Reggio’s Weblog

Andalucía tutela a Zapatero en el ‘sudoku’ de la financiación, de Enric Juliana en La Vanguardia

Posted in Política by reggio on 4 enero, 2009

LA CRÓNICA

Déficit público (mayor endeudamiento del Estado); apoyo de la Junta de Andalucía para amortiguar la reclamación catalana; y hábil cuña entre las regiones gobernadas por el Partido Popular (Madrid y Valencia, especialmente) y Mariano Rajoy. Estas son las claves que pueden dar al Gobierno socialista la solución al sudoku de la financiación autonómica, al envite revisionista del Estatut de Catalunya. El imperfecto federalismo español muestra así su auténtica textura: es una infatigable partida de póquer.

¡Eureka, más déficit público! (Legitimado por la crisis)

El nuevo Estatut de Catalunya se pactó, primero en la Moncloa y después en el Parlamento español, partiendo de la base de que la bonanza económica permitiría al Estado absorber los costes de un nuevo modelo que aumentase los recursos de las comunidades con mayor dinamismo, sin restar transferencias a la España meridional, ni perjudicar de manera ostensible a la España del Noroeste (Galicia, Asturias y parte de Castilla y León), verdadero Sur hispánico.

El estallido de la crisis ha roto ese paradigma. Sin superávit no hay capacidad de absorción de un nuevo café para todos.Para cumplir, o medio cumplir, sus compromisos con Catalunya (y, por efecto dominó, con las reclamaciones de las demás autonomías), el Gobierno debe recurrir al endeudamiento. Paradójicamente, la envergadura de la crisis está legitimando este camino. Las medidas de emergencia adoptadas en todo Occidente justifican que el déficit del Estado aumente por encima del 3% del PIB y el endeudamiento público (hoy por debajo del 40%) se aproxime al umbral del 60% tolerado por el tratado de Maastricht. Ir más allá sería embocar la Avenida Italia (país con un endeudamiento del 120%), con el consiguiente riesgo para las futuras generaciones.

Una subida del déficit ya era obligada para atender los costes del seguro del paro. Zapatero le añade ahora un vagón: la financiación de las autonomías, gestoras del Estado del Bienestar, con la única excepción de las pensiones. ¿Dinero para Catalunya? No. Dinero para evitar el colapso de las escuelas, los hospitales y los servicios sociales. La crisis, por tanto, legitima el recurso al déficit y aporta argumentos para restar acento catalán al nuevo modelo (en sus intervenciones públicas, Zapatero ha dejado de mencionar la palabra Estatut).A la espera de que se concreten las cifras, dos preguntas quedan en el aire: ¿qué repercusión tendrá el nuevo modelo en el déficit?; ¿sobrepasará este la barrera del 5%?

El poder regional andaluz (la ‘CiU’ del Sur) siempre cobra dos veces

Resuelto el argumentario principal (dinero para escuelas y hospitales), la aparente solución al sudoku exige el visto bueno de la Junta de Andalucía, principal poder fáctico del socialismo español. Los andaluces ya tutelaron en su momento la negociación del nuevo Estatut de Catalunya. En la célebre reunión entre José Luis Rodríguez Zapatero y Artur Mas en la Moncloa (22 de enero de 2006), en un momento determinado, el presidente del Gobierno se levantó para consultar por teléfono con Manuel Chaves, presidente de la Junta andaluza y presidente del PSOE.

Los dirigentes socialistas andaluces se muestran estos días muy tranquilos en público y aseguran que el nuevo modelo de financiación cumplirá de la A a la Z con el Estatuto de Andalucía (réplica del nuevo Estatut catalán). Chaves acude a la negociación con una válvula de seguridad poco conocida por el gran público: lo que pudiese perder con el nuevo modelo, lo recuperará al cabo de unos meses con el cobro de la denominada deuda histórica,que el Parlamento andaluz cifra entre 1.148 y 1.720 millones de euros, en concepto de infravaloración de algunas de las competencias transferidas. En el palacio de San Telmo de Sevilla (sede la Junta) ya se da por seguro el cobro de unos 1.100 millones de euros.

Con esta válvula de seguridad, el PSOE de Andalucía – partido regionalista al que no sería exagerado catalogar como la CiU del Sur-puede dar margen a Zapatero para intentar la entente con los catalanes. (Siempre y cuando el presidente del Gobierno sea muy cuidadoso con el lenguaje y no dé argumentos al Partido Popular andaluz, apostado con un trabuco en los desfiladeros de Sierra Morena, como veremos un poco más adelante.) Conclusión: el poder regional andaluz, principal lobby de la política española, siempre cobra dos veces. Ello explica el nerviosismo de la Junta de Extremadura, socialista y meridional, pero con menor capacidad de contratación en la lonja.

Javier Arenas, con trabuco en Sierra Morena, pierde la partida

Efectivamente, Javier Arenas, líder del PP andaluz, espera a Zapatero en las estribaciones de Sierra Morena. Con trabuco y faca de Albacete. Como todo antiguo dirigente de la Unión de Centro Democrático que no haya perdido su orgullo, Arenas tiene ganas de ajustar cuentas con el PSOE a cuenta de Andalucía.

La UCD de Adolfo Suárez se quebró en el Sur el día en que Felipe González, Alfonso Guerra, José Rodríguez de la Borbolla, Luis Yáñez, Carmen Romero y demás miembros del clan sevillano del PSOE decidieron empuñar la bandera verdiblanca del regionalismo, al grito de “Andalucía no va a ser menos”. El día en que también decidieron ser un partido identitario. La UCD perdió estrepitosamente el referéndum en el que pretendía evitar que Andalucía accediese a la autonomía por la vía más rápida: 28 de febrero de 1980, una de las fechas decisivas de la transición.

El 18 de febrero del 2007, Arenas consiguió que el PSOE no repitiese la jugada. En contra del ala dura del PP, Arenas convenció a Rajoy de que había que votar sí al nuevo Estatuto andaluz. Rajoy transigió y dio pie a una interesante paradoja: el partido que había asistido con media sonrisa al boicot a los productos catalanes a cuenta del Estatut, apoyaba una reforma muy parecida.

Apostado en Despeñaperros, Arenas ha lanzado su grito de guerra: “¡El dinero de los españoles se está decidiendo en Catalunya!”. No vamos a ser menos, no vamos a ser menos. El gran mantra español. Pero no es el único regionalista en el PP. Esperanza Aguirre y Francisco Camps (Madrid y Valencia), ambos endeudados hasta las cejas, tienen sus propios intereses. Camps y Aguirre no han subido a Sierra Morena, razón por la cual puede considerarse que, en estos momentos, el locuaz Arenas, aislado, es uno de los perdedores de la partida.

Aguirre zancadillea a Rajoy; Camps procura por Valencia

Como vamos viendo, en España, regionalistas, todos. Derecha, izquierda y centro. Una insomne partida de póquer. Con una fuerte deuda financiera a sus espaldas, los gobiernos regionales de Madrid y Valencia difícilmente pueden decir no a un modelo de financiación que promete reconocer el censo de población real (es decir, a los centenares de miles de inmigrantes con cartilla sanitaria e hijos en edad escolar) y aumenta la cesión de impuestos. Por una vez, y probablemente sin que sirva de precedente, los regionalismos valenciano y madrileño convergen con el catalanismo. Los territorios con mayor dinamismo económico compiten entre sí, pero también tienen intereses comunes. Aguirre aspira, además, a socavar el liderazgo de Rajoy. Cree que en el congreso del PP en Valencia perdió la batalla, pero no la guerra. Por ello ha dejado al presidente de su partido en la estacada, rompiendo de manera estentórea la posibilidad de un sólido frente opositor a la política territorial de Zapatero.

Con mucha habilidad, el de la Moncloa ha conseguido introducir una cuña en el centroderecha. Vendrán más. (El PSOE pronto formalizará su propuesta de reforma de ley del aborto, que puede provocar notables tensiones entre los liberales y los católicos del área PP.)

Rajoy, estancado en las encuestas, se mueve estos días en terreno pantanoso: debe mejorar la imagen del PP en Catalunya, ha de prestar atención al discurso uniformista y neoespañol de la señora Rosa Díez (premiada por los sondeos y figura de moda en Madrid y aledaños) y no puede quedar aislado de sus barones regionales. Por ello, su línea de ataque es: “¡Cuidado con el déficit!”. Por ello, el PP ha decidido comparar a Zapatero con el trilero Madoff, sin mentar a Catalunya. Sí, una insomne partida de póquer.

El sutil gesto de La Caixa: el tercer CaixaForum, en Sevilla
Tras meses de demora (para dejar claro que el PSC pasaba por el tubo), Zapatero ahora tiene prisa por cerrar el acuerdo. El 1 de marzo se celebrarán elecciones en Galicia y el País Vasco, en las que aspira a ganar y a romper el espinazo a los centristas del PP. A ganar y a despejar la legislatura, a poder ser con Convergència i Unió. Cuando se hable de cifras, las cosas pueden complicarse en Galicia para el PSOE, donde el nacionalismo está sosegado y es el PP quien clama ¡traición!

Zapatero no sufre por la ira de CiU. Artur Mas ha subido el tono, aprieta todo lo que puede a ERC (que no abandonará el Govern de la Generalitat, como algunos presumían), intenta – como es su obligación-desestabilizar el tripartito y subrayar los evidentes incumplimientos del Estatut, pero el hombre que en el 2001 pactó un modelo de financiación limitado con Rodrigo Rato no subirá al Bruc con tambor y trabuco. Zapatero lo sabe. Y Josep Antoni Duran Lleida también.

Mucho más relevante es el gesto de La Caixa. 24 horas después de darse a conocer las bases del nuevo modelo financiero, la gran entidad de ahorro catalana daba a conocer su plan de inversión de 20 millones de euros para habilitar su tercer CaixaForum en las Reales Atarazanas de Sevilla. Será el mayor centro cultural de la ciudad. En la capital de Andalucía no se habla de otra cosa.

Anuncios
Tagged with:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: