Reggio’s Weblog

El Ejecutivo alega ante el TC que Ibarretxe busca un “daño irreversible” al Estado, de José María Brunet en La Vanguardia

Posted in Derechos, Política by reggio on 7 agosto, 2008

El Gobierno teme que la consulta vasca constituya un precedente

El Gobierno considera que el referéndum vasco causaría un “daño irreversible” al Estado, y por ello pidió ayer al Tribunal Constitucional (TC) que mantenga la suspensión acordada sobre su convocatoria. Este razonamiento constituye el eje fundamental de las alegaciones presentadas por el abogado del Estado contra la petición formulada por el Gobierno vasco para que se levante la suspensión de la consulta.

El Gobierno estima en su escrito que la iniciativa del lehendakari se ha planteado como un “instrumento de presión” sobre el presidente del Ejecutivo porque “no ha querido negociar” sobre el futuro de la política vasca. Las alegaciones exponen que si se cede ante este planteamiento se creará un peligroso precedente en el sentido de que “es posible utilizar un procedimiento referendario” para forzar políticamente al Gobierno a “seguir los dictados” del lehendakari. En concreto el abogado del Estado añade que, aunque ganara el no en el referéndum, “se habría creado el precedente”. Y aunque el Gobierno no lo dice de manera explícita, pretende que de este asunto salga un mensaje general para todas las autonomías.

El Ejecutivo de Vitoria solicitó al TC que permitiese la preparación del referéndum, pese al recurso del Gobierno, o en su defecto que dictase sentencia sobre el fondo del asunto antes del próximo 15 de septiembre. El abogado del Estado, a su vez, se adhiere a la petición de que el asunto sea resuelto con prontitud, pero argumenta que aunque Ibarretxe pueda finalmente llevar a cabo la consulta, procede ahora a mantenerla suspendida mientras se tramita el pleito. El Gobierno alega que no se puede permitir que el lehendakari dé pasos para realizar unos planes cuya ejecución convertiría en “irreversibles” los “daños a los intereses generales del Estado” que el recurso presentado busca evitar.

Las alegaciones sostienen, en suma, que la suspensión de la norma vasca no es un objetivo en sí misma, sino un medio para tratar de impedir los perjuicios que se intentan evitar con el recurso. El abogado del Estado razona que debe oponerse a que empiece a organizarse el referéndum porque, en ese caso, la consulta habría comenzado a prepararse “eliminando o desvirtuando absolutamente la competencia exclusiva de autorización” que para este tipo de iniciativas la Constitución otorga al Gobierno.

El abogado del Estado abona así la tesis de que el referéndum de Ibarretxe constituye un desafío en toda regla al Gobierno, porque pretende invadir sus competencias para obligarle a negociar según sus propios planteamientos e intereses. El Gobierno estima que no hay ninguna razón para acceder ahora a levantar la suspensión de la consulta, porque mantenerla paralizada no lesiona, en cambio, ningún interés esencial. Las alegaciones razonan que el lehendakari podría retomar sus proyectos si el TC le diera la razón sobre el fondo del asunto, de manera que el referéndum que quiere convocar no quedaría “hibernado” como ha sostenido el Ejecutivo de Vitoria, sino que en teoría podría celebrarlo más adelante.

“Si se ratificara la suspensión y posteriormente se desestimara el presente recurso de inconstitucionalidad – razona el abogado del Estado-, bastaría con que el Parlamento vasco pospusiera las fechas de convocatoria y de celebración, para que el cuerpo electoral vasco pudiera ser consultado sobre las dos preguntas del referéndum”. En cambio – añade el escrito- “si se levantara la suspensión de la ley recurrida y, celebrada la consulta, se estimara luego este recurso, el daño a los intereses generales del Estado sería irreversible”.

Ese daño perseguido por la iniciativa del lehendakari – prosigue el recurso- ha sido expuesto de forma palmaria por el propio Ejecutivo vasco, porque ha sostenido que la consulta obedece a que el presidente del Gobierno español no ha querido negociar. “Es decir -expone el abogado del Estado-, como el presidente del Gobierno español no ha querido negociar con el lehendakari en el momento elegido por este y acerca de los puntos seleccionados de igual y unilateral manera, se pretende movilizar al electorado vasco para forzar esa ´negociación´ sobre la oferta de pacto político” planteada por Ibarretxe. Todo ello -añade- pretende “dar cobertura al derecho de autodeterminación política o ´derecho a decidir´ del sujeto político llamado ´pueblo vasco´”.

Anuncios
Tagged with: