Reggio’s Weblog

Gallardón: hacia un nuevo Plan ADO, de Luis María Anson en El Mundo

Posted in Política by reggio on 26 agosto, 2008

CANELA FINA

España se encuentra entre las diez primeras potencias económicas del mundo. Culturalmente nos movemos en un tercer o cuarto lugar. En los Juegos Olímpicos hemos ocupado el puesto 14. Al margen de la euforia que en los hinchas ha despertado alguna de las victorias españolas, el papel de nuestra nación en los Juegos Olímpicos no ha pasado de discreto. Píndaro hubiera dedicado algún epinicio al triunfo de Nadal y tal vez al acoso de nuestros jugadores de baloncesto al inalcanzable equipo de Estados Unidos. Como siempre, entre los comentaristas españoles ha destacado Ignacio Camacho con un soberbio artículo: Semigatillazo en Pekín.

Hemos ocupado el lugar 14 cuando no deberíamos caernos del top-ten. Inglaterra, Alemania, Italia y Francia, nuestros competidores europeos, terminaron por delante como casi siempre. Ucrania, Holanda y Jamaica también nos desbordaron, aparte de los más grandes, sobre todo China que se ha alzado con el cetro del deporte mundial. Asombroso lo que han hecho los chinos deportivamente hablando y en qué poco tiempo. Lo que ha ocurrido en Pekín anticipa que, en unas décadas, China se convertirá en la primera potencia económica del mundo y se desembarazará de la dictadura ya no comunista que recorta todavía las libertades y los derechos humanos.

Total, que euforias e histerismos aparte hemos hecho un papel decoroso en los Juegos Olímpicos, pero sin excesos, entre otras cosas porque no existimos ni en atletismo ni en natación, salvo la artística sincronizada. Como es probable que en el año 2016 los Juegos Olímpicos se celebren en Madrid, éste es el momento de aplicar al deporte español la terapia que precisa.

Carlos Ferrer Salat fue el deportista y empresario que se dio cuenta del ridículo que podíamos hacer en Barcelona 92 y puso en marcha el plan ADO. En el deporte a veces se gana por suerte, en ocasiones por un destello personal. Pero, en general, las victorias deportivas se producen gracias a una estrategia tenazmente llevada a la práctica. Los atletas con posibilidades necesitan despreocuparse de cualquier agobio económico y dedicarse íntegramente a mejorar sus marcas, lo cual exige financiación especial y eso fue el plan ADO, con resultados excelentes en Barcelona 92.

Si Gallardón quiere hacer algo serio, además de ganar para Madrid la celebración de los Juegos Olímpicos de 2016, debe estimular a las autoridades deportivas para renovar nuestro macilento plan ADO. Hay ocho años por delante, tiempo suficiente como ha demostrado China, para optimizar las marcas atléticas. Dinero suficiente y bien administrado es lo que hace falta. Si se pone en marcha un renovado plan ADO, España podría situarse en los Juegos Olímpicos de Madrid entre los cinco primeros lugares del medallero. El azar, la improvisación, la fortuna que presiden la política zapateresca no es de recibo. Se trata de que Gallardón estimule y oriente un nuevo ADO para afrontar el desafío olímpico con seriedad, para que Madrid se convierta en un éxito del deporte español como lo fue Barcelona 92.

Luis María Anson es miembro de la Real Academia Española.

© Mundinteractivos, S.A.

Anuncios
Tagged with:

Nadal, orgullo de ser español, de Luis María Anson en El Mundo

Posted in General by reggio on 19 agosto, 2008

CANELA FINA

Con lágrimas en los ojos, envuelto en la bandera de España, junto a Su Majestad la Reina, Rafael Nadal declaraba ante las cámaras de Televisión Española, cuyos profesionales, por cierto, están haciendo un excepcional trabajo en Pekín:

– En los torneos del gran slam o los master series es una satisfacción vencer como español. Pero en los Juegos Olímpicos he representado a España y he ganado para mi país una medalla de oro. Eso es una doble satisfacción.

Sin patrioterismos, sin memeces, sin aldeanismos nacionalistas, Rafael Nadal ha expresado con sencillez el sentimiento profundo que le embargaba a él y con él a todos los españoles. Bueno, a todos no, habrá que exceptuar a Carod-Rovira y a otros dirigentes del mismo pelaje que deseaban la victoria del chileno, al que Nadal, por cierto, hizo cachizas. A tous les coeurs bien nés que la patrie est chère. No, estas palabras no están escritas por Manuel Fraga Iribarne ni por Alfonso Ussía, sino por Voltaire. Para todos los bien nacidos la patria es querida. Porque, como afirmó Cánovas del Castillo en el Congreso de los Diputados, «con la patria se está, con razón y sin razón, en todas las ocasiones y en todos los momentos de la vida, como se está con el padre, con la madre, con la familia, con todo aquello que es el complemento de nuestra personalidad».

La frontera entre el patriotismo y el patrioterismo es muy delgada. Todo lo que en mí suscita admiración y emoción ante el discreto patriotismo de Rafael Nadal me produciría repugnancia si hubiera caído en el patrioterismo. El campeón español ha dicho las palabras justas en el momento preciso y contuvo la emoción cuando sobre el himno nacional se izaba la bandera roja y gualda. Todo un ejemplo frente a los rebuznos de ciertos nacionalistas de palabra tórpida y casposa escritura.

El partido comunista sigue mandando en China pero sobre un sistema agriamente capitalista. Los dirigentes amarillos saben que los éxitos en el deporte robustecen la unidad nacional y contribuyen al prestigio exterior. Han preparado los Juegos Olímpicos de forma magistral, convirtiéndose deportivamente en la primera nación del mundo.

En España, el plan ADO, que puso en marcha Ferrer Salat y que nos proporcionó el gran éxito de Barcelona 92, se ha cuarteado demasiado y convendría, pensando en los Juegos Olímpicos de Madrid, restaurarlo y potenciarlo. En el deporte se gana a veces por suerte, en ocasiones gracias al esfuerzo individual. Pero, en conjunto, la potencia deportiva de una nación deriva de estrategias a medio y largo plazo bien financiadas y mantenidas.

La Reina junto a Rafael Nadal simbolizaba el domingo el sentimiento de orgullo del pueblo español por la victoria en un deporte, que es tal vez el más difícil del mundo. Piscinas olímpicas sólo existen en contadas ciudades. Hasta en los pueblos más pequeños y en todos los continentes hay pistas de tenis. La competencia en este deporte es feroz y Wimbledon, junto al Tour de Francia y la carrera de los 100 metros en los Juegos Olímpicos, tal vez sea la máxima prueba deportiva del mundo. Nadal ha encendido el esplendor en la hierba de Wimbledon con la antorcha olímpica de Pekín para escribir por España y para España una de las grandes gestas del deporte español. Y ha culminado la hazaña sin perder la sencillez, con su simpática cara de pillete de barrio, con su drive de azogue perpetuo, sin adornarse con las plumas del pavo real, sin abandonar esos absurdos pantalones de gótico tardío, medio bombachos y medio arrecogíos, con su cerebro siempre en ascuas, con su juego tenaz y eficacísimo que convirtió al gran jugador chileno en un cajetilla. Hodierno, en fin, Rafael Nadal es el jugador número uno del mundo y, además, un deportista querido por todos en España. Un ejemplo, como dijo la Reina, para las generaciones nuevas que brincan ya impacientes en las entrañas de la nación.

Luis María Anson es miembro de la Real Academia Española.

© Mundinteractivos, S.A.

Tagged with:

El Partido Popular Auténtico, de Luis María Anson en El Mundo

Posted in Política by reggio on 27 mayo, 2008

CANELA FINA

No se trata sustancialmente de una cuestión de ideas sino de personas. Mariano Rajoy fue un ministro 10. Habría sido un excelente presidente del Gobierno. Es un mediocre candidato en elecciones generales. Al PP le conviene cambiarlo porque tendrá más probabilidades de vencer en 2012 con otro líder, bien un peso pesado del partido, bien un hombre o una mujer joven que despierte ilusiones y sume en lugar de restar, integre en vez de dividir. Porque la rebelión contra Rajoy se extiende.

Y me lo insinúan en veladas conversaciones. Me lo afirman en mensajes subliminales. Me lo filtran en los mentideros de la villa. Me lo desvelan a medias tras despojarse de máscaras y caretas. Destacados dirigentes del PP se reúnen ya de tapadillo, al mejor estilo galdosiano, para fundar el Partido Popular Auténtico.

Es la reacción ante un Rajoy/Arriola equivocados. El voto fijo del centro derecha español ya osciló en 1982 de UCD a AP cuando Calvo-Sotelo se entregó a la socialdemocracia y pasó de ciento sesenta y cinco diputados a doce. Ahora lo que pretenden los presuntos fundadores del PPA es advertir a Rajoy/Arriola, con hechos no con palabras, de la verdadera situación interna de la agrupación que pretende seguir encabezando el perdedor de dos elecciones generales, decidido a caminar francamente y con el ánimo desdeñoso hacia una tercera y gloriosa derrota.

Cada vez está más claro que Rajoy debió anunciar el 9 de marzo que se retiraba y que durante un par de años pilotaría el partido hacia una sucesión ordenada. No le dejó Arriola ni algunos de los que se benefician del poder de la oposición en sus poltronas de Génova. Y de ahí el guirigay que se ha organizado y que está a punto de escindir al Partido Popular en dos.

Varios de los nombres que se agitan para la fundación del PPA, del Partido Popular Auténtico, son pesos pesados. No es que descarte yo la posibilidad de que la cerrazón de Rajoy/Arriola haga inevitable la escisión del partido. Las espadas están en alto y mucha gente ha llegado al hartazgo. Pero yo que jamás he pertenecido a un partido político, que desde los 17 años vivo exclusivamente de mi profesión periodística, cuyo ejercicio no he abandonado un solo día, considero lamentable para el PP, para el centro derecha y, en definitiva, para el bien de España, que se produzca una escisión en la agrupación que hoy lideran Rajoy/Arriola. La ley D’Hondt es implacable y las expectativas electorales de los populares quedarían cuarteadas por mucho tiempo. La apuesta socialdemócrata de la UCD de Calvo-Sotelo y la fractura del centro derecha dieron la victoria a Felipe González en cuatro legislaturas y a punto estuvo de ganar la quinta si no llega a ser por el plante de Anguita y la campaña que hicimos algunos profesionales del periodismo.

Salvo que no quede otro remedio, no, no es un acierto crear, junto al Partido Popular, el Partido Popular Auténtico. Si esto ocurre, Rajoy/Arriola serían los responsables por su tórpido empecinamiento de seguir en el machito aunque se desmorone el mundo que les rodea. El Partido Popular lo que necesita es la unidad sin fisuras en torno a un líder nuevo y joven que mire hacia adelante, que se suba al caballo del centro derecha reformista, al galope ya en la mayor parte de la Europa unida.

Luis María Anson es miembro de la Real Academia Española

© Mundinteractivos, S.A.

Tagged with:

Las cartas boca arriba, de Luis María Anson en El Mundo

Posted in Política by reggio on 16 marzo, 2008

LAS CARTAS BOCA ARRIBA

En su primera carta, lanza una serie de recomendaciones a la ex periodista y ahora diputada ‘popular’ para acabar con «la apisonadora» de Zapatero «destrozando la unidad y la prosperidad de España». En la segunda, elogia a Zaplana por querer ser un diputado raso para fomentar la renovación en el PP. Y termina ironizando sobre la «gloriosa» Revolución castrista.

CAYETANA ALVAREZ DE TOLEDO

«Yo estaba seguro de que Rajoy perdería las elecciones; tú, de que las ganaría»

Querida Cayetana…

Me hubiera gustado ver tu inteligencia rubia encaramada en el ministerio de Cultura. No ha podido ser. Te has convertido en una distinguida diputada por Madrid, tras el espectáculo de un Zapatero arrollado por Rajoy en su mano a mano madrileño.

Durante un año viajé contigo por las carreteras de Pedro J. Ramírez en un juego de correspondencia, atractivo para los lectores, y en los que demostraste cultura profunda, sagacidad periodística y una pluma diez que te sitúa entre las cinco periodistas que mejor escriben en España. No me sorprende que te hayan dado el premio ese de Davos. Disfruté mucho viajando contigo, debatiendo contigo y, sobre todo, discrepando de ti. Luego, pobrecilla, dejaste el periodismo por la política. Los cuernos que decidiste ponerme te van a pesar mucho a lo largo de tu vida. Has pasado de periodista a diputada y, si sigues degenerando, llegarás a ministra.

Yo estaba seguro de que Rajoy perdería las elecciones; tú, de que las ganaría. El voluntarismo nubla a veces la inteligencia. «Zapatero se ha ahogado con su proceso», me escribías en una de tus cartas. «Zapatero ya está acabado». «Rajoy está en condiciones de triunfar en las próximas elecciones generales, y de gobernar». Y así, decenas de veces.

No te escribo esta carta, querida Cayetana, para recordarte errores tuyos de apreciación, cuando seguramente yo cometí muchos más, sino para expresarte la preocupación de que un nuevo error del Partido Popular con el próximo candidato a presidente del Gobierno mantenga la apisonadora de Zapatero doce años en el Gobierno, destrozando la unidad y la prosperidad de España. En política todo es posible y Rajoy puede ganar las elecciones de 2012. Pero no es lo probable. El PP necesita una renovación de fondo para presentarse a las próximas elecciones generales con una ambición distinta a la de conservar la oposición.

El 24 de septiembre de 2003, en plena euforia de Rajoy, cuando el PP estaba 14 puntos por encima del PSOE, yo escribí una canela fina titulada Rajoy y Zapatero, que se ha reproducido muchas veces, y en la que vaticinaba lo que podía ocurrir en las elecciones de marzo de 2004. «Zapatero -decía en esa canela- tiene muchos más votos de los que quiere aceptar el think tank que rodea a Rajoy, al que están vistiendo absurdamente de pavo real». Sin el 11-M, tal vez Rajoy hubiera ganado aquellas elecciones por estrecho margen. Pero habría gobernado Zapatero. No se pueden transitar los caminos políticos de la actual ley electoral sin aliados. Un gallego de tomo y lomo, Ramón María del Valle-Inclán, escribió en su Sonata de Estío: «Lo mismo da triunfar que hacer gloriosa la derrota». Pues no, querida Cayetana, hacer gloriosa la derrota de Rajoy es encender fuegos artificiales y no soluciona nada.

EDUARDO ZAPLANA

«Ejemplar gesto democrático el tuyo»

Querido Eduardo…

De los inmediatos colaboradores de Rajoy, eres el único que ha ganado elecciones populares. Triunfaste de forma reiterada en municipales y autonómicas en Valencia. Tu capacidad de comunicación, tu célebre mano izquierda, tu trabajo tenaz, dieron la vuelta al electorado de una Autonomía que tradicionalmente votaba a la izquierda. Hiciste allí una extraordinaria gestión, para atender luego con generosidad una llamada de Aznar y triunfar también en un ministerio lleno de aristas.

Tal vez, por todo eso, has hecho lo que, tras la derrota del PP en las elecciones generales, había que hacer: dar un paso atrás para que hombres nuevos renueven vuestro partido y despierten ilusiones futuras. Te escribo estas líneas para hacer pública mi admiración por el soberbio ejemplo democrático que has dado.

Puedes estar seguro de que en el partido y fuera del partido se reconoce tu excelente tarea como portavoz. Rajoy sabe bien, aunque no lo diga, los golpes que hubieran caído sobre él y que tú has desviado, con ese estilo que tantos votos te dio en Valencia y que es el de la moderación, el de la concordia, el de las buenas maneras, el de la firmeza.

Estás en la mejor edad para la actividad política. Tu paso atrás es lo que exigía el sentido democrático. Por eso, es un paso adelante para el futuro. Tú no estás donde estás a dedo. Has llegado a las cimas de la política española elegido por el voto de los ciudadanos. Todos somos arrieros y volveremos a encontrarte en los centros de decisión de la vida nacional.

Enhorabuena, querido Eduardo, enhorabuena por tu impecable gesto democrático. Muchos preferirán mantenerse en las poltronas de la oposición. Tú has encendido la luz en la madriguera para vergüenza de algunos.

EMBAJADOR DE CUBA

«Patria o electrodomésticos», nuevo grito de las mujeres cubanas

Señor embajador…

He leído con consternación que los cubanos podrán adquirir un ordenador, un reproductor de DVD, una lavadora automática, una aspiradora eléctrica, incluso una olla exprés. ¡Qué vergüenza, señor embajador, qué vergüenza! Cincuenta años de gloriosa Revolución para esto. Porque por ahí se empieza, por las tórpidas concesiones al tenebroso mundo capitalista. La relajación de las costumbres condujo a la desmembración de la Roma de Rómulo Augústulo.

Con Fidel no habría pasado una cosa así. Jamás hubiera derrochado la energía, con lo pesado que es mendigar petróleo al caudillo bufón Chávez. Aparte de que las mujeres cubanas se han mantenido esbeltas, los rabeles respingones y los dos pitones bajo la bata, Alberti dixit, gracias a lavar todos los días con sus manos la ropa, como corresponde al glorioso proletariado, liberado de la ignominia por la Revolución. Ahora se cruzarán de brazos mientras trabaja la lavadora, derrochando energía eléctrica, y lo que es peor, se dedicarán a contemplar en el DVD las abominables aventuras de Julia Roberts con el siniestro capitalista de Pretty woman. ¿Adónde, adónde va a ir a parar el espíritu revolucionario, adónde el “patria o muerte” de Fidel y el Ché? Patria o electrodomésticos clamarán en las calles las muchachas habaneras y hasta los pioneros soltarán las banderas cubanas del Gramma para sumergirse en el ordenador con las mil tentaciones de la vida norteamericana, zarandeados todos por la ola de capitalismo liberal que nos invade. Los castristas españoles están consternados. Javier Bardem se ha sumido en una profunda depresión porque mi admirada Pe, además, le ha limpiado el Oscar metiéndolo en uno de los lavaplatos que vende ahora la Revolución castrista y ha salido desteñido.

Si Fidel se descuida, en cualquier momento el hermano merengoso dejará salir de Cuba a los cubanos que deseen viajar. Como ha dicho el ministro de Asuntos Exteriores, el incremento de tráfico originará toda clase de accidentes aéreos. Incluso algunos viajeros, como los siete sátrapas esos que juegan al fútbol, decidirán abandonar el paraíso comunista para instalarse en la abominación de Estados Unidos.

No sé adónde vamos a llegar, mi querido embajador Alberto Velazco, pero la aspiradora eléctrica está a punto de succionar cincuenta años de la más gloriosa Revolución que conocieron los siglos y que ha proporcionado a Cuba libertad sin fisuras, democracia plena, radiante prosperidad.

LUIS MARIA ANSON, de la Real Academia Española.

© Mundinteractivos, S.A.

Tagged with:

Alianzas poselectorales, de Luis María Anson en El Mundo

Posted in Política by reggio on 4 marzo, 2008

CANELA FINA

No sólo las encuestas más solventes, salvo la excepción significativa de este periódico, sino también las amañadas aprietan los resultados. Aunque improbable, incluso podría ganar Rajoy. Al día de hoy lo más verosímil es que Rosa Díez tenga razón. Venza quien venza mandarán los nacionalistas. Por eso la especulación inteligente de esta semana no debe centrarse en los resultados sino en las alianzas poselectorales.

El PSOE cuenta con los escaños del partido comunista, que se arrastra enmascarado bajo las siglas de Izquierda Unida. No pasará este año lo que ocurrió en 1996. Anguita, irritado por los desprecios de González y por la corrupción galopante, se negó a cualquier colaboración con el PSOE. Llamazares, si le pagan la factura correspondiente, respaldará a Zapatero. Lo mismo harán los nacionalismos de izquierda, notoriamente ERC, cuyo líder, además, desde la entrevista en Perpiñán con Josu Ternera, huele al ajo de la negociación política con Eta.

En los nacionalismos de derechas, por consiguiente, está la clave. En 1996, Coalición Canaria, Convergencia y Unión y Partido Nacionalista Vasco apoyaron a Aznar. En 2008, Rajoy tal vez pueda contar con los escaños canarios. Vascos y catalanes estarán más dispuestos a pasar sus facturas al PSOE que al PP.

Rajoy sólo puede ofrecer dinero, lo que no es poco, para las aspiraciones de Mas y, arriando los pantalones, retirar las pegas populares al Estatuto. Zapatero, en cambio, tiene en su mano hacerle presidente de la Generalidad. Eso supondría el sacrificio de Montilla, el escabeche de Carod Rovira y la resistencia feroz del Partido Socialista catalán cada vez más encabritado con el PSOE. Hace muchos años, aprendí que la política, salvo raras excepciones, se mueve sobre el do ut des. El resultado electoral, tal vez permita a Mas investir a Zapatero como presidente del Gobierno en Madrid. El líder socialista puede hacer lo mismo en Cataluña con Mas. El acuerdo es cuando menos probable. Con el voluntarismo entusiasta que caracteriza al entorno de Rajoy, se parte de esta base: si el PP obtiene un escaño más, gobernará. Eso ha sido así hasta ahora. Pero Zapatero ha cambiado de socio constituyente y no respetará el espíritu de la Transición tampoco en esta cuestión. Galicia, Baleares, Santander, incluso Madrid en el primer resultado electoral de Esperanza Aguirre, admiten pocas dudas.

Zapatero vencido por Rajoy, si puede, continuará gobernando aunque tenga que formalizar su permanencia en Moncloa sobre un pentapartido. Ciertamente, la negociación con el PNV no está fácil para los socialistas. Ibarreche abomina de Rajoy pero Zapatero se ha entendido directamente con Eta, con general alarma entre los nacionalistas vascos inteligentes. Hasta ahora el PNV ha recogido las nueces del árbol agitado por la banda terrorista. El proceso de rendición zapateresco significa que Eta recogería también las nueces. El PNV es ya un PRI, instalado sobre una vastísima red de intereses creados. Se batirá como una pantera de Java para no perder el poder, también para no compartirlo.

Mandarán, pues, los partidos nacionalistas tras las elecciones del domingo. Condicionarán decisivamente al Gobierno. Sólo se saldrá de la voracidad nacionalista, insaciable hasta la independencia, con una reforma constitucional que cierre el Estado de las Autonomías y con una nueva ley electoral que no prime a los partidos bisagras. Para eso es imprescindible, el pacto de Estado acordado en la Transición, es decir el acuerdo ante el PP y el PSOE que representan al 80% de la voluntad popular.

Luis María Anson es miembro de la Real Academia Española

© Mundinteractivos, S.A.

Tagged with:

Las cartas boca arriba de Luis María Anson en El Mundo

Posted in Cultura, Política by reggio on 2 marzo, 2008

LAS CARTAS BOCA ARRIBA

La primera carta es una crítica a dos bandas. Dirigida tanto al presidente del Gobierno como al líder de la oposición, les insta a bajar de la nube en la que se hallan y a que averigüen por qué los partidos políticos ocupan el último lugar de credibilidad en la opinión pública. En la segunda carta elogia el siempre excelente trabajo, en todos los campos, de la actriz Emma Suárez.

JOSE LUIS RODRIGUEZ ZAPATERO

MARIANO RAJOY

La mayor parte de la juventud desprecia a la clase política

Mi querido presidente del Gobierno, mi querido presidente del Partido Popular…

Seguro que ambos estaréis encantados de vuestro éxito, flotando entre las nubes de los mítines entusiastas, radiantes rediles de ovejas amaestradas, mientras os acosa la caravana de reporteros y cámaras pendientes de vuestros gestos y ademanes, para esponjarse después la nación entera en los debates de la televisión. Seguro que ni por un momento os habéis preguntado, en medio de la parafernalia que nubla vuestro entendimiento, por qué los partidos políticos ocupan el último lugar de credibilidad en la opinión pública, por qué la juventud se muestra cada vez más lejos de la clase política.

En 1976, señores presidentes del Gobierno y del Partido Popular, había en España, números redondos, 600.000 funcionarios entre las tres Administraciones. Hoy esa cifra se ha multiplicado por cinco. Se eleva a los 3.000.000. En treinta años, los partidos políticos habéis colocado en las Administraciones públicas a 2.400.000 enchufados, amiguetes, parientes y simpatizantes, aparte alguna gente seria, pagados todos ellos con los impuestos casi confiscatorios con que sangráis al ciudadano medio que trabaja y produce. Además de los sueldos, de la seguridad social, de las prestaciones y jubilaciones, pagamos también entre todos las oficinas donde laboran los paniaguados, la calefacción, el aire acondicionado, la luz, el teléfono, la limpieza, el mantenimiento, las dietas, los gastos generales… ¿Y todo ello para recibir un servicio público mejor? Por el contrario, los funcionarios innecesarios, con el fin de justificar sus puestos de trabajo, se inventan una burocracia que es cada vez más asfixiante y opresiva y que lo paraliza todo.

¿Seríais capaces, queridos José Luis y Mariano, de informar a la opinión pública lo que nos cuesta el despilfarro de esos 2.400.000 funcionarios innecesarios que habéis instalado durante los últimos treinta años en las Administraciones públicas? ¿Os atreveréis algún día a dar la cifra de metros cuadrados que en propiedad o alquiler ocupan esas Administraciones? En Madrid, un número abrumador de edificios singulares o de calidad son ya públicos. Hasta las sedes de algunos bancos han sido adquiridas con el dinero del presupuesto, mientras el Congreso de los Diputados se va extendiendo como una mancha de aceite a su entorno. Todos esos edificios y el lujo que en ocasiones en ellos se derrocha, está pagado con los impuestos del ciudadano, que apenas puede mantener su piso de unas decenas de metros cuadrados.

Recuerdo que en una visita a Brasil en los tiempos en que presidía yo la agencia Efe me invitó a almorzar el ministro titular de un ministerio creado para reducir la burocracia galopante. El exceso de funcionarios se comía materialmente al gran país iberoamericano. Y bien. El Gobierno, las Autonomías, los Ayuntamientos, le cuestan al ciudadano español un ojo de la cara y el iris del otro. Cada presidente autonómico se ha organizado un protocolo superior al del Rey, dispone de más secretarias, secretarios, asesores, consejeros, ayudantes, automóviles y gastos de representación que el Monarca; habita en ocasiones palacios más suntuosos que el chalé de la Zarzuela. Y gastan, gastan como fieras. Todo es poco para colocar a sobrinos y amiguetes, para viajes de Estado, para despachos suntuosos, para fiestas y recepciones, para emisoras de televisión abrumadoramente deficitarias, para servicios de escoltas y seguridad, para banquetes y regalos oficiales, para publicaciones innecesarias y exposiciones sin sentido. El despilfarro llega en ocasiones a cotas difíciles de calibrar. La deuda, además, excede en Cataluña los 10.000 millones de euros; en Andalucía, los 7.500; en Madrid, los 7.000; en Valencia, los 7.000; en Galicia, los 3.000…

Las burocracias central, autonómica y municipal no tienden a amortizar puestos de trabajo sino a duplicarlos o triplicarlos. Andalucía tiene ya, números redondos, 200.000 empleados públicos, más que la suma de las comunidades madrileña, catalana y vasca, cuando los andaluces que viven en esa región son poco más de siete millones y los habitantes de Madrid, Cataluña y País Vasco se acercan a los 14 millones.

Con los impuestos de los ciudadanos se paga en España a más de 2 millones de funcionarios innecesarios que, como decía antes, no mejoran las Administraciones sino que, por el contrario, las emperezan. Para justificar tanto puesto de trabajo inútil se inventan mil escollos burocráticos y un millón de pejigueras y engorros, que termina padeciendo el españolito medio, el cual, en definitiva, paga no para que le ayuden sino para que le fastidien y enlerden. El contribuyente, además de cornudo, apaleado y encima con airosas pintas.

Hay no pocos políticos en España que están bien preparados, que son capaces y admirables. Pero la inmensa mayoría es de una mediocridad enervante. En la vida común de competencia no tendrían dónde caerse muertos. Se dedican a la política porque no sirven para otra cosa, porque no serían capaces de ganar una oposición, de competir en un puesto de trabajo, de poner en marcha una empresa, de sacar a sus familias adelante. El ciudadano medio considera a la clase política española deleznable. Exagera porque, insisto, no son pocos los políticos que merecen respeto y admiración. Pero, ciertamente, la indocumentación, la idiocia, la simpleza, la estulticia, la falta de preparación o la torpeza de muchos dirigentes emanados de los partidos y encumbrados a veces en puestos de responsabilidad, producen escalofríos. Yo he tratado a algunos ministros y ministras a las que no hubiera aceptado ni como auxiliares de redacción en los periódicos o emisoras que he dirigido.

Dicen que la campaña electoral le costará a cada uno de vuestros partidos alrededor de los 20 millones de euros. ¿De dónde sale ese dinero? ¿De los afiliados del PSOE y el PP? No. Sale también del bolsillo del ciudadano medio al que asáis a impuestos. Vuestros partidos políticos viven sustancialmente pagados por el Estado. A la Iglesia Católica se le ha retirado la asignación que percibía, reduciéndola a lo que los ciudadanos señalen en la casilla correspondiente. ¿Por qué no hacéis lo mismo con los partidos y los sindicatos? Que sean los ciudadanos los que, como se hace con la Iglesia, marquen en su declaración de la renta el partido al que deseen se dedique un 0’7 por ciento. Y lo que tendría más lógica: ¿por qué los partidos políticos y los sindicatos no se limitan a gastar lo que perciben de las cuotas de sus afiliados?

Señor presidente del Gobierno, señor presidente del Partido Popular, si no detenéis el despilfarro del dinero público, la ciudadanía se sentirá cada vez más lejos de la clase política que la esquilma. ¿O es que esa vergonzosa subasta de promesas económicas a la que os habéis entregado durante la campaña electoral se va a pagar con los recursos propios de vuestros partidos o seremos otra vez todos los ciudadanos los que sufriremos nuevas subidas de impuestos para atender vuestros compromisos?

En 1976, en fin, el presupuesto general del Estado ascendió, números redondos, a 6.000 millones de euros, no llegó al billón de pesetas. En 2008, el presupuesto consolidado de gastos asciende a 350.000 millones de euros (349.215,24 para ser exactos), es decir casi 60 veces más que en 1976. Aunque en pesetas o euros constantes los porcentajes se reducirían, las cifras, señores presidentes del Gobierno y del Partido Popular, son, en todo caso, de escándalo.

Los grandes partidos nacionales, en fin, tienen la obligación de enfrentarse con la multiplicación del empleo y del gasto público y racionalizarlos, además de frenar la voracidad insaciable de Autonomías y Ayuntamientos, a los que es necesario poner coto y, en algunos aspectos, dar marcha atrás. Menos Estado y más sociedad, ahí reside una de las claves para la prosperidad nacional. Los españoles no pueden seguir trabajando para que, con sus impuestos, la clase política se dedique a la vida suntuosa y al despilfarro.

EMMA SUAREZ

Triunfarás en ‘Tío Vania’

Querida Emma…

Juan Balansó, tristemente desaparecido en plena juventud, me trajo un día a mi despacho del ABC verdadero a Marisa Ares, que era, en 1974, una mujer bellísima, de ojos rubios, pelo claro, piernas como columnas robadas al Cantar de los Cantares. Fue durante unos años una reportera sagaz y provocadora. Se disfrazó un día de monja, se fue al Palmar de Troya y le hizo una entrevista al delirante Papa Clemente. Después siguió durante un año a Miguel Bosé y escribió un buen libro titulado El. Más tarde, creo recordar, se casó con un hijo de Martín Artajo y desde hace muchos años, y bien que lo siento, la perdí la pista.

Pues bien. Marisa Ares escribió también una comedia erizante titulada Negro seco, en la que hizo una interpretación memorable Laura Cepeda y en la que debutaba en el teatro una actriz jovencísima que había triunfado en el cine con Memorias de Leticia Valle, adaptación de la novela de mi querida Rosa Chacel. Esa actriz se llamaba Emma Suárez y desde entonces te he seguido en tu copiosa peripecia teatral, también, claro es, en el cine y la televisión.

Deslumbraste, querida Emma, a tu generación. Eras la intensidad de la mirada, la fuerza de la sinceridad, el brillo fatigado de lo auténtico. Sigues en primera línea. Tu reciente interpretación de Las criadas resultó insuperable. Y no lo tuviste fácil, con Aitana Sánchez-Gijón al lado.

Así es que me fui a verte en Tío Vania, con el recuerdo de la última vez que asistí a la comedia de Chéjov, Ana Belén que estás en los cielos. A través de la imponente escenografía de Max Glaenzel y Estel Cristià pasas la batería y sales airosa en tu interpretación, aunque un maquillaje poco acertado te ha sustraído la intensidad de la mirada, la del verso del poeta: ojos oscuros, labios de grana, a quién esperas con esos ojos y esas ojeras, enjauladita como las fieras tras de los hierros de tu ventana.

Ahí estaba, en todo caso, sobre el escenario del María Guerrero, la Emma Suárez que ha trabajado con los mejores actores y actrices; con los más prestigiosos directores de cine y teatro; con los grandes cantantes; la Emma Suárez, que ha ganado a pulso los más importantes premios; la Emma Suárez de La Chunga, de Vargas Llosa, de Bajarse al moro y El perro del hortelano; la Emma Suárez de Tu nombre envenena mis sueños y Vacas, de La ardilla roja y Una casa en las afueras; la Emma Suárez, a la que tanto, tanto quiero.

Luis María Anson, de la Real Academia Española.

© Mundinteractivos, S.A.

Tagged with:

La cultura según Zapatero, de Luis María Anson e El Mundo

Posted in Cultura, Política by reggio on 29 febrero, 2008

CANELA FINA

Para la alta sabiduría de José Luis Rodríguez Zapatero, Pedro Duque, Joaquín Sabina y Joan Manuel Serrat son la Cultura española. No regatearé yo el elogio a ninguno de los tres. Serrat ha figurado desde tiempos de la dictadura entre mis cantautores favoritos.

Pero, coño, la Cultura española es una pizca más que esos nombres que apoyan a Zapatero, aunque el presidente la reduzca a sus conveniencias políticas. Que Rajoy no supiera replicarle al líder circunflejo en sus delirios culturales no significa que el reduccionismo zapateresco no haya provocado la sonrisa de muchos.

Aparte Duque, Sabina y Serrat, tal vez reconozca Zapatero que la Cultura española está representada en la Universidad, alma mater de la nación. Catedráticos y profesores forman el tejido más denso de la expresión cultural de nuestro país.

La Cultura española, además de Serrat, Sabina y Duque, está presente en las Academias, no sé yo si Zapatero se mostrará conforme. En la Real Academia Española, en las Reales Academias de la Historia, de Bellas Artes, de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, de Ciencias Morales y Políticas, de Medicina y en el resto de las Academias, hombre, convengamos que hay algunos intelectuales que, por elección, representan a la Cultura española.

Además de Sabina, Serrat y Duque, tal vez condescienda Zapatero a reconocer que la Cultura española está presente en las Fundaciones especializadas y también en los centros de investigación públicos y privados, en los que científicos de muy varias disciplinas contribuyen con su trabajo a robustecer la ciencia de nuestra nación.

También el espléndido periodismo cultural con publicaciones de muy vario género significa algo en la Cultura española, amén la presencia en ella de Sabina, Serrat y Duque.

Y, finalmente, los millares de artistas, de poetas, de dramaturgos, de novelistas, de ensayistas, de filósofos, de pintores, de escultores, de arquitectos, de músicos, de cantantes de ópera, de cineastas, de científicos, de investigadores que trabajan por su cuenta, habrá que convenir que nutren ese océano vastísimo de la cultura española, una de las tres o cuatro más importantes del mundo actual, merecedora de que no se la limite a los nombres que apoyan políticamente a Zapatero.

La carcajada que el mundo cultural español soltó cuando el presidente circunflejo redujo la cultura española a Duque, Serrat y Sabina se escuchó hasta en las ruinas del Partenón. La soberbia, la liviandad, la frivolidad y la ausencia de rigor forman parte de la insoportable levedad del ser Zapatero. Tal vez el presidente pueda engañar a los incautos. Pero el vastísimo universo cultural jamás ha estado ni con un sólo político ni con una sóla política. La Cultura es otra cosa y, desde la literatura a la ciencia, desde la pintura a la música, desde la arquitectura a las artes cinematográficas, nutre sus raíces en la libertad y la independencia, no en apoyar al nefelibato Zapatero.

Luis María Anson es miembro de la Real Academia Española

© Mundinteractivos, S.A.

Tagged with:

Otra vez, Zapatero Romero Robledo, de Luis María Anson en El Mundo

Posted in Economía, Política by reggio on 29 enero, 2008

CANELA FINA

Zapatero I el de las mercedes, al que bauticé así hace tres años, ha abofeteado a Romero Robledo y le ha dejado en ridículo ante la Historia. El adalid de la compra de votos del siglo XIX se hubiera quedado atónito ante el descaro zapateresco. El presidente rumboso ha ofrecido 400 euros a 13 millones de españoles si le votan en marzo. El duro de Romero Robledo, hoy unas seis mil pesetas, ha sido aplastado por los 400 euros de Zapatero, cerca de 70.000 pesetas.

El caso es que se veía venir. En esta misma página publiqué el pasado 21 de septiembre una canela titulada Zapatero Romero Robledo y el 27 de noviembre otra: Presupuesto: compra de votos. El presidente de las mercedes ha despilfarrado la espléndida herencia dejada por Rato-Aznar concediendo favores sin tino para colmar su cesta de votos.

Así, Zapatero ha otorgado un aguinaldo de 2.500 euros a los hijos nacidos desde julio. Así, Zapatero ha tentado a un millón de jóvenes concediéndoles 210 euros al mes para ayuda de alquiler de los pisos que ya habitan o que habitarán. Así, Zapatero ha incrementado escandalosamente el PER que vertebra el sufragio en Andalucía y Extremadura, hasta el punto de que, derrotado el PSOE en las capitales andaluzas, gana las elecciones gracias al voto rural subvencionado. Así, Zapatero riega cada año con 600 millones de euros extra las prestaciones al sector mayoritario de jubilados. Así, Zapatero ha concedido para el cultivo de votos en Cataluña 34.486 millones de euros. Así, en fin, y no es el último ejemplo que podría ponerse, Zapatero se ha salido de madre y ha ofrecido 400 euros de propina a 13 millones de españoles.

Y, claro, la economía empieza a tambalearse, aunque todavía aguante. Al concluir el año 2006, España era el país más endeudado del mundo. Y en contra del optimismo del Gobierno, nuestro crecimiento no pasará del 2,5% en 2008. Gracias a la prudencia y a la serenidad de Solbes se han contenido las ocurrencias económicas de Zapatero más cerca de Evo Morales que de Bruselas. El vicepresidente hace lo que puede, que es mucho, pero no da abasto para taponar los agujeros producidos por las mercedes que con tanta largueza concede el presidente en su histeria descontrolada para sumar votos.

Tengo a José Barea por uno de los economistas más serios y rigurosos de la vida española. Frente a tantos aspavientos y frivolidades, Barea diagnostica casi siempre con acierto anticipador. Hace tres meses escribía: «… para conservar el poder se ha convertido el Presupuesto de 2008 en instrumento de compra de votos, ignorando los criterios de eficiencia en la programación del gasto y de equidad en la asignación de los recursos públicos».

Con demasiado retraso, el PP se ha sumado a lo que algunos anticipamos hace meses. Pero ya ha denunciado la compra de votos que con descaro y sin pudor ha decidido Zapatero Romero Robledo.

Luis María Anson es miembro de la Real Academia Española

© Mundinteractivos, S.A.

Tagged with:

Opiniones en EL IMPARCIAL de Luis María Anson

Posted in Medios by reggio on 22 enero, 2008
REFORMA CONSTITUCIONAL
Artículo de Luis María Anson
 Tribuna
España, una posibilidad europea
Juan Pablo Fusi
España debe ser entendida como una variable europea. Aún con etapas absolutistas, reacciones conservadoras, pronunciamientos militares y guerras civiles, el país participó en los siglos XIX y XX de la evolución de Europa hacia el estado constitucional y el régimen parlamentario, hacia la industrialización y el desarrollo de la vida urbana, hacia la codificación del derecho, la extensión social de la educación, la revolución de las comunicaciones y transportes, la secularización de la vida y la paulatina socialización de la política.
 Columnas
1808-1812: dos siglos de soberanía nacional pero?¡ni un día más!
José Varela Ortega
Iniciamos el año que conmemora el doscientos aniversario del alzamiento popular de 1808.
El nuevo internacionalismo británico
Shlomo Ben-Ami
La administración del presidente George W. Bush, con su plan estratégico para Oriente Medio en ruinas, ha comenzado, aunque con indecisión, a poner gran empeño en resolver los conflictos mediante la paz.
Por favor, un poquito de humildad
Emilio Lamo de Espinosa
?Gobernaré con humildad?, aseguró Rodriguez Zapatero el mismo 15 de marzo, hace pronto cuatro años.
Los favoritos del Príncipe
Jon Juaristi
Íbamos a presenciar un despliegue heroico de la creatividad cultural, tantos años aherrojada por el sectarismo de la derecha, prometía Carmen Calvo.
Alimentos y petróleo
Alieto Aldo Guadagni
La Ronda Doha agoniza por la intransigencia de la Unión Europea en abrir sus mercados agrícolas, la negativa de los Estados Unidos en reducir subsidios y la nula vocación de apertura de Japón, Corea, Noruega y Suiza.
Antes de que sea tarde
Pedro Medellín
Estados Unidos no está percibiendo lo que está pasando en América Latina. Con estas palabras, el Presidente Bush instó a los países árabes del Golfo Pérsico, para que reforzaran su seguridad frente a ?las amenazas del terrorismo y el enorme poder que está adquiriendo Irán en la región?.
Bélgica
Andrés de Blas Guerrero
Los europeos en general, y los españoles en particular, seguimos con preocupación el desarrollo de la crisis belga.
Casas a la malicia
Alicia Huerta
De verdad que no es por intentar consolar a nadie, pero ya en 1619 en una carta que don Luis de Góngora escribe a un amigo suyo, le comunica que ?He alquilado casa que, en el tamaño es dedal y, en el precio, de plata?.
Casi dos siglos de El Imparcial
Margarita Márquez Padorno
A punto de iniciarse la primavera de 1867, la tarde del 16 de marzo, veía la luz El Imparcial, fundado por D. Eduardo Gasset Artime, joven pero ya experimentado periodista que había dirigido la más famosa de las revistas ilustradas de la España isabelina, el Semanario Pintoresco fundado por Mesonero Romanos en 1836.
Deconstrucción Nacional
Román Cendoya
Abro este nuevo “charco” cuando termina la legislatura y confío que también los peores cuatro años de la historia democrática de España. Puede sonar exagerado lo de “los peores cuatro años”, cuando en esta legislatura el terrorismo nazionalista vasco ha asesinado al menor número de ciudadanos de su macabra historia y el ejecutivo central no se ha visto salpicado por casos de corrupción.
El “Big Bang” del periodismo
Joaquín Vila
La libertad de expresión llega a velocidad de vértigo a todos los rincones de nuestro planeta.
El canal
Isabel Ferreiro
Si a España se le han dado bien la literatura y la pintura, no ha tenido, en cambio, la misma suerte con la empresa ni la filosofía.
El problema económico a corto y largo plazo
José Luis Feito
?Cada minuto muere un hombre, cada minuto nace otro?, escribió el laureado poeta Lord Tennyson hace ya casi 150 años.
España como destino de las migraciones
Valeriano Gómez
Durante la última década, la inmigración ha pasado a ocupar un lugar prioritario en la agenda política y social española.
España, esa querida democracia cobarde
José Antonio Sentís
Es imprescindible regenerar la democracia española. Claro que, antes, hay que saber qué es España
Kosovares
Alberto Míguez
Si nada lo impide ?y no hay razón alguna que lo impida, la hasta ahora provincia de Kosovo será independiente en unos meses.
La burocratización como conjuro
Martín-Miguel Rubio Esteban
Este exhaustivo proceso evaluador liquidará la fresca y genuina curiosidad intelectual (o anhelo desinteresado por el conocimiento) del alumno, que verá en cada área un repertorio de formularios temporalizados. El sujeto (alumno) asfixiará matándolo al objeto (conocimiento).
  Los nuevos conquistadores
José María García Luján
Resulta sorprendente y gratificante comprobar cómo el mundo de los grandes negocios se encuentra en gran medida dominado por españoles.
Mi amigo Fernando
Juan José Alonso Millán
En esta columna, me propongo hablar de gente que he conocido y que me ha llamado la atención por su forma de expresarse, su manera de vestir o por su modo de obrar.
Pobre balance exterior
Enrique Montánchez
Los responsables del “laboratorio de ideas” del PSOE no pueden ocultar su nerviosismo: ¿Cómo vender los logros del Gobierno en política exterior? O, como reconocen en privado en un obligado ejercicio de autocrítica, ¿qué éxitos presentar ante la ciudadanía?
Un contraste entre Francia y España
Víctor Pérez-Díaz
Los contrastes a veces son odiosos; otras, instructivos. El de Francia y España puede ser hoy esto último.
Tagged with: