Reggio’s Weblog

Sarkozy abre la caja de Pandora, de Joaquim Muns en Dinero en La Vanguardia

Posted in Economía by reggio on 15 febrero, 2009

Se veía venir y sólo era cuestión de tiempo. Después de los intentos fallidos, por lo menos hasta ahora, de poner el sector financiero sobre bases sólidas, ha llegado el turno del sector del automóvil. Hacía semanas que se flirteaba con la idea de echar una mano a esta actividad y, de hecho, ya se habían puesto en marcha algunas iniciativas relativamente moderadas a ambos lados del Atlántico. Finalmente, ha sido el presidente francés, Nicolas Sarkozy, quien se ha puesto manos a la obra y ha demostrado el poder de los gobiernos para hacer y deshacer lo que les plazca, naturalmente con el dinero de los contribuyentes.

El señor Sarkozy siempre ha sido un ferviente nacionalista en el terreno económico. Le ha gustado hablar como un liberal, amigo y admirador de Estados Unidos, y actuar como un decidido proteccionista de lo que considera los intereses de la nación francesa.

Es esta inclinación patriótica la que le ha impulsado a poner en práctica un paquete de ayudas a las dos grandes empresas francesas de automóviles -Peugeot-Citroën y Renault- por valor de unos 9.000 millones de euros.

LA AMENAZA PROTECCIONISTA

Se han ido filtrando algunas de las condiciones de esta ayuda: estabilidad de las plantillas durante cinco años y freno a la deslocalización de estas empresas. También se hace un guiño de cara a repatriar la producción de las fábricas que tienen estas empresas en el extranjero. Obviamente, este ejemplo de proteccionismo puro y duro ha levantado ampollas en toda Europa y parece que ha despertado a la Comisión Europea de su letargo.

No hay ninguna duda de que lo que es, por ahora, una seria recesión puede convertirse en un drama si se pone en marcha una carrera proteccionista de los gobiernos. Porque lo que no puede pretender el presidente Sarkozy es que sus socios comerciales, especialmente los más vulnerables del Este de Europa, pero también los demás, no tomen medidas de represalia ante tamaña ayuda al sector del automóvil francés. De hecho, el Gobierno español anunció el viernes un plan de ayuda a la industria automovilística nacional por valor de 4.000 millones de euros.

Fue precisamente este encadenamientos de acciones y reacciones proteccionistas el que hizo que el comercio mundial se contrajera en dos terceras partes en la Gran Depresión de los años 30, con consecuencias funestas.

Muchos autores consideran que la política comercial proteccionista iniciada por los americanos con el Arancel Smoot-Hawley de 1930 fue incluso más funesta que el desorden financiero en el agravamiento y duración de la Depresión.

El proteccionismo puede salvar puestos de trabajo a corto plazo, aunque a un coste elevado, seguramente superior al de mantener a la gente en su casa pagándole el salario. Para los gobiernos lo importante parece ser mantener la rueda de producción funcionando aunque los coches producidos se acumulen en los patios de las fábricas.

Pero a medio y largo plazo, muchos de estos puestos de trabajo se perderán, porque lo que hacen actuaciones como las del Gobierno francés es evitar las necesarias y apremiantes reformas de la industria europea del automóvil, en la que hay un claro exceso de capacidad de producción.

Cuando, como en el caso que comentamos, la actuación del Estado se dirige a mantener el statu quo y a frenar las reformas que precisamente la crisis hace más necesarias, se está actuando con una visión muy miope de la realidad. Lo más importante que debe hacerse en una fase contractiva del ciclo como la actual es aprovecharla para poner unas bases sólidas de cara a la próxima fase expansiva, que tarde o temprano llegará.

Uno de los resultados más nefastos de proteger a un sector es la incapacidad moral en que se sitúa el Estado de negar el mismo trato dadivoso a otras actividades. En realidad, esta carrera por la subvención estatal, que quiere decir del contribuyente, ya ha comenzado.

Todos tienen derecho a pensar que su actividad es tan importante como la de fabricar automóviles. Lo pueden pensar, con razón, los editores, los transportistas, los metalúrgicos, etc. Y si se ayuda a los que no pueden pagar su hipoteca para evitar su desahucio, también pueden reclamar ayudas públicas los inquilinos que no pueden pagar su alquiler, porque en definitiva este impago también llevará al desahucio.

Si la crisis persiste y sigue agravando la situación económica, es de temer que el ejemplo del señor Sarkozy sea imitado con pasión, y todo ello nos conduzca a un sistema económico apuntalado sin ton ni son, es decir, sin unos parámetros claros de por qué se hacen las cosas y cuáles van a ser las consecuencias a medio y largo plazo.

Hasta ahora se había defendido de forma generalizada que la competencia leal entre las naciones era una fuente de riqueza y de prosperidad. Esta es la idea motriz de la integración europea: ampliar el espacio en el que compiten los agentes económicos y especialmente las empresas.

La Unión Europea y sus instituciones tienen ahora el gran reto de demostrar que sirven para algo. La comisaria de la Competencia, la señora Kroes, que tanto se prodigó en las buenas épocas, debería ahora convencernos de que la integración europea sirve efectivamente para frenar los abusos y salidas de tono de los gobernantes de la Unión, por muy importantes que se sientan. Porque a los europeos no les interesa, creo, una integración europea que sólo sirva para los tiempos de prosperidad.

Joaquim Muns. Economista y abogado. Premio de Economía Rey Juan Carlos I, es catedrático de OEI en la UB y fue director ejecutivo del FMI y del Banco Mundial.

Anuncios
Tagged with:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: