Reggio’s Weblog

Jueces y Parlamento, de Francesc-Marc Álvaro en La Vanguardia

Posted in Justicia, Política by reggio on 30 diciembre, 2008

Carlos Dívar, presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), comparecerá en el Parlamento pero no hablará del caso Tirado, conocido también como caso Mari Luz. Al parecer, Dívar explicará su programa de actuación ante sus señorías pero no puede o no quiere referirse a la decisión del máximo órgano de gobierno judicial de impedir la suspensión del juez Rafael Tirado, que dejó sin ejecutar una condena de prisión contra el pederasta Santiago del Valle, presunto asesino de la niña Mari Luz. El CGPJ resolvió que la sanción a Tirado se quede en una multa de 1.500 euros por entender que es falta “grave” pero no “muy grave”. El fiscal había solicitado tres años de suspensión.

¿Por qué nuestros representantes democráticos no pueden preguntar al presidente del CGPJ por algo que preocupa a tanta gente? Las comisiones parlamentarias escuchan – es su deber-las voces de la sociedad, ya sea un médico que explica el consumo de drogas entre la juventud o un policía que narra lo que ocurrió el terrible 11 de marzo del 2004 en Madrid. Si el Parlamento no tiene la facultad de hacer preguntas, queda amputado. No se hacen leyes sin mirar a la calle. No faltará quien vea aquí un problema de equilibrio de poderes, el legislativo frente al judicial, la sombra de una supuesta interferencia. Pero, desgraciadamente, no somos suecos, ni tan sólo británicos. Ahora nos vamos a poner en plan fino y purista para no violentar al señor Dívar cuando en otra viñeta del tebeo, la del Tribunal Constitucional, los magistrados y los partidos políticos han dado y siguen dando un espectáculo tan poco edificante que mataría del susto a Montesquieu, en el improbable caso de que el ilustre barón estuviera vivo y tomando cañas.

El predecesor de Dívar, Francisco Javier Hernando, no aceptaba comparecer ante los diputados, así que vamos avanzando, pero muy lentamente. En medio de la crisis económica, todo hijo de vecino repite que hace falta confianza, pero eso no es algo abstracto. La sociedad puede sentirse estafada de muchas formas, no sólo cuando los pájaros juegan con los mercados y las ilusiones. Cualquier servidor público, pongamos un juez, también puede destrozar (por incompetencia, error o desidia) la mínima confianza necesaria para ejercer como ciudadanos libres y responsables. Hay muchas modalidades de fraude y no todas tienen que ver con los bancos o la bolsa. El padre de Mari Luz espera que eso que llamamos Estado o administración, eso que se fundamenta en el respeto a las leyes y las normas, eso que nos debe amparar y proteger ante la arbitrariedad y la sinrazón, le ayude y esté a su lado. El Parlamento debe hacerlo posible, con todos sus medios. Nuestros representantes deben fabricar la música de la confianza. ¿En qué tipo de sociedad queremos vivir? ¿La de mirar siempre a otro lado o la de dar la cara allí donde corresponda?

Anuncios
Tagged with:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: