Reggio’s Weblog

2009, un año crucial para la economía española, de Ángel Laborda en Negocios de El País

Posted in Economía by reggio on 4 enero, 2009

El nuevo año 2009 no podía empezar con más pesimismo entre la población. No es para menos. Los últimos meses de 2008 han superado negativamente cualquier previsión. Sin embargo, lo más peligroso del momento actual son algunas reacciones que empiezan a dibujarse entre la ciudadanía y, lo que es peor, entre las clases dirigentes políticas, sociales y empresariales. Entre muchos empieza a extenderse la idea derrotista de que esta fase va a ser eterna y que ya nunca volveremos a gozar de las oportunidades y del progreso económico de los últimos años. Para otros, por el contrario, todo esto no es más que un bache que va a durar unos trimestres, pasados los cuales, la economía volverá a sus andadas ya que conserva todo su potencial anterior. Ambas posiciones parten de un mal diagnóstico de la crisis. Hay una tercera, que piensa que la situación es muy complicada pero que, como en recesiones anteriores, los propios mecanismos cíclicos y los estímulos de las políticas monetaria y fiscal acabarán produciendo la recuperación. Por eso, es realista ver el año nuevo como el peor desde que empezó el cambio de ciclo en la primera mitad de 2007, pero también como el año anterior a la recuperación.

Pero, ¿qué recuperación? Esto es lo que debería ocupar las mentes de la clase dirigente. La cuestión es si el marco institucional (conjunto de normas e instituciones por las que se rige el sistema productivo) en el que se desenvuelve la economía española es el más adecuado para que el potencial teórico de crecimiento que proporciona la dotación de factores productivos (mano de obra y capital) se plasme en potencial efectivo. La mayoría de los economistas cree que, sin reformas que alumbren un nuevo modelo de crecimiento, parte de esos factores productivos pueden quedarse ociosos.

Mientras llegan las reformas, ¿qué cabe esperar de 2009? Como se ve en las previsiones recogidas en los gráficos adjuntos, posiblemente el cuarto trimestre de 2008 y el primero de 2009 sean los peores momentos en cuanto a caída del PIB. Posteriormente, éste seguirá contrayéndose hasta final de año, pero a menor ritmo. En media anual, el retroceso puede alcanzar un 1,5%, si bien esta cifra dependerá, entre otros factores, de si el INE mantiene las estimaciones de los últimos trimestres o las revisa a la baja. La recuperación se iniciaría en 2010, pero el crecimiento interanual en el último trimestre de ese año no alcanzaría aún el 1,5%. Que dicho crecimiento siga ganando ritmo en 2011 o se estanque en torno a esa cifra dependerá de las reformas que se hayan puesto en marcha.

Aunque las caídas del PIB sean menores conforme avanza el año, el grado de malestar económico entre la población irá en aumento, pues éste viene dado fundamentalmente por la tasa de paro y ésta va a seguir aumentando hasta que el crecimiento del PIB no supere el 2,5%. Aun asumiendo una rápida desaceleración del crecimiento de la fuerza laboral, la tasa de paro puede irse al 17% a finales de este año y al 18% en 2010.

La inflación, medida por el IPC, va a seguir descendiendo hasta situarse en tasas negativas a mediados del año, bajo la hipótesis de que el precio del petróleo se mantenga en los niveles actuales. Sería un buen momento para hacer alguna reforma fiscal que incluyera reducciones de los impuestos que acrecientan los costes de producción a cambio de subir los impuestos indirectos, ya que, en las circunstancias actuales, esto no iba a provocar tensiones inflacionistas. Esta reforma ayudaría notablemente a mejorar la maltrecha competitividad de la economía española.

El gráfico inferior izquierdo refleja el profundo saneamiento financiero que lleva a cabo el sector privado. Su déficit del 12% del PIB en 2007 se convertirá en un superávit importante en 2009 y mayor aún en 2010. Por el contrario, el saldo del sector público se encamina a un déficit superior al 6% en 2009 y al 8% en 2010. Un argumento más para hacer reformas. ¿Se imaginan un escenario en el que la tasa de paro se acerca al 20%, el déficit público al 10% y el crecimiento del PIB se enquista por debajo del 2%? Esperemos que nuestros dirigentes no lo permitan.

Ángel Laborda es director de coyuntura de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas).

Anuncios
Tagged with:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: