Reggio’s Weblog

Despidos en La Voz de Asturias: un nuevo y vergonzoso episodio de la triste historia mediática de la Asturias democrática, de Juan Vega en su Blog

Posted in Derechos, Medios by reggio on 11 enero, 2009

blogvega

Solidarízate aquí con los trabajadores de

Solidarizate aqui con los trabajadores de La Voz de Asturias

A finales de enero del año 1980, se admitía a trámite la suspensión de pagos de Asturias Diario Regional, una aventura de comunicación impulsada y dirigida por Graciano García, iniciada en 1978, tres años después de la muerte de Francisco Franco. En la sociedad gestora, personajes de toda índole, en un equlibrio incomprensible sin la capacidad enredadora de otro genio de las estructuras inestables, Antonio Masip, pues allí se incorporó gente de Alianza Popular, la Unión de Centro Democrático, el PSOE, el PCE, el Movimiento Comunista de Asturias y Unidad Regionalista, dos chiringuitos extraparlamentarios con los que Masip jugaba, con ayuda del prochino Jose Uría Ríos, “Cheni” y su inseparable escudero Juan Álvarez. Aquello también le costó sus pesetas a Masip, que, me consta, puso dinero por más de uno de los insolventes personajes que incorporó al tinglado.

El Asturias nacía impulsado, como tantas otras aventuras del genial inventor de la Fundación Príncipe de Asturias, desde las oficinas de Constructora Asturiana, empresa por tantos motivos vinculada al régimen franquista y a la figura de la oventese Carmen Polo, que sin embargo no tuvo reparo alguno en poner sus ilusiones en las democráticas aventuras editoriales de García, siempre tentativa tras tentativa, hasta que con la ayuda de Sabino Fernández Campo metió un gol por la escuadra del sistema, y de las angustias económicas del Asturias Diario y del Asturias Semanal, pasó directamente a montar con gran pompa y no poca circunstancia, el escenario de la renaciente realeza española en el Teatro Campoamor y el Hotel de la Reconquista, que tantas locales vanidades contemplaron.

Un fenómeno G. G. De la quiebra del Asturias Diario a la creación de la Fundación, el 24 de septiembre de aquel mismo año de 1980, transcurrieron sólo ocho meses. ¿Cómo se las arregló nuestro hombre para enhebrar tantos hilos en tan poco tiempo? Algún día nos lo contará, pues cerca anda el momento en el que este singular tejedor de redes sociales empezará a repasar sus recuerdos, pero por el momento no puede dejar de producirnos una inevitable admiración tanto margen de maniobra. Entre él y Masip se bastaban y “se sobraban”, de aquella, para poner Asturias patas arriba. Y la pusieron más de una vez.

En la tierra de G.G. había un gran periódico que reinaba de manera indiscutida, La Voz de Asturias, vinculada a la plutocracia asturiana, olímpicamente presidida por Pedro Masaveu, desde la distancia que se establecía entre los dioses y la grasa. Por el medio aparecía un empresario bajo cuyo mandato se fraguó un conflicto que destruyó la fuerza del periódico, José Eladio Amado de Lema. La Nueva España, periódico del Movimiento Nacional, el ministerio salido de Falange Española y de las JONS hecha carne, había sido “privatizada” en 1984.

Estábamos en el reinado de Pedro de Silva. En la subasta de los Medios de Comunicación Social del Estado, que se celebró en Madrid, de Silva había enviado a su consejero de Hacienda, Faustino González Alcalde, a pujar, con dinero de la Caja de Ahorros de Asturias, en nombre de un confuso “grupo asturiano”, en el que aparecían de manera extraña y dispar, nada más y nada menos que los rutilantes y ascendentes Blas Herrero y José Cosmen Adelaida. Algunas malas lenguas dicen que todos jugaban a perder, y perdieron. Prensa Ibérica, un grupo con cuartel general en Canarias, cuyos “supercicutas” tenían el despacho en Barcelona, se quedó con La Nueva España, y Asturias empezaba a perder el control de sus medios.

Sólo dos años después, la plantilla de La Voz de Asturias entraba en una guerra de exterminio con la empresa, cuya dirección, en manos de los aún hoy activos, Lorenzo Cordero y Rodolfo Sánchez, el uno en la trinchera del rojerío opinador, y en la fontanería de Gabino de Lorenzo el otro, llevó al periódico líder al estrelladero, y en poco más de tres meses y un buen número de despidos por el medio, Amado de Lema se quitaba de en medio, la Caja de Ahorros de Asturias ponía la pasta, y el Grupo “Z” se quedaba con La Voz por la cara. El periódico más importante de Asturias dejaba de serlo, en plantilla y en lectores, pues aquel conflicto trasvasó el liderazgo de La Voz a La Nueva España, y así, la Caja, que no había podido comprar el periódico más rentable -según parece; algún día de Silva nos contará como fue la cosa en su columna de la empresa triunfadora-, sí pudo ponerle el dinero a “Z”, para que se fuese otro medio asturiano a Barcelona, mientras por aquí se decía que su línea se ponía al servicio del gobierno, cosa que según numerosos testigos presenciales no deja de ser bastante cierta, aunque tuvo etapas, pues las personalidades de Luis José Ávila, primer director que nombró “Z” y Faustino Álvarez, segundo, no tienen mucho que ver entre sí, y de hecho Ávila fue gentilmente recibido en el “Pozo Moqueta” de HUNOSA, bajo el reinado de José Ángel Fernández Villa.

En 1995, el entonces Grupo Correo, hoy Vocento, adquiría El Comercio de Gijón a un grupo de accionistas gijoneses presididos por José García Prendes-Pando, que durante una dilatada época habían mantenido en manos de Francisco Carantoña -también accionista minoritario- el control de un medio profundamente vinculado a la vida local gijonesa. Un año después, el mismo grupo compraría La Voz de Avilés a los Wes, familia avilesina históricamente vinculada al último y ya residual superiviente de lo que fue la historia de una prensa asturiana que con esas dos últimas operaciones pasaba definitivamente a mejor vida, pues a partir de ese momento, la comunicación quedaba en manos de tres de los grandes grupos de medios regionales españoles.

Pronto hará casi quince años que Asturias no tiene un periódico vinculado ni a sus empresarios ni a sus ciudadanos, ni a sus instituciones políticas o sociales, sino que tan sólo dispone de tres terminales que son un fiel trasunto del estado financiero de sus grupos matrices, “Z”, Prensa Ibérica y Vocento. El fallecimiento de Antonio Asensio en el 2001 dejó al Grupo “Z” en una situación de extremada debilidad, tal y como suele ocurrir cuando desaparecen los “capitanes de empresa” del capitalismo familiar, y no tardarían en producirse sospechosas operaciones de segregación de activos que culminaron con la venta de la nave y la rotativa que el conglomerado tenía en Puente Nora, Lugones. Fueron años de agonía y descapitalización económica y profesional, los periodistas más destacados huyeron del medio y lo que se abrió en la calle de la Lila de Oviedo era ya una estructura sin soporte patrimonial ni medios, el periódico empezó a imprimirse en instalaciones de Vocento, la opinión se redujo al mínimo y la empresa segregada, propietaria de la cabecera, quedó a merced de las tormentas.

Ahora La Voz de Asturias es el eslabón más débil del grupo encabezado por el Periódico de Cataluña, que empieza por despedir a 531 de los 2.300 trabajadores de la empresa, en una situación dramática para los despedidos en Asturias, que en absoluto tranquiliza a los que no han sido incluídos en esta drástica medida, dado que se habla de extraños proyectos que sugieren la venta de la cabecera y la reducción de la redacción al ámbito de Oviedo, donde la presencia y la influencia del medio es baja ya, lo que hace sospechar lo peor.

¿Puede sobrevivir la democracia en Asturias en un momento en el que la crisis global de los medios impresos enseña su peor cara, con el cáriz que toman los acontecimientos? Lo sucedido con Teleasturias, única televisión privada regional, acosada por el gobierno socialista de Vicente Álvarez Areces, que apuesta estratégicamente por quedarse con un único gran medio regional, de carácter público, la TPA, nos hace ponernos en lo peor. De momento, La Voz de Asturias vive su conflicto en silencio, dado que carece de apoyo mediático. La respuesta de los grupos políticos ante el antenicidio de Teleasturias fue dramática. A Teleasturias le quedan dos telediarios con la inminente llegada del apagón analógico, y el cierre de Localia, así como los despidos en Oviedo Televisión y otros medios, presagian una reconversión del sector en toda regla, que se acumula al escandaloso resultado del concurso para la adjudicación de licencias de televisión digital, que se otorgaron a empresas inexistentes, dejando fuera a otras a las que se obliga a cerrar. ¿Qué tienen que decir a todo esto las supuestas fuerzas vivas de Asturias, los agentes políticos y sociales? Se espera una respuesta urgente, y más en una sociedad que está financiando importantísimos “planes de rescate” con fondos públicos para bancos e inmobiliarias, empresas que tienen muy poco que ver con el desarrollo de la democracia y sí, por el contrario, con la financiación de la partitocracia incrustada en las instituciones.

Anuncios
Tagged with:

Necesitamos nuevos dirigentes que no estén contaminados por la orgía especulativa que vivimos hasta ahora, de Juan Vega en su Blog

Posted in Asturias, Economía, Política by reggio on 2 enero, 2009

España, espejo roto en pedazos

Severino García Vigón, representante del sindicato de empresarios de Asturias, acaba de decir, con muy buen criterio, a cuenta de la propuesta de reparto de la Financiación Autonómica presentada por Pedro Solbes antes de terminar el 2008, que teme que “se acentúen las diferencias entre comunidades ricas y pobres”, para añadir, con una visión un poco mezquina, que “eso sería perjudicial para Asturias”. Y digo esto, no porque no sea cierto lo que dice García Vigón, que lo es y mucho, pero solo parcialmente, porque tal y como están las cosas, aquí ya no se pueden analizar los nuevos escenarios que abre la repentina y lógica aplicación de lo establecido en el Estatuto de Cataluña, desde la visión provinciana de la miseria que este nuevo giro de la tuerca confederal va a producir en las regiones de economía más deteriorada, y por lo tanto, las que menos pujanza demográfica presentan, porque evidentemente, las soluciones pasan ya por plantear una nueva política nacional.

Parece mentira que aún no se vea, y como consecuencia no se diga, que estas decisiones conducen a la ruina a toda España, y no sólo a las ahora llamadas “comunidades pobres”.

Donde hay menos actividad, habrá cada vez menos actividad. Así de sencillo. Así de brutal. Los ciudadanos de los territorios deprimidos tendrán que emigrar o aceptar una misera creciente, pues el despoblamiento provocará más miseria y menos posibilidades económicas de combatirla. Y la ruina se extenderá pronto al conjunto del país, porque el clima se va a deteriorar para todos. ¿Alguien se cree que esto no va a tener consecuencias globales?

Lo que está sucediendo era de esperar. Todos los que no somos tontos de remate, sabíamos que los dirigentes catalanes iban a imponer su ley -la Ley del Estatuto de Autonomía de Cataluña aprobada en el Congreso de los Diputados-, tarde o temprano. Ignoro por qué, algunos esperaban que el Tribunal Constitucional evitase esta tragedia, como si el poder judicial fuese aquí el encargado de deshacer los entuertos de los políticos. ¡Qué payasada!

La nación es una idea moderna que no admite muchas discusiones en cuanto a su realidad más palpable, puesto que al final no es otra cosa que la materialización de otra idea, la de fraternidad, en un determinado pueblo, al que no le basta con intentar plasmar los valores de libertad e igualdad como principios, sino que además, para crecer y desarrollarse, precisa de otro valor superior, que es el que ahora estúpidamente denominamos solidaridad, en terminología religiosa -quizás para desnaturalizarlo-, para sustituir ese revolucionario concepto, que implica una cohesión superior: en definitiva, una relación fraternal entre ciudadanos de un mismo país, que se ayudan unos a otros, mediante los instrumentos institucionales del Estado.

Severino García Vigón, es un perfecto representante del gremio de los empresarios, que ve las cosas al revés de como las ven sus homólogos catalanes o vascos, simplemente porque es asturiano, y no catalán ni vasco. Poco pueden aportar hoy los empresarios españoles, como los políticos o los sindicalistas, cuando un asturiano, un vasco o un catalán, pertenecientes a esos grupos de “gerentes” de la vida pública, piensan en el estado como algo de donde sacar la mayor cantidad de fondos para su propio tinglado, a costa del resto, sin conceder ya la menor oportunidad a la nación para desarrollarse como conjunto, en una terrible etapa de crisis como la que se avecina. Cada uno ve el panorama desde la estrecha perspectiva de su campanario. Y se acabó.

Este carnaval en que se convirtió el proceso confederal español, era soportable en una etapa en la que valía todo, porque el dinero fácil fluía como un milagro del Nuevo Testamento. El crédito generalizado, en un país de pícaros, dio lugar a un juego masivo de espejos y espejismos, que acabó con buena parte de la industria del país.

Todo el que tenía poder o acceso al crédito jugaba con los espejos y alimentaba el engaño colectivo, el dinero afluía a los ayuntamientos, las comunidades autónomas y al gobierno del Estado, porque el endeudamiento general permitía pagar enormes cantidades en impuestos que se drenaban del proceso del crédito, y su aplicación al espejismo generalizado de la especulación que multiplicaba las falsas imágenes. Y encima había fondos europeos en los que meter la cuchara, en escandalosas operaciones como la de la construcción del Puerto del Musel, cuya atroz gestión debería ser desnudada ante toda España, en una comisión de investigación en el Congreso de los Diputados.

La mejor metafora de la España de hoy es un montón de espejos hechos añicos, con los trozos repartidos por todo el país, que nos devuelven la imagen deforme y fragmentada de todos esos grupos dirigentes que, como los demás, se cubrieron personalmente las espaldas llenando sus cuentas en los paraísos fiscales con las maletas que salían en procesión de las instituciones que alimentaron el proceso con recalificaciones, exenciones fiscales y medidas legislativas que impulsaron el tabicado general; una torre de ladrillos que provoca una cascada de quiebras que no hizo otra cosa que empezar.

¿Y ahora qué? El endeudamiento es brutal, el credito nulo, la construcción se acabó, los fondos europeos pasaron a mejor vida, el paro se dispara, y aquí nadie habla de controlar el gasto de los diecisiete cacicatos autonómicos -que tienen la justicia transferida en sus manos-, de sus economías ineficaces, de sus administraciones corrompidas hasta la médula, en las que no hay concursos públicos, y en donde todo se adjudica a los empresarios de cámara -que con sus maletas arreglan la jubilación de sus amigos de la política-, con bajas temerarias que luego se cubren con modificados, y mientras esto sucede, lo único que se debate es cómo crear más déficit público, más endeudamiento, para que unas autonomías de pandereta sigan incrementando su abismal pufo, oculto en un sinfín de sociedades anónimas con cuentas opacas, para poder seguir contratando más obra pública, que nos permita tirar otra temporada más con la fiesta, hasta que una gran catarsis ponga el país al borde del abismo del enfrentamiento civil.

Alguien va a tener que reivindicar aquí la fraternidad entre españoles en el camino del desmantelamiento autonómico, desde algún tipo de reacción cívica, antes de que sea demasiado tarde, y el camino sea otro. Se trata de rechazar la aberrante pretensión de que cada comunidad autónoma -es decir, los caciques que controlan cada partitocracia autonómica- se quede con los ingresos que se generan en su territorio, con la generalización de la España foral, medieval, premoderna y  feudal, que terminará por llevarnos a todos a la ruina. Necesitamos nuevos dirigentes, no contaminados por la orgía anterior, que puedan afrontar esta dura etapa que se avecina.

Tagged with:

El nuevo gobierno toma posesión del mando sobre una sociedad amedrentada, de Juan Vega en su Blog

Posted in Asturias, Política by reggio on 28 noviembre, 2008

El nuevo gobierno de Asturias toma posesión del mando sobre una sociedad amedrentada

Las caras de funeral de los miembros del nuevo gobierno son un poema

Ya tenemos nuevo gobierno en medio del escándalo generado por la lista de “los 63 eventuales” . Quien espere que aquí publiquemos la lista de los contratados por el gobierno de Vicente Álvarez Areces para hacer labores de gabinete, es decir, los hermanos, primos, esposas y demás familia de personajes que ocupan cargos relevantes en el propio gobierno -en el que había hasta ahora-, o labores directivas en el Partido Socialista, tanto en la FSA como en organizaciones locales como la de Avilés, la de Gijón y otras, va apañado, no porque no podamos publicarla, ni tampoco porque no debamos hacerlo, puesto que como mayoritariamente votaron nuestros lectores en la encuesta realizada por ECTV, “es justo y necesario” que se publique, sino porque definitivamente, ésta es la prueba de que la ciudadanía asturiana vive en un régimen de terror, en el que un ejecutivo autonómico puede permitirse el lujo de someter a sus ciudadanos a una situación de auténtico chantaje, con la amenaza -manifestada a través de un periódico- de la actuación discrecional de un órgano administrativo, y por lo tanto político, que te puede endosar, por la cara, una multa de cien millones de pesetas, y acabar, no ya con tus sueños de libertad, sino con tu propia vida. La Nueva España de este jueves, daba testimonio en sus páginas de la gran alarma social creada con este asunto, así como una lección magistral de impotencia, al no publicar los nombres y los sueldos, bajo el paraguas de una gran empresa de comunicación.

La oposición, el Partido Popular, debiera hacer esa labor, pero no la hace. Izquierda Unida, ese grupo de aventureros de la política sin norte ni rumbo, forma ya parte del ejecutivo -saludo desde aquí a mis agresores con responsabilidades de gobierno- y de ahí no cabe esperar nada, salvo algunas subvenciones para ecologistas que les ayuden a silenciar sus responsabilidades en la imposición del proyecto para transformar Asturias en una tierra especializada en la generación de energía eléctrica. El verde Joaquín Arce consolidará para el resto de su vida el nivel 30, a cambio de haberse retirado de la labor de denuncia de los grandes desfases económicos que se produjeron en las obras de El Musel. Nadie, desde la sociedad política, se ocupa, en definitiva, de demostrar a la ciudadanía asturiana que aquí quedan realmente libertades públicas. Las plazas de rancho en un órgano ejecutivo y los puestos en las responsabilidades de gabinete, se compran y se venden en un mercado, en el que se demuestra, un día sí y otro también, que una desvergüenza ilimitada es condición indispensable para ser miembro de la partitocracia gobernante en este confín del universo, en el que ya no hay fondos para atender los servicios indispensables de salud, mientras todo el mundo se hace el loco con el asalto al tren de Glasgow que se perpetró con la operación para construir un nuevo HUCA en La Cadellada.

¿Qué hacer?, se preguntaba el gran Vladimiro, en una de las obras cumbre de la literatura comunista. ¿Nos quedamos así? Mucha gente me llama y me consulta. Quieren hacer algo. Alguien aseguró ayer, ante los micrófonos de la COPE, que hoy colgaría la lista. Me llaman abogados para comentarme que nos defienden si la publicamos, pues desde un punto de vista legal es impensable la posibilidad de que actúen. Hay quien anda dando vueltas a la forma de enviar la información a una página anónima desde un proxy o desde una zona Wi-Fi de alguna gran superficie comercial. Tenemos ofertas de gente que tiene blogs y llama diciendo que están fuera de la edad penal y que no pueden ir contra ellos. A todos se lo desaconsejo, aunque es evidente que una reproducción de los datos, nombres y apellidos, junto con las cantidades, obviando todo lo demás, ya no es reproducir el documento en sí, y por lo tanto, es imposible sostener que ahí se publicó fichero alguno; y todo eso, sin entrar ya en lo absurdo de considerar que eso es un “fichero” protegido por la ley de datos. Y ¿por qué se lo desaconsejo? Muy sencillo. Porque esto es una agonía, una agonía en la que están todos metidos hasta el cuello, teniendo en cuenta que esta presión tiene que reventar por algún sitio.

Recuerdo una simpática anécdota vivida en primera persona, allá por los años finales de la Transición, cuando la policía irrumpió en un albergue de Fuenterrabía en el que participábamos en una reunión de la IV Internacional militantes españoles y franceses de la Liga Comunista Revolucionaria. Los diligentes funcionarios de la policía entraron en el edificio por la sala de juegos, donde me encontraba jugando al ping pong. Me pusieron la placa en la cara. Estábamos allí unos doscientos y me comunicaron que guardase silencio mientras nos conducían a la puerta de entrada, y unos cincuenta hombres uniformados -del gris de la época- subían a las habitaciones a coger a todos los allí alojados que dormían la siesta. Fueron reuniendo a todo el mundo en las salas comunes, y se nos anunció que se produciría un registro habitación por habitación. Fui designado traductor por la policía, a propuesta del resto de los retenidos, y subimos, dormitorio a dormitorio, mientras se registraban éstos, y en las habitaciones en las que había franceses alojados me tocó ejercer de intérprete policial.

Cuando ya habíamos entrado en varios dormitorios sin novedad alguna, tocó el turno a dos parisinas a las que se llamó a capítulo para que sacasen sus pertenencias de las mochilas y el armario, y las colocasen encima de la cama. En esto, una de las chicas, escondió con torpeza un objeto debajo del colchón, lo que fue inmediatamente advertido por uno de los funcionarios, que se abalanzó sobre ella.

-¡Pregúntale que escondió! -me ordenó.

Ella se puso nerviosísima, sujeta por las muñecas, y su compañera parecía compartir el nerviosismo. “Non, non, s’il vous plait” y todo eso, con apariencia de ruego, lo que puso aún más en guardia a los agentes, hasta que uno levantó el colchón y sacó la caja. Auténtico ataque de nervios, una de las chicas se puso a gritar y la otra a gemir, mientras los dilectos funcionarios sonreían con satisfacción.

“Los pillamos”, pensaron.

El inspector de paisano tomó la iniciativa y desenvolvió el paquete, dejando ver una caja. Más ruegos. Tensión. Miradas. Abrió la caja, y…, apareció otra caja. Más tensión, más gritos, más miradas, y entonces sucedió algo inesperado. Dentro de la caja había otra caja, y luego otra caja, y al final: ¡nada!

Risas, jolgorio. Ellas atacadas y yo doblado. Nos bajaron a empujones con evidente malestar. Allí no había nada, pero el efecto me quedó grabado para toda la vida, y no sólo porque abajo, fuera, en la calle, delante de un grupo de agentes uniformados, separado de mis compañeros, me dieron la primera paliza de mi vida, unos buenos puñetazos en el estómago, que sin duda se hicieron más fuertes cuando se me ocurrió pedir a los uniformados que interviniesen, a lo que respondieron con una cínica invocación al vacío exisntencial. Lo que recuerdo con más intensidad no fueron los puñetazos que llegaron tras las risas, sino la sensación de frustración que se adueñó del personal gubernativo, tras el extraordinario interés generado por la caja escondida en otra caja, a su vez metida en una caja, envuelta en un paquete.

Lo que está haciendo esta gente, escondiendo de esta manera la información, acojonando al personal con sus amenazas, es suscitar un debate social y político allí donde nada se mueve y todo está muerto. Y la esencia del debate no es otra que ésta: ¿Pueden tener así amedrentada a toda una sociedad, amenazándonos con la puñetera Agencia de Protección de Datos? ¿Acaso esta manera de esconder la información a la desesperada, no está suscitando un interés mucho mayor aún del que se produciría, de no haberse dado toda esta ridícula concatenación de circunstancias, con el error en el correo, el “muñeca” y todas las demás historias paralelas, las más morbosas del caso, que ya corren de boca en boca?

Etiquetas: 63 eventuales, gabinete areces, Asturias, Principado, Nuevo gobierno, Vicente Álvarez areces, email
Tags: , , , , , ,

Tagged with:

El Festival de Arte y Reciclaje que organiza Cogersa en LABoral, debe mostrar al público la cinta del “Caso Campelo” que custodia celosamente la FSA, de Juan Vega en su Blog

Posted in Asturias, Economía, Política by reggio on 29 octubre, 2008

Vicente Álvarez Areces inaugura una exposición sobre reciclaje de basuras en LABoral, rodeado de simbolos franquistas

Dos noticias destacan hoy como dos soles, en la comunidad autónoma que según Gaspar Llamazares es “roja y reupublicana” –se olvidó de otro de sus iconos, el “verde”, pues ya se encarga IU, junto con el PSOE de Vicente Álvarez Areces, de acabar con la Asturias “verde”, a golpe de “Estrategia Energética” antidemocrática-, y que sin duda por eso, porque es “roja y republicana”, es un Principado, y tiene en su bandera la cruz que enarboló Pelayo para iniciar una matanza masiva de “moros”, un auténtico genocidio histórico, uno de los más atroces de la historia mundial, en lo que fueron ni más ni menos que seis siglos de Reconquista, cuyas responsabilidades nunca fueron depuradas, y por el que todavía el Juez Baltasar Garzón no ha iniciado el procesamiento de los descendientes en el cargo del viejo caudillo en sus más diversas dinastías, que desde Covadonga hasta Granada, fueron dejando los yermos campos de Castilla -entoces cuajados de árboles que acabaron en las cuadernas de la Armada Invencible- llenos de cadáveres que nunca fueron desenterrados por sus familias, ni lo serán jamás, dado que el calcio de los huesos de unos y de otros pasaron ya por muchas reencarnaciones sucesivas.

Son estas noticias que llaman hoy mi atención, la expropiación de los llamados “Talleres del Conde” en Langreo, escenario de las andanzas, venturas y desventuras de la clase política asturiana, en el llamado “Caso Campelo”, y el anuncio de un “Festival de Arte y Reciclaje“, que la gozosa comunidad autónoma celebra en un recinto que es un espectacular símbolo franquista aún no demolido, y que por lo tanto incumple clamorosamente la legalidad vigente, la Universidad Laboral “José Antonio Girón de Velasco“, creada por el heredero más directo y conspicuo de Pelayo, el también caudillo Francisco Franco, que como nuestro líder cántabro que encabezó la resistencia asturiana contra la invasión de la morisma, levantó también ceremonioso la Cruz de la Victoria, tras haberla reinventado en su totalidad, para cubrirla con el oro y la pedrería donadas por las damas escuetas, parcas, oscuras y devotas, que tras la Guerra Civil, ayudaron en el Oviedo deCarmen Polo, a financiar la recreación de ese símbolo histórico de la democracia autonómica arecista, que fue destrozado por los mineros insurrectos que en 1934 salieron de las entrañas de la tierra, para conquistar el cielo por asalto, y acabaron en las cárceles, cuando el entonces general republicano, y después “Caudillo de España por la Gracia de Dios”, tuvo la encomienda de acabar con los “rojos” insurrectos contra la República, que a diferencia de Llamazares no eran republicanos, ya que Franco, antes que Llamazares, ya la defendía contra los mineros, de lo que cabe deducir que LLamazares está más próximo al bando de Franco en el 34, que al de los mineros, que no eran, como él, republicanos, sino “rojos” de verdad, pues entre sus pretensiones estaba la de acabar con la “república burguesa”, que defiende Llamazares ahora, como Franco en el 34.

Si en algo coincidían los mineros del 34 con Llamazares, es que tampoco eran ecologistas, pues utilizaban dinamita contaminante, como los traficantes de hachis del 11-M, y además, ni siquiera respetaban el patrimonio histórico artístico ni los bienes de interés cultural, ya que en vez de volar trenes, utilizaban el explosivo para hacer saltar por los aires singulares piezas del prerrománico, el románico, el gótico y el barroco, algo en lo que los revolucionarios nunca se diferenciaron mucho de las autoridades asturianas pasadas, presentes y futuras, y hoy es en lo único que se puede decir que realmente coinciden todos, encabezados por las autoridades políticas del Principado, pues entre unos y otros pronto conseguiremos que las generaciones futuras no hereden ni un castro, ni una casona rural, ni un templo prerrománico.

¿Qué tienen que ver los Talleres del Conde, así denominados en homenaje a Arnaldo de Sizzo Norris, prohombre de la industrialización asturiana, situados en Langreo, con la Universidad Laboral “José Antonio Girón de Velasco”? Si se ven las cosas desde un punto de vista estricto, nada o casi nada. El Conde Sizzo, a pesar de su pomposo nombre, no tenía nada que ver con Benito Mussolini, inventor del fascismo, y por lo tanto tampoco tiene nada que ver con la LABoral de Areces, preclaro símbolo franquista que como la Cruz de la Victoria, no sólo no ha sido legalmente retirado de la pública contemplación, sino que está siendo potenciado con gigantescas inversiones, encaminadas a realizar exposiciones como la que hoy nos ocupa, organizada por Cogersa, un vertedero que allí anuncia un gran Festival dedicado a las basuras, latas, bolsas, neumáticos y lixiviados, expuestos al público, que tendrá la oportunidad de disfrutar con esta singular manifestación cultural, en la que se unirán creativamente las cáscaras de huevos podridos con las mondas de plátanos, los dodotis llenos de caca, las compresas impregnadas de flujo, condones usados, palitos de las orejas llenos de cerumen y otros preciosos objetos, con los que prometen deleitarnos Rosina Gómez-Baeza y Jorge Fernández León, que son los delegados de Areces en esto de escoger preciosos objetos para enseñar a los visitantes que ahora tienen la suerte de penetrar en el interior de ese lugar frío, hierático y adusto, con regusto a horno crematorio y a mausoleo de tirano, en cuya capilla algún día será enterrado el presidente vitalicio de Asturias, junto con alguno de sus ideólogos favoritos, bajo una gran lápida de mármol de incalculable tonelaje.

Decíamos que cuando don Arnaldo Sizzo llegó a La Felguera para construir la Compañía de Asturias, que acabaría asociada con la Duro Felguera, Mussolini, que era todavía un niño, ni siquiera se había afiliado aún al Partido Socialista, y por supuesto no había inventado todavía el fascismo, algo en lo que puede decirse que lleva gran ventaja sobre los actuales dirigentes socialistas asturianos y españoles. Pero eso sí, Sizzo tuvo una visión preclara, y por eso se instaló en el lugar donde todos quisieron instalar una gran supeficie de Leclerc, cuya instalación se frustró, porque no hubo acuerdo, según consta en una cinta que conserva la FSA -no sabemos si la cederán, aunque están obligados a hacerlo, para ser expuesta con ocasión de la magna exposición de LABoral- grabada en un aparhotel de Lugones, en el que suelen reunirse las parejas clandestinas para echar un polvo, y los concejales con los comisionistas para echar dos.

Ahora el Ayuntamiento de Langreo tiene que procesar la basura en que la que entre todos convirtieron los Talleres del Conde con tantos decenios de abandono, memoria histórica de la industrialización asturiana, que como la Térmica de Ensidesa está llamada a la destrucción, porque al no ser símbolos franquistas, son instalacionaes que sólo llaman la atención de nuestras autoridades, presas de algún extraño complejo que les hace enarmorarse de los símbolos del autoritarismo, para especular con los terrenos. Este solar incómodo, lleno de edificios del patrimonio industrial asturiano, que la Duro heredó del señor Conde, no dio las comisiones apetecidas, y ahora Langreo no puede pagárselos a la Duro como se los iba a pagar -de hecho tuvo que sacarlos del balance-, ya que en plena euforia por la gran superficie que allí iba a instalarse, nadie se daría cuenta de la cuenta, por lo que ahora Langreo anuncia que recurrirá a la expropiación, dado que en las actuales condiciones, difícilmente podría pagarse el precio entonces pactado. Pedro Piñera, al grabar la cinta de Campelo, consiguió cargarse al entonces concejal, pero hundió un magnífico negocio.

Nada queda ya de la memoria histórica del Caso Campelo, un terrible asunto en el que también hubo víctimas, empezando por el propioLaudelino Campelo, que fue declarado inocente por un Tribunal Popular, que consideró que si no iba a ser procesado ninguno de los participantes en la cadena de custodia de los sobres que iban a trasladarse de las multinacionales a los bolsillos de los políticos partipantes en aquel festín escatológico, difícilmente podrían dormir los miembros del jurado el resto de sus vidas, si cooperaban en la operación para volcar toda la basura sobre Campelo. Queda la cinta grabada, que como decimos está en poder de la FSA.

Desde estas líneas recomendamos encarecidamente a los encargados de seleccionar las basuras que van a exponerse en el magno símbolo franquista de Asturias y Gijón dedicado a las “exposicones de vanguardia”, que sean originales, y que no se queden sólo en las cagarrutas de consumo masivo que habitualmente se incineran en Cogersa, que vayan más allá y sean un poco más osados y rompedores, como corresponde a un local gestionado nada menos que por Rosina; así que sin más dudas ni dilaciones, les pedimos que soliciten esa cinta para que todos los asturianos puedan contemplar esa muestra excelsa de la basura que se procesa en nuestra comunidad, y después, si quieren, que la metan en el tubo de plomo que se colocorá con la primera piedra de la nueva macroincineradora de Serín, para enterrarla cuando se inicie su construcción, una vez que el nuevo pacto de gobierno PSOE-IU haya iniciado el desarrollo de su Estrategia Energética, y entre los dos consigan crear en Asturias un fantástico negocio para Arnaldo Alberto Gore, pues no habrá comunidad como ésta que genere tantos beneficios para el negocio de Kioto, consistente en sacar también dinero de los residuos que se lanzan a la atmófera en las bolsas de emisiones de CO2.

¡Estamos a la última, basura, comisiones, CO2 y símbolos franquistas! ¿Estaremos ante el descubrimiento de una fórmula magistral para atraer al turismo que vamos a espantar con los molinos eólicos y con toda esa patulea energética con la que se van a abrochar para siempre cuatro espabilados, en medio de la indiferencia y complicidad generalizadas? A saber.

Tagged with:

La ocultación de la historia y carga simbólica de la Cruz de la Victoria en Asturias, todo un síntoma del odio a la memoria y de la tergiversación de la verdad en la España de hoy, de Juan Vega en su Blog

Posted in Asturias, Cultura, Historia, Política by reggio on 27 octubre, 2008

Después de Pelayo, y antes que el arzobispo Osoro la levantase, Francisco Franco ya enarboló el actual simbolo del Principado de Asturias, destruido por los mineros en 1934, y por un ladrón en 1977

Franco enarbola el símbolo de la Comunidad Autónoma Principado de Asturias, después de Pelayo, y antes que Osoro

La Cruz de la Victoria, símbolo oficial de Asturias, debe su potencia iconográfica, al mito histórico del caudillo Pelayo, que según las crónicas hispánicas, la enarboló victoriosamente en la célebra batalla contra “los moros”, lo que de acuerdo con el relato de esas mismas crónicas, daría comienzo a una gran gesta histórica y a uno de los más inagotables debates historiográficos, al marcar el inicio de la Reconquista, dilatado período del pasado español que condujo desde Covadonga hasta Granada, en la larga marcha de la creación de la Nación española, sin duda uno de los primeros estados centralizados de Europa, que alcanzaba su plena vertebración, tras un dilatado período de lucha entre el fraccionalismo medievalizante y la centralización impulsada por las nuevas monarquías, que como la hispánica, daban carta de naturaleza a los nacientes estados nacionales europeos, algunos de los cuales, como Alemania e Italia, se fraguaron de manera muy tardía.

Ahora pagamos con dureza, el haber sido tan madrugadores, y este símbolo, que “protege a los creyentes y vence a los enemigos”, como reza su oculta leyenda en los monumentos del Asturorum Regnum, tiene, como todos los símbolos auténticos, una fuerza que renace por encima de mil destrucciones e intentos de ocultación.

Que todo esto está hoy en cuestión, por mil motivos -el simbolismo de la Cruz de la Victoria forma parte del eterno debate sobre las tesis de Claudio Sánchez Albornoz-, es cosa archisabida, pero no es menos cierto que tantos “cuestionamientos” en nada disminuyen la enorme carga como símbolo del icono que representa, de manera más cabal, la historia de la Reconquista y la polémica crítica sobre lo que se vino en llamar el “covandonguismo”. Eso, ni más ni menos, es la Cruz de la Victoria, y que sea o deje de ser el emblema institucional de la comunidad autónoma Principado de Asturias, es asunto muy reciente, decidido en tiempos de la Transición, que en ningún caso puede disminuir otros significados, que para bien o para mal, son más relevantes. De ahí el empeño en ocultarlos y el miedo a la verdad histórica.

Pero lo cierto es que aquí se intentan ocultar muchas cosas, y eso tiene poca explicación en estos tiempos, en los que tanta gente parece haber convertido la historia en bandera política. Desde Jesucristo hasta Lenin, la “verdad” ha sido la bandera de grandes y radicales movimientos. Todos hablan de la historia y de la verdad, y no sé por qué -¡cínico que soy, vaya si lo sé!-, en el fondo la odian.

Y es que corren tiempos, no de amor a la verdad, sino de “memoria histórica” -que por lo visto, no por todos, ¡claro!, es otra cosa-, y todo el mundo sabe a lo que me refiero, es decir, a la operación muy probablemente concebida por Juan Luis Cebrián y otros personajes de su entorno político y mediático, que fue acogida de manera entusiasta por el presidente José Luis Rodríguez Zapatero, como una exitosa estrategia para aislar y debilitar al Partido Popular, tensando las contradicciones de la llamada “derecha española”, de la que se decía, al menos hasta ahora, que había realizado un buen servicio a la democracia, al integrar a la “derecha moderada” con la “extrema derecha”, desactivando la pulsión radical de un amplio sector de la sociedad española.

Los daños de la operación, que poco a nada tiene que ver con la recuperación de la historia y el homenaje a las víctimas de la Guerra Civil, y sí mucho con el sectarismo y la generación de odio y enfrentamiento como táctica política de lo más ruín y rastrero, están siendo desoladores, pero el objetivo de que la ciudadanía se olvide de los graves males que aquejan a la patria, también se logran.

Lo que vino después del lanzamiento de la “Operación memoria”, hasta llegar a los delirios jurídicos del juez Baltasar Garzón, es sobradamente conocido, y no hace al caso en este artículo, salvo para recordar que en este país podemos tener la falsa impresión de que nos gusta recordar los hechos históricos y las cosas del pasado, dado que tanto hablamos de “memoria” y de “historia”. Y sin embargo, no hay pueblo como el español, tan poco aficionado a la verdad, y tan dado a falsear y ocultar todo, ya sea sobre el pasado remoto o el más reciente. La paradoja es gruesa, y hoy les traigo un ejemplo clamoroso, sobre cómo en la vida cotidiana se denigra y se oculta la historia, cuando no se destruye, como es el caso de la manera tan infantil en la que en Asturias, por ejemplo, se escamotea el pasado de sus símbolos más notorios.

Como muestra de lo que digo, este sorprendente botón, que sucedió en Asturias el sábado 25 de octubre, a cuenta de la decisión de la Archidiócesis de “consagrar” tan bella region a la divinidad, “al ser dedicada y ofrecida a Dios”, con una brillante ceremonia, que consistió en trasladar la Cruz de la Victoria, desde la Catedral de Oviedo a la Basílica de Covadonga, para allí procesionar entre la basílica y la cueva del Real Sitio, donde fue consagrada tras el rezo del rosario por el arzobispo Carlos Osoro con una misa concelebrada por sesenta sacerdotes, que fue presidida por el propio arzobispo, en compañía del arzobispo auxiliar, Carlos Berzosa.

La crónica que realizó de estos acontecimientos el impecable periodista asturiano Javier Morán, pasará a los anales del buen hacer en esta noble profesión hoy tan degradada, desde el punto de vista de la minuciosidad del cronista, el pormenor del relato y la corrección del estilo, pero sin duda, su trabajo adolece de algunos olvidos, que llaman profundamente la atención, pues no hay en sus palabras ni una referencia al pasado simbólico de la joya, del que tan sólo se dice que es “emblema del Principado” -ese papel que ahora se le quiere otorgar, en una extraña mezcla de un título de los herederos de la Corona con el territorio de una comunidad autónoma española-, con lo que se olvida, como decíamos, su papel histórico en la crónica de la Reconquista y más concretamente de la vida y los hechos del caudillo Pelayo y su célebre gesta de Covadonga.

Espero que nada tenga que ver con todo este extraño juego, la coincidencia entre esta exaltación de la Cruz de la Victoria y la dedicación de Asturias “a Dios”, con la visita del Príncipe que lleva este título para entregar los premios que también gozan de ese nombre, pues podrían buscarse ahí infinitas paradojas.

Pero volviendo a lo nuestro, hay que decir que también se olvida su doble y completa destrucción en dos ocasiones, una en 1934, con los violentos sucesos de la “Revolución de Octubre”, y otra en 1977, cuando fue robada y destrozada nuevamente por un ladrón que enterró algunas de las piezas arrancadas de esta cruz, que fueron encontradas junto con los restos destruidos de la Cruz de los Ángeles, la Caja de las Ágatas y otras memorables piezas que se custodiaban en la Cámara Santa de Oviedo, donde habían sido adoradas durante siglos por los peregrinos que se dirigían a Santiago.

Es más, en la llamativa desmemoria de nuestro periodista, en su crónica de los hechos eclesiásticos  -¿es intencionada?; ¿es, por el contrario, involuntaria?-, al contarnos la salida de la cruz este sábado de la Catedral, sorprende cuando dice mi admirado Morán -y que conste que esta declaración es totalmente sincera- que “cuatro agentes del Cuerpo Nacional de Policía habían accedido a la Catedral de Oviedo y el canónigo Manuel Ángel Acebal había tomado sus números profesionales para confeccionar el acta que recogería todos los detalles del primer viaje de la Cruz de la Victoria fuera de su recinto de siglos“.

¿Por qué dice esto Morán, que me consta que no es hombre que acostumbre a morderse la lengua? Es obvio que lo hace por la inercia de un estado de cosas que vivimos a diario, la presión que vive el periodista contra la memoria, el recuerdo y la verdad, que llega a apoderarse de nosotros, haciéndonos falsear el pasado a diario, como una de las indeclinables obligaciones del trabajador de la pluma por cuenta ajena. El pasado de la Cruz de la Victoria es incómodo, y por lo tanto, debe ser soslayado, Asturias no puede tener como símbolo una cruz cargada de pasado, y por lo tanto, ese pasado debe ser borrado, o como mucho, subrepticiamente aludido por la Iglesia, en un ritual cargado de metáforas, sinécdoques y disimulos, que se desarrolla a hurtadillas, no vaya a ser que se enfade el poder civil.

Pues no es así, la Cruz salió al menos dos veces de la Catedral de Oviedo; una, tras su recuperación por el arquitecto Alejandro Ferrant y el historiador Manuel Gómez Moreno, completamente destruída, rebuscados sus restos de entre los escombros de la Cámara Santa, para ser restaurada por los orfebres Horacio Rivero Álvarez y Luis Aguilar, que la rehicieron de manera fantasiosa, bajo los dictados de una comisión compuesta por José Serrano y José Fernández Buelta, conocidos como “la Pepancia” por el ya fallecido cronista de Asturias, Joaquín Manzanares, quien me contó personalmente, en curiosa anécdota publicada por el periodista Javier Neira -que por cierto trabaja en el mismo periódico que Morán, y con el que más de una vez hablé de este asunto- , cómo habían tirado al fuego el “alma de madera” de la cruz, para sustituirlo por una nueva cruz de roble, que fue recubierta por materiales nuevos en su totalidad, por los orfebres que la revistieron con los nuevos materiales de pedrería y las piezas de orfebrería financiadas con los donativos populares que se recogieron con aquella finalidad. En 1942, cuando culminaron los trabajos de restauración de la Cámara Santa, Francisco Franco enarboló personalmente la Cruz de la Victoria para devolverla al nuevo templo, que también, como la cruz, fue reconstruído con criterios historicistas más que dudosos.

Si a esto añadimos que la Cruz de la Victoria fue totalmente destruida por el ladrón que expolió la Catedral en 1977, como sabe muy bien su abogado, Antonio Masip, hoy eurodiputado del PSOE, cabe preguntarse qué pasa con nuestro “inconsciente colectivo”, cuando somos capaces de transformar la cruz enarbolada por Pelayo contra los “moros”, y por Franco contra los “rojos”, destruída por dos veces al menos, una por los “rojos”, y otra por un “caco”, en el símbolo vivo del Principado que “nunca salió” de la Catedral. Esto sólo puede ocurrir en la España de la memoria histórica, y en la tierra sublime que fue capaz de convertir el himno de los borrachos en la música oficial de las ceremonias astures, a pesar de que no son pocos los que todavía sienten un estremeciemiento, cuando en plena entrega de los Premios Príncipe de Asturias se levantan ceremoniosos para escuchar su sinfónica interpretación por una atronadora ordalía de gaiteros, que invaden el patio de butacas del Campoamor, conminando a los asistente a estos solemnes actos, a alcanzar el éxtasis protocolario, ante tamaña dosis de chocante solemnidad preñada de extravagancia.

¿Será por eso que el Príncipe del Principado y la Cruz que lo simboliza, viajaron el sábado por Asturias sin encontrarse? ¡Qué cosas!

Tagged with:

Los paraísos fiscales, ‘offshore financial centres’, un secreto a voces, de Juan Vega en su Blog

Posted in Derechos, Economía, Política by reggio on 17 octubre, 2008

Paraisos fiscales del mundo, conocidos como \

Paraísos fiscales del mundo, conocidos como offshore financial centres; un secreto a voces

Se supone que en democracia se puede hablar de todo, pero todos ustedes, personas maduras, saben que esto no es así. En nuestro sistema no se habla de aquello que pone en cuestión la realidad del mismo, es decir, la lectura canónica establecida por los manuales que asientan la doctrina revelada. ¡Cuánta estupefacción estos días ante tantas decisiones que ponen en cuestión años de estribillos ideológicos caducos! El cinismo hecho tablas de la ley, se hace pedazos ante la imagen terrible del becerro de oro desbocado.

Sólo se habla de ciertas cosas cuando entran en crisis, y eso es lo que ocurre cuando los beneficios de la banca de los últimos años desaparecen como por ensalmo, y los gobiernos de los países desarrollados deciden empufar a sus administrados de manera brutal, para que paguen, con sus impuestos, la denominada “falta de liquidez” de los bancos.

Los emisores no paran de imprimir papeles sin contravalor, léase dólares, euros, libras y demás, y ese dinero, -esas, digamos, “estampitas”- colocado en el mercado interbancario, y trasladado al misterioso curso monetario, desaparece sin dejar rastro, hasta tal punto, que tras la eufórica reacción inicial de las bolsas a la noticia de que las orgullosas naciones occidentales iban a trasladar cantidades ingentes de dinero público a la banca, ha seguido la constación de que eso que llaman “el mercado” se lo traga todo, y que igual que han desaparecido los beneficios anteriores, todos los agentes económicos del mundo mundial, están teniendo la sensación de que lo que ha sido hasta ahora norma, que el dinero desaparezca, va a seguir sucediendo, como el agua arrojado en un cesto que empapa la alfombra.

Las extraordinarias medidas de los “planes de rescate” bancarios han fracasado estrepitosamente, y entonces algunos empiezan a hablar con la “boca pequeña”, a entrar en materia, a acercarse a la verdad.

El primer ministro francés, François Fillon, ejerciendo de portavoz del eje francoalemán, anunció este miércoles que sus respectivos países pedirán en el seno de la OCDE que se adopten medidas contra los llamados paraísos fiscales; “los agujeros negros de los paraísos fiscales no debería existir más“, dicen que dijo el jefe del ejecutivo francés; es decir, trasladó un deseo a la comunidad internacional, un mensaje que no corrió como un reguero de pólvora, sino todo lo contrario.

Veo un par de noticas en La Vanguardia y en finanzas.com, así como un triste y escéptico artículo del pseudónimo que se oculta en ElConfidencial con el nombre de S. MacCoy, para realizar análisis financieros. Nada más, nada por aquí, nada por allá. No interesa el asunto.

Hay varios listados que se pueden consultar en la red, el de la propia OCDE que es bastante corto, el del FMI, que es más amplio, el que realiza el Forbes con más despliegue tipografico en la presentación de estos galeones piratas de la economía mundial, y la sensación de que el escepticismo del que hace gala el pseudónimo MacCoy tiene mucha razón de ser, se asienta, ante la evidencia de que sencillamente, ni siquiera está clara la lista de los estados, regiones y provincias que tienen este extraño estatus, conocido internacionalmente como offshore financial centers o tax heavens, del que viene nuestro “paraíso fiscal”.

¿Qué ocurre? Muy sencillo, salvo las retóricas invocaciones del jefe del estado francés a la creación de “un nuevo capitalismo”, que intentan competir con la imagen que se ha labrado el “premier” británico Gordon Bown, con su decisión de quedarse con parte de las acciones de los bancos cuyos agujeros se están rellenando con agua bendita de los impuestos, la clase política que tiene la responsabilidad de los destinos de los ciudadanos de los EEUU y la Unión Europea, no puede reconocer que si ellos mismos alimentan esos “paraísos” con los depósitos en divisas de sus propios beneficios personales, mal pueden poner coto a los ejecutivos y banqueros que hacen lo que ellos, con el ímpetu y la tranquilidad, de quien se sabe a salvo de jueces y políticos.

¿Cuál ha sido la causa, en el caso español, del desmadre del sector de la construcción, cuyo efecto desertizador en el conjunto de la economía del país aún no se está percibiendo adecuadamente, ante la parálisis mental a la que nos somete la crisis financiera mundial? La causa esencial, el motivo por el que todo se ha ido de las manos, es, sin discusión, la financiación de la partitocracia, la financiación ilegal de la actividad política, el desfase entre el coste declarado de las campañas electorales y el coste real, así como la parte sustancial de esos fondos que se desplazaron a los bolsillos de los intermediarios, los particulares y los propios políticos. ¿Por qué lo hacen? Muy sencillo, porque pueden. Yo te recalifico tú me pagas, y de vez en cuando damos una lección ejemplar, como hicieron en Marbella, con unos cuantos freelancers de la política, con la intención de tomar una rentable plaza.

¿Cómo va a poner coto a los desmanes de la banca una partitocracia que no es capaz de aflorar sus propios negocios sucios? Lo peor que puede suceder sucede, y si los dirigentes de las democracias se pueden enriquecer en masa, trasladando comisiones y convolutos a los paraísos fiscales, ¡cómo van a poner ellos coto a los desmanes de quienes son mucho más fuertes, poderosos y ricos!

En definitiva, la terrible verdad que aflora en estos momentos, es que el mundo capitalista camina hacia el suicidio, porque en contra de lo que siempre se dijo al respecto, las democracias carecen del sistema de contrapesos imprescindible para evitar el saqueo del sistema por la gran delincuencia de cuello blanco, que en muchos casos gobierna a través de intermediarios, cuando no lo hace directamente.

No es éste mal momento para resucitar a Carlos Marx y repensar los males del capitalismo desde una perspectiva filosófica, pues desde esa escuela de pensamiento siempre se vaticinó el colapso de tales economías, a partir de su internacionalización, por su inevitable tendencia a devorarse a sí mismas en una orgía de corrupción. En su momento lo anunció George Soros: el mundo no podrá resistir el poder que los especuladores como él llegarían a acumular, por encima de la capacidad de las naciones para mantenerlos a raya. Por eso el plutócrata con pujos de filósofo reivindicaba, como única solución posible, el gobierno mundial soñado por Inmanuel Kant en La paz perpetua, que recientemente invocaba el incombustible Felipe González, ahora felizmente integrado en la plutocracia universal, tras su paso por la primera línea de fuego del saqueo institucional. González es todo un modelo de lo que nos pasa, de nuestros males. Él sabe bien de lo que habla.

Tagged with:

La conflictiva reforma de los Estatutos de Autonomía no es una peculiaridad asturiana, de Juan Vega en su Blog

Posted in Asturias, Política by reggio on 24 septiembre, 2008

La stultifera navis de las comunidades autónomas españolas, locas consumidoras de recursos

La paralización de la Ponencia para la reforma del Estatuto de Autonomía de Asturias no es un hecho aislado, sino que forma parte de un conflictivo proceso político que se está desarrollando en toda España, de una manera muy coherente con el maremagnum insitucional en el que se ha convertido el país.Otras diez comunidades tienen pendiente la reforma de sus estatutos de autonomía; a saber: Castilla-La Mancha, Canarias, País Vasco, Extremadura, Murcia, La Rioja, Galicia, Navarra, Cantabria,y la Comunidad de Madrid, en una carrera, que salvo el particular caso vasco, se inició a instancias del presidente José Luis Rodríguez Zapatero, a causa de sus compromisos electorales con Cataluña, y más especialmente con el PSC.

Esta reforma que inauguró la extraña carrera de reformas estatutarias que recorre España, tras la aprobación de los nuevos estatutos de Andalucía, Baleares, Aragón, Comunidad Valenciana y Castilla y León, ha originado un singular conflicto con la polémica modificación de la financiación autonómica, cuyos ritmos vienen marcados por el estatuto catalán, pendiente de un pronunciamiento del Tribunal Constitucional.

El Gobierno de Castilla-La Mancha tiene todo preparado para la aprobación de la reforma de su Estatuto, que ha sido ratificado en la Cortes por el PSOE y el PP. El texto de este estauto tiene un aspecto muy controvertido, que genera conflictividad con Valencia y Murcia, al recoger en una disposición adicional el final del trasvase Tajo-Segura para el 2015.

En el caso de Canarias, el Estatuto de Autonomía no pasó el trámite del Congreso y fue devuelto al Parlamento, por lo que el presidente Paulino Rivero (CC) se comprometió a presentar un nuevo texto que recoja “aspectos singulares” de las islas y que tenga el consenso de PP y PSOE, en la actualidad, el asunto más debatido por los canarios es la naturaleza de la comunidad, a la que se pretende denominar “archipiélago atlántico”.

El País Vasco, el primero que presentó su propuesta de reforma autonómica con el Plan Ibarretxe, rechazado en las Cortes, mantiene paralizada la reforma ante los avatares seguidos por la aventura política promovida por el Lehendakari, conocida como “la consulta”, que ha sido unánimemente rechazada por el Tribunal Constitucional y va camino del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, lo que hace prever que la reforma quedará como instrumento de debate entre los partidos para las próximas elecciones autonómicas.

El pasado mes de febrero Extremadura celebró los 25 años de su Estatuto con la propuesta estatutaria del grupo de expertos en la Asamblea regional. En la actualidad el presidente Guillermo Fernández Vara promueve “que el nuevo Estatuto de Autonomía de la región conceda a la Oficina de Extremadura en Bruselas, y a la que próximamente se prevé abrir en Lisboa, “un rango de verdad de representación de la región, como el sitio a través del cual los extremeños tengan la posibilidad de participar en lo ibérico, por un lado, y en lo europeo por otro”

Por su parte, Murcia no tiene prisa por la reforma estatutaria, y en alguna ocasión su presidente, Ramón Luis Valcárcel, ha llegado a decir que “el Estatuto lo plantearán los murcianos, no Ferraz ni Génova”, aunque se acaba de constituir en estos días en la Asamblea Regional de Murcia una comisión especial para la reforma del Estatuto de Autonomía. Diversas asociaciones han solicitado que se tengan en cuenta las hablas y modalidades lingüísticas de la Región de Murcia, entre las que está la denominada por algunos Llengua Murciana.

Tampoco es una cuestión urgente para el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, quien ha dicho que “este trabajo se debe afrontar con calma” y considera que cuántas más reformas se aprueben mejor para poder “coger propuestas de otras comunidades que hayan superado el trámite legal”, y en este caso es su propio partido, el Partido Regionalista de Cantabria, el que pide al PSOE y al PP que se pongan de acuerdo para la reforma, dado que estos partidos no parecen tener ninguna prisa al respecto, salvo en las declaraciones de intenciones.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre ya dijo en su momento que no entrará en una carrera desenfrenada por despojar de competencias al Gobierno, dejando bien claro que no está por la labor.

En Galicia, la reforma del Estatuto, que en esta legislatura no ha conseguido el acuerdo entre el PSOE y el PP, se demorará hasta el 2009, tras las próximas elecciones autonómicas, según ha dicho el vicepresidente de la Xunta, Anxo Quintana.

Complicada es también la reforma de la Ley  Orgánica del Amejoramiento del Fuero de Navarra, después de que la Ponencia de Autogobierno encargada de estudiar la posibilidad de reforma del mismo decidiera en junio de 2006 no volver a reunirse en lo que quedaba de legislatura, al mostrar opiniones diversas UPN, PSN y los nacionalistas. La UPN ha ofrecido su apoyo a los presupuestos del gobierno de Zapatero para este año, si apoya, entre otras cuestiones, la reforma de la legislación foral.

En La Rioja, el presidente Pedro Sanz se ha mostrado partidario de impulsar la elaboración de un nuevo Estatuto de Autonomía, llegando a sugerir que deben modificarse todos los estatutos para incluir el sistema de financiación autonómica, sigiendo el modelo catalán, si no se deroga el Estatu, contra el que es especialmente beligerante. Sanz es partidario de esperar a conocer el pronunciamiento del Tribunal Constitucional sobre los estatutos aragonés y catalán, recurridos por el debate sobre el agua y la inclusión de la financiación autonómica, antes de aprobar su propia reforma en el Parlamento autonómico.

El hecho es que las reformas de estatutos realizadas hasta el momento han acabado en el Tribunal Constitucional, lo que viene a confirmar la total falta de seriedad del proceso, en un país que parece que se puede permitir el lujo de perder tanto tiempo en estas cuestiones bizantias, ya que salvo el Estatuto balear, todos han sido recurridos.
Etiquetas: Ramón Luis Valcárcel, Pedro Sanz, Miguel Ángel Revilla, Anxo Quintana, Esperanza Aguirre, Ponencia para la reforma del Estatuto de Autonomía de, Paulino Rivero, José Luis Rodríguez Zapatero, reforma del Estatuto de Autonomía de Asturias, Guillermo Fernández-Vara
Tags: , , , , , , , , ,

Tagged with:

Si los partidos políticos no son democráticos, el sistema tampoco lo es, de Juan Vega en su Blog

Posted in Asturias, Derechos, Política by reggio on 22 septiembre, 2008

Los 14 de la AMSO-PSOE, expedientados por pedir primarias

Los catorce de la AMSO, expedientados por pedir primarias

Un grupo de militantes socialistas de Oviedo, conocidos como “Los catorce de la AMSO”, instaron la nulidad de los acuerdos por los que se les suspendió de militancia, alegando cuestiones procedimentales, como la indefensión; otras de fondo, como el no haber incurrido en muchos casos en los supuestos imputados; y lo esencial, apelaron a la protección de los derechos fundamentales, como son los de igualdad, libertad de expresión y de asociación, mientras que el Partido Socialista negaba que la jurisdicción ordinaria sea la vía para resolvar este tipo de litigios partidarios.

Su crimen era conocido: no estaban de acuerdo con la designación sin primarias de la candidata a la alcaldía de Oviedo, y formando parte de una corriente interna discrepante con la línea mayoritaria del partido, dieron a conocer públicamente, de diversas maneras, aunque especialmente a través de la prensa, su disconformidad con aquella decisión.

Costó, pero por fin podemos conocer la sentencia.

El abogado del PSOE apeló, en defensa de la dirección del partido y de sus decisiones, al derecho de toda asociación a decidir libremente quiénes son y quiénes no socios de la misma, “fuera del control administrativo”, pero se encontró con la incuestionable consideración legal que apela a que el derecho “a la autorganización de un partido político”, “no constituye un ámbito exento de todo control judicial”, como dice el juez Eduardo García Valtueña en la sentencia, que consideró, de acuerdo con la jurisprudencia, que en caso de colisionar los estatutos de un partido, con los principios constitucionales, se “abre la vía de la protección de los derechos fundamentales cuando de este tipo de derechos se trate”.

El PSOE, al defender sus actuaciones, aportó los escritos publicados en La Nueva España, así como otras manifestaciones de disconformidad -algunas, según la sentencia, no existían siquiera-, de María Dolores Riesgo, María Teresa Miralles, Ignacio Francisco Vázquez, Gonzalo Antonio Cuervo Cárdenas, Francisco Gonsálbez Jordá, Benigno Adolfo Díaz Peláez, Susana Pérez Alonsoque pleiteó por su cuenta, por eso son catorce y no quince-, Iván Piñuela Suárez, Ildegart Fernández González, Dolores Díaz Blanco, Alfonso Camba Menéndez, José Clavero Orcal, Gerardo Prado Pérez, Belarmina Fernández Ordiz y Avelino Alonso García.

Sostiene la sentencia que no cabe alegar indefensión por parte de estos militantes, por cuanto el partido identifica de manera precisa los escritos y apariciones públicas en “Cartas al director” de La Nueva España de unos y de otros, y que estos hechos fueron perfectamente comunicados a todos, salvo en una excepción que es la del trabajador público de la sanidad, Benigno Díaz Peláez. Sin embargo, una vez leída la resolución judicial, hay otras acusaciones que no se acreditaron. Pero en fin, así es la cosa.

Tampoco considera el juez en los fundamentos de su sentencia que haya existido la parcialidad que alegaban los demandantes, por ser juez y parte la “autoridad” interna del partido que instruyó el expediente y los sancionó a la vez, al considerar que las cosas no pueden ser de otra manera -dado que en las asociaciones se hace siempre así, por muy loco y parcial que sea el sistema-, por lo que rechazó todos los motivos formales aducidos en la demanda por los expedientados de Oviedo, como causas de anulación de sus sanciones.

En cambio, se apoya el juez, en esta sentencia, en la que desde la Sección 6ª de la Audiencia Provincial de Oviedo dio la razón a Susana Pérez Alonso, que como decimos pleiteó por su cuenta, y al margen de este grupo, en la que se decía claramente que no cabe establecer “una limitación a la libertad de expresión” mediante la aplicación de estatutos y reglamentos internos de partidos políticos, cuando lo que se estaba discutiendo era una cuestión tan discutible, como lo es la decisión de aplicar o no un proceso de primarias en la designación de un candidato, o candidata en este caso.

Entiende el juez García Valtueña, en conclusión, que todas las manifestaciones públicas realizadas por los militantes discrepantes antes del cinco de septiembre del 2006 -fecha en la que se adoptó el acuerdo de suspender las primarias por la ejecutiva regional de la FSA-PSOE-, están amparadas por el derecho a la libre expresión, por eso se quedan fuera de esta situación los militantes que realizaron manifestaciones con posterioridad al acuerdo de los órganos del PSOE que refrendaron la designación de Paloma Sáinz, es decir, Gerardo Prado Pérez, Belarmina Fernández Ordiz, Avelino Alonso y Benigno Díaz Peláez.

A partir de aquí la sentencia, ya centrada en el caso de estos afiliados que se expresaron con posterioridad al acuerdo partidario, se ciñe al análisis de la contradicción que existe entre el derecho que al parecer tiene toda asociación a echar de ella a quien “menoscabe su buen nombre”, sin perjuicio de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como son los de libre expresión y opinión, puesto que entiende el juez que en el caso de los afiliados a los partidos políticos “existe una expresa sumisión por parte de quien libremente decide afiliarse a un partido”, aunque también valora la obligación de los partidos de dotarse de “organización y funcionamiento democráticos”, por lo que llega a la conclusión de que debe analizarse de manera individualizada cada caso, sin explicarse ni explicarnos muy bien cómo se compatibiliza esa sumisión con una “organización y funcionamiento democráticos”.

Así pues, anula la sanción a Belarmina Fernández porque no hay ninguna prueba de nada de lo que se la acusa. Anula la de Benigno Díaz, porque el propio juez reconoce que no dijo nada, dado que estas fueron sus palabras: “Las direcciones de la FSA y de la AMSO nos mintieron desde un principio porque nos dijeron que hasta septiembre no se podía hablar de los candidatos y hablaron y eligieron ellos uno“.

Queda, al final, una carta remitida a La Nueva España por Gerardo Prado y unas declaraciones de Avelino Alonso (al que se denomina Martínez en varias ocasiones en la sentencia). Prado Pérez dijo que la designación de la candidata se había realizado por “el método del dedazo” y manifestaba su decepción respecto de “los máximos dirigentes socialistas“, y que la decisión la había tomado “un pequeño sanedrín más propio de un partido estalinista que de uno que se dice democrático y progresista“. El juez considera que tales expresiones adolecen de “una carga ofensiva innecesaria”, puesto que todos los partidos españoles eligen a sus candidatos “a dedo” -el juez no lo dice así, claro-, por lo que no cabe hablar del PSOE en tales términos, cuando hace lo mismo que los demás, porque son “notoriamente excesivos”, lo que le lleva a concluir que llamar “estalinista” a la dirección de un partido por elegir un candidato sin primarias, es algo que no está amparado por el derecho fundamental a la libre expresión, y además considera que no “es arbitrario” considerar que el uso de ese adjetivo es una conducta que se puede considerar “falta muy grave”.

En resumidas cuentas, que el juez anuló todas las sanciones a los catorce demandantes, salvo a Gerardo Prado, por llamar “estalinistas” a los dirigentes del PSOE, cosa que le parece digna de una suspensión de militancia. En concreto, la sanción a Avelino Alonso se anuló, porque se le acusaba de remitir una carta al periódico que nunca remitió, sino que se limitó a realizar unas declaraciones, en las que protestaba porque el gobierno del PSOE “dialogase con ETA” y no con ellos.

No se trata por lo tanto de una sentencia que a los demócratas nos mueva a tirar fuegos artificiales, puesto que considera que un militante de un partido político no puede criticar públicamente las resoluciones de sus órganos de gobierno, una vez que éstas se han producido, cosa que me parece más propia del “centralismo democrático” de los partidos leninistas que de un régimen de libertades, derechos y crítica de las cuestiones de interés general, como se supone que es el nuestro. Especialmente grave me parece el hecho de que se considere que los partidos pueden exigir sumisión a sus afiliados, aunque esa sumisión se contradiga con la exigencia constitucional de que sean democráticos.

A mí no me funciona la propiedad transitiva, y el hecho me parece grave. Si la participación en la vida pública ha de ser a través de los partidos, y si los partidos pueden no ser democráticos, exigir sumisión a sus militantes, y expulsar a quienes no estén de acuerdo con las resoluciones de sus órganos, y así lo manifiesten, entonces, en España no hay democracia. Si no hay democracia en los partidos, no hay democracia en el país, y el sistema no es democrático. Así de fuerte.

Ver presentación de la sentencia de “Los catorce de la AMSO”, a pantalla completa

Etiquetas: José Clavero Orcal, La Nueva España, Ildegart Fernández González, María Dolores Riesgo, Los catorce de la AMSO, Susana Pérez Alonso, Dolores Díaz Blanco, Benigno Adolfo Díaz Peláez, Belarmina Fernández Ordiz, Alfonso Camba Menéndez, Partido Socialista, Gonzalo Antonio Cuervo Cárdenas, Iván Piñuela Suárez, Francisco Gonsálbez Jordá, Avelino Alonso García, María Teresa Miralles, Paloma Sáinz, designación sin primarias de la candidata a la alcald�, Eduardo García Valtueña, Gerardo Prado Pérez, suspendió de militancia, Ignacio Francisco Vázquez
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Tagged with:

El Musel: agujero negro de la memoria de la sedicente izquierda asturiana, de Juan Vega en su Blog

Posted in Asturias, Economía, Política by reggio on 15 septiembre, 2008

Javier Fernández, Vicente Álvarez Areces, Gaspar Llamazares y Jesús Iglesias, llegan volando, cual Mary Poppins rediviva, al escenario de sus tropelias

Recuerdo una apasionante cena en un coqueto restaurante de carretera, cerca de Cangas de Onís, en la que tuve la ocasión de departir largo y tendido, con una amiga de Oviedo que ejerce de escritora en Madrid, que había publicado una emotiva novela de recuerdos familiares, no personales, sobre el final de la Guerra Civil en Asturias, es decir, sobre la huida de algunas personas que tenían miedo, con no poca razón, a lo que podía sucederles si se quedaban a recibir lo que llegaba. Nos unía para la ocasión alguien muy cercano a ella, que estaba comenzando a convertirse en una de mis más sorprendentes amistades, que hoy se busca la vida por el mundo como puede -todos hacemos lo mismo-, intentando llevar el arte más puro a las salas de conciertos.

Él y yo, por circunstancias que no son del caso, habíamos tenido, y tendríamos sobre todo, la oportunidad de hablar largamente sobre lo humano, pues ninguno de los dos tuvimos nunca dudas de origen divino. Hablar sobre lo humano es hablar sobre la gente, es hablar en términos que sólo tienen sentido, cuando esa idea de lo humano te embarga, y eres capaz de renunciar a todo lo que haya que renunciar, antes que violar ciertas convicciones que nada tienen que ver con esa cosa tan cutre que es hoy la política, en el mundo que está cayendo en la tensión de una nueva guerra fría, en la que ya no combaten ni el comunismo, ni el capitalismo, sino la pura y dura depredación sobre las fuentes energéticas, disfrazada de fantasías terroríficas de pesadilla. Él era un gran interlocutor, pues el hombre, como buen comunista de la transición, había adquirido lo más significativo de su formación musical en Moscú.

Allí les conté que yo no publico novelas. Las atesoro en forma de materiales históricos, y especialmente documentos. Lo que redacto lo redacto como guión, y lo atesoro como documentos. Adoro lo suficiente la literatura, desde mi más temprana niñez, como para atreverme a publicar novelas. Ahora, gracias a Internet, ya ni siquiera publico artículos para envolver pescado, parodiando el nombre que asignó a un encuentro literario, inspirado en Emilio Alarcos, un personaje que traté ampliamente cuando organizábamos “jornadas culturales”, que dejó sus propias inquietudes poéticas, para convertirse en promotor de la industria de las palabras, y hoy ejerce con el llamativo título de Delegado del Gobierno de Asturias en Madrid.

Esto es para dejar bien claro que los hechos de los que hablo no son propios de novelas, sino de la Historia con mayúsculas, esa disciplina que se construye sobre los datos y los documentos que sobreviven al curso del tiempo. ¡Pero qué novelas se han perdido con la verdadera historia, con la que no tiene memoria!

Lo que pasó en El Musel en 1937 es un hecho clave de la historia de Asturias, algo que está por escribir por los académicos -que dirigen sus investigaciones según el dinero que va llegando para la investigación; así se escribió siempre la historia- , y que mi amiga, a mi entender, desperdició como escritora, sin desdoro alguno para lo que ella pergeñó allí, que como me aclaró bien aquella noche de Cangas de Onís, es memoria personal, en cuanto que recuerdo familiar, y el hecho singular de unas cuantas personas.

Pero a mí me apasiona el hecho colectivo. La caída del frente, la resistencia heróica de Higinio Carrocera y su gente en El Mazucu. La Luftwafe bombardeando las posiciones de los milicianos anarquistas. El Gobierno preparando las maletas y los baules en el Parchís. El Socialista anunciando el tiro en la nuca para quien osase dar la espalda al enemigo. El puerto de Gijon iluminado por la noche con el fuego del combustible que ardía en el horizonte con grandes cortinas de humo -singular precedente de lo que puede volver a ocurrir-, mientras el gobierno asturiano de entonces, abandonaba a su gente en tierra, para escapar a Francia en un remolcador cargado con todo lo que de valor había atesorado el Consejo Soberano de Asturias y León. Un ejército traicionado por sus comandantes en jefe, quedaba a merced del enemigo, que durante muchos años cazó a aquellos hombres abandonados a su suerte como alimañas. Había nacido la leyenda de los “fugaos”, un relato que esconde la verdadera fuga, la de los jefes de los “fugaos”, que los dejaron “tiraos”.

El 20 de octubre de 1937, un gobierno de comunistas y socialistas, con decoración anarquista, huía de las tropas de Franco por El Musel, olvidando sus obligaciones, para salvar la propia piel, pues a diferencia del Lehendakari José Antonio Aguirre, los asturianos de Belarmino Tomás, no tuvieron la decencia de negociar con Burgos, como hicieron los peneuvistas, en el enrevesado episodio estudiado por el bueno de Xuan Cándano en “El pacto de Santoña“, que sorprendentemente nunca comparó las diferentes actitudes del gobierno vasco y asturiano, abundando en la para mi incomprensible tesis de la traición vasca a la República, que siempre consideré un acto de responsabilidad de un gobierno hacia sus tropas. Para irresponsables los del Consejo Soberano de Asturias y León, que en vez de ocuparse de su gente, tomaron el dinero y echaron a correr.

¿Vieron ustedes alguna celebración de los setenta años de la vergüenza de la caída del Frente Norte y la fuga de El Musel, que sucedió el 20 de octubre de 1937? No, nada que se compadeciese con la importancia del hecho. Aquí se saca a relucir lo que interesa, y lo que no se esconde; la “memoria histórica” es selectiva. Hay cosas que no interesan, como el masivo asesinato de los militantes del Partido Obrero de Unificación Marxista (POUM) o la huida del gobierno asturleonés. Creo que ese comportamiento es injusto y que las cosas deben aclararse históricamente por muchas razones, y entre otras, para caer en la cuenta, para entender el porqué de ese odio al gran puerto de Gijón y de Asturias, siempre cubierto de porquería, de graneles, de cargamentos peligrosos, siempre huyendo de las oportunidades para comerciar con mercancías que dejan valor añadido y permiten que hagan negocios las gentes de a pie, las pequeñas y medianas empresas, la gran masa ciudadana.

La izquierda asturiana teje ahora un nuevo y no menos vergonzoso pacto de gobierno, que vuelve a tener El Musel como escenario de la traición a los ciudadanos por sus dirigentes. Sé que es un capricho literario, pero para mí, ver el juego que se traen hoy los líderes de Izquierda Unida y el PSOE, con la negociación de los presupuestos instalada sobre la porquería escondida bajo la alfombra de los cientos de millones de euros pagados por todos los ciudadanos, que se han esfumado entre la piedra arrojada al mar en aquel lugar que parece maldito, para servir de base, de soporte, para la instalación del nodo de aprovisionamiento de una industria inútil y peligrosa, que no crea empleo ni riqueza en Asturias, pero que va a forrar a los cuatro amigos que se benefician del pacto “de izquierdas”, con el siniestro corolario de la palanca de negociación, la denuncia de Los Verdes en Europa como decoración retorcida a más no poder, me recuerda otra vez aquella gran traición, pues unos y otros, vendieron, venden a su gente, para salvar sus pellejos o, mucho más burdo aún, para asegurar su propio bienestar, y el de los hijos de sus hijos.

Recordando estas cosas, uno no puede dejar de olvidar cómo se manipula la memoria, el recuerdo, los hechos históricos, al servicio de la ingeniería social. Y ahí está el silencio cómplice de los historiadores, que corren tras los episodios subvencionados, los picos y las palas pagadas por el gobierno para desenterrar cadáveres cuya exhumación se financia para ganar elecciones u ocultar crisis económicas, mientras la verdadera historia, la que nos tiene que hablar también de los maquis abandonados durante la guerra civil, o de los asturianos traicionados y vendidos ahora con la destrucción de su tierra al servicio de nada confesable ni grande, ésa historia, la de verdad, sigue sin tener nadie que la escriba.

Viendo cómo se oculta hoy en día la documentación administrativa con la que se justifica la derrota que toma el futuro de esta tierra, como es el caso de los acuerdos del consejo de Gobierno del Principado de Asturias, y concretamente uno, denominado Estrategia Energética, armazón del gran tinglado que se está construyendo sobre una montaña de sombras y prevaricadoras decisiones adoptadas sobre El Musel, no nos puede extrañar hasta qué punto la historia que leemos sobre los hechos lejanos es totalmente falsa.

¡Qué no harán con el pasado, los que son capaces de ocultar a sus conciudadanos sus decisiones del presente, que parecen tomarse solas, e incluso hay gentes cándidas y de buena y religiosa fe, que insisten en creer que las cosas suceden porque sí! Es mejor pensar que estas atrocidades ocurren solas que perder la fe. Eso es demasiado duro para los gregarios sometidos al espíritu de secta, y si la secta reparte pasta, todo se hace más llevadero, hasta la industrialización de la mentira hecha estafa colectiva.

Tagged with:

El Musel, un escándalo que no existe en la sociedad asturiana, de Juan Vega en su Blog

Posted in Asturias, Economía, Justicia, Medio ambiente, Política, Sociedad by reggio on 11 septiembre, 2008

Fernando Menéndez Rexach y José Luis Diaz Rato, en la rueda de prensa en la que la Autoridad Portuaria reconoce el sobrecoste de El Musel

Fernando Menéndez Rexach y José Luis Díaz Rato, presidente y director de la Autoridad Portuaria de Gijón

Como bien apunta nuestro colaborador Portuario, en Asturias ha quedado definitiamente al descubierto la manera en que aquí se gestionan los fondos públicos. Hablamos de cifras escalofriantes que no necesitan ser pormenorizadas otra vez, aunque baste con recordar que los 135 millones de euros solicitados a Europa -esos son los fondos que están paralizados-, son una parte de los 216,3 millones sin IVA de un sobrecoste escalofriante, correspondiente a una obra que en su momento se licitó en 580 millones. Un sobrecoste que en Europa se presentó como segunda fase de un proyecto en el que no existen fases. Es decir, el sobrecoste, que no ha sido explicado ni en el Parlamento asturiano (las excusas sobre las canteras resultaron patéticas, pues no había ni contratos cuando se adjudicaron las obras), ni en el Parlamento español, se intentó cargar a los Fondos de Cohesión, camuflado por un concepto diferente, como si no fuese un sobrecoste, en definitiva, como si aquí no hubiera pasado nada.

Es más, el Consejero Francisco González Buendía se atrevió a afirmar en la Junta General del Principado, que es un dinero que no aportan los ciudadanos asturianos, que sencillamente dejan de contar con esa cantidad para sus obras públicas.

La Autoridad Portuaria, un engendro administrativo que oscila entre el derecho privado y el derecho público, y que utiliza esa singularidad para dotarse de una especial opacidad -su gestión depende a la vez de Asturias y Madrid-, no es un ente ajeno a las decisiones de políticos con nombres y apellidos, pues tanto el nombramiento de su presidente, como el de la mayoría del consejo de administración, depende de nuestra comunidad autónoma, y tan grande es el tejido de complicidades allí desarrollado, que nada menos que todos los firmantes del llamado ACEBA, patronal y sindicatos, junto con el propio Gobierno, constituyen el núcelo duro de ese organismo, junto con el presidente de la Cámara de Comercio de Gijón,  un hombre de la máxima confianza del presidente Vicente Álvarez Areces, que ocupa allí un lugar muy relevante.

Es terrible pero cierto. El gobierno y los agentes sociales asturianos, que tanto dinero canalizan al margen del control de los organismos habilitados por la legalidad para gestionar la concertación social, como como es el caso del Consejo Económico y Social -que lleva muchos años vacío de competencias- están en el corazón de una jugada que está siendo rechazada por la Unión Europea, por su más que evidente falta de adecuación a la legalidad en la gestión de los contratos públicos.

Cuando publicamos esta noticia, ya perfectamente conocida por todos los protagonistas de la actualidad. Pasaron las horas. Y sin embargo, en los periódicos del día no se publica otra cosa que lo que ya sabíamos. No hay comentarios al respecto. Nada que hacer. Nada que decir.

Los Verdes, denunciantes de la situación en Europa, han El Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria paseando por Gijón, el dia en que se aprobó la tramitación del sobrecoste rechazado por Europadesaparecido del mapa. Al fin y al cabo, su coalición ya está negociando entrar en el gobierno al que han denunciado, lo que no hace sino incrementar las sospechas de quienes temen que en realidad la denuncia no sea otra cosa que una palanca para recuperar los cargos y la financiación perdida tras la salida de IU del ejecutivo.

En cuanto al Partido Popular, su situación es aún más descorazonadora. El PP no parece tener ya el menor interés en jugar el papel que la Constitución le otorga en el juego político de las instituciones, sumido como está en el debate interno abierto ante su próximo congreso. Todo el mundo teme equivocarse, y los posibles candidatos buscan el respaldo de las fuerzas vivas para sus aspiraciones. ¿Qué fue de la petición de comparecencia en el Congreso del Presidente de Puertos del Estado? En tal situación, para qué mojarse ante un fraude clamoroso.

¿Puede aceptar resignadamente una sociedad la evidente malversación de dinero público sin que ninguna instancia representativa tenga nada que decir? Pues sí, en el caso de Asturias es así.

Habrá que estar atentos a las reacciones que aún se puedan producir, pero si algo es ya evidente, es que se diga lo que se diga, ya serán reacciones tardías, pues si viviésemos en una sociedad sana, debería haberse producido una inmediata catarata de dimisiones.

Aceptando que nuestra sociedad está enferma, y que se puede confirmar lo sucedido en El Musel sin que dimita nadie, lo siguiente sería una intervención enérgica de la oposición política. Pero ni eso. Así se confirma que nos encontramos en el peor de los escenarios posibles. No hay oposición, ni a la izquierda ni a la derecha del gobierno. No hay medios de comunicación -ellos también tienen la obligación de editorializar-, no hay intelectuales, no hay nada.

Y lo más grave es que esta tremenda corrupción que trufa nuestra convivencia, es en gran medida responsable de la crisis que estamos viviendo. ¿O alguien cree que la putrefacción de nuestra vida pública no es en gran parte la causa directa de la crisis que estamos empezando a padecer?

Etiquetas: 216, Unión Europea, Vicente Álvarez areces, 135 millones de euros solicitados a Europa, Fondos de Cohesión, Francisco González Buendia, ACEBA, sobrecoste, El Musel, 3 millones sin IVA, Los Verdes, autoridad portuaria
Tags: , , , , , , , , , , ,

Tagged with:

El Arzobispo de Oviedo saca la memoria histórica de la Iglesia de Asturias a pasear por Covadonga, de Juan Vega en su Blog

Posted in Asturias, Política, Religión by reggio on 9 septiembre, 2008

Las autoridades civiles y religiosas contemplan la Cruz de la Victoria

No hace mucho tiempo que el alcalde de Cangas de Onís pidió la conversión de aquella primera capital de la España emergente -hablamos en la nebulosa legendaria de los orígenes; otros hablarían de la historia de la nación astur- en la Gernika asturiana, es decir, en la capital política de Asturias, dejando a Oviedo la capitalidad administrativa.

Formaba parte este regate en corto, orquestado desde la sede de la FSA de la calle Santa Teresa de Oviedo, de una operación para desactivar las pretensiones que del alcalde de Oviedo, Gabino de Lorenzo, sobre el papel que la ciudad había de jugar en el Estatuto de Autonomía de Asturias.

Ahora es la Iglesia de Asturias, la que pide que Oviedo renuncie a una pieza esencial de su relicario, que forma parte del conjunto que desde el alba de los tiempos fue adorado por los peregrinos que iban a la basílica del Salvador, a rendir tributo de admiración, y a orar ante aquella constelación de joyas y reliquias de todo tipo, custodiadas en la Cámara Santa.

El Arzobispo de Oviedo acaba de anunciar que la Iglesia asturiana celebrará en octubre un acto de consagración de Asturias a la Virgen de Covadonga para que “vele por el futuro de la comunidad y ayude a que entre todos se consiga hacer progresar a la tierra asturiana”. La idea de trasladar la Cruz de la Victoria a Covadonga, forma parte sin duda de esta operación religiosa, para devolver a Covadonga su papel estelar en la mitogenia hispánica, en un momento de recrudecido enfrentamiento entre la Iglesia y el Estado, al haberse desempolvado nuevamente la operación “memoria histórica” de la Guerra Civil, en una coyuntura muy oportuna para desviar la atención de los despidos, suspensiones de pagos e hipotecas fallidas, que sin duda van a protagonizar la vida de las familias españolas, en paralelo a la “vuelta al colegio” de este mes de septiembre.

Una leyenda fabricada muy posteriormente a la propia Cruz de la Victoria, sostenía que este emblema, que es el símbolo de Asturias y el estandarte que ondea en su bandera, es la misma que se supone que ondeó el Caudillo Pelayo, en la batalla de Covadonga, que en el repertorioAreces rinde pleitesia ante el Arzobispo histórico español, es el fundamento mitológido de la nación, al haber sido alzada por Pelayo, en aquella victoriosa batalla -que tantos atribuyeron a la fantasía legendaria- que daría inicio al proceso conocido como La Reconquista. Muchos dicen que la presencia de un relicario en el corazón de la cruz, no tenía otro fin que contener las astillas de madera de aquel estandarte que tuvo la fuerza de conseguir lo que dice la leyenda grabada en la misma: “Hoc signo tuetur pius=Hoc signo vincitur inimicus“.

Memoria histórica de la Batalla de Covadonga y de la primera gran “victoria contra los moros”, contra la memoria histórica de la Guerra Civil, agitada por el magistrado Garzón, cuyo salto a la política de la mano de Felipe González, hace que no sean pocos los que ven la larga mano del presidente José Luis Rodríguez Zapatero, en esta segunda edición de un movimiento generalizado para la remoción de tumbas, cadáveres, cenizas y fosas comunes. Recientemente, el delegado del Gobierno Antonio Trevín, manifestaba la disposición de las autoridades asturianas a colaborar con Garzón, después de que el Arzobispo de Oviedo Carlos Osoro difundiese un comunicado recordando que aún son muchos los españoles que esperan que se depuren también los oscuros sucesos de Paracuellos del Jarama en la Guerra Civil.

Covadonga es un lugar muy incómodo para los socialistas, pues remover la memoria es lo que tiene, aunque sea mítica y fabulosa, dado que el Real Sitio es en realidad, se mire como se mire, un lugar que poco o nada tiene que ver con el espíritu de Alianza de Civilizaciones que preconiza el presidente Zapatero, ya que resulta inevitable recordar que de la gesta del Caudillo Pelayo se derivó la creación de un reino, el Reino de Asturias, que se lanzó a la aventura política y militar de recuperar la península para los cristianos, bajo el alto patrocinio religioso de “Santiago Matamoros”.

La creación de la Autonomía asturiana, bajo los símbolos más vinculados a Covadonga y a lo que se ha dado en llamar el Covadonguismo, nos recuerda que toda la simbología del Principado tiene relación con la ilustre cueva, donde el ocho de septiembre se celebra el Día de Covadonga, un día que fue designado por las autoridades civiles asturianas, para crear una fiesta “patriótica”, el Día de Asturias, ocupando el espacio de una festividad de clara raigambre religiosa, a la manera en que los nacientes ritos cristianos, se asentaron en los mismos lugares en los que se tenían su asiento los viejos mitos prerromanos.

De aquellos polvos laicos, estos lodos religiosos, y si Pedro de Silva Cienfuegos-Jovellanos, soñó con desplazar el papel del Arzobispo al instituir el Día de Asturias en el Día de Covadonga, lo cierto es que no lo lograron, ni él ni sus sucesores.

Etiquetas: Caudillo Pelayo, Virgen de Covadonga, Pedro de Silva Cienfuegos-Jovellanos, Garzón, Arzobispo de Oviedo, Hoc signo tuetur pius=Hoc signo vincitur inimicus, Felipe González, Cruz de la Victoria, Reconquista, Alianza de Civilizaciones, Día de Asturias, Antonio Trevín, Iglesia de Asturias, Cámara Santa, Guerra Civil, José Luis Rodríguez Zapatero, Gabino de Lorenzo, Día de Covadonga, Cangas de Onís, Santiago Matamoros, Carlos Osoro, batalla de Covadonga
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Tagged with:

De Las Caldas a La Granda: David Ruiz, dirigente de IU, acusa a los empresarios asturianos de pagar los cursos de La Granda con dinero negro, de Juan Vega en su Blog

Posted in Asturias, Economía, Política by reggio on 8 septiembre, 2008

En el chalé -hoy en manos de Arcelor- de La Granda, se celebran los cursos que David Ruiz dice que se pagan con dinero negro

En La Nueva España no tratan bien al ilustre “catedrático emérito” David Ruiz, uno de los pocos afiliados a Izquierda Unida en Oviedo, que se mantuvieron firmes en la estructura de esta organización, cuando la amplia base militante del antiguo Partido Comunista de España en la capital del Principado, fue expulsada a las tinieblas exteriores por los acólitos de Gaspar Llamazares, tras haber formado parte del grupo de apoyo a los concejales Roberto Sánchez Ramos y Celso Miranda, en el proceso de creación de la Asamblea de Ciudadanos por la Izquierda, que obtuvo un concejal, mientras que el grupo de David Ruiz, que pasó a adoptar un papel dirigente de lo que es esta fantasmal organización en la capital del Principado, se quedó en el puro y duro extraparlamentarismo.

El periódico más leído de Asturias, envía los artículos del ilustre catedrático a la tribuna que tiene montada en la sección de “Cartas al Director”, en donde penan sus culpas los réprobos que no son afines a la línea editorial y ofrecen poco crédito a la empresa. Según hemos podido averiguar, lo publicado en La Nueva España tiene cortes, mientras que el original íntegro, puede leerse en el Blog catalán Espai critic i de reflexió, que suele realizarse en buena parte sobre los artículos publicados en el Blog Reggio’s de Plácido Menéndez Arango, Las Torres de Priorio, mansión que hoy está en manos de la familia politica de Matias Rodriguez Inciarteaunque en realidad este original llegó a Cataluña de manera azarosa y digna de una investigación en profundidad, pues así queda constancia de algunas cosas que afirma el catedrático, que llegó a emérito en la cortesana universidad transferida bajo el paraguas protector del presidente Vicente Álvarez Areces, de cuyas plataformas de aduladores, es don David un contertulio habitual.

Y, ¿de qué nos habla don David en su curiosísimo escrito? En realidad, el autor de “Historia del Movimiento Obrero en Asturias“, y de pocas cosas más, nunca fue un amante de la clase trabajadora, y a pesar de su evidente manía a la chocante jet set asturiana -que hunde sus raices en el universo freudiano de los complejos-, él siempre estuvo rondando a la pequeña burguesía ovetense, con una notable constancia, e incluso hizo sus pinitos en la Asociación Asturiana de Amigos de la Ópera, en el bando perdedor, en una de sus recientes batallas internas.

Nos cuenta, el señor catedrático en su artículo recortado y marginado en el espacio de los réprobos, dos sucedidos veraniegos, que son en realidad cuatro. De una parte, se ocupa, cual cronista del extinto Aquí hay Tomate de Tele5, de la fiesta organizada por Matías Rodríguez Inciarte, presidente de la Fundación Príncipe de Asturias y brazo derecho del banquero Emilio Botín, en el antiguo castillo de Priorio, situado en el lugar ovetense de Las Caldas, hoy en manos de la familia de este exitoso ejecutivo, en donde, en palabras de la redactora de La Nueva España, Elena Fernández-Pello, se dio cita “lo más granado de la sociedad asturiana”.

Nada nuevo aporta Ruiz, y lo único que añade a la crónica periodística de la que se hace eco, es una crítica facilona al estilo “social” del relato sobre la pitanza celebrada en la mansión de Las Caldas. Algo más -no mucho-, tenía Ruiz en la cabeza, ya que es sabido que estas “crónicas de sociedad” proliferan a lo largo y ancho de Asturias, a propósito de las “citas veraniegas”, a las que también se refiere, en las ruinas del Palacio de Anleo, en manos del empresario de Reny Picot, Francisco Rodríguez, y en la mansión que la familia Fernández-Vega tiene en Ceceda, donde este año nuevamente se reunió lo más lucido y elegante de la derecha sociológica asturiana, con el conocido promotor manchego “Paco el Pocero”.

La presencia en la fiesta de las Torres de Priorio de Teodoro López Cuesta, alma, corazón y vida de los cursos veraniegos queEntrada del Castillo de Priorio desde Las Caldas se vienen celebrando en el chalé que ahora es de Arcelor, conocido como “La Granda”, da pie a Ruiz, para recordarnos que don Teodoro creó hace treinta años, “junto a otro prócer falangista tambien asturiano”, la fundación que gestiona los fondos de estos cursos, “para hacer sus respectivos agostos junto a sus familiares en el palacete”. Y ahí es donde realmente hay que buscar el núcleo de este artículo, que carecería de explicación si no nos trasladase rápidamente, desde Las Caldas hasta La Granda, ya dentro de la conocida geografía de las manías del emérito Ruiz, que le guarda una constante e infatigable pelusa a López Cuesta, que junto con Gustavo Bueno, es una de sus bestias negras predilectas.

Y ya que don Teodoro estaba presente en la fiesta de Rodríguez Inciarte, y además es el promotor de estos famosos cursos, don David, aprovecha su escrito para ventilar un episodio ocurrido en el curso La competitividad como objetivo de la economía regional, organizado por las Cámaras de Comercio de Asturias, pues en el transscurso del mismo, al parecer, desapareció un sobre con siete billetes de quinientos euros, que era el dinero destinado a sufragar los gastos del curso, que fue finalmente hallado por un empleado de la FADE en uno de los urinarios.

Esta accidentada historia de los billetes de quinientos, da pie a don David a afirmar que las Cámaras de Asturias, financian los cursos de La Granda mediante “la utilización de dinero negro”, algo que nuestro catedrático debería probar, pues se trata sin duda de una grave acusación que no puede quedar a humo de pajas, y o bien hay fraude fiscal y delitos contra la hacienda pública en estas citas culturales del verano avilesino, o el señor Ruiz ha lanzado en su alegato -censurado- de La Nueva España, una burda calumnia contra el empresariado asturiano, impelido por una imprudente compulsión, dada la afición de su formación política por el intrusismo en los negocios inmobiliarios que David Ruiz critica aceradamente, cuando son otros los que los realizan.

Casualmente, este domingo, otro conocido representante de los sindicatos asturianos de empresarios, Serafín Abilio, también lanza la piedra y esconde la mano, al referirse a los conmilitones de Gaspar Llamazares y del catedrático Ruiz, en una entrevista que concedió a La Nueva España, en la que reivindica ayudas públicas para financiar la construcción de vivienda protegida, Teodoro López Cuesta, director de los cursos de La Granda, en la mesa con Juan Luis de la Vallina Velarde, uno de los habituales de estos cursosuna decisión del gobierno que ha sido duramente criticada por los correligionarios de nuestros aguerridos hombre de Izquierda Unida: “Entre quienes criticaron la subida hay unos cuantos que tienen experiencia con cooperativas de viviendas y tienen grandes historias. Que no me obliguen a hablar”, dice Serafín Abilio.

Esperemos que Ruiz nos de a conocer las pruebas de las que parece disponer, sobre el uso de dinero negro por parte de los empresarios, y que los empresarios, a su vez, nos cuenten lo que saben sobre los negocios que realizaron y realizan los correligionarios de Ruiz, a través de sociedades como las del Grupo Progea, o las que regenta Manuel González, el “Hombre de Móstoles” -al que Llamazares consiguió el indulto del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero-, pues tras la batalla campal en la que Ruiz participó con su presencia en el violento Asalto a la sede del Partido Comunista en la Plaza de América de Oviedo, es evidente que Izquierda Unida tiene crecientes necesidades de fondos para financiar sus nuevos locales, como los de la Plaza de Alfonso II el Casto de Oviedo, y acusar a los empresarios asturianos de pagar cursos con dinero negro, no es una manera inteligente de abrir las negociaciones para entrar en el nuevo gobierno de coalición que se está fraguando en estos momentos, que sin duda sería un paso firme para la solución de los problemas financieros del grupo político del catedrático emérito David Ruiz.

Etiquetas: Espai critic i de reflexió, Plácido Menéndez Arango, Fernández-Vega, Cámaras de Comercio de Asturias, Gustavo Bueno, Paco el Pocero, Tele5, Izquierda Unida en Oviedo, La competitividad como objetivo de la economía regiona, Grupo Progea, Matías Rodríguez Inciarte, Emilio Botín, Teodoro López Cuesta, gaspar llamazares, Francisco Rodríguez, Aquí hay Tomate, David Ruiz, Asamblea de Ciudadanos por la Izquierda, Manuel González, Roberto Sánchez Ramos, Serafín Abilio, José Luis Rodríguez Zapatero, Partido Comunista de España, Celso Miranda, Elena Fernández-Pello, Vicente Álvarez areces, Fundación Príncipe de Asturias
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Tagged with: ,