Reggio’s Weblog

La pregunta, de Antonio García-Trevijano en el Diario español de la República Constitucional

Posted in Política by reggio on 28 enero, 2009

TVE seleccionó un centenar de personas que reflejara la distribución de la población -por segmentos de edad, sexo, credo, profesión, empleo, paro, jubilación- para hacer del grupo una muestra representativa de la sociedad civil, tan justa y completa que hasta la deficiencia genética, una pobre niña mongólica, tuviera la misma oportunidad que la inteligencia crítica o el sentido común, para preguntar al Presidente sobre sus errores o mentiras. Contra las intenciones laudatorias del director de la orquesta, la música de cada elemento comenzó a concertarse y a sonar como angélico cornetín de llamada a filas de un providencial ejército de salvación que lo apartara cuanto antes del Gobierno. Una sola pregunta bastó para hacer patente, ante millones de telespectadores, no solo el estado de indigencia política de los votantes de listas de partido, sino sobre todo el agudo contraste entre la inocente mentalidad de la preguntadora y la nerviosa respuesta del cínico contestador automático. En lugar de indicarle la barbarie que entraña el solo hecho de formular esa inverosímil pregunta, la asume con naturalidad como si no fuera un sin sentido que John Ford habría llamado homérico.

Una camionera, María Alba, le pregunta con una lógica aplastante por qué no resuelve los dos problemas más acuciantes, aumento del paro y escasez creciente de jueces, contratando entre los parados, mediante sueldo -añade para ser justa-, los puestos de trabajo que se necesitan en los juzgados. Sin signo de sorpresa ni de humor, el Presidente empieza a “enrrollarse” con el tópico de la falta de medios en la administración de justicia. La camionera lo interrumpe para repetir su pregunta concreta. El contrariado Presidente, para calmar la impaciencia de la curiosidad ante tan inesperada sugerencia, y seguir en su rollo, le dice: “NO EXCLUIMOS ESA POSIBILIDAD”. O sea, no excluye que los nuevos jueves y fiscales sean elegidos entre la masa de parados. Hasta ese punto llega la irresponsabilidad de su demagogia. No porque creyera o le importara lo que decía, sino porque la estúpida salida de su retórica hacía creer a millones de votantes, similares a la camionera, que tal locura popular era realizable desde luego por un gobierno socialista.

A pesar de que el tamaño descomunal de ese disparate de Zapatero exime de la necesidad de explicarlo, la autocensura de la prensa más difundida lo considera tan inoportuno que, sin respeto a la verdad, lo borra por completo del texto transcrito como si fuera literal. Se puede comprobar en la página 15 de “El País”, 27 de febrero, pregunta penúltima.

florilegio

“Para un jefe legal es imprudente meditar antes de responder a un inferior.”

Anuncios

Liderazgo mundial, de Antonio García-Trevijano en el Diario español de la República Constitucional

Posted in Internacional, Política by reggio on 26 enero, 2009

Una sola frase del discurso inaugural de la Presidencia de Obama, “estamos dispuestos a asumir de nuevo el liderazgo” del mundo, revela cuales son los límites de la novedad de su pensamiento y de su cultura político-religiosa. Se acerca más de lo que él mismo hubiera deseado al “Destino Manifiesto”. Aquella idea providencial de la séptima presidencia, la de Jackson, que ha venido inspirado los fundamentos raciales de la discriminación interior, contra la que Obama se ha revuelto con notable éxito, así como de la nefasta concepción imperialista de la política exterior, que no ha cesado de acentuarse desde la guerra colonial contra España (Cuba-Filipinas), calificada por Paul Valery de guerra contra Europa. La intervención del Presidente Wilson en la guerra del 14 y la de Roosvelt en la del 39, crearon un profundo sentimiento de gratitud europea, que se ha borrado casi por completo con la actitud de EE.UU., apoyando dictaduras en la guerra fría y desatando conflictos armados contra países productores de petróleo.

Lo inquietante no es la pretensión de ejercer el liderazgo de EU en el mundo, cosa que se deriva con naturalidad de la conciencia elitista de seguir siendo una primera potencia, a pesar de la rivalidad de Rusia y China. Lo preocupante es que, al decir “asumir de nuevo”, está legitimando el liderazgo militar de los presidentes anteriores, en lugar de haber definido la noble aspiración a dirigir el mundo de forma civilizada, extendiendo por todo el orbe la nueva influencia política que se derive de una superior potencia democrática, cultural, tecnológica, ecológica y moral de EE.UU.

La idea de liderato, que en su origen conceptual nada tiene que ver con la de jefatura, implica una serie de connotaciones negativas que hasta ahora no parecen darse en Obama. Su indudable carisma personal no necesita ser reforzado con los tradicionales atributos del jefe, para que personalidades distinguidas y masas anónimas de todo el mundo confíen y depositen una nueva esperanza en su mandato. Lo cual no excluye que la inteligencia crítica, la sensibilidad moral y la rica tradición cultural de los europeos permanezcan despiertas, a fin de analizar con frialdad, y sin prejuicios, las medidas de política internacional que adopte su gobierno. Es inevitable que su forma de afrontar la crisis económica repercutirá, aunque no sea la mejor, en la política económica de todos los gobiernos. Y eso obliga a prevenir, en España, los efectos no deseados que siempre lleva consigo la importación de ideas a contextos económicos y culturales diferentes.

florilegio

“A un jefe legal se le obedece. A un líder, incluso sin poder, se le sigue.”

Obamismo español, de Antonio García-Trevijano en el Diario español de la República Constitucional

Posted in Política by reggio on 23 enero, 2009

En la exaltación española de Obama ha cristalizado la misma aberración social que la impuesta, durante el franquismo y la Monarquía de Partidos, con la obligatoriedad política de expresar en público la condena de cada atentado de ETA, para no parecer sospechosos de simpatías con el terror. Lo obvio ha sido excluido del terreno de la conciencia privada y sometido a la necesidad de ser incluido en el consenso de lo público. El rechazo del crimen y el parabién a la virtud se dan por supuestos en toda sociedad sana. Pero han de ser explicitados en una sociedad criminal y viciosa, donde las conciencias normales se refugian en el silencio del pudor. La exageración en el elogio de Obama traduce, en España, la necesidad de que el consenso antidemocrático, la corrupción de los partidos estatales y la mentira de los medios sobre la naturaleza de este Régimen, parezcan contener los valores éticos y los nobles fines de la democracia. La bella retórica de Obama y las promesas alentadoras de su discurso no han traspasado, hasta ahora, las fronteras naturales de la libertad, en una democracia asustada de los errores y brutalidades a donde la condujo el abandono de sus principios fundadores y el desprecio de la verdad. La catarsis negra la retorna a la normalidad.

La hiperbólica recepción de Obama en la opinión española oficial, el obamismo, delata el complejo de inferioridad que late en el cuerpo oligárquico del Estado de Partidos. Especialmente en el PSOE, acrítico partido del gobierno que, sin temor al ridículo, presume de haber anticipado una esperanza similar a la despertada en EEUU, olvidando que Zapatero humilló en Madrid la bandera que ha hecho posible a Obama. Y también en el PP, que no comprenderá el alcance político de lo allí sucedido, si ignora aquí la condena de la canallada internacional que Bush fraguó, con Aznar, en las Azores. Del mismo modo que la moderación en el elogio de lo grandioso, lo sublime o lo creador, es signo de mediocridad envidiosa, la exageración laudatoria de lo natural, en una democracia verdadera, sólo puede acaecer en las sociedades que no sólo desconocen la libertad política y la de pensamiento, sino que están educadas en la servidumbre voluntaria al poder estatal sin control, y en la admiración servil de todo lo poderoso.

florilegio

“Si no hay libertad, no puede haber naturalidad de gestos ni de opiniones. Si lo oficial es falso, no hay espacio público que ose dar cabida a la sinceridad inherente a lo verdadero. Si no existe libertad política ni de pensamiento, todo es propaganda. Si se disimula la miserabilidad moral de la vida propia, los juicios sobre la ajena están viciados de hipocresía, cinismo y miedo. La hipérbole elogiosa de lo lejano denota la pobreza espiritual de lo cercano.”

Paro judicial, de Antonio García-Trevijano en el Diario español de la República Constitucional

Posted in Justicia by reggio on 16 enero, 2009

Qué ocasión de contemplar, en la Monarquía de Partidos, la pericia en estupidez oficialista. Editoriales y profesores de fama doméstica despliegan su fantasía, en un concurso público de saberes sobre naturaleza y legalidad de la suspensión voluntaria de la función judicial durante un día. ¿Es huelga laboral, cierre patronal, algo permitido o prohibido por el silencio de la Constitución? Para el Gobierno y sus partidarios sería un cierre patronal, o sea, una traición al Estado del que forma parte el poder judicial en tanto que uno de sus tres poderes, un acto contra sí mismo tan ilegítimo, por absurdo, como un hipotético paro del Gobierno o del Parlamento. Para la oposición y sus editores sería una huelga legal, sujeta a servicios mínimos, pero de ejercicio temerario en un colectivo que debe dar ejemplo de espíritu dialogante. Derecho teórico a una huelga sin posible práctica.

Ese eventual paro no es homologable con un cierre patronal. Los jueces no son empleadores. No contratan a los empleados en Juzgados o Tribunales. Y no es traición al Estado, como no lo son las huelgas de funcionarios. El movimiento judicial, al presionar al Gobierno, no se niega a sí mismo en lo que es, una función separada de la de dictar y ejecutar leyes, ni menos aún puede negarse en lo que no es, un poder independiente del ejecutivo y del legislativo. El artículo 117 de la CE dice que los jueces y magistrados son independientes e integrantes del poder judicial, pero no dice que este poder en singular sea independiente. Tampoco es huelga, pues no va dirigida contra el empleador de los jueces, el Estado, sino contra el Gobierno. Visto lo que ese paro no es, veamos lo que constitucionalmente puede ser, en tanto que conflicto laboral no sujeto a la legislación social. El titular único de la Justicia, el Rey, realiza este dominio a través de Jueces y Magistrados independientes que la administran en su nombre. Cuando el Rey guarda silencio en un conflicto entre dos instituciones, y una de ellas le concierne de modo nominal, es aplicable la norma canónica de que quien calla otorga, si podía y debía hablar. Por supuesta dignidad, el Rey está patrocinando tácitamente el paro judicial. La indignidad de las condiciones de trabajo de los jueces se traslada a la del titular de lo que administran en su nombre. Quien condene al movimiento judicial está, pues, condenando al Rey. Y la única vía constitucional de solución del conflicto es la del artículo 56 de la CE: arbitraje público del Rey entre la judicatura y el gobierno, bajo pena de destitución, por dejadez de funciones, si no lo realiza.

florilegio

“Creer o decir que la Justicia emana del pueblo y se administra en nombre del Rey es quimera mendaz. Emana de la ley y se administra en su nombre.”

Jueces serviles, de Antonio García-Trevijano en el Diario español de la República Constitucional

Posted in Justicia by reggio on 14 enero, 2009

El suave movimiento de protesta corporativa de los jueces, con amenaza de huelga general, está lastrado por el temor de que sus justificadas peticiones al Gobierno, para lograr una mayor eficiencia técnica de la función judicial, no sean bien acogidas, y ni siquiera comprendidas, por la sociedad civil. Ese temor está fundado en causas reales. En primer lugar, no existe una opinión pública distinta de la fabricada por el gobierno y los medios de mayor influencia. Y esta sedicente opinión pública es adversa a toda forma de rebelión judicial. En segundo lugar, el motivo subjetivo que desencadenó la reacción corporativa, la defensa del juez Tirado, extraña a la conciencia moral objetiva y tiñe al movimiento judicial de oportunista corporativismo. En tercer lugar, aunque su sueldo no corresponda a la dignidad ni a la trascendencia de su función, la judicatura forma parte de la élite social, de la clase dominante y, en esta Monarquía de Partidos, sean o no conscientes de ello los jueces, también de la clase gobernante. La única diferencia con los partidos es que no pertenecen a la clase reinante. Y la sociedad, ajena a estas disputas internas entre elementos estatales, mira la protesta judicial con la indiferencia o el malestar que la causaría la de cualquier otro sector de la administración pública. En cuarto lugar, y esto es lo decisivo, lo único que la sociedad civil apoyaría con entusiasmo seria un movimiento judicial por la independencia de su función, contra la sistemática injerencia del poder ejecutivo. La última, el uso de la escandalosa doctrina Botín, para impedir que se juzguen conductas ilegales de oligarcas de partidos vascos. Y esta reivindicación no figura en la lista de peticiones judiciales.

Resultaría evidente para todos que una reivindicación corporativa de la independencia judicial ya no sería vista, por nadie, como una rebelión de jueces serviles, para mejorar las condiciones materiales de su trabajo, y eliminar por completo el criterio de la productividad, incompatible con todos los procesos mentales que requieren excelencia para poder averiguar la verdad fáctica, reflexionar sobre las normas y juzgar la pertinencia de su aplicación a situaciones concretas. Esa reivindicación cualitativa, requisito sine qua non de la dignidad judicial, entrañaría el comienzo de una revolución política por la separación de poderes estatales, que arrastraría consigo a toda la parte sana y laocrática de la sociedad, hasta conseguir la transformación pacífica de la oligarquía de este Régimen partidocrático en verdadera democracia, con garantía institucional de la libertad política.

florilegio

“Ser rebeldes es cosa de niños y de adultos orgullosos de su inmadurez. Las almas revolucionarias se dignifican moviéndose por la libertad de todos.”

Misterio de Hamás, de Antonio García-Trevijano en el Diario español de la República Constitucional

Posted in Derechos, Política by reggio on 5 enero, 2009

¿Quién ha empujado a Hamás a suicidarse? Es imposible que este partido, ganador de las elecciones en Gaza, no supiera la suerte que le esperaba si lanzaba cohetes contra la población civil de Israel. Lo inesperado ha sido la tardanza israelí en su metódica respuesta militar. Lo esperado, la condena de Israel por la opinión de los gobiernos prudentes que le piden una acción de represalia proporcionada, como en los casos de legitima defensa. O sea, dada la superior potencia de Israel, que mate un poco más, pero no muchos más palestinos que las víctimas sufridas, o que fabrique cohetes de corto alcance para defenderse en igualdad de condiciones. La hipocresía de la prensa europea se delata con el sarcasmo de recurrir a una noción traída del derecho penal para limitar el alcance de una acción militar que, como todos saben, solo se detendrá cuando logre desarmar al enemigo atacante.

Para resolver el misterio de Hamás hay que tener en cuenta todos los datos objetivos que concurren en el drama: 1. La Autoridad Palestina presidida por M. Abbas, que gobierna Cisjordania, no solo resistió las presiones de la Liga árabe para que condenase a Israel, sino que prohibió hasta ayer las manifestaciones de apoyo a Hamás. 2. Un mensajero de Fatah llegó a decir que están a la espera de la liquidación total de Hamás por Israel, para luego tomar posesión de la Franja en nombre de la Autoridad Palestina. 3. Egipto, Jordania y los países musulmanes aliados de EEUU, se declaran hostiles a Hamás. 4. El nuevo presidente checo de la UE justifica la acción defensiva de Israel. 5. Bush culpa a Hamás. 6. Obama y las grandes potencias, salvo Francia que condena a Israel, guardan silencio. 6. Hamás solo está alentada por Teherán, Siria y Hezbolá de Líbano. 7. La televisión Al Yazira y las calles europeas denuncian la matanza de civiles en Gaza.

Este aparente caos solo tendría sentido explicativo si, y sólo si, todas esas posturas que parecen inexplicables, salvo las reacciones espontáneas en la vía pública, respondieran a la hipótesis optimista de la creación del Estado Palestino, tan pronto como Israel aniquile la estructura y el equipo dirigente de Hamás, y el Presidente Obama pueda aparecer ante la opinión mundial como el estadista que vino a Palestina, vio el estado del conflicto y venció como un Cesar pacificador del Imperio. No digo que esto vaya a suceder, sino que sería la única lógica de un alto el fuego cuando Hamás deje de ser operativa. Sin olvidar que una realidad tan compleja puede desviar la copa de los labios en tan corto trayecto

florilegio

“Los enemigos de mi enemigo son amigos más de fiar que los antiguos.”

Hacia adelante, de Antonio García-Trevijano en el Diario español de la República Constitucional

Posted in Derechos, Justicia, Libertades, Política by reggio on 2 enero, 2009

Los cuerpos están habituados a moverse, a trasladarse de un sitio a otro, a consumir energía, a inquietarse, a gastarse. Las almas tienden a la quietud, a la estabilidad, a la permanencia en el estado de la primera conciencia de sí mismas, al ahorro de pensamientos nuevos, a conservarse. Los cuerpos agonizan, en los estadios, los límites de su potencia. Las almas manifiestan, en sociedad, la íntima complacencia en ser como son, el conformismo de sus facultades para no desear otros modos de vida superior. La resistencia de la materia a ser transformada es menor que la inflexibilidad del espíritu a ser inclinado hacia su mejor estar en nuevas situaciones. Es el drama de la libertad colectiva, la política. Pocos sienten la necesidad espiritual de su realización, porque pocos saben que la libertad es la libertad de los otros.

En todos los tiempos y lugares han surgido espíritus innovadores. Minorías indomables sacaron a su congéneres de las cavernas y los llevaron, con el dominio de la materia por la ciencia y la técnica, a otros modos civilizados de vivir la vida colectiva, y a contemplarse como seres capaces de superar rudimentarias formas de existencia. Sin embargo, el progreso material, el avance en la conquista de la Naturaleza, resultó ser bastante más fácil que el progreso moral, el avance en la conquista de la libertad política. Sería raro encontrar hoy algún espíritu selecto que defienda la utilidad social de la esclavitud. Tan raro como encontrar pensadores de la libertad en Europa que condenen, moral y políticamente, la servidumbre voluntaria en que se basa el Estado de Partidos. Un servilismo del alma colectiva que indignó a La Boétie, bajo el absolutismo monárquico, y que todavía sigue indignando a los escasos defensores de la libertad política de los gobernados, contra el consenso mayoritario que acepta, como si fuera normal, el privilegio estatal otorgado a los partidos para detentarla en exclusiva.

No se trata tanto de acabar con la corrupción implicada en todas las formas de sinarquía -la oligocracia del Estado de Partidos es la más cerrada-, ni de buscar fórmulas políticas que fomenten el esfuerzo colectivo para superar la crisis económica y la quiebra de la conciencia nacional, como de acceder a la dignidad de la vida en común, mediante la participación en la conquista de la libertad política. Ese afán de dignidad personal y colectiva, ese ánimo de progreso moral, define la última esencia de lo humano. Un espíritu de conquista de la libertad, frente al dominante espíritu de comercio y lucro incorporado a la Monarquía de Partidos, ilumina y guía la voluntad de todos los que levantan aquí, a diario, sin esperar recompensas materiales ni necesitar estímulos externos, el valiente, noble y brillante estandarte de la República Constitucional. En esa única bandera común hay una consigna escrita con letras de oro: Hacia Adelante. La cumpliremos.

Hacia atrás, de Antonio García-Trevijano en el Diario español de la República Constitucional

Posted in Historia, Política by reggio on 31 diciembre, 2008

Pocas personas se permiten la temeridad de no mirar hacia atrás de modo permanente en su vida cotidiana. El hábito de repasar la jornada para tomar conciencia de la situación que se espera encontrar mañana, se convierte en método de investigación en cualquier rama del saber. Nada se construye ni se averigua sin asegurarse previamente de la firmeza de lo ya construido o sabido. Al conocimiento del pasado real, fundamento de la historia, lo hace muy difícil el hecho insoslayable de que lo miramos con ojos dominados por la visión y los valores culturales del presente. Habría que prescindir de las gafas que enfocan nuestra mirada actual, una tarea sobrehumana, para llegar a percibir la realidad de los tiempos pretéritos, que dieron causa y sentido a los hechos que nos llegan interpretados como históricos. No hay ley de memoria histórica que pueda escapar de la deformación del pasado causada por la necesidad de mirarlo desde el punto de vista del presente. Esta deformación no sólo afecta a los hechos remotos. Los más próximos, los acaecidos en el año que acaba, también han de ser depurados de las emociones actuales para ser bien comprendidos. No somos dioses bifrontes, como Jano, dotados de retrovidencia y providencia.

Es costumbre extendida a todos los campos de actividad hacer un balance del año que termina. Cuando no se trata de cosas materiales, susceptibles de ser medidas y pesadas, en ese balance se inflan o desinflan los datos objetivos según el criterio subjetivo del fabulista contable. España se acerca a cincuenta millones de habitantes. Pero ese crecimiento no puede aislarse del hecho constatable de que la sociedad española decrece culturalmente. Décima potencia en actividad económica, y una de las últimas de Europa en lectura, educación escolar, formación universitaria, investigación científica y criterios morales. Y del valor mas excelso que mide la sabiduría y la verdadera grandeza de los pueblos, la libertad politica, España está más lejos que hace treinta años.

El año 2008 termina con la tristeza que comunica a todas las dimensiones éticas y culturales de la vida colectiva nacional, la inmediata perspectiva del porvenir material. Cuando no hay más valor que el dinerario, cuando la libertad es menospreciada hasta el punto de confundirla con la de los partidos políticos, cuando la cultura de la verdad y la belleza está tapiada con muros especulativos de ladrillo y finanzas, la depresión de la economía coloca la única esperanza de alegría y libertad en la revolución política.

florilegio

“La memoria olvida lo que supo. La moral sabe lo que no tuvo, la libertad.”

Productividad moral, de Antonio García-Trevijano en el Diario español de la República Constitucional

Posted in Derechos, Justicia, Política by reggio on 30 diciembre, 2008

El solo concepto es ya, de por si, repugnante. La cantidad no garantiza, ni puede garantizar jamás, la calidad o la bondad de las acciones morales. A diferencia de lo que ocurre en el ámbito de la economía de producción, donde la cantidad de obra producida por unidad de tiempo determina la eficiencia del sistema, en el campo de la legislación y de la judicatura, cuya materia común es de orden moral y cuyo único patrón de medida es la justicia positiva, sucede exactamente lo contrario. A mayor cantidad de leyes o decretos por legislatura, menor será la generalidad de las normas, requisito sine qua non de las mismas, y más privilegios obtendrá cada especialidad de los grupos sociales de influencia. A mayor cantidad de sentencias y resoluciones judiciales por día, como pretende el Poder judicial, menor adecuación de los hechos juzgados a las leyes, requisito de la congruencia del fallo, y más aumentarán las apelaciones y recursos.

El corporativismo judicial promueve una huelga general para disminuir la acumulación de demandas y querellas, con aumento de jueces titulares y medios tecnológicos a disposición de los juzgados. La responsabilidad por la mora judicial recae sobre los gobiernos, puesto que el CGPJ solo es un apéndice de los mismos. El corporativismo de los jueces, cuando no hay separación de poderes, es un mal menor, en comparación con el causado por la falta de corporativismo en los legisladores. El TS protesta por la ingerencia del poder ejecutivo en las competencias del judicial. Pero está por imaginar la maravillosa perspectiva de que el cuerpo de legisladores se declarase en huelga, para poner fin al escándalo de ver todos los días en televisión al Presidente del Gobierno atribuyéndose, sin necesidad de guardar las formas, las competencias del legislador y del juzgador.

La iniciativa legislativa no la tiene el Gobierno ni el Parlamento, sino los acontecimientos que escandalizan la opinión. Se legisla a golpes de efecto demagógico. Y seguirán dictándose leyes sin deliberación colectiva ni reflexión individual. La frase de los viernes de la portavoz del Consejo de Ministros es siempre la misma. “El gobierno dictará una ley para que esto no se repita. No lo duden”. Ante la indignación popular por la leve sanción impuesta a un juez que no evitó, por negligencia, el asesinato de una niña, el ministro de Justicia dice que cambiará la ley para que esto no se repita.

florilegio

“La ley no puede ser tan exhaustiva de casos posibles en un mismo supuesto de hecho, que permita reducir la función judicial a una máquina donde se mete el caso y la ley aplicable, el juez tira de la palanca, y sale la sentencia.”

Desorden mundial, de Antonio García-Trevijano en el Diario español de la República Constitucional

Posted in Economía, Política by reggio on 26 diciembre, 2008

La crisis económica oculta la gravedad que supone, para la estabilidad de las relaciones de poder internacional, la pérdida de EE.UU. de su hegemonía mundial. A los europeos interesa afianzar el porvenir de las relaciones de la UE con Rusia, pensando en su integración. Y esto no está encaminado en la buena dirección. En los prolegómenos de la crisis económica, el presidente de Georgia, alentado por Bush, provocó un conflicto innecesario con Rusia, cuyo origen y consecuencias no fueron comprendidos por la opinión europea. Bush padre prometió a Rusia que la OTAN no se extendería al Este. Su hijo lo incumplió cuando Rusia ya no era la debilitada potencia que negoció con su padre, y había recobrado su potencial, enriquecido con la exportación de sus materias energéticas a los países de la UE. Este inútil conflicto, sentido particularmente en Alemania y Polonia, permanece latente. La UE baila al son de la música norteamericana, y se desconoce la que tocará Obama.

Otro factor de desequilibrio vendrá de la inquietante situación que la crisis económica está creando ya en China. Por un lado, su amenaza de no seguir comprando la deuda pública de EE.UU., mas retórica que real, afectaría a la estabilidad del dólar, pero no a la geopolítica de la estrategia de alineamiento en función de su potencia militar, con abandono del principio ético de respeto a los derechos humanos. Por otro lado, siendo previsible el hundimiento de una economía basada en la exportación, a causa de la crisis mundial de la demanda, son imprevisibles las consecuencias políticas que tendrá en China el retorno de decenas de millones de trabajadores urbanos a las zonas rurales de donde emigraron. No es descartable la regresión del Régimen hacia el pasado, tal vez la reacción inmediata, como tampoco una progresión, paulatina o rápida, hacia la liberación del aparato comunista que encorseta a la aún poco desarrollada sociedad civil. No se conoce cual será la estrategia de Obama ante China, a corto y largo plazo.

Factor desequilibrante es la progresiva radicalización de los islamismos en el suroeste asiático y Oriente Próximo. En la UE debería ser prioritario el tratamiento inteligente de la cuestión turca, de su exclusiva competencia. No tranquiliza que la relación de Occidente con los países productores y exportadores de terrorismo sea diseñada por Hillary Clinton. La guerra en Afganistán, la inestabilidad de Paquistán, la cuestión iraní y la palestina dejarán en la sombra del olvido las tragedias de hambre y de genocidios en África. Menos mal que los Estados de América Central y del Sur, despertados de su marginación, parecen capaces de aprovechar la crisis económica para dotarse de organismos interamericanos no tan dependientes de EE.UU., ni del aislamiento cubano, como ya están insinuando.

Ley brutal, de Antonio García-Trevijano en el Diario español de la República Constitucional

Posted in Derechos, Justicia by reggio on 24 diciembre, 2008

Más de cuatro años después de su entrada en vigor, la famosa ley contra la violencia de género, promulgada en 2004, sin haber servido para nada a la finalidad preventiva que se proponía, ni haber disminuido los casos de féminas violentadas por sus cónyuges, sin embargo, ha demostrado ser, de forma inequívoca, la mejor ley de promoción y explosión de la violencia moral y fraudulenta de la mujer, contra maridos separados o divorciados. Esta constatación no proviene de una supuesta retórica machista, sino de la estadística judicial en la que se apoya el valiente artículo de una experta en la materia, la Magistrado de la Audiencia Provincial de Barcelona y asociada a Jueces para la Democracia, María Sanahuja, (El País, 22-12, “Las denuncias falsas”).

Igual que sucedió en la Revolución Francesa con la llamada Ley de Sospecha -que generalizó el Terror jacobino con la ejecutividad de las denuncias privadas contra sospechosos enemigos de la Revolución-, la simple denuncia de violencia de género, con la sola afirmación de la mujer, sin aportar prueba alguna, basta hoy en España para que la policía se lleve esposados, y meta entre delincuentes, a los denunciados, llamados desde ese momento maltratadores o agresores. Menos mal que en lugar de la guillotina, lo que espera a la víctima masculina y a su familia de sangre es un rosario de estaciones de dolor moral y quebranto económico.

La brutal ley del PSOE resuelve de forma expeditiva todos los problemas de las parejas desavenidas: la atribución del uso de la vivienda familiar, con una orden de alejamiento y expulsión inmediata del hombre; la custodia de los hijos, con el mismo método archi-abreviado; la fijación de una pensión de alimentos, con medidas provisionales decretadas por “juezas ad hoc”; el régimen de visitas, con discrecionalidad para la mujer, que lo puede violar impunemente, y castigo penal para el padre que lo incumple. Y, como se sabe, lo provisional se convierte de hecho o de derecho en definitivo. Lo dice la excelente Magistrado citada: “jueces, fiscales, policías, abogados y periodistas” han aconsejado o favorecido “a las mujeres que utilizaban el Código Penal para obtener mejores condiciones en los procesos civiles de rupturas de parejas”, y “que sin ningún escrúpulo ni respeto por las que están padeciendo situaciones terribles, han abusado de lo que se les ofrecía, poniendo en marcha el aparato policial y judicial”. La ley-privilegio del “hembrismo desaparejado” tiene que ser inmediatamente derogada.

florilegio

“La mujer no puede llegar al grado de genialidad o depravación del hombre.”

Dignidad judicial, de Antonio García-Trevijano en el Diario español de la República Constitucional

Posted in Derechos, Justicia, Política by reggio on 23 diciembre, 2008

La  dimisión  en  bloque  del  Gobierno   belga –porque su Tribunal Supremo ha visto indicios, no pruebas, de que el poder ejecutivo presionó al tribunal de instancia para que dictara sentencia favorable a la validez de la venta del banco Fortis al banco francés BNP Paribas, sin acuerdo de la junta de accionistas- es un hecho extraño en los Estados de Partidos. Aquí llama la atención que aquel Tribunal haya denunciado las ingerencias del abrasador brazo del Gobierno en la justicia. Alguna prensa ignorante lo atribuye a que allí existe separación de poderes. Eso no es verdad. La Monarquía belga, tan falsa constitucionalmente como la española, no separa en origen los tres poderes del Estado. Los escándalos de corrupción política son frecuentes.

La honestidad del TS belga se explica, en este caso concreto, por la distinta moralidad rigorista de la ética protestante en asuntos públicos, respecto de la laxa moral católica, y por el enconado enfrentamiento nacionalista entre los habitantes en territorios valones y flamencos, de lengua y religión diferentes. La corrupción en los Monarquías bálticas es menor que en las naciones católicas y que en la cristianísima Monarquía leopoldina. Muchos magistrados flamencos tienen resortes calvinistas que les permiten resistir incólumes al acoso del degenerado pragmatismo de los partidos estatales y del poderoso entorno económico que lo sostiene. Además, una cosa es la naturaleza material de la corrupción y otra de distinta dimensión espiritual el desprecio de sí mismo que implica la indignidad judicial. Esta última es casi desconocida en los pueblos europeos que arrancaron la independencia judicial, al Soberano absoluto, antes de la Revolución francesa.

Todo Magistrado o Juez que se inclina ante el poder político o económico, absteniéndose de condenarlo, de llamarlo a estrados para no estigmatizarlo, de denunciarlo por la ilegalidad de que tenga conocimiento por razón de su oficio, lo sepa o no lo sepa, es un depravado enemigo de la sociedad, aun si no obtiene beneficio económico o profesional con su prevaricación. Si la mayoría de la magistratura española mantuviera algún resto de dignidad personal en el desempeño de su función, si comprendiera que su carrera, de naturaleza vocacional, es incompatible con la ambición de escalar puestos políticos en el Estado o grados de fama en la sociedad, la corrupción de la clase dominante sería mucho menor en España. Son los jueces quienes garantizan, en última instancia, la impunidad de los delitos de poder.

florilegio

“En la dignidad se refugia la decencia o el decoro cuando se derrumban las vocaciones ideales. Un ser íntegro o justo no necesita ampararse en ella.”