Reggio’s Weblog

Bancos en la picota, de Primo González en Estrella Digital

Posted in Economía by reggio on 15 enero, 2009

Una tormenta más, y ya son unas cuantas, se abatió este miércoles sobre los valores bancarios europeos y la Bolsa lo ha reflejado con estrépito, incluso la española, en donde los dos grandes han acusado de plano la fuerza del ciclón. La nueva oleada de desconfianza en los valores bancarios ha arrancado de dos hechos puntuales, los problemas en torno a Deutsche Bank e hipotéticamente en el sólido HSBC, pero también tienen su extensión al Citi estadounidense, del que se dice que está a punto de presentar importantes pérdidas.

Mientras, los bancos españoles recibían un envenenado veredicto por parte del banco que más dinero ha perdido en esta crisis, el UBS suizo: las acciones de los bancos españoles deben ponerse a la venta. Los mercados están atentos a todos los diagnósticos, incluso a aquellos que puedan emitir los portavoces menos solventes y más sospechosos, ya que a estas alturas de la crisis, UBS no parece el analista más indicado para emitir veredictos de calidad sobre sus colegas. Parece como si aquí se trata de perecer ahogados todos, arrastrando incluso a los pocos que aún se agarran con solvencia a la tabla de salvación.

Pero así son las cosas. De todos modos, este miércoles ha dejado dos huellas bien visibles en la imagen del sector bancario, ambas suficientes para movilizar la desconfianza y el temor de los inversores.

Por un lado, el Deutsche Bank ha presentado un avance de pérdidas de 3.900 millones de euros para su cuenta de resultados del año pasado, pérdidas que se contabilizaron exclusivamente en el cuarto trimestre del año, lo que sugiere que el banco ha demorado hasta el último momento la confesión de sus problemas y ofrece las pérdidas cuando ya no le quedaba más opción que poner sus cifras negro sobre blanco. Una actitud que ha contribuido a incrementar la desconfianza de los inversores en la entidad. Si ya de por sí perder dinero es mal asunto (el banco germano había presentado sucesivamente beneficios, aunque cada vez menores, a lo largo de los tres primeros trimestres), confesarlo de esta forma resulta malicioso y a los mercados no les gustan estas cosas.

Otro frente de zozobra ha sido el anuncio de que el mayor banco del mundo, el europeo HSBC, británico pero de origen asiático, necesitará inyecciones de capital de unos 30.000 millones de euros este año. La información la ha facilitado un equipo de analistas de un banco competidor, Morgan Stanley, a quienes se les supone ante todo solvencia profesional para hablar así de un banco que ha sido hasta la fecha indomable a la crisis financiera, ya que apenas ha presentado quebrantos significativos en donde los demás ofrecían pérdidas a miles. Los analistas de Morgan añaden que el banco debería posiblemente reducir a la mitad su dividendo.

La consecuencia de ambos comentarios ha sido demoledora, ya que una de las bases en las que se viene asentando últimamente la relativa estabilidad de las acciones bancarias es precisamente la rentabilidad por dividendo (entre el 7% y el 10% en la mayor parte de los grandes bancos europeos que aún reparten dividendo, incluidos los españoles). Quebrar la confianza en la capacidad real de pagar dividendos ha supuesto para HSBC un ataque a su línea de flotación. Además, ponerle literalmente en el mercado a pedir 30.000 millones de euros para fortalecer su capital es casi humillante.

A la postre, muchos se preguntan cómo estarán los bancos europeos cuando el mismísimo HSBC puede recortar a la mitad su dividendo y acudir en demanda de 30.000 millones de euros de capital para fortalecer su solvencia, que hasta ahora no había sido puesta en duda. Ahora sí, está siendo puesta en cuarentena porque los analistas han llegado a la conclusión de que la erosión del valor de los bienes inmobiliarios y las dificultades crecientes de las familias para hacer frente a sus hipotecas están creando una erosión grave en los balances de la banca europea. Y esta sospecha invita a pensar lo peor del futuro de los bancos. El argumento tiene cierta lógica pero así ha sucedido en otras crisis y la banca ha logrado, al igual que las economías, los Estados, las empresas y las familias, reponerse de sus problemas cíclicos. De lo sucedido este miércoles, el principal dato que queda es, en todo caso, el de un banco europeo importante, Deutsche Bank, en clara posición de debilidad. Lo demás entra en el campo de las especulaciones, que no siempre tienen por qué cumplirse, aunque la Bolsa lo cotice de forma tremendista.

Anuncios
Tagged with:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: