Reggio’s Weblog

Entierro de la sardina, de Raúl del Pozo en El Mundo

Posted in Medios by reggio on 26 febrero, 2009

EL RUIDO DE LA CALLE

En Madrid suceden cosas infames como el entierro de la sardina, que tiene, sin embargo, comienzo subversivo. Goya, bajo el estandarte de mortus, pintó a monjas disfrazadas de pantera que voló la censura. En esa fiesta el pueblo con cucuruchos de papel blanco de toca empinaba la bota en la fiesta furtiva, donde desde Quevedo las madrileñas se metían hasta los muslos en el río, entre los gritos del cierzo. Larra cuenta que se amaban a hurtadillas, lo cual no deja de ser una ñoñería. El escritor que iba de dandi y era un pigmeo con tupé pensó más que todos los españoles juntos, pero es, como antes Goya, una contradicción: afrancesado y patriota, fernandino y voluntario realista, liberal febril y señorito.Pero si algo queda claro es que, aunque se dejara llevar a veces por percalinas y gallardetes, odiaba a los carlistas y a los censores.

Escribir entonces (como ahora) era llorar o mamar; por eso ataca a los censores. Lo que no se puede decir, no debe decirse, comenta con sarcasmo; aborrece irónicamente a esos hombres turbulentos a quienes ningún gobierno les gusta: mala gente que escribe para destruir la religión y el trono.

Gallardón recordó a Fígaro en el entierro de la sardina, primer botellón de nuestro Novecento castizo. Me cae bien el alcalde olímpico, tan follador motorizado como lo era el Rey. Ha descubierto con sus túneles luminosos la circulación de Madrid, como Servet descubrió la de la sangre. Aunque la derecha ultramontana abomine de él, el partido gobernante (José Blanco) lo ha nombrado candidato a la Presidencia. Pero tiene que tener conducta como los del Foro en su discurso de Carnaval, el de las muchas interpretaciones.

La sardina procede de Carlos III, el gurrumino, que quiso que el pueblo cumpliera el Carnaval y mandó traer sardinas, que se pudrieron con los primeros soles. Citar la sardina cuando el sistema de partidos huele a podrido parece arriesgado. Además, dio un aviso a periodistas. Campan -dijo- por la Villa palabreros y murmuradores, analistas y hermenautas, almas de confidencial y tertulia diaria. Parece que no tiene buena opinión de la sociedad mediática, aunque no está bien que se valga de Larra, pobrecito hablador, aplastado por la censura, cuando el Estado de partidos camina con torpeza magullando a los contribuyentes.

Sin llegar a decir como Nietzsche que el leviatán es frío y lento hasta cuando miente y todo lo que posee lo ha robado, sí que hay que decir que los medios son el guepardo entre chanchitos, que hundieron a Bermejo y dejaron tocado a Garzón. El Gobierno ha tenido reflejos mientras un PP menguado presentaba querella por prevaricación contra su propio juez. Han sido lentos. Garzón ha ganado tiempo pregonando a dos diputados del PP antes de inhibirse.Como el fiscal vigila los procedimientos, dirá que tardanza no es prevaricación.

© Mundinteractivos, S.A.

Anuncios
Tagged with:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: