Reggio’s Weblog

Crisis de ansiedad, de Enric Juliana en La Vanguardia

Posted in Política by reggio on 22 febrero, 2009

ELECCIONES PAIS VASCO Y GALICIA

La crisis de ansiedad que sufrió el viernes Baltasar Garzón da noticia del fortísimo estrés que acecha al juez más justiciero de España. No es fácil ser el Cid Campeador contemporáneo: perseguir a ETA, al islam intrigante, empurar a Franco tres décadas después de su muerte, descubrir los negocietes de los golfos con brillantina que medraron durante el aznarato, hurgar en los pliegues más recónditos del Gran Madrid, convertir la campaña electoral en el Roncesvalles del Partido Popular, afrontar la consiguiente indignación de la derecha airada (y acongojada) y, de propina, abatir unos venados en compañía del ministro Bermejo. Ni el Capitán Trueno, ni el Jabato, ni el Guerrero del Antifaz, ni Roberto Alcázar pudieron con tanto.

La crisis de ansiedad de Garzón (subida de la presión arterial acompañada de angustiosa opresión en el pecho) define el momento político. Todo está revuelto. Nada es seguro. Por fortuna, el juez valiente ya se halla fuera de peligro. De manera que ayer tomaron el relevo Zapatero y Rajoy, ambos con síntomas de asfixia en las encuestas.

Zapatero, fascinado por el estilo Sarkozy y entregado a un gran activismo gestual, no puede permitirse esta vez el gran golpe de efecto que exige el momento narrativo: el cese fulminante del ministro de Justicia, por cazar sin licencia en Jaén y disputarle al difunto Rafael Azcona el ingenioso guión de La escopeta nacional. (Estampas de España: mientras Bermejo y Garzón disparaban a los venados, en las mazmorras de la calle Canillas de Madrid, sede de la Comisaría de la Policía Judicial, un reo llamado Correa era interrogado sobre las entrañas del Partido Popular.)

Zapatero quisiera destituir hoy mismo a Bermejo (véase La Vanguardia de ayer). Para dar ejemplo, recuperar la iniciativa y volver a colocar al PP a la defensiva. La vicepresidenta María Teresa de la Vega, que no soporta al titular de Justicia, es de la misma opinión. Reclutado gracias a su feroz dialéctica y a su férreo aguante ante las embestidas de la derecha judicial, el fiscal Bermejo y su rifle de repetición se han convertido en la contraimagen de ese socialismo sin colesterol que con tan estudiado porte encarna la ministra Carme Chacón.

Bermejo es un quebrantahuesos, un defensa central, un campeón de lucha libre, un comisario político de los de antes. Y un hombre poco prevenido los fines de semana. Cuatro días después de la primera huelga de jueces en la historia de España, su cese significaría regalar a cada uno de los magistrados que secundaron el paro la hermosa cabeza de un astado. Un ciervo de 16 puntas. Al presidente del Gobierno le gustan mucho los gestos, pero poner a Bermejo en manos del taxidermista podría ser contraproducente para la causa gubernamental. Por primera vez en bastante tiempo, Zapatero no puede mover pieza al dictado de su astucia.

Por ello optó ayer por otra gestualidad. Por un mensaje justiciero y acaso un poco justicialista. En un mitin en Vigo, la ciudad gallega más golpeada por la crisis, el presidente del Gobierno se erigió en defensor y garante de los jueces, fiscales y policías que investigan la corrupción, ante la manifiesta agresividad del PP y los medios de comunicación que le son más afines. Zapatero exigió a la derecha que se modere.

Mariano Rajoy acusó recibo en Lugo y pidió “imparcialidad” a los jueces. La cacería de Jaén ha sido de gran alivio para el PP, pero no ha anulado la gravedad de los hechos investigados. Más que la corrupción en sí misma, el frame (el cuadro mental dominante) del 1 de marzo es la continua pérdida de prestigio de la política. Soplan aires de abstención, sobre todo en Galicia, lo cual alimenta la incógnita electoral. Todo se halla revuelto. Nada está claro. Galicia podría hundir a Rajoy, pero también puede ser su gran tabla de salvación. Dependerá de uno o dos escaños. Y el País Vasco puede devenir una endiablada partida de mus durante tres o cuatro meses, si de las urnas no surge una clara mayoría. Reina, por tanto, la ansiedad.

Anuncios
Tagged with:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: