Reggio’s Weblog

De pupitres y quirófanos, de Germà Bel en La Vanguardia

Posted in Economía, Política by reggio on 27 febrero, 2009

En realidad, de lo que quiero escribir es de financiación autonómica, pero poner un título que señale directamente ahí podría disuadir a muchos lectores. Como ya saben, poco más del dos por ciento de los catalanes (según dicen) estamos preocupados por la financiación autonómica. Y claro, estar entre los concernidos hace que uno sienta cierta sensación de marginalidad.

Creo que la preocupación es comprensible en mi caso: mi familia usa los servicios de la escuela pública y la sanidad pública. También lo sería si usáramos los de la educación y sanidad concertadas, pues su fuente básica de financiación son asimismo los recursos de la Generalitat. De hecho, son muy pocas las familias catalanas que recurren a la educación y sanidad privadas puras. Y como la mayor parte del gasto de los departamentos de la Generalitat se dedica a educación y salud, la conclusión es clara: para la gran mayoría de familias, ésta es nuestra segunda fuente de ingresos. De hecho, para muchos jubilados y parados es la primera. ¿No les parece buen motivo -aunque sea interesado- para interesarse por el asunto?

Que el gasto público en escuelas y hospitales sea la gran fuente de atribución de rentas (en especie) de las familias españolas contribuye a explicar una paradoja curiosa. En diciembre último, la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas, Madrid) publicó su balance económico regional con datos para el 2007; de ellos se desprende que Catalunya es una región relativamente rica (la cuarta), pues la producción de riqueza por habitante es un 18,1% superior a la media española. Pero tras la acción distributiva del sector público, y ajustando por las diferencias regionales en nivel de precios, la renta bruta por habitante -el poder de compra- en Catalunya es un 4,6% superior a la media. Las familias de Aragón, Cantabria, Castilla y León y La Rioja (y las de Ceuta) gozan de mayor poder de compra que las catalanas, aunque éstas produzcan más riqueza.

Las estimaciones de Funcas ofrecen un dato adicional muy interesante: al medir la renta ajustada de las familias (“el indicador más representativo del nivel de vida de los españoles”, pág. 33), la de Catalunya es un 2,5% superior a la media española, lo que la hace la novena región en nivel de renta. Y precisamente la renta ajustada se obtiene sumando a las rentas dinerarias las transferencias en especie que reciben las familias, sobre todo de …. ¡educación y sanidad!

Quizás convendría que el Gobierno y la oposición en Catalunya extirpasen el término “financiación autonómica” del léxico político y se refiriesen siempre a “el dinero para nuestros pupitres y quirófanos”. Al cabo, es lo mismo. Claro que cabe preguntarse si los catalanes -gente práctica- no hemos tomado la decisión de no importunar mucho, pues aún tenemos un nivel de vida algo superior a la media. Total, tiempo habrá cuando nos pongamos por debajo. Y al paso que vamos, igual no hay que esperar mucho.

Anuncios
Tagged with:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: