Reggio’s Weblog

Las cacerías, de Justino Sinova en El Mundo

Posted in Justicia, Política by reggio on 13 febrero, 2009

EL REVES DE LA TRAMA

No una, sino dos veces coincidieron el juez Baltasar Garzón y el ministro Fernández Bermejo en ejercicios cinegéticos contra venados y jabalíes cuando el primero había iniciado acciones contra una trama de corrupción que afecta a los adversarios políticos del segundo. El juez y el ministro, que lo es precisamente de Justicia, o sea de lo más cercano del poder político al ámbito de jueces, magistrados y fiscales, también se encontraron al menos en una cena y en una comida de cazadores, con asistencia además del jefe de la Policía Judicial, Juan Antonio González, que investiga a las órdenes del primero contra los ya citados enemigos políticos del segundo. Estas cacerías tienen soliviantado al mundillo político y a muchos, acaso muchísimos, ciudadanos, que no pueden dejar de recordar aquellas partidas campestres del franquismo que tan bien retrató García Berlanga, en las que ministros, jueces, empresarios y buscavidas hacían de dadores y conseguidores mientras tiraban a los faisanes y a lo que se pusiera por delante. Desde luego, Berlanga tendría materia para un nuevo episodio de su celebrada Escopeta Nacional con Garzón, Bermejo y González en los papeles estelares.

La revelación noticiosa de esas aventuras de fin de semana del juez, el ministro y, parece ser que a tiempo parcial, del policía ha obligado a hablar de otra cacería, una cacería política contra los adversarios del ministro, el Partido Popular, sobre el que está cayendo la peor palabra del vocabulario político-delictivo: corrupción. Las actuaciones de Garzón van dirigidas sobre todo contra gente que no es del PP y sólo dos ex alcaldes populares de localidades madrileñas, pero oyendo a algunos parecería que el juez está desmontando el partido pieza a pieza para encontrar el escondite secreto de no se sabe qué. A ello ha contribuido la inobservancia de la presunción de inocencia, grave atentado político y humano, que ha llevado a varios amigos del ministro en fragorosos mítines a considerar culpables no sólo a los incluidos en el sumario que elabora el juez, sino a todo ese partido. Cómo no recordar aquí los arrestos mediáticamente escandalosos realizados en otras ocasiones de infeliz memoria contra políticos del PP -que luego quedaron en nada porque nada había- y nunca empleados contra políticos del PSOE.

La cacería política de la que se habla tanto en estas horas ha estimulado el agrupamiento de los dirigentes del PP en torno a su presidente, Mariano Rajoy, que en el testimonio plástico de la réplica a la persecución parecía más líder que nunca. Ha sido una maniobra en la que Rajoy recupera su pedestal. Ya veremos si el PP consigue la recusación del juez, la personación en la causa y el repudio del ministro, objetivos que no dependen sólo de sus gestiones, pero ha logrado algo que se echaba de menos, la unidad alrededor de su líder, y eso es un valor político de primera magnitud. Garzón y Bermejo habrán podido abatir venados y jabalíes, aunque no sabemos de su puntería ni de sus hazañas con la escopeta, pero la pieza PP ha reaccionado a las primeras escaramuzas, opone resistencia a los cazadores y, si llega la ocasión, tratará de acabar con ellos. Veremos si esta vez la Escopeta Nacional tiene un final imprevisto.

© Mundinteractivos, S.A.

Anuncios
Tagged with:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: