Reggio’s Weblog

El círculo de la caza, de Antoni Puigverd en La Vanguardia

Posted in Justicia, Política by reggio on 13 febrero, 2009

EL ESPECTADOR

La caza del jabalí es metódica. Los cazadores no avanzan por el monte a la aventura, acompañados por nerviosos perros, como quien busca la perdiz o la liebre, no. La caza del jabalí depende de una laboriosa estrategia. Los cazadores se distribuyen a lo largo de una zona previamente acotada en el mapa hasta rodearla por completo, mientras los más expertos, con la ayuda de los perros, se adentran en la espesura, intentando despertar a los jabalíes, que duermen de día. Cuando, azuzados por los perros, los jabalíes despierten, se producirá en el bosque un ruido inconfundible. El trotar ciego de las bestias y el griterío de la jauría avisará a los que cercan la zona. Cada uno de los vigías preparará el arma, tensará los nervios, fijará la vista en la maleza y deseará con fervor que, en su huida, un jabalí acierte a pasar por el punto en el que está apostado. El disparo desde la posición del vigía es fácil: raras veces el jabalí logra evitar el cerco.

No muy diferente parece ser el cerco a un partido. Los cazadores se reparten los papeles. El juez y el fiscal se adentran en una espesura, buscando despertar a las bestias en un fallo. Algún grupo de comunicación obtiene información privilegiada del caso, pese aque el juez decreta el secreto del sumario. Y el griterío que levantan los diversos medios, transmudándose en jauría, recubre no sólo a los corruptos, sino a su entero partido, de una vergüenza insoportable. Rodeando el terreno de la vergüenza, los diputados de la oposición y su tropa de tertulianos dispararán con gran comodidad abatiendo a todas las presas posibles, deseando con fervor que alguna de ellas sea de gran peso y altura. Actuando así, muchos periodistas se creían y creen actores españoles del Watergate. No son más que epígonos de la vieja, cruel, hipócrita inquisición.

En la cacería actual, el PP es el partido de los jabalíes cazados, el PSOE actúa como eufórico artificiero, El País es el narrador de las vergüenzas populares y el juez Garzón oficia como inquisidor general. En el ocaso de Felipe González, los actores eran casi los mismos, pero con papeles distintos. El PP en fase rampante se alió con El Mundo,que actuó como implacable narrador de las vergüenzas socialistas. El único que está en su mismo papel es Garzón. Entonces se había presentado en las listas socialistas, obtuvo un alto cargo, retrocedió de repente a su papel de juez y empezó la cacería. La judicatura toleró que entre el Garzón político yel Garzón juez no mediara incompatibilidad alguna. De aquellos polvos vienen estos lodos: ministros y jueces cazando. Algo así no pasa en ninguna democracia con verdadera separación de poderes. Desde entonces, el deterioro de nuestro sistema es constante. Y la judicatura es tan culpable como el que más.

Anuncios
Tagged with:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: