Reggio’s Weblog

Zapatero invita a un sueño, de Eduardo Mendicutti en Uve de El Mundo

Posted in Humor, Política by reggio on 30 agosto, 2008

LA SUSI REPORTERA

Primer Consejo de Ministros, tras el merecido descanso estival. El más moreno de todos, ZP. Mi don Miguel Sebastián bajó el aire acondicionado sin contemplaciones, y mi Bibiana Aído repartió abanicos, todos iguales. El presidente fue derecho al grano.

-La lucha contra la crisis es prioridad absoluta en la rentrée -dijo-. Tendremos que adoptar iniciativas imaginativas, como les ha dicho Fernández de la Vega, de mi parte, a los Subsecretarios. Como veis, yo he empezado dando ejemplo. ¿A que estoy tan moreno que parezco Obama? No es sólo el color de moda, es también el color de la ilusión.

Ministros y ministras aplaudieron como delegados demócratas en la Convención de Denver. A mi Rubalcaba se le escapó una lágrima.

Por cierto, presidente -dijo mi Fernández de la Vega-, muy lindo lo de Sonsoles. Va por ahí, teñida de azabache como Patricia Conde, con una pancarta que pone: Yo soy su roca.

-La verdad, presidente, Sonsoles se ha quedado corta -intervino mi Cristina Garmendia, monísima y super ideal-. El modelito de Elena Benarroch que se ha puesto es una pocholada, pero como lleva además esos collares de piedras del campo, obra artesanal de Felipe González, que la Benarroch le endilga en cuanto puede, con tanto pedrusco encima no es tu roca, es tu acantilado.

-Qué generosa eres, Garmendia, pareces Hillary Clinton -le agradeció ZP, tras permitir que otra salva de aplausos rindiera a su señora el homenaje que se merece-. Pero vayamos a lo ilusionante. Aprendamos de Obama. Fijaos en este titular: «Obama invita a su país a un sueño».

-Eso, eso, vamos a echarnos una siestecita -dijo mi Corbacho, ministro de Trabajo, e ipso facto se puso a dar cabezadas.

-¡Corbacho, ponte firme! -ordenó, enérgica, mi Carme Chacón- ¡Da cuatro vueltas a la mesa del Consejo, a paso ligero, hombre!

-Es que me aburro -dijo Corbacho, mientras daba las vueltas-. Como el paro está como está, me estoy quedando sin trabajo.

-Pues eso a mí me quita el sueño, Corbacho -dijo mi Elena Espinosa, modosita y ojerosa. Y se le escapó otra lágrima.

-Tenemos que invitar a los españoles a un sueño -machacó ZP-. A ver, que estáis amuermados, ¿quién tiene una fórmula valiente e imaginativa?

-Yo -dijo Corbacho-. Que Cultura regale a cada español el último libro de nuestro César Antonio Molina. A mí me lo regaló él personalmente para las vacaciones, y es infalible: lees un párrafo, y te quedas frito.

A Cultura se le escapó la tercera lágrima del Consejo, y ZP urgió a Solbes para que se manifestase.

-Yo creo que lo mejor es diluir un dulce somnífero en el agua potable, y así conseguimos que los españoles, dormiditos, no se enteren de lo que les viene encima -dijo Solbes. Y yo pensé que todos los ministros y ministras se echarían a llorar, pero no: aplaudieron.

© Mundinteractivos, S.A.

Anuncios
Tagged with: