Reggio’s Weblog

Portazo en Davos, de Alberto Piris en Estrella Digital

Posted in Internacional, Política by reggio on 3 febrero, 2009

La irritación públicamente mostrada en la cumbre de Davos por el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, es compartida por muchas personas que poco o nada tienen que ver con Turquía, ni con las divagaciones financieras y económicas que se discutieron en el Foro Económico Mundial reunido en la ciudad suiza, pero que sí han sentido un intenso rechazo por la brutal represión que el ejército israelí desencadenó contra los palestinos residentes en Gaza.

Erdogan abandonó la sala de conferencias y prometió no volver a pisar el foro en cuestión, a causa de su encontronazo personal con el presidente de Israel, Simon Peres. Aunque esta reacción pudo ser provocada por la actuación del moderador y la percepción de Erdogan de que no se le concedía para su intervención un tiempo proporcional al concedido a Peres, el fondo de la cuestión quedó de relieve en las palabras que ambos se cruzaron, en un debate en el que el presidente israelí se esforzó, con un tono aparentemente irritado, por alabar la reciente invasión de Gaza, mientras el primer ministro turco se empeñaba en recordar los sufrimientos del pueblo palestino.

“Peres, usted es más viejo que yo. Habla en un tono muy alto. Y ese tono de su voz tiene que ver con una conciencia culpable”, dijo Erdogan, ante el acaloramiento mostrado por Peres al defender la operación militar. Y añadió: “Cuando se trata de matar, ustedes saben muy bien cómo hacerlo”. Peres le respondió diciendo que Turquía habría reaccionado del mismo modo si hubieran estado cayendo cohetes sobre Estambul. Comparación, conviene matizar, algo exagerada, puesto que los cohetes palestinos no han caído sobre Tel-Aviv ni Jerusalén, únicas ciudades israelíes comparables, en cierto modo, con Estambul.

Una oleada de pseudopatriotismo recorrió Turquía y se manifestó en la acogida que Erdogan recibió a su regreso de la cumbre, lo que no va a beneficiar mucho a la sensatez política de su Gobierno, tan acorralado por los extremismos populares de signo diverso. Este incidente tiene especial interés porque Turquía es uno de los pocos países con población de mayoría musulmana que mantiene relaciones con Israel y ha actuado como intermediario con otros países conflictivos, como Siria y Líbano.

La cuestión, sin embargo, va más allá de un simple rifirrafe entre dirigentes políticos, porque afecta a conceptos esenciales. Obama ha afirmado recientemente: “Voy a ser claro: EEUU está comprometido con la seguridad de Israel. Y apoyaremos siempre el derecho de Israel a defenderse contra las amenazas legítimas”. Por supuesto, nada dijo sobre el derecho de los palestinos a defenderse de otras amenazas, continuas y demoledoras, como las que les hostigan y hacen muy penosa su vida cotidiana en Gaza, pero también en los demás territorios ocupados, con el apoyo de EEUU. Bloqueos, muros de aislamiento en Cisjordania, puestos de control en todas partes, humillaciones sistemáticas, agresiones sin límite, asesinatos selectivos, detenciones secretas e injustificadas… la lista es muy extensa. ¿Explicará Obama a los palestinos cómo conviene que se defiendan de esa agresión permanente que tantos años dura ya?

Para que un país se sienta legitimado para recurrir a la fuerza bruta en legítima defensa, como Israel ha hecho en Gaza, tendría que demostrar primero que todas las vías pacíficas son inaplicables. Aquí es donde sale a relucir la “mala conciencia” que Erdogan atribuía a Peres. Los intentos de alcanzar un acuerdo para la creación de dos Estados independientes han sido sistemáticamente torpedeados por Israel, aunque se ha acostumbrado a culpabilizar de ello a las autoridades palestinas, con el apoyo ilimitado de EEUU y el silencio culpable de una Unión Europea, siempre ineficaz y timorata.

Esto no significa atribuir exclusivamente al binomio Israel-EEUU el fracaso de las negociaciones que más se acercaron a la solución del conflicto, como la de Oslo en 1993 o la posterior de Camp David, ya que también del lado palestino se han cometido errores imperdonables. Pero los hechos observados desde entonces no engañan: la disgregación y el fraccionamiento paulatinos de los territorios ocupados, a causa del incremento de los asentamientos ilegales y la construcción del muro de aislamiento, muestran con claridad cuál de ambos bandos lleva la iniciativa obstructora de la paz.

Esta obstrucción alcanzó límites extremos cuando Hamas se alzó con el poder en Gaza, como resultado del ejercicio de esa democracia que EEUU e Israel dicen defender. A partir de ahí, la sangre se sigue derramando, los odios se intensifican y se extienden, y la paz se ve cada vez más lejana. Será preciso que el portazo de Davos resuene también en la Casa Blanca y Obama reflexione, advirtiendo que el camino hasta ahora seguido por EEUU sólo conduce al fracaso y a nuevas guerras. Washington no puede seguir atendiendo sólo al “derecho de Israel a defenderse” y cerrando los ojos a todo lo demás, porque de ese modo el conflicto será permanente y sus consecuencias, a la larga, las sufriremos todos.

Alberto Piris. General de Artillería en la Reserva.

Anuncios
Tagged with:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: