Reggio’s Weblog

Gaza desde Estrasburgo, de Josep Borrell en Estrella Digital

Posted in Internacional, Política by reggio on 20 enero, 2009

Como era de temer, Israel no ha querido llegar a ninguna clase de acuerdo y ha decretado unilateralmente el alto el fuego en Gaza cuando bien le ha parecido.

Después de 22 días de bombardeos que han causado más de 1.200 muertos, 400 de los cuales son niños, Israel ha decidido parar la carnicería contra una población prácticamente indefensa que no tenía a donde escapar ni donde cobijarse. Durante los bombardeos no se ha respetado nada, ni escuelas, ni hospitales ni las instalaciones de la ONU. La justificación de que allí se escondían los combatientes de Hamas ha sido desmentida por el propio secretario general Ban Ki-moon, que desde Jerusalén ha expresado su indignación y exigido responsabilidades… que el Gobierno israelí ha escuchado como quien oye llover.

La desproporción entre los daños causados por los cohetes artesanales de Hamas y la destrucción masiva causada por la poderosa máquina militar israelí es simplemente brutal. Nunca hasta ahora el Ejército de Israel se había comportado así, y lo ha hecho seguramente para sacarse la espina de su fracaso militar en el Líbano en el verano del 2006. En vísperas de las elecciones para sustituir a un primer ministro desprestigiado que ya no tiene nada que perder, Israel ha impulsado con entusiasmo la continuación de los bombardeos justo antes de que Obama tomara las riendas en Washington.

Bush ha permitido y justificado la matanza, pero al menos su abstención permitió aprobar una tibia resolución de la ONU pidiendo el alto el fuego… que Israel se pasó por el mismo sitio que las que viene incumpliendo desde 1967. Y se ha despedido haciendo a Israel el último regalo de su mandato con un acuerdo para sellar las fronteras de Gaza que parece redactado directamente en Tel-Aviv.

Israel ha suspendido sus bombardeos sobre Gaza cuando le ha convenido. Nadie ha sido capaz de influir para que los bombardeos cesaran antes o fueran menos crueles con la población civil. Ni su opinión publica, que a diferencia de la guerra del Líbano, aprueba una acción militar sin bajas propias cuyas imágenes le censuran tanto como las televisiones árabes las difunden. Ni la reprobación internacional, ni la débil condena de la UE, que se ha limitado a expresar su indignación con la boca pequeña, poniendo de manifiesto su impotencia y dejando claro que no pensaba tomar ninguna medida coercitiva sobre Israel.

Pero si Israel puede cantar victoria en el campo de batalla, pocas veces su reputación ante la opinión pública internacional habrá caído tan bajo. El representante de la ONU en Jerusalén ha pedido la apertura de una investigación considerando que los ataques sobre escuelas donde estaba refugiada la población civil son crímenes de guerra, y que es falso que sirvieran de refugio a los dirigentes de Hamas. El periódico Haaretz decía que bombardear los depósitos de alimentos de la UNRWA en Gaza justo cuando el secretario general de la ONU estaba en Jerusalén puede ser una falta, un error o una provocación, pero que la presión militar sobre Gaza, aunque debilite a Hamas, “está destruyendo el alma de Israel y su imagen en las pantallas de televisión de la comunidad internacional”.

Pero esa comunidad internacional, a pesar de lamentar lo que ve, no es capaz de evitarlo, aunque a ningún otro Estado ni Gobierno se le permitiría hacer algo parecido. También hay quienes justifican la actuación de Israel en nombre de su derecho a defenderse y consideran esos 22 días de destrucción masiva como la respuesta “proporcionada” al lanzamiento de los cohetes artesanales de Hamas contra las poblaciones israelíes próximas a Gaza. Poblaciones que, por cierto, están situadas en territorios que Israel ocupa ilegalmente contraviniendo todas las resoluciones de la ONU al respecto.

Esta circunstancia no justifica los ataques de Hamas, y ciertamente hay que preguntarse, siendo la relación de fuerzas la que es, por las razones de su empecinamiento en lanzar ataques con cohetes que no cambian en nada la situación y que provocan diluvios de fuego en respuesta. Pero también es cierto que durante la tregua no se consiguió ninguna mejora en las condiciones de un bloqueo que asfixia a Gaza y hace que los 1,5 millones de habitantes de lo que se puede ya considerar un gueto parecido al de Varsovia lleven una vida miserable y sin esperanza. Y tampoco el presidente de la Autoridad Palestina, que será una de las víctimas colaterales de las bombas de Gaza, ha conseguido nada de su política de negociación y concesiones, que para la mayoría de los palestinos es de sumisión.

Ciertamente, también la UE se equivocó cuando se negó a aceptar a Hamas como interlocutor después de su victoria electoral que los propios observadores del Parlamento Europeo consideraron limpia y sin reparos. Y, mal que les pese al “filosofo” Andre Gluksman y a algunos de mis colegas eurodiputados, incluso del grupo socialista, la desproporcionada respuesta militar de Israel no servirá para garantizar a Israel la paz dentro de fronteras seguras y reconocidas. Todo lo contrario, después de 60 años de guerras, tendrá que seguir usando la fuerza, cada vez más brutalmente, para hacer frente al odio que siembra con sus bombas. Ser amigo de Israel y defender su existencia y su derecho a vivir en paz exige decirle lo que no le gusta oír, sobre todo lo que no le gusta oír.

Tuvimos ocasión de hacerlo durante el debate sobre la situación en Gaza en el Parlamento Europeo en Estrasburgo la pasada semana. Recibimos el testimonio directo de un grupo de diputados que habían conseguido pasar a Gaza desde la frontera de Egipto y poco antes de la votación de la resolución consensuada por los grupos políticos, recibimos la noticia del bombardeo de hospitales y de las instalaciones de la ONU. La resolución fue aprobada por una gran mayoría, pero en mi opinión no condenaba los bombardeos contra la población civil de Gaza con la rotundidad necesaria. La realidad es que la propuesta del grupo socialista, que sí lo hacía, no hubiera reunido el consenso necesario. Se optó por un texto consensuado que seguramente ayuda más a la causa de la paz que lo que hubiese sido la incapacidad del Parlamento Europeo de decir nada sobre la tragedia de Gaza.

Esa clase de disyuntivas son siempre difíciles en la vida de un Parlamento tan complejo como el de Estrasburgo. ¿Es mejor defender testimonialmente su propia posición, sabiendo que no recibirá apoyos suficientes para ser aprobada, o es mejor pactar para que el Parlamento en pleno diga buena parte de lo que uno desearía decir, aunque no se diga todo o con la fuerza y claridad necesaria?

La resolución aprobada exige al menos a Israel que respete el derecho humanitario, lo que implica que no lo ha hecho. Y recuerda que el Parlamento rechazó mejorar los acuerdos de cooperación y comercio de la UE con Israel. Pero es seguro que el Consejo no ha abandonado su decisión de hacerlo a pesar de lo ocurrido en Gaza. Y no es un problema de la Presidencia checa, sino de que varios Estados miembros nunca apoyarán una sanción contra Israel haga lo que haga. E Israel lo sabe y por eso toma tan poco en consideración las posiciones de la UE.

Éste es un buen momento para recordar, como decía R. Aron, que Israel ha ganado todas las guerras pero ha perdido la paz. Una paz que se perdió como proyecto cuando Rabin fue asesinado y los acuerdos de Oslo embarrancaron, entre otras cosas porque los asentamientos judíos en tierra palestina continuaron. Y los últimos ocho años de violencia no han enseñado al más fuerte la vanidad de su fuerza.

Sólo la comunidad internacional podría imponer una paz justa. Los EEUU de Clinton no pudieron, los de Bush no han querido. ¿Querrán y podrán los de Obama?

Josep Borrell. Presidente de la Comisión de Desarrollo del Parlamento Europeo.

josep.borrellfontelles@europarl.europa.eu

Anuncios
Tagged with:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: