Reggio’s Weblog

Solidaridad capitalista, de Lorenzo Cordero en La Voz de Asturias

Posted in Asturias, Economía, Política by reggio on 25 febrero, 2009

El ojo del tigre

El gobierno del Principado de Asturias está decidido a rescatar de entre los escombros de la derruida ideología capitalista el proyecto que tenía una empresa privada para construir, en un principio, tres artísticos rascacielos sobre la famosa parcela de la antigua estación del ferrocarril del Vasco, en Oviedo. Fracasado aquel primer proyecto -no se sabe si por ser excesivamente ambicioso o por haber perdido la confianza en el autor del mismo- ese espacio vacío en la ciudad constituye una mácula urbanística que desluce el conjunto artístico-residencial de la antigua urbe romano-carolingia .

En un principio, la empresa privada le había encargado a un famoso arquitecto el proyecto para construir las torres. Pero aquel plan no llegó a cristalizar. Algunos opinan que por culpa de la agobiante crisis económica mundial, que acojona al capital; otros, sospechan que se debió a la falta de confianza en el arquitecto-estrella. Sobre todo, después de la onerosa experiencia con el singular artilugio construido sobre el desaparecido campo de fútbol Carlos Tartiere, en pleno bosque urbano en el barrio de Buenavista.

Actualmente, a los arquitectos que adquieren fama mediática les sucede lo mismo que les ocurre a los autores de la cocina vanguardista: en el caso de los primeros, no siempre está muy claro que sean realmente técnicos especializados en la construcción de edificios habitables o, quizás, ingeniosos escultores de hormigón. En cuanto a los especialistas de la llamada nueva cocina , tampoco está lo suficientemente claro que sean cocineros o artistas plásticos.

Estas dudas -propias de un tiempo tan dudoso como lo es el actual- se pueden trasladar al etéreo espacio reservado para el protagonismo social de las ideologías; con lo cual -después de comprobar cómo el Gobierno (socialista) asturiano saca pecho y se lanza decidido a rescatar el proyecto fallido de una empresa privada-, no está nada claro que lo que se intenta salvar sea un proyecto de interés social o un negocio (legítimo, claro) estrictamente particular.

Tan singular plan político de salvación -ideado por el Gobierno autonómico- requiere, al parecer, que se le facilite la posibilidad de anudar todos los cabos sueltos que hay a su alrededor: Siglo XXI, Ayuntamiento de Oviedo, la Judicatura, la Banca -o sea, ¿Cajastur?- etcétera, etcétera… Creo que el objetivo principal de ese rescate también se merece la unificación de todos los hilos que ahora están cada uno por su lado. Sobre todo, para lograr que desaparezca esa molesta mácula, que desequilibra la armonía del mapa urbanístico de la histórica y heroica ciudad.

Lo más probable es que suceda tal cual está planeado. La empresa propietaria de ese activo urbano ocioso ha dado muestras de su gozosa aceptación del plan gubernamental; la Banca es probable que también participe; la Judicatura parece ser que está de acuerdo igualmente (por lo menos, el futuro palacio la redimirá de tener que recurrir a la huelga de togas caídas, como si los jueces fueran vulgares proletarios exigiendo mejores condiciones laborales…); solo hace falta que se pronuncie favorablemente, y sin solapamientos, el jefe del Estado de la ciudad de Oviedo. Este es el único cabo suelto con vocación para la independencia de sus intereses sociopolíticos; aunque es posible que acabe entrando en el nudo de la cuestión: salvar los intereses empresariales.

La sublime decisión del Ejecutivo, que preside el señor Alvarez Areces, es absolutamente lógica. Por un lado, responde a una solemne coherencia personal -la del señor presidente del Gobierno asturiano-, ampliamente demostrada a lo largo de su pública trayectoria política. Por el otro lado, coincide con las tesis que defiende el secretario general de la FSA-PSOE con respecto a las responsabilidades que tiene el Estado en asuntos económicos. Unas tesis que acaba de dejar bastante claras el secretario general de los socialistas asturianos en un extenso artículo publicado en el periódico de cabecera de la clase política autóctona; precisamente, el mismo día que en sus páginas dicho periódico daba la noticia de la audaz operación rescate.

La síntesis del pensamiento político de este destacado dirigente regional es la siguiente: Lo que esta crisis ha venido a poner de manifiesto con total crudeza es que la única garantía verdadera es la que proporciona el Estado con todo su arsenal de instrumentos. (Baile de máscaras, Javier Fernández Fernández, LNE. 22 de febrero 2009. Pag. 33).

Henos aquí, pues, ante la teoría y la praxis de un Gobierno (socialista) que se enfrenta a la temible -y terrible- depresión económica global armado con una simple honda. El Gobierno de Areces lanza su piedra (filosofal) contra la cresta de la crisis que amenaza con tragarse el bienestar del capital financiero. Sobre todo, henos ante una gratificante coincidencia política, protagonizada formidablemente por un presidente autonómico y su hipotético sucesor. Es decir: el señor Fernández y Fernández representa, en estos momentos, la continuidad de una coherencia política (probablemente, también ideológica) que es la que le garantiza siempre al capital privado la solidaridad incondicional del capital público.

A ver: ¿quién dijo que Asturias es un reducto de la izquierda marxista…?

Lorenzo Cordero. Periodista.

Anuncios
Tagged with:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: