Reggio’s Weblog

Armas, de Miquel Roca i Junyent en La Vanguardia

Posted in Derechos, Internacional, Política by reggio on 13 enero, 2009

No hay guerra sin armas. Y, por lo que parece, en este momento todo el mundo tiene armas. En todas partes, cualquier grupo puede acompañar sus reivindicaciones con el uso de las armas más sofisticadas. Ya no se trata de fusiles ni bombas de mano: misiles, tanques, cañones, de todo. Da la sensación de que esto de comprar armamento debe ser muy fácil; como si hubiera muchos hípers cuya sección de armas gozara de grandes descuentos. Las armas parece que están de permanente oferta.

Sin embargo, esto no debería ser así. Las fábricas de armas son comercio de Estado; o están nacionalizadas o sometidas a muy rigurosos controles. No se vende a quien sea; los compradores suelen ser estados reconocidos internacionalmente y los suministros deben guardar una cierta proporcionalidad con su dimensión o con sus necesidades, también internacionalmente conocidas y asumidas.

Pues no es así. Muchos gobiernos que se proclaman pacifistas, negocian con las armas que en su territorio se fabrican y son muy poco escrupulosos al identificar los destinatarios de los suministros. Pequeños estados compran armas para ejércitos que no tienen. Las armas siguen trayectos que nadie se ocupa de controlar y que finalmente llegan a donde no se quería que llegasen.

El uso de las armas siempre acaba con muertes civiles. Los fabricantes y estados que avalan y toleran comercio ilegítimo de estas armas están detrás de estas muertes civiles. No aprietan el gatillo, pero ponen el fusil en manos del que lo usa. ¡Basta de hipocresías y cinismos! Muchos gobiernos progresistas y conservadores, de países de nuestro entorno más inmediato, negocian con las armas que acaban sembrando la muerte de muchos civiles. Incluso, a veces, lideran manifestaciones en favor de una paz que su “comercio” hace imposible.

Cada país, España incluida, debería dar explicaciones sobre lo que pasa con las armas que en su territorio se fabrican. ¿A quién se venden? ¿Con qué garantías sobre su destino final? ¿A cambio de qué? ¿Quién toma las decisiones de venta? ¿Cómo se documentan y justifican? Queremos tener la conciencia tranquila; no sólo apelamos a la paz en la calle, sino que luchamos por ella en el comercio de armas. Y esto sería fácil de conseguir, si se quisiera de verdad.

Anuncios
Tagged with:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: