Reggio’s Weblog

Rajoy habla y despeja dudas, de David Gistau en El Mundo

Posted in Política by reggio on 10 febrero, 2009

AL ABORDAJE

Igual que le ocurría a Neruda con la mujer que le inspiró el poema, nos gusta Rajoy cuando está como ausente. Es cierto que, callado como permaneció en los últimos tiempos, corría el riesgo de pasar por un mal líder, apocado ante la galerna, fugitivo de las decisiones.Pero es que ayer habló y despejó dudas.

Más allá de las especulaciones sobre su oportunismo electoral, ante el caso de la corrupción en Boadilla aventado por Garzón sólo le cabían al PP dos reacciones posibles. Negar y pretenderse víctima, lo cual es difícil cuando hay imputados y denuncias ante la fiscalía anti-corrupción de los funcionarios municipales.O aceptar y apechugar, purgando a quien lo merezca y aplazando el narcisismo de la honradez hasta mejor ocasión. Lo que no se puede es incurrir en la contradicción de ensayar al mismo tiempo las dos líneas de defensa antagónicas. Es decir, si estamos ante un intento de «liquidación del PP» por parte de resortes del Estado malévolos y politizados, el alcalde de Boadilla, González Panero, es inocente y la víctima de la conspiración, y entonces hay que sostenerlo en vez de exigirle la dimisión. Pero si sobre el alcalde de Boadilla recaen suficientes sospechas como para que Rajoy considere que su dimisión es higiénica para el partido, entonces no estamos ante una conspiración de las cloacas del Estado, sino ante un caso fundamentado.

Justo después de considerarle inocente, Rajoy quiso dejar atrás al alcalde de Boadilla igual que se abandona a un herido en los westerns: con una sola bala, la de la salida honrosa, en el cargador del revólver. Y fue entonces cuando hizo el ridículo de dar por dimitido al mismo alcalde que negaba estar dispuesto a irse en unas declaraciones recogidas a apenas unos metros de la calle Génova. El alcalde al final dimitió, qué remedio. Pero erosionó con su primera negativa el liderazgo de Rajoy.

Amotinarse contra Rajoy no da derecho al trato de rey que se atribuyó el alcalde de Patones después de alzarse contra Napoleón.Pero sí da fe de la actual estatura del presidente del PP: si hay que medirla por la de sus enemigos, la de Rajoy ya ni siquiera es comparable a la de Zetapé o Esperanza Aguirre. Sino por la de un ignoto politicastro municipal atrapado en una sucia trama de comisionistas con coartada política. Y ni siquiera a éste logra imponer su autoridad. El Rajoy que osó imitar la retórica de Obama porque aún se sentía convocado por un destino mayor no es capaz siquiera de impedir el colapso de su partido ni la rebelión de vuelo gallináceo de un alcalde que ha confundido Boadilla con El Alamo porque estaba poco dispuesto a sacrificarse ni por sus siglas o por su presidente.

© Mundinteractivos, S.A.

Anuncios
Tagged with:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: