Reggio’s Weblog

Tensión en el Govern por la prórroga en la financiación, de Francesc Bracero en La Vanguardia

Posted in Economía, Política by reggio on 23 agosto, 2008

Carod se queja de que ICV ignorara a ERC en el pacto con el Gobierno

Aparecen los primeros síntomas de debilitamiento de la unidad del tripartito. El pacto que ICV hizo con el Gobierno para retirar su petición de comparecencia del presidente José Luis Rodríguez Zapatero en el Congreso a cambio de un compromiso de que habrá acuerdo de financiación en un plazo de tres meses ha agriado las relaciones en el seno del Govern. Un claro indicio de la desconfianza entre los socios se refleja en que ni PSC ni ICV informaron a ERC de las conversaciones que el líder de los ecosocialistas y conseller de Interior, Joan Saura, mantuvo desde el pasado domingo y hasta el pasado martes con la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega.

Carod se quejaba ayer en voz alta, ante los micrófonos de Catalunya Ràdio, al recordar que era el presidente de la Generalitat en funciones mientras Saura pactaba en secreto con De la Vega en Vilanova i la Geltrú que habrá acuerdo de financiación para el mes de noviembre, a cambio de que Zapatero no tenga que comparecer en el Congreso y de que sea el vicepresidente Pedro Solbes quien se explique en la Cámara la semana que viene.

En Iniciativa han captado que sus socios de Esquerra están entre perplejos y enojados por el pacto con la Moncloa. Ya lo captaron el martes con las invectivas que su portavoz en el Congreso, Joan Ridao, dirigió a su homólogo de ICV, Joan Herrera, al que acusó de practicar una política de “calientabraguetas”.

El vicepresidente de ICV, Jordi Guillot, admitió ayer en TV3 que “quizás fue un error” no informar a Carod de las conversaciones con el Gobierno.

Pero además de ese pacto hay otra circunstancia clave que puede llegar a agravar las relaciones entre los socios del tripartito. El pacto De la Vega-Saura establece que el acuerdo entre el Gobierno y la Generalitat se cerrará en tres meses. Es decir, en noviembre, antes de la votación de los presupuestos generales del Estado.

El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, uno de los barones del PSC, adelantó que los socialistas catalanes seguirán la disciplina del grupo parlamentario socialista del Congreso.

Tiempo ha faltado a ERC y a ICV para expresar sus temores de que la unidad de los partidos catalanes por la financiación pueda romperse. Por ello, han emplazado al PSC a que aclare su posición. Carod, diplomático, consideró que las palabras de Corbacho no hacen sino confirmar que en noviembre habrá un buen acuerdo de financiación que hará que los socialistas catalanes voten con gusto los presupuestos. Pero el conseller de la Vicepresidència es consciente de que no era ese el mensaje de Corbacho.

Las incógnitas aparecen justo cuando el tripartito catalán se dispone a cerrar una propuesta propia de financiación, a consensuar con Convergència i Unió, como modelo de referencia que le sirva para negociar con el Gobierno central un nuevo sistema.

Falta conocer el papel del president José Montilla, que vuelve el lunes, cuando está previsto que se reúna la ejecutiva del PSC. La solución debe saberse en 90 días.

Anuncios
Tagged with:

Telefuncionarios, de Francesc Bracero en La Vanguardia

Posted in Derechos, Economía, Laboral by reggio on 20 agosto, 2008

La Generalitat permitirá que los empleados públicos trabajen desde casa

El tópico secular que pesa sobre los funcionarios – de que son privilegiados respecto al resto de los trabajadores- podría acrecentarse si se cumplen los planes de la Generalitat para que una parte de ellos trabajen desde casa un par de días por semana. El próximo otoño se pondrá en marcha un plan piloto para probar el funcionamiento del teletrabajo en la administración catalana. Se trata de que hagan en el hogar el mismo trabajo que vienen desempeñando en la oficina. Entre sus ventajas está el ahorro en desplazamientos y la conciliación de la vida laboral y familiar.

La prueba piloto se iniciará en octubre con un número aproximado de cien funcionarios que se presten a probar esta modalidad de forma voluntaria. El Govern ha previsto ofrecer formación en prevención de riesgos laborales a los telefuncionarios, aunque resulta difícil pensar en los riesgos laborales que puede correr uno en su propia casa más allá de los que se derivan de utilizar el ordenador doméstico.

Pero no por estar en casa podrán dedicarse a descansar. A los telefuncionarios se les adjudicará el trabajo de forma que se obtengan resultados cuantificables y tendrán supervisores que evaluarán su labor. Después de seis meses, la Generalitat evaluará el rendimiento de las pruebas mediante tres tipos de cuestionarios que examinará una comisión específica en la que tendrán participación los sindicatos.

De obtener éxito, la experiencia tendrá continuidad. La Conselleria de Governació, que dirige Jordi Ausàs, ya tiene decidido que hará una apuesta por el teletrabajo como una fórmula de modernización de la administración catalana. La Generalitat considera que, en un contexto de recesión económica como el actual, las medidas de flexibilización del tiempo de trabajo y de racionalización son de las mejores soluciones que se pueden aplicar sin que se registren costos añadidos. El proyecto, no obstante, plantea todavía dudas sobre su efectividad y viabilidad que se intentarán despejar con las pruebas piloto que se pondrán en marcha a partir de otoño.

Quienes se apunten a la prueba tendrán que utilizar su ordenador doméstico y su línea de ADSL. En cualquier caso, la Generalitat no descarta, si el sistema se llega a aplicar de forma regular, facilitar el material que necesitarán en casa los telefuncionarios. Además dispondrán de un servicio de ayuda telefónico para cuestiones técnicas. Las pruebas acabarán por determinar si el teletrabajo se puede implantar en la Generalitat y cuál será su alcance. Por las características de cada puesto de trabajo, es evidente que no se podrá acoger todo el mundo y así queda por ver cuántos funcionarios podrán optar por este sistema.

La patronal Foment del Treball, que en julio pasado presentó un completo estudio sobre los funcionarios de las diferentes administraciones españolas en los últimos diez años en el que criticaba los privilegios de estos trabajadores, opina en cambio que el teletrabajo es un avance. El secretario general de Foment, Joan Pujol, afirma que “se trata de una innovación” en el mercado laboral que hay que aplaudir si no hay excesos ni por la parte contratante y ni por parte del empleado. “Estamos en contra de la inmovilidad y todo lo que sea buscar condiciones diferentes es positivo”, aseguró el dirigente patronal, que no oculta la dificultad por regular y controlar la nueva modalidad del teletrabajo.

Tagged with: