Reggio’s Weblog

¿Chicago? No, la arrogancia al descubierto, de Enric Juliana en La Vanguardia

Posted in Política by reggio on 25 enero, 2009

CUADERNO DE MADRID

Isabel de Valois se aburría en Toledo. La encontraba fría y oscura. Le oprimía tanto incienso. Y a la corte le faltaba espacio. Fue entonces, allá por el año 1561, cuando Felipe II decidió que el reino principal de los Habsburgo debía tener una capital estable en Castilla. Se pensó primero en Valladolid, pero la pequeña villa de Madrid fue la escogida. Era un lugar soleado que gustaba a la joven reina francesa. Siempre taciturno y vestido de negro, dicen que Felipe II sentía verdadero afecto por su tercera esposa. Hubo, sin embargo, otro motivo: en Madrid no mandaban los curas. No era sede episcopal, dada su pequeñez. Los funcionarios de la Corte se quitaban de encima el diario roce con obispos, ecónomos, canónigos y cardenales. ¡Podían mandar a sus anchas!

Ese sesgo, esa voluntad de poder, figura en el acta fundacional de Madrid como ciudad política. Ese congénito afán ayuda a entender el Madrid agitado de estos días, que la periodista Montserrat Domínguez, sincera y alarmada, ha comparado con el Chicago de los años veinte en nuestro diario. Una ciudad con el pulso alterado, donde las bandas se tirotean de madrugada y la política vuelve a mostrar su cara más zafia. Un distrito federal a la americana,que capea la crisis gracias a una gran masa crítica de funcionarios, directivos y altos cargos, pero que también sufre el angustioso desplome de miles de economías domésticas. La crisis es dura y amarga en la enorme y anónima periferia madrileña. La crisis es un drama escandinavo en Pitis, donde no hay nada, nada de nada, sólo una estación de metro. Habrá que volver pronto al desierto de Pitis, para escribir unas notas sobre el vacío existencial que acecha al abrupto final de fiesta español.

Madrid, sin embargo, no es Chicago. (Montse, no te pongas estupenda, que diría, gentil y ceceante, el marqués de Bradomín, dándote estéticamente la razón, como don Latino de Hispalis se la daba a Max Estrella en su noche delirante.) Madrid se está endureciendo -todas las ciudades españolas se van a endurecer si no amaina pronto la escalofriante crisis-, pero deberíamos distinguir entre gangsterismo y golfería.

Cuando las aguas descienden bruscamente, en los barcos y en los muelles suelen quedar a la vista unos bajos muy trabajados por el óxido y el liquen. Unos bajos oscuros y viscosos. Eso es lo que está pasando. El Madrid galáctico, como es bien sabido, se ha ido a tomar viento. El sistema de poder generado por más de quince años de aceleración económica se está desbaratando por el brusco colapso de sus dos principales motores, el negocio inmobiliario y las grandes contratas de obra pública.

Quedan otros motores, sin embargo. Madrid tiene más empresas de mediano tamaño (con más de 200 trabajadores) que Catalunya. Exporta menos, pero ha captado mucho capital extranjero. El Gran Madrid tiene una osamenta fuerte. Cuenta con un aeropuerto impresionante y la radialidad de los trenes le ha convertido en el tercer gran ferropuerto del mundo, detrás París y Tokio.

Las aguas están descendiendo y estos días de agitada crisis de los espías,observamos la golfería acumulada en algunos bajos del nervioso poder madrileño. La desfachatez y la arrogancia del nuevo rico en horas bajas.

Ha comenzado en España una fase de durísimo ajuste a todos los niveles. Mucha gente va a sufrir y no pocos de los esquemas y contradicciones de los últimos treinta años van a perder sentido de manera paulatina. Si no amaina, es probable que antes de dos años estemos discutiendo sobre la conveniencia de seguir en el euro (puede que el debate nos lo impongan los alemanes). Se hablará pronto de emergencia nacional y se hará del todo necesario un nuevo contrato entre el centro y la periferia. Pero eso será después. Ahora, en el hilo musical Obama recita unos bellos discursos neoclásicos, el ocurrente ministro Sebastián propone el regreso a la autarquía (¡comprad productos españoles!), el presidente del Gobierno planea nuevas gestas publicitarias, y Aznar gana puntos como bombero y árbitro de una derecha en llamas.

Anuncios
Tagged with:

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. JOSE400 said, on 26 enero, 2009 at 12:19 am

    nada que añadir


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: