Reggio’s Weblog

Estatalización bancaria, de Primo González en Estrella Digital

Posted in Economía by reggio on 20 febrero, 2009

Las intervenciones directas de los gobiernos en los bancos empiezan a ser moneda común en los grandes países desarrollados, empezando por aquellos que hasta la fecha habían hecho del liberalismo y de la defensa de la propiedad privada una auténtica bandera. Cada día que pasa se multiplican las intervenciones, requeridas incluso por las propias entidades. Estados Unidos -lo que resulta bastante sintomático- encabeza este movimiento insólito del sector financiero mundial. Alemania ha aprobado un mecanismo legal de expropiación forzosa para los bancos en dificultades. Gran Bretaña empieza a contar con los dedos de dos manos el número de bancos que han sido objeto de intervención pública directa y que se encuentran con políticos sentados a la mesa del Consejo de Administración o en la antesala de la toma de decisiones importantes, que hoy ya no dejan que las tomen los banqueros sino los representantes del Estado. Italia acaba de pronunciarse a favor de la intervención en los casos en que sea necesario.

En España se está hablando cada vez con menos tapujos de la posible intervención del Banco de España en alguna entidad, cuyas ventanillas y cajeros dispensadores de efectivo se han quedado estos días casi secos porque empieza a cundir el temor entre algunos segmentos de la clientela. Las miradas están ya puestas en algunas cajas de ahorros y en especial en una de ellas, que en condiciones normales quizás no llegaría a fin de mes. La crisis financiera se está prolongando más de la cuenta y ello, uno a los excesos de algunos gestores, ha puesto en precario a entidades financieras de varios países. Sólo el Estado parece en condiciones de aportar la garantía necesaria para que la gente no tema por su dinero.

Se puede decir que los principios de la economía de mercado, específicamente en el sector financiero, no atraviesan un momento de buena reputación y que han sido ya una de las principales víctimas de la crisis financiera y económica desatada en la primavera del año 2007. No la víctima principal porque podría resultar insultante para los millones de ciudadanos que están pasando al paro en todo el orbe industrializado. Las verdaderas y más importantes víctimas de esta crisis son los sectores sociales más castigados por el desempleo.

Dejados al libre juego de las fuerza del mercado, se puede decir que la totalidad del sistema bancario de Estados Unidos habría naufragado, bien por los problemas directos que tienen algunos de sus bancos, bien por el efecto dominó que la crisis de unos podría ocasionar con seguridad en el conjunto del sistema. Este mismo jueves, la Reserva Federal ha tomado medidas para intervenir de forma directa en tres entidades de ámbito regional para evitar su quiebra, intervención que se traduce en una auténtica toma del poder consistente en bloquear la toma de decisiones a los gestores, quienes deberán contar con el visto bueno de las autoridades para realizar una serie de operaciones. En la práctica, una nacionalización en toda regla y sin coste de capital, ya que la Reserva Federal no desembolsa un dólar para la compra de acciones o para recapitalizar las entidades. Eso sí, extiende su manto protector para asegurar los depósitos de los clientes.

La intervención de las autoridades supervisoras estadounidenses sigue, por lo tanto, incrementando su peso en el sistema, tras haber garantizado el día anterior la estabilidad de las dos grandes compañías de crédito hipotecario público, para las que el nuevo presidente ha diseñado un plan de salvación con objeto de que puedan ser más flexibles con las hipotecas de más de nueve millones de estadounidenses con dificultades de devolución de sus créditos. Esas dificultades implican aplazamiento de pagos y, por lo tanto, un coste que las autoridades federales están asumiendo en cuantía creciente con objeto de mantener un cierto clima de estabilidad social y una razonable seguridad y confianza en el sistema financiero.

Con matices diferentes, y con intensidad también variable aunque en cualquier caso elevada, el papel de los Estados en los sistemas bancarios ha registrado en pocos meses un avance espectacular, en forma de creciente compromiso con la estabilidad del sistema económico. ¿Qué quedará de todo ello cuando se supere la crisis económica? Resulta difícil suponer que los bancos vuelven a ser lo mismo que en el pasado, sobre todo en algunos países en los que su mala gestión has resultado especialmente dañina.

Anuncios
Tagged with:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: