Reggio’s Weblog

Estadística sorprende con un PIB ‘inflado’ que ignora el desplome real de la economía, de Carlos Sánchez en El Confidencial

Posted in Economía by reggio on 19 febrero, 2009

Paradojas que da la vida.  Mes a mes, los indicadores económicos que elaboran el Instituto Nacional de Estadística y otros organismos oficiales reflejan una caída sin precedentes de la actividad económica (muchos expertos hablan ya de la peor recesión en 50 años). Pero ayer el propio INE publicó una Contabilidad Nacional –la información que recoge la actividad económica de un país a lo largo de un año- que apenas refleja ese desplome.

Es más. Pese a que los datos que envía a Eurostat el propio INE de manera puntual muestran que España es, junto a Irlanda y Reino Unido, el país más afectado por el ajuste económico, a la luz de lo publicado ayer por Estadística resulta que la economía española (afectada por una doble crisis: la derivada del estallido de la burbuja inmobiliaria y la restricción del crédito) decrece menos que la Unión Europea. En concreto, un -0,7% en términos interanuales, por debajo del -2,6% de Italia, el -1,8% del Reino Unido, el -1,6% de Alemania  o el -1% de Francia. ¿Es esto posible?

El dato español, no por esperado, ha vuelto a aflorar las críticas que desde hace mucho tiempo realizan algunos de los mejores coyunturalistas del país, que cuestionan abiertamente la metodología que utiliza  el INE para elaborar la Contabilidad Nacional, todas vez que no recoge fielmente el momento económico. En su opinión, el INE sobreestima el volumen del PIB en periodos como los actuales. Por el contrario, suaviza los resultados cuando la economía va viento en popa, algo que era muy  útil cuando España peleaba por los fondos estructurales de la UE.

“No es de recibo”, sostiene el responsable de estudios de una entidad financiera, “que se diga que la economía ha decrecido un 0,7% en el cuarto trimestre de este año cuando todos los indicadores muestran una caída generalizada de muchísima mayor importancia”.

Los datos, desde luego, le dan la razón. Según el propio INE, las ventas de las grandes empresas están cayendo a un ritmo del 15,8%, las disponibilidades de consumo retroceden un 14%, la matriculación de turismos cae un 42%; el índice de comercio al por menor, un -6,1%; las disponibilidades de bienes de equipo, un -11,8%; el consumo de gasóleo, un -9,6% o la producción industrial un histórico -19,6%. Pues bien, pese a ello, el INE considera que la economía cayó solo un 0,7% entre el cuatro trimestre de 2008 y el mismo periodo del año anterior.

Desfase sorprendente en la oferta industrial

Desde el lado de la oferta, la contradicción respecto de la información que suministran mensualmente los principales indicadores es mucho más evidente. Según el INE, el valor añadido de las ramas industriales decreció en el cuarto trimestre de 2008 únicamente un 5,5%, una tasa sorprendentemente baja si se tiene en cuenta que el índice de Producción Industrial (IPI) refleja un desplome del 15,8% en el último trimestre del año (media del periodo). Aunque producción y valor añadido no miden exactamente lo mismo, los expertos consultados por El Confidencial sostienen que debe haber una clara correspondencia, por lo que no parece creíble que haya una diferencia de nada menos que 10 puntos. “Algo a todas luces ilógico”, resaltan.

Algo parecido sucede cuando se analiza el comportamiento del sector de la construcción. Todos los indicadores de coyuntura (producción de cemento, viviendas iniciadas o empleo) reflejan caídas de dos dígitos. Pero, según el INE, el valor añadido ha retrocedido únicamente un 8%. “Si esto fuera cierto”, asegura un experto, “eso significa  que la productividad de la construcción se ha disparado de forma exponencial, toda vez que la ocupación cae bastante más que la producción”. Es decir, menos trabajadores con empleo habrían construido mayor número de casas, lo que significaría un cambio cualitativo en nuestro modelo productivo. La construcción, que históricamente ha lastrado los avances de productividad, sería ahora más productiva que otros sectores de mayor valor añadido. La propia Contabilidad Nacional estima una brutal caída del empleo del 22,8%, mientras que la producción apenas habría decrecido la tercera parte.

El avance de la productividad no sólo sorprende en el sector de la construcción. La  Contabilidad Nacional estima un crecimiento del 2,5% en el cuatro trimestre en términos interanuales, probablemente la más elevada de las últimas de décadas. Según los especialistas, no parece lógico que de la noche a la mañana España se haya convertido en un país tan productivo (incluso más que la UE) aunque el número de ocupados esté cayendo un 3,1%. La explicación que encuentran es, nuevamente, que la Contabilidad Nacional Trimestral está sobreestimada de forma importante.

Y ponen otro ejemplo para llegar a esta conclusión. Según el INE, el excedente bruto de explotación -lo que habitualmente se denominan beneficios empresariales- creció el año pasado nada menos que un 8,4%, es decir, el doble de lo que aumentó el PIB en términos nominales (con inflación). “Si es así”, como dice una fuente, “¿de qué se quejan los empresarios y por qué despiden a tanta gente, cuando ganan tanto dinero? No parecen razonables esos números”, insiste. Y para llegar a esta conclusión sólo hay que echar un vistazo al hecho de que mientras la recaudación por el Impuesto de Sociedades se ha desplomado un 36% en los once primeros meses del año, los beneficios empresariales a la luz de la Contabilidad Nacional crecen el doble que el PIB. La única explicación sería el surgimiento de un inmenso fraude fiscal, lo que tampoco parece razonable.

La metodología, cuestionada

¿Quiere decir esto que el INE manipula las cifras? Nadie duda de la solvencia de los funcionarios que elaboran la Contabilidad Nacional. Lo que se cuestiona es la metodología utilizada para la elaboración del PIB (que por cierto no ha sido modificada), toda vez que suaviza tanto las series (tanto cuando sube el PIB como cuando baja) que los datos son escasamente fieles al momento económico. Una práctica que impide ver con claridad el cambio de ciclo. Algo que no sucede en EEUU o Reino Unido, donde el Producto Interior Bruto tiene un comportamiento más errático debido, precisamente, a que se ofrece la información  en términos brutos, sin apenas ‘cocina’.

Esta práctica tiene la ventaja de que limita el margen de maniobra que tienen los institutos de estadísticas nacionales a la hora de presentar los datos a la opinión pública. Y no hay que decir que normalmente ‘barren para casa’. En el tercer trimestre del año pasado, por ejemplo, se dijo que el consumo de los hogares había aumentado un 0,1%, pero tras la revisión de ayer resulta que retrocedió en el periodo un 0,2%. Lo singular del caso es que pese a esta modificación, el INE ha mantenido el crecimiento del PIB en el 0,9%.

Anuncios
Tagged with:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: