Reggio’s Weblog

Zapatero apuesta por aumentar la deuda pública para acentuar el perfil social del Gobierno, de A. Mendoza en El Confidencial

Posted in Economía, Política by reggio on 15 agosto, 2008

“Es prioritario garantizar la política social”, insistió ayer el presidente José Luis Rodríguez Zapatero durante su comparecencia para explicar las medidas económicas que está adoptado el Gobierno para salir de la crisis. Ante la falta de nuevas ideas para mitigar el continuo deterioro de la situación económica, Zapatero ha apostado por que su Ejecutivo aparezca identificado ante la sociedad como el único garante e impulsor del gasto social, marcando así las distancias con el perfil del Partido Popular. El presidente del Gobierno reiteró que mantendrá los compromisos de su programa electoral, pese a que éste fue elaborado cuando la crisis todavía no había estallado en toda su magnitud. Y, para ello, Zapatero está dispuesto a incurrir en déficit público, pese que el superávit de las cuentas públicas es uno de los logros más publicitados por el Gobierno.

Zapatero se comprometió de nuevo ayer a incrementar el salario mínimo y las pensiones más bajas, y subrayó que el Gobierno se preocupa especialmente por “las familias con más necesidades”. Cuestionado por la capacidad de las cuentas del Estado para soportar un nuevo y más costoso modelo de financiación económica, unido a las partidas destinadas a reactivar la economía y a sufragar el gasto social, Zapatero insistió en que “tenemos margen”. Este margen pasa por aumentar el ratio de deuda pública sobre el PIB, que a principios de año se situaba en el 39,7%, 20 puntos por debajo de la media de la Unión Europea. Bruselas exige tener un nivel de deuda por debajo del 60%, por lo que el Ejecutivo podría jugar con esa diferencia para no cerrar el grifo del gasto público y “lanzar estímulos a la financiación de la economía”. Como ejemplo, Zapatero citó el “esfuerzo” de destinar 10.000 millones hasta 2010 para la construcción de vivienda protegida y reactivar así el sector de la construcción.

El incrementjo de la deuda pública emerge así como uno de los instrumentos más importantes que el Ejecutivo está dispuesto a utilizar a la espera de que, de acuerdo con sus expectativas, las tasas de crecimiento vuelvan al 3% a partir de 2010. Y es que al otro recurso con que contaba el Gobierno, el superávit, le queda poco recorrido. Pese a que Zapatero se refirió a los cerca de 25.000 millones de superávit con que se cerró 2007, los resultados de 2008 serán muy diferentes. A comienzos de año, las previsiones del Gobierno indicaban un superávit del 1,2% del PIB para 2008, pero el primer semestre de 2008 arrojó un déficit de 4.638 millones, un 0,42% del PIB.

Gasto contra moderación

El ministro de Economía, Pedro Solbes, admitió en julio que las cuentas públicas podrían cerrar este año con déficit si finalmente la economía crece por debajo del 2,3%, aunque matizó que no era una cuestión que le preocupara. Medidas como el “cheque bebé” o la devolución de los 400 euros, que han acaparado una buena parte del gasto público, son la prueba de la orientación política que Zapatero pretende dar a su Gobierno en plena crisis. Un corte social acentuado que contrarreste el deterioro de la imagen del Gobierno como gestor que, según los sondeos, ha ido calando en la sociedad por su negativa a reconocer la existencia de la crisis. Esta estrategia opone las prioridades del PSOE a las del PP, que recomienda moderar el gasto público, de forma que no pase del 2% durante el periodo de desaceleración.

A la afirmación de Zapatero de que las medidas económicas aprobadas por el Gobierno no hipotecan el futuro ni son “pan para hoy y hambre para mañana”, el portavoz de Economía del PP, Cristóbal Montoro, respondió que se trata de un “refrito desafortunado” que no hace sino agravar la crisis económica, y la “crisis de confianza hacia el Gobierno”. Las medidas del Ejecutivo tampoco gustaron a CiU, pero convencieron a sectores de la izquierda, como el sindicato a UGT, que valoró que no supongan recortes sociales. Además, Zapatero lanzó un guiño a los grupos parlamentarios de izquierda, al asegurar que confía en aprobar los Presupuestos Generales de 2009, porque en el Congreso hay una mayoría que está a favor de aumentar las pensiones y mantener el gasto social.

Anuncios
Tagged with:

Gobierno y Generalitat incumplen el Estatut: acaba el plazo sin acuerdo de financiación, de A. Mendoza en El Confidencial

Posted in Derechos, Economía, Política by reggio on 9 agosto, 2008

Ya es un hecho. El Gobierno y la Generalitat de Cataluña han sido incapaces de cumplir con uno de los puntos clave del Estatut: acordar un nuevo sistema de financiación antes del 9 de agosto de 2008. Dos años después de que se aprobara este controvertido texto, recurrido por el PP ante el Tribunal Constitucional, sólo una cuarta parte de los traspasos previstos del Estado a la Generalitat se han producido, en concreto, 11 de 40. Pero la ausencia de un pacto sobre financiación es el incumplimiento más grave y el origen de una tormenta política que ha unido en contra del Ejecutivo de Zapatero a CiU con los partidos que conforman el tripartito (PDC, ERC e ICV).

La escenificación de este frente común de los partidos catalanes tiene lugar este sábado en la sede del departamento de Economía del Govern. Su conseller, Antoni Castells (PSC), comienza así una ronda de encuentros para analizar cuál ha de ser la actuación de la Generalitat una vez que el modelo de financiación no se ha concretado en el plazo previsto. Primero se reunirán los representantes de PSC, ERC e ICV en la comisión bilateral de Asuntos Económicos y Fiscales entre Estado y Generalitat. A ellos se unirán más tarde tres diputados de CiU, partido que ha rechazado presentar una propuesta propia de financiación para cerrar filas en torno al tripartito. Además, Castells se entrevistará el lunes con representantes del PP catalán y de Ciudadanos para buscar su apoyo a la hora de presionar al Gobierno central. La presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho, le trasladará que los populares abogan por “una posición conjunta de todos los partidos catalanes” para la financiación, pero al margen del Estatut.

El rechazo de Pedro Solbes a establecer un nuevo criterio que limite las aportaciones catalanas para la sanidad, la educación y los servicios básicos del resto de España ha sido uno de los principales obstáculos para que Gobierno y Generalitat no hayan alcanzado un acuerdo. El planteamiento del Govern y CiU es que un territorio no debe sufrir un recorte en su nivel de ‘renta per cápita’ tras aportar fondos en beneficio de otras comunidades autónomas. Cataluña figura en tercer lugar en la lista de comunidades con más recursos, pero desciende al undécimo puesto tras aplicarse los mecanismos de nivelación entre territorios.

Aumenta la tensión

El secretario general adjunto de CDC, Felip Puig, recordó ayer al Gobierno central que está obligado a cumplir con el Estatuto catalán, por ser una Ley orgánica aprobada. Puig, en declaraciones a RAC-1, señaló que el Gobierno español incurre en una “ilegalidad absoluta que tendrá que hacer reflexionar en el futuro sobre cuál es la respuesta política que se da en un estado que incumple sistemáticamente la ley”. Asimismo, valoró la “unidad” alcanzada por CiU y el tripartito asegurando que “el consenso que estamos intentando conseguir desde Cataluña tiene que compensar la debilidad negociadora del PSC con su homónimo PSOE”.

Así, Puig solicitó al presidente de la Generalitat, José Montilla, que recurra a menos “amenazas” y “desafíos” al presidente del Gobierno. “Lo que es necesario es que dobleguen a su propio partido”, apuntó Puig, quien añadió que “preferiría que hubiese una actitud mucho más contundente negociando directamente con el presidente Zapatero”. El vicesecretario general de Coordinación Interna y Acción Electoral de ERC, Eduard López, hizo un llamamiento a los partidos políticos y la sociedad civil para convertir la Diada del 11 de septiembre en un “clamor nacional” por una financiación que reduzca el “insoportable déficit fiscal” de Cataluña. Además, invitó a la patronal catalana a “explorar iniciativas conjuntas en las cuales los sectores económicos se sientan cómodos”, y erigió en ejemplo el acto organizado por el IESE para reclamar que el Aeropuerto de El Prat sea un ‘hub’ internacional.

Por su parte, Joan Herrera, portavoz de ICV en el Congreso de los Diputados, iniciará el lunes, probablemente junto a CiU, el trámite para que Zapatero comparezca ante la diputación permanente de agosto para dar explicaciones. El PP, a través de Esteban González Pons, exigió a Zapatero que interrumpa sus vacaciones en Doñana (Huelva) para explicar cómo va a solucionar “los problemas” de la financiación autonómica.

Ante esta avalancha de críticas, el responsable de Política Municipal del PSOE y portavoz de Interior en el Congreso, Antonio Hernando, respondió que es necesario serenar los ánimos entre los políticos, “especialmente los dirigentes catalanes”, ante la “escalada verbal” que se está registrando en los últimos tiempos. “A todos nos conviene, especialmente a los dirigentes catalanes, serenarnos un poco, bajar el balón y entender que estamos en un proceso de negociación en el que hay legítimas diferencias, pero en el que el objetivo final es llegar a un acuerdo y que a nada conducen los insultos”, agregó.

Tagged with: