Reggio’s Weblog

Esqueletos, de Raúl del Pozo en El Mundo

Posted in Política by reggio on 5 febrero, 2009

EL RUIDO DE LA CALLE

Si las brujas y cuervos se aparecen a los príncipes de reinados corruptos, sepamos que por el Palacio de San Jerónimo flamean los espectros. La voz de los muertos solloza desde el fondo de sus fosas. Debajo de las columnas del Congreso, en la España vestida de parado, bailan los huesos. Surgen sombras desventuradas, algo huele a podrido entre las arañas y los lucernarios del Congreso de los Diputados y en la Asamblea de Madrid, donde Esperanza Aguirre está dispuesta a cortarles con su cimitarra el cuello político a sus dos Holofernes: Gallardón y Rajoy.

En el Parlamento de San Jerónimo, el presidente del Gobierno no tiene otro camino que activar la crisis de Bernardino ante los cuatro millones no de famélicos, como antes, sino de bulímicos que le atormentan las noches. A Bambi lo espera la derecha en el foso de los leones. ¿Leoncitos a mí?, se pregunta el presidente, que ya no tiene miedo a los miércoles. En vez de comparecer, ha decidido que acudan el Gobernador del Banco de España y soguillas de la lonja. Los banqueros han vuelto a sus cajas muertos de risa.

En éstas estábamos cuando ha llegado el cardenal Bertone con sayón de púrpura colora. «Più colorista y elegante», le ha dicho el levita a de De la Vega, que con dos ovarios como las escritillas del caballo del Espartero ha defendido ante el enviado del Papa el aborto y la Educación para la Ciudadanía. Zapatero hace mejor el teléfono a los recuras que a las pirañas.

Ya que hemos hablado de su caballo, citemos a Espartero, que al abrazar a Maroto, el carlistón, dijo: «Abrazaos todos, hijos míos, como yo abrazo a mi enemigo». Espartero, que fue primero seminarista y después masón, mandó edificar el edificio del Congreso.Como siempre ocurre en España, dejó mal enterrados a los muertos.Cuando a los políticos las ganas de joder les aprietan, ni los huesos de los enemigos respetan. Bombardeó Barcelona, pero peor fue el otro general de la época que no tenía enemigos porque los fusiló a todos.

Esto es España, monseñor Bertone, los católicos edificaron iglesias y los masones, parlamentos. Los esqueletos encontrados pertenecen a la iglesia del Espíritu Santo, sobre cuyo solar se edificó el Congreso. Nuestra democracia ha heredado la pasión necrófila de las catacumbas. Si se da una vuelta por el Congreso, cuando camine entre madera y ágata, bronce y nácar, notará los desniveles que sentía Voltaire cuando entraba en la catedral gótica de París: debajo están enterrados las monjas y los ateos. Los Papas son más limpios: se dejan sepultar en ataúdes de plomo para que no les rujan los chasis.

Vuela sobre los leones drogados el fantasma de la niña Isabel II, «puttana, ma pia», que dijo el Papa, con traje de tul blanco y manto de terciopelo carmesí.

© Mundinteractivos, S.A.

Anuncios
Tagged with:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: