Reggio’s Weblog

El viaje de Bertone a España deja a Rouco sumido en la complejidad, de Enric Juliana en La Vanguardia

Posted in Política, Religión by reggio on 7 febrero, 2009

Las relaciones Iglesia-Gobierno adoptan una clara dimensión triangular

La visita del secretario de Estado del Vaticano a España ha dejado al cardenal Antonio María Rouco Varela sumido en la complejidad, (que no en la perplejidad, puesto que es bien conocida la inteligencia estratégica y la notable maestría en la gestión del tiempo del actual presidente de la Conferencia Episcopal).

Todo sigue igual para el influyente arzobispo de Madrid y algunas cosas importantes han cambiado para el hombre que hace unos años era calificado por la facción más entusiasta de la prensa capitalina como el Papa de España, esto es, líder indiscutible de un catolicismo de renacido ímpetu nacional, interlocutor directo del Papa de Roma y referente imprescindible de la política española, entendida esta en el sentido más amplio, real y dinámico del término.

Ha habido siempre en Rouco Varela un proyecto de cardenal Richelieu español, aunque sus críticos posiblemente tomarían como referencia al cardenal Segura, el más férreo de los eclesiásticos que en los años treinta chocaron frontalmente con la Segunda República (don Pedro Segura también colisionó con Franco: no le quería ver bajo palio).

La visita del cardenal Bertone no ha desautorizado al incisivo presidente del episcopado (cualquier hipótesis en este sentido era y es totalmente descabellada), pero ha subrayado la primacía de Roma en la difícil dialéctica con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, laicista a fuer que anti-neoliberal. A partir de ahora, la relación adopta la forma de un triángulo (Vaticano, Gobierno y Conferencia Episcopal). ¿Triángulo equilátero, isósceles o escaleno? ¿Cada lado con la misma longitud, sólo dos lados iguales, o los tres desiguales? Pronto lo veremos. Ayer mismo, al término del Consejo de Ministros, la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega parecía apostar por el isósceles: prioridad a la relación del Gobierno con el Vaticano, recortando o minimizando la longitud política del episcopado español. De nuevo hubo ayer en la Moncloa cálidas lisonjas para don Tarcisio Bertone.

Es la primera vez que el cardenal Rouco -tres veces presidente del episcopado desde 1999- se enfrenta con tal complejidad. Durante el anterior pontificado, el secretario de Estado de Juan Pablo II, cardenal Angelo Sodano, jamás pisó España en alta y exclusiva misión político-diplomática .

Al polígono con tres lados, el Vaticano le ha añadido una línea mediana: el cardenal Antonio Cañizares, hasta ayer en Toledo y recién nombrado prefecto de la Congregación para el Culto Divino. Cañizares era el acompañante de Bertone, señal inequívoca de que va a tener un peso importante en el eje Roma-Madrid. Cañizares y Rouco se hallan distantes. Cañizares quiere cambios en la Cope y Rouco se resiste. Cañizares quiere menos interferencias de la Iglesia en el PP y Rouco apenas se habla con Rajoy.

Otra línea mediana conduce al baricentro de esta semana eclesiástica: el nuncio en España. El portugués Manuel Monteiro de Castro, vilipendiado por la Cope como “amigo de los masones”, ha sido el principal ingeniero del viaje de Bertone a España.

Anuncios
Tagged with:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: