Reggio’s Weblog

Delitos éticos y estéticos, de Lucía Méndez en El Mundo

Posted in Derechos, Justicia, Literatura, Política by reggio on 14 febrero, 2009

ASUNTOS INTERNOS

Miles de españoles pierden su trabajo cada día. Cientos de pequeños y medianos empresarios se ven obligados a echar el cierre porque no disponen de líquido ni de crédito para mantener su actividad y el miedo se extiende como una mancha de aceite. Miedo a perder el trabajo, miedo a comprar. Tienen miedo hasta los que no tienen miedo.

En semejante contexto, algunas de las imágenes que esta semana ha deparado la clase política española -con especial mención al principal partido de la oposición- resultan escandalosas y, en casos puntuales, casi obscenas. Si las bodas imperiales y las monterías de señoritos -jueces y ministros ¡del PSOE!- resultan intragables ética y estéticamente en tiempos de bonanza, en esta crisis producen indignación. Los jueces serán los que tengan que dictaminar las responsabilidades penales de los miembros del PP implicados en la trama de corrupción, pero hay una responsabilidad política, ética y estética que alguien tiene que asumir. El aspecto de estos dos personajes invitados a la boda de El Escorial, amigos de muchos altos cargos del PP, lo dice todo. Basta con ver a Paco Correa -ahora en la cárcel- y a Alvaro Pérez -en libertad con cargos- haciendo el paseíllo en el patio de los Reyes para calarlos. Toda España los ha visto y se ha hecho una idea de qué clase de personajes se acercaron al PP en los tiempos del poder absoluto para hacerse ricos.

El bigote de Alvaro, el puro que lleva en la mano camino de la iglesia y la chulería de Correa hacen tanto o más daño al PP como que los errores de su dirección. Frente al impacto de esas imágenes, poco pueden hacer los recursos jurídicos de Federico Trillo. Durante 14 años, la dirección del PP contrató a este Correa que habla de dinero, de poder y de influencia en unos términos propios de Los Soprano, según las grabaciones del sumario.Aceptar regalos de un personaje como éste, ir con él de viaje, asumir su filosofía de vida no es, desde luego, un delito penal, pero sí un comportamiento impropio de personas con elevadas responsabilidades en un partido como el PP. Mariano Rajoy aún no ha explicado por qué dejó de contratar con él ni el tesorero actual y ex gerente, Luis Bárcenas, ha dado cuenta de la relación que tenía con Correa.

Si todo esto hace daño a la vista, otro tanto cabe decir del ministro Bermejo y el juez Garzón al lado de animales muertos por sus tiros de escopeta, con la sangre aún caliente. Las fotos hieren la sensibilidad. La repugnancia que producen es directamente proporcional al cerebro de mosquito que hay que tener para ser ministro de Justicia e ir a cazar con el juez que instruye una causa contra la oposición. Que lo destituyan por motorista. Sería coherente con esa estética.

© Mundinteractivos, S.A.

Anuncios
Tagged with:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: