Reggio’s Weblog

La pieza cobrada se evaluará mañana en las urnas, de Víctor de la Serna en El Mundo

Posted in Política by reggio on 28 febrero, 2009

LA POLEMICA NACIONAL

LA CAIDA DE FERNANDEZ BERMEJO Y SUS CONSECUENCIAS ELECTORALES

La caída del ministro de Justicia tras el escándalo de sus conversaciones campestres con el juez Garzón y el comisario jefe de la Policía Judicial -que eso fue lo políticamente relevante de la cacería, aunque algunos lo callen totalmente- tiene un claro sentido electoral. ¿Cuál? División de opiniones…

Los acontecimientos se precipitaron la semana pasada en la saga-fuga de Bermejo, que el día 19 aún era descrita por el agudo Josep Ramoneda, en El País, como «maniobra de distracción de los problemas de corrupción del entorno del PP» y «salvavidas para Bermejo».Pero, en el mismo periódico, Miguel Angel Aguilar ya intuía la defenestración y felicitaba por el éxito periodístico al director de EL MUNDO (al que, con esas cosas de Aguilar, ahora llama Jota Pedro; antaño era Pedro José); aunque, eso sí, intentaba aguar el piropo asegurando que este periódico lo ha conseguido, como antaño hacía Randolph Hearst, «escarbando en la intimidad de las personas». Ya saben: las grandes monterías son cosas intimísimas.¿Intocables, quizá?

Despachada por todos los medios la disyuntiva dimisión/destitución, ya que está claro que fue Zapatero el que soltó lastre, ahora falta por ver cómo esa jugada, unida a la parte garzoniana de la operación -el miércoles ya saltaban los nombres de los aforados Luis Bárcenas y Gerardo Galeote- iba a influir en las citas electorales del domingo.

En los medios progubernamentales se aplaudía al presidente. El País, en un editorial, afirmaba: «Los dirigentes populares no han dudado en considerar la dimisión como una victoria. Sin embargo, han perdido el parapeto tras el que estaban buscando cobijo político para hacer frente a la tormenta judicial, que podría arreciar tras el levantamiento del secreto del sumario». Por ahí iba Ramón Cotarelo, en Público: «La dimisión del ministro por un asunto aparentemente menor dejará más en evidencia la muy condenable actitud del Partido Popular». Joan Tapia, en La Vanguardia, admiraba el movimiento de ajedrez: «¿Ha errado ZP al entregar la cabeza de Bermejo? Quizá sí. Pero puede que no. (…) Lo tradicional hubiera sido aguantarlo -sus diputados le aplaudieron al grito de ‘¡Torero!’- y subir los decibelios contra el PP. Pero ZP rompe moldes. Cree que la flaqueza bien utilizada es un activo. Que no fallar a la opinión pública (en lo que de él depende) y sorprender al contrario son buenas armas. Y a un PP que practica aquello de que la mejor defensa es el ataque, pero en el que nadie asume ninguna responsabilidad, le lanza la cabeza de Bermejo, culpable sólo de una mediocre gestión».

Muy diferente era el análisis de Casimiro García-Abadillo en EL MUNDO: «Zapatero ha pagado caro su error, que fue nombrar como ministro de Justicia a un fiscal conocido -incluso por sus propios compañeros- por su incorregible sectarismo. Esta es la primera vez, desde que gobierna Zapatero, en la que no ha sabido manejar los tiempos, en la que alguien se le rebela sin que él pueda hacer nada por evitarlo. ¿Será este el síntoma del principio del fin de una forma de entender la gobernación del Estado?».

Ignacio Camacho, en ABC, comentaba la envidia que Solbes decía tener de Bermejo. ¿Ocasión perdida? «En realidad, hay más de medio Gobierno quemado, pero el presidente prefiere no tocar los fusibles, no vaya a ser que la gente se pregunte si el problema no estará más arriba».

© Mundinteractivos, S.A.

Anuncios
Tagged with:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: