Reggio’s Weblog

El año que ha cambiado el mundo, de Alfons Quintá en El Confidencial

Posted in Economía by reggio on 3 enero, 2009

Hace un año y una semana, Tony Blair manifestaba que “las diferencias entre la derecha y la izquierda han dejado de existir. La diferencia reside en la apertura o la cerrazón respecto de la globalización. La diferencia reside en la respuesta que se dé a la globalización”.

Era la vigilia de Navidad del 2007. Blair hablaba en Venecia, en una conferencia organizada por un empresariado italiano. “El siglo XXI -dijo también Blair- es una era nueva y requiere una nueva política. Los políticos de hoy permanecen en su tribu como si estuviesen dentro de la cáscara de un huevo, pese a que las diferencias entre la derecha y la izquierda han dejado de existir. Yo sostengo la importancia de la apertura, porque cerrarse significa oponerse a una fuerza implacable. Es necesario aceptar la globalización como una fuerza liberadora de potencialidades enormes, si bien los beneficios que se podrán sacar de la misma están en proporción con el grado de preparación de la sociedad. Habrá una modernización permanente y será premiado sólo aquel que estará en condiciones de adaptarse a este cambio constante.”

Después de afirmar que los gobiernos no deben concentrarse en la legislación, ni en la reglamentación, pero si en la formación, Blair recalcó, en el mismo sentido, que los gobiernos “deben interferir lo menos posible, no deben prever el futuro de la economía apoyando a ésta o a aquella empresa, sino que deben invertir en infraestructuras, ciencia, investigación e instrucción”. Esta última frase es la antítesis de lo afirmado por Nicolás Sarkozy el pasado septiembre: “Lo de la autorregulación para resolver todos los problemas, se ha acabado, lo del mercado que tiene siempre razón, se ha acabado”.

Ha pasado un año y una semana, así como bastantes más cosas. Todo lo dicho por Blair debe ser puesto entre paréntesis. Lo afirmó cuando todo el mundo creía o decía creer que el 2008 sería un gran año. No lo ha sido. Los presagios para 2009, a pocos meses vista, aún son peores. Los meses de febrero y marzo son designados como desastrosos. Nadie imagina algo bueno antes de la reunión del G20, en Londres, a comienzos de abril. Hoy predomina el criterio de que pueda resultar un fracaso como el encuentro de noviembre en Washington.

Como son días de felicitaciones telefónicas, hablo con un amigo británico que trabaja en Dubai. Me habla de crisis en la construcción, de un inmenso proyecto multimedia que hace aguas y de la creación de fondos soberanos como norma. Esto último es una venganza de la política respecto de la economía. Otro amigo residente en Sudáfrica me explica la crisis minera en ciernes. Un amigo irlandés me narra la crisis de dos grandes bancos de su país y de un tercero de menor entidad. En un caso las acciones han perdido el 97% de su valor. Respecto a uno de ellos, dos “hedge funds” han expresado el deseo de controlarlo. El mero planteamiento tiene visos de locura.

En todos mis amigos encuentro tristeza, incertidumbre y algo de amargura. No son sentimientos que presagien la disminución de la conflictividad política y social ni, por lo tanto, la desaparición de las divisiones -ciertamente poco modernas- entre derecha e izquierda, apuntadas por Blair.

La traca llega con la cena de final de año. Estamos reunidos diversos amigos. Predominan las parejas de economistas y de abogados, seguidas de las de médicos. Oímos el buen discurso de Sarkozy en el Telediario de France 2. De repente se nos muestra a una familia catalana que ha decidido gastarse 42.000 euros (casi siete millones de pesetas) en el alquiler, por sólo una semana (sic) de un chalet en Meribel (en la Saboya francesa). Viene a ser un millón diario. La cámara los muestra muy contentos y habladores. Se nos informa de que se trata de la familia Carulla, de Barcelona. Habla Mariona Carulla, hija del fallecido industrial agroalimentario Lluís Carulla. También lo hace otro miembro de la familia, Guillermo Sagnier, al parecer miembro del grupo Europraxis, filial de Indra.

El reportaje de France 2 nos deja aturdidos. Nos miramos apenados. Creemos que los radicalismos políticos -de derecha o de izquierda- nunca han resuelto ningún problema. Pero lo mostrado por la cadena gala no nos ha estimulado la moderación. Horas después sabremos que sólo en aquella misma noche han sido quemados en Francia, por vandalismo, 1.147 coches, un 30% más que la noche de Fin de Año del 2007, en que “sólo” fueron quemados 878 automóviles. Recordamos los “Felices Veinte” que desembocaron en la crisis del 1929. Tenemos claro que la radicalización de los discursos políticos que en 2008 hemos sufrido en España representa un grave inconveniente para la superación de la actual crisis. La mezcla de irresponsabilidad, inconsciencia, arrogancia, radicalismo y crisis económica puede producir cócteles incendiarios.

Anuncios
Tagged with:

Cataluña se queda muda después de que Zapatero esquive su comparecencia, de Alfons Quintà en El Confidencial

Posted in Economía, Política by reggio on 21 agosto, 2008

Después haber retrasado la comparecencia en las Cortes de José Luis Rodríguez Zapatero, es seguro que éste podrá aprobar los Presupuestos del Estado para 2009, y que el globo de la financiación autonómica catalana queda definitivamente deshinchado. Ello permite presagiar que las fuertes rebajas que en breve establecerá el Tribunal Constitucional, con respecto al Estatuto catalán, tampoco producirán olas significativas.

Nunca antes un solo diputado había conseguido un golpe de efecto tan enorme como el logrado el martes por Joan Herrera, de la coalición poscomunista catalana, a su vez integrada en el poscomunismo español. Son dos coaliciones, lo cual no cambia el hecho que Iniciativa tenga un solo diputado. La lista de los grupos coaligados es más larga que la de sus diputados.

Ayer, los medios de comunicación catalanes no mostraban ningún tono crítico respecto a Herrera. Tampoco había críticas en contra de Iniciativa. En cambio, si la comparecencia de Zapatero hubiese sido anulada, o retrasada, por un acuerdo entre el PP y el PSOE, los clamores de descontento hubiesen llegado al cielo. En Cataluña, mucho más que en el resto de España, lo capital es la etiqueta que el tiempo y la habilidad hayan permitido colocar en la espalda. Puede ser usada para tapar hechos fácilmente criticables como el protagonizado por Herrera.

Visto desde fuera de Cataluña, es muy difícil imaginar y comprender el fuerte substrato cultural comunista que perdura en Cataluña. No hay comparación posible con el que pueda estar presente, y agonizante, en el resto de España.

Hace pocos años una encuesta del Colegio de Periodistas acreditó que, en Cataluña, el partido preferido por la mayoría de estos profesionales era el antiguo PSUC (dominado por el PCE) o su prolongación rebautizada.

Una televisión de extrema izquierda

Asimismo, la TV autonómica catalana (TV3) es, sin duda, la situada más a la extrema izquierda de España y de Europa. Un dirigente del PSC lo admitió, precisando que es su seno hay un “soviet” -ésta fue su palabra- que escapa a todo control. Su capacidad de distorsión en cualquier campo, muy incluida la política internacional, no admite comparación con ninguna otra cadena.

El pasado domingo, a las ocho media de la noche, TV3 emitió imágenes relativas a las explosiones de las bombas de ETA en playas andaluzas. Según un comentario textual aquellas bombas iban “contra intereses turísticos españoles”. Como si no pudiesen matar ni herir a nadie, sino sólo a “intereses”, materiales y por tanto inanimados.

La escasez de reacciones mediáticas no implica que los bandazos sistemáticos del Tripartito, y en especial de sus componentes más radicales (ERC i Iniciativa) no cause un efecto negativo sobre la opinión pública. Ambos grupos están perdiendo expectativa de voto en todas les encuestas conocidas. Sin duda, el efecto de la operación del diputado solitario será negativo, pero no inmediatamente perceptible.

Ayer una fuente de Iniciativa justificó la acción en contra de la comparencia de Zapatero. Afirmó que ahora un debate sobre la financiación autonómica “favorecería al PP”. Según esta inefable catalogación sólo procederían aquellos debates parlamentarios que causasen daño al PP.

Tagged with:

Cataluña, cada vez más cerca de una gran coalición entre PSC y CiU que acabe con el Tripartito, de Alfons Quintà en El Confidencial

Posted in Economía, Política by reggio on 19 agosto, 2008

Dirigentes del PSC y de CDC coinciden en señalar que nunca antes como ahora se había dado, en el interior de ambas formaciones, un sentimiento tan fuerte a favor de la ruptura del actual gobierno tripartito catalán. Tal es así que uno y otro consideran abiertamente la posibilidad de una coalición de gobierno en la Generalitat, al estilo de las ‘Grosse Koalition’ tan frecuentes en Alemania.

Dirigentes de ambas formaciones usaron argumentos comparables en pro de un entendimiento escorado hacia el centro. Cuadros de CDC y del PSC efectuaron valoraciones idénticas. No se trata, pues, sólo de una operación concebida en las alturas, sino también de corresponder a una necesidad sentida por las dos militancias y por ambos electorados.

Dentro del PSC es imposible hallar una sola voz que defienda la continuidad del Tripartito. A la vez, en el seno de CDC y aún más en el de su aliado Unión Democrática, hay un rechazo frontal a la posibildad de una alternativa nacionalista, a partir de un pacto de CiU con Esquerra.

“Desde nuestro reciente congreso –afirmó una fuente de CDC–, las posiciones de Felip Puig (secretario de organización de CDC) a favor de aliarnos con ERC han perdido fuerza. ERC ha continuado yendo hacia todos los radicalismos, aderezados con enfrentamientos internos, mientras el PSC se ha acercado a nuestras posiciones. Asimismo, el PP ha iniciado un viraje que también debería afectar a nuestras, hasta ahora, malas relaciones”.

La fuente de CDC precisó que “el Rajoy de hoy no es el Aznar de ayer y Alicia Sánchez Camacho (presidenta del PP catalán) tiene un discurso mejor que el de sus predecesores. Nuestro esquema ideal seria un gobierno de coalición con el PSC que no estuviese enfrentado al PP. Cataluña es hoy la parte del Estado donde los maximalismos de ultraizquierda han llegado a las mayores cotas de ridículo, con declaraciones “antisistema”, apoyo expreso a los “ocupas” y visiones delirantes en política internacional. Ahora quisiéramos encarnar el retorno a la serenidad, que es lo que caracterizó a Cataluña, en otros tiempos”.

Un director general de la Generalitat con años de carné socialista manifiesta a El Confidencial que “desde que surgió el Tripartito, a finales del 2003, siempre he creído que hubiese sido preferible un entendimiento con CiU, pero me lo callaba. Aquella posición es ahora la de todos, creo que también la de Zapatero, que si continúa por el camino por el que está yendo llegará a una gran derrota electoral, en toda España.”

“La nueva ley de enseñanza presentada por la Generalitat – recordó la fuente socialista – ha tenido que ser pactada entre bastidores entre el PSC i CiU, con la oposición de nuestros dos teóricos socios de gobierno, Iniciativa y Esquerra. Si no consagramos un nuevo marco parlamentario catalán, corremos el riesgo de superar los desastres de los últimos meses obras AVE, aeropuerto, sanidad, educación, etcétera.”

Complicada cohabitación entre Montilla y Mas

La fuente añadió que “me consta que CiU, y en especial Duran Lleida, desea un entendimiento. Ahora se añade el llamamiento de José Blanco a que Convergencia vote los Presupuestos. Con el Estatuto catalán ya hubo un acuerdo entre Zapatero y Artur Mas que representó para el PSC una pérdida de expectativa de voto. Ahora deberíamos tener más coraje, en un momento en que nuestros socios independentistas y de extrema izquierda muestran una gran pérdida de voto en las encuestas.”

Como en todo paisaje hay un nubarrón. Consiste en ver si CiU tendrá, como en el pasado y como hoy indican las encuestas, más escaños autonómicos que el PSC. En este caso, no se ve qué papel personal podría jugar Montilla. Si la situación diese un vuelco, la mismo le ocurriría a Mas. Todas les fuentes creen que si en un momento preciso las encuestas dan ventaja a Montilla, éste no dudará ni un segundo en convocar elecciones.

Una fuente cercana a Montilla vaticinó que, en todo caso, el presidente catalán “está dispuesto a buscar los votos hacia el centro, en el terreno de CiU, como si las elecciones pudiesen ser mañana mismo. No se trata de que haya asumido posiciones de centro, sino que ha constado que por la vía radical del Tripartito no se va a ninguna parte. En esto no cambiará.”

Tagged with: