consumo, a la que se ha intentado hacer frente con la inyección de dinero en el mercado, con la devolución de los cuatrocientos euros a los contribuyentes, en vez de esperar una disminución de impuestos que sólo sería efectiva a partir del año que viene.

Quizás la principal novedad de la intervención de Solbes esté en el anuncio que ha hecho de que la crisis tocará fondo el año que viene para repuntar en el 2010, un año en que dejará de haber déficit como este año y el que viene y empezará a crecer el superávit. Todo ello si se normalizan los mercados financieros internacionales y si se estabiliza el precio del petróleo.

El optimismo de Solbes se basa en que estamos ante una economía más capitalizada, con una mayor dotación de capital productivo, con una excelente clase empresarial que se ha mutinacionalizado con inversiones en Estados Unidos, Europa, América Latina e incluso Asia, con una flexibilidad superior a la de otros años, con un mejor acomodo de los parados a otros sectores económicos, una notable dinamizacion demográfica gracias a la inmigración, un sistema financiero robustecido y una mayor solidez fiscal.

El vicepresidente ha señalado que una de las reformas que pondrá en marcha para solucionar la crisis será reducir las cargas administrativas, al tiempo que se abordarán importantes reformas laborales y de la Seguridad Social y continuará incentivando el impulso reformista en sectores específicos, como el de los transportes, el energético, telecomunicaciones y, sobre todo, el de servicios, “el más urgente en estos momentos”.

Coincidiendo con la intervención del vicepresidente del Gobierno se han hecho públicos dos informes importantes. Uno sobre la compraventa de viviendas en nuestro país, que arroja una caída por encima del treinta y cuatro por ciento, y un segundo informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) que alerta sobre un empeoramiento de la crisis crediticia en los mercados globales y afirma que este empeoramiento aumenta la posibilidad de que la crisis en los mercados de crédito e inmobiliario termine por afectar a la economía real… El informe llama la atención sobre los precios a la baja de la vivienda en varias economías de la OCDE, particularmente España, Gran Bretaña y el Reino Unido.

Ninguna noticia que apoye esa tranquilidad con la que se desenvuelve el ministro Solbes y que quiere que se transmita a todo el país…

Tagged with:

Siguen los malos datos económicos…, de José Oneto en Estrella Digital

Posted in Economía by reggio on 25 julio, 2008

Con la puntualidad de siempre, veinticuatro horas después del encuentro entre el presidente del Gobierno y el líder de la oposición, Mariano Rajoy, en el que no hubo ninguna posibilidad de acuerdo sobre la situación económica, se han hecho públicos los resultados de la EPA (Encuesta de Población Activa), que arrojan unos datos devastadores en cuanto al desempleo, que subió en el mes de mayo hasta el 10,44 por ciento de la población activa, tras registrar en los últimos doce meses el mayor aumento de parados de toda la Unión Europea.

El paro aumentó en 207.400 personas en el segundo trimestre del año respecto al trimestre anterior, con lo que el número total de parados se situó en 2.381.500, con una tasa que aumentó hasta el 10,44 por ciento, el país de la eurozona con mayor tasa de paro, después de Eslovaquia…

Pero es que, además, el Consejo de Ministros se ha visto obligado a rebajar sensiblemente las previsiones de crecimiento de la economía nacional, tal como vienen anunciando los organismos internacionales y los servicios de estudios de los bancos y cajas de ahorro.

El Gobierno ha rebajado en siete décimas la previsión de crecimiento de este año, hasta un 1,6 por ciento, y ha calculado que el año que viene el crecimiento estará en torno a sólo un punto debido a la crisis económica internacional provocada por la crisis financiera de las hipotecas subprime, cuyo final se desconoce, por el precio de la subida del petróleo y por la especulación en torno a los precios de los alimentos y de las materias primas…

Con estos datos se han cumplido las previsiones del estudio que elaboran las empresas de trabajo laboral y los analistas financieros internacionales, que habían previsto que el segundo trimestre del año marcara el fin del “extraordinario” proceso de creación de empleo iniciado hace mas de una década, de forma que el tercer trimestre se destruirá empleo tras trece años de crecimiento interrumpido.

Sorprendentemente, según datos del propio ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, en su comparecencia reciente en la Comisión de Trabajo e Inmigración del Congreso de los Diputados, donde ha aumentado el empleo es, precisamente, en las oficinas de servicio público de empleo, donde se han incorporado casi 1.500 funcionarios a las oficinas del INEM para hacer frente a la actual crisis.

Los datos del paro hechos públicos hoy rondan, como decimos, en torno al 10,4 por ciento de la población activa y se elevará hasta el 12,5 por ciento el año próximo, mucho más de lo previsto por el ministro de Trabajo y auténtico récord en la zona euro, junto con los datos de crecimiento a la baja, reconocidos ya oficialmente por el vicepresidente del Gobierno, Pedro Solbes, y la propia encuesta del CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas), que sitúan a la economía como la principal preocupación de los españoles, seguida del paro e indirectamente por la inmigración. Todo lo cual mete a la economía española en un auténtico “agujero negro” del que va a ser difícil salir.

Ante los malos datos sobre el paro, el crecimiento del PIB (Producto Interior Bruto), falta de competitividad y un déficit comercial importante que ha supuesto un aumento del 13 por ciento respecto al año pasado, el vicepresidente del Gobierno Pedro Solbes ha presentado una receta que incluye “austeridad, solidaridad y mejora de la productividad”, todo ello sin recortar el gasto social, que sigue siendo la prioridad del Gobierno.

Solbes está convencido de que la economía española no entrará en recesión (dos trimestres seguidos con crecimiento negativo), aunque un país de la eurozona, Dinamarca, ya ha entrado en recesión y tres de ellos (Portugal, Eslovaquia e Irlanda) ya han comenzado a entrar en un primer trimestre en números rojos.

Lo sorprendente es que, sobre todo esto, no haya habido ningún tipo de acuerdo o de acercamiento entre el partido en el poder y el partido en la oposición en el encuentro del Palacio de la Moncloa…

Tagged with:

Los cien días del nuevo Gobierno, de José Oneto en Estrella Digital

Posted in Economía, Política by reggio on 22 julio, 2008

La economía y las previsiones pesimistas que señalan la posibilidad de una recesion en los próximos meses es la principal preocupación del Gobierno cuando acaba de cumplir sus primeros cien días de mandato, cien días que se han consumido en una discusión bizantina sobre si estábamos en una auténtica crisis económica o, por el contario, en una desaceleración intensa o acelerada.

Admitida la mayor, por parte del presidente del Gobierno y por el vicepresidente Pedro Solbes, que se ha sumado a la tesis de los economistas que hablan de la “tormenta perfecta” (“Para mí —ha reconocido Solbes—, que he vivido la crisis de 1993-1994 y algunas otras indirectamente, ésta es, posiblemente, la crisis más compleja por la cantidad de factores que están encima de la mesa”), el Gobierno no ha acertado en estos cien días con las medidas apropiadas, aun reconociendo que gran parte de esos factores de los que habla el vicepresidente son externos y sobre los que es muy difícil influir.

El Gobierno, que repetidamente, por boca de su presidente, ha anunciado que no está dispuesto a recortar gastos sociales y que tiene como principal preocupación el salario mínimo interprofesional y las pensiones mínimas (“Gobernamos para los más desfavorecidos” es la consigna oficial), ha intentado aplicar unas medidas de choque que han sido superadas por el progresivo deterioro económico y con datos que indican un menor crecimiento del previsto.

Aunque desde la Moncloa se insiste en que se ha aprobado durante este inicio de legislatura una treintena de medidas, incluso “medidas de choque”, nada indica que sean suficientes, ya que el propio Gobierno ha convocado para esta misma semana una reunión de expertos y analistas que, en torno a la Oficina Económica del Presidente, hagan un diagnóstico sobre la crisis actual, sobre las medidas tomadas y sobre los distintos escenarios que pueden presentarse en los próximos meses.

Probablemente, reconocen fuentes oficiales, se debería haber actuado con más contundencia y más rápidamente, pero la economía sigue siendo la principal prioridad del nuevo Gobierno, que, además, ha sido convocado para una reunión extraordinaria en pleno mes de agosto.

Pero posiblemente se ha tardado demasiado en convocar a los agentes sociales (sindicatos y empresarios), se ha tardado tambien demasiado en preparar la reunión en la Moncloa con el líder de la oposición, Mariano Rajoy, que un día sí y otro no está ofreciendo colaboración leal para ayudar a salir de la crisis, y tambien se ha tardado demasiado en percibir que la opinión pública considera insuficientes (hasta un 74% de los ciudadanos) las medidas adoptadas.

Ni la devolución de los 400 euros del Impuesto sobre la Renta en un intento de insuflar más liquidez al mercado, ni la supresión del impuesto sobre el patrimonio, ni la congelación de los sueldos de los altos cargos, ni la habilitación de créditos hasta 40.000 millones de euros, del Instituto de Crédito Oficial (ICO) para las pequeñas y medianas empresas, ni el recorte en la oferta de empleo público en un 70 por ciento, ni la adaptación de la formación profesional al mercado laboral, ni el fomento de la obra pública y la rehabilitación de viviendas o la privatización de los aeropuertos gestionados por AENA han sido percibidas por la opinión pública como suficientes cuando quiebran inmobiliarias como Martinsa Fadesa o cuando el Fondo Monetario Internacional hace los peores pronósticos para la economía española, la que corre más peligro de todas las de la zona euro.

En cierto modo, por lo menos en el aspecto económico, han sido cien días en los que se ha perdido demasiado tiempo en discusiones estériles…

Mientras el Gobierno celebra sus primeros cien días intentando trasladar a la opinión pública que han sido “cien días” de intenso trabajo, y la oposición, que ya ha olvidado sus temas preferidos (ETA, Estatuto de Cataluña y “conspiración” del 11-M) se centra, sobre todo, en la falta de decisión gubernamental para hacer frente a la crisis económica, la mala noticia de todos los días ha llegado con la puntualidad de siempre. La Administración central ha cerrado el primer semestre con “números rojos”, lo que significa que en sólo seis meses de crisis, debido a la desaceleración del sector inmobiliario y al aumento de los costes empresariales por el encarecimiento del precio del crudo, se ha acabado con el superávit del Estado.

Las ayudas a las familias y las medidas para aumentar la liquidez de las empresas han supuesto una caída en los ingresos del Estado y, por primera vez en tres años, el Estado ha entrado en un déficit del 0,42% del PIB, aunque los datos de la Seguridad Social siguen en superávit. Y es la única noticia optimista de un conjunto de malos augurios que llegan por los más variados conductos.

La segunda mala noticia de la semana se producirá el jueves (veinticuatro horas después de la entrevista Zapatero-Rajoy en la Moncloa) cuando se hagan públicos los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) y se reflejen los primeros datos del deterioro económico que se ha producido en los últimos días y cuyo principal símbolo es la suspensión de pagos de Martinsa-Fadesa.

En el balance que hace el Gobierno de forma oficial se insiste en la treintena larga de medidas tomadas para hacer frente a la “desaceleración económica” (cuando en realidad muy pocos puedan destacar ninguna que haya calado en la opinión pública salvo la polémica devolución de los 400 euros) y, por primera vez, en un presidente al que no le interesa la política internacional, se insiste en la actividad viajera de Zapatero, que durante estos cien días ha hecho tres viajes oficiales, ha estado presente en cinco cumbres internacionales y ha mantenido 27 encuentros bilaterales con otros tantos jefes de Estado o jefes de Gobierno.

La segunda legislatura se ha cerrado en vacaciones sin que haya entrado ningún proyecto o ley importante, salvo la ley de ratificación del Tratado de Lisboa que ha pasado tan inadvertido como las medidas económicas. Las otras cinco leyes que han entrado para su discusión en el Parlamento son leyes puramente técnicas que modifican las estructuras de las sociedades mercantiles, se refieren al derecho de autor o regulan la reunificación de créditos, pura burocracia de trámite si se compara con la actividad parlamentaria en la primera legislatura, que comenzó con la retirada de las tropas españolas destacadas en Iraq, siguió con la ley contra la violencia de género, que marcó, junto con la ley de matrimonios homosexuales, toda la legislatura y consagró a Zapatero en algunos países (especialmente en Italia) como un modelo a seguir.

Quizás, lo más relevante de estos tres primeros meses sea la soledad en la que se encuentra el Gobierno en el Parlamento a pesar de tener 169 diputados, cinco más que en la anterior legislatura.

Zapatero, que ha querido huir de las alianzas que tuvo que hacer en la primera legislatura, contando con Esquerra Republicana de Catalunya y con Izquierda Unida, y que tanto condicionó su mandato, especialmente en el debate territorial, tiene ahora menos capacidad de maniobra que antes.

En estos meses ha perdido varias votaciones, todas las fuerzas políticas le han obligado a comparecer en el Parlamento para debatir la situación económica y, antes de que finalice el mes, tendrá que volver a comparecer el vicepresidente económico Pedro Solbes para explicar qué medidas piensa tomar ante los malos datos económicos y las previsiones a la baja del crecimiento. Una comparecencia que el Gobierno no quería pero que no ha tendido más remedio que aceptar.

Y no será la última ocasión. El gran problema es la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, que tendrán que contar con el visto bueno de Convergència i Unió en unos momentos en que la coalición nacionalista catalana, que aspira a desplazar a José Montilla del tripartito de la Generalitat, ya ha anunciado su voto en contra mientras no se aparquen las peticiones del PSOE, aprobadas en el último Congreso, de regular la eutanasia, la ley del aborto y el fomento de la laicidad.

Tagged with: