Reggio’s Weblog

2009: entre nudos gordianos, de Antoni Puigverd en La Vanguardia

Posted in Política by reggio on 29 diciembre, 2008

Termina el fastidioso 2008, que ha sumado a la depresión económica mundial un gran desorden político. El mortal ataque israelí sobre Gaza desborda el vaso del pesimismo. Diríase que todas las fuerzas negativas se conjuran para prohibir la esperanza que Obama reivindica. El año empezó, recordemos, con la suspensión del Dakar por la amenaza de Al Qaeda y con la independencia de Kosovo (el etnicismo belicista obteniendo premio en Europa), y continuó con la frustrada transición de Cuba y la resurrección de los piratas en las costas de Somalia. Ciertamente, el 2008 ha regalado algunos caramelos (liberación de Betancourt, detención de Karadzic, discurso de Obama en Berlín, apoteosis china en los Juegos Olímpicos). Pero se hartó de inocular veneno: ataque ruso contra Georgia, nuevas guerras en África,matanzas en Iraq y Pakistán, la colosal cadena de atentados de Bombay y, de postre, el ataque israelí, que anuncia el regreso de lo peor en una tierra a la que inexplicablemente llamamos santa.

Tanto veneno tiene su lógica: ha desaparecido el viejo orden internacional, pero el nuevo no aparece ni en pintura. Estados Unidos cometió en Iraq un error irremediable. Las potencias emergentes como Rusia y China no tienen quien las tosa y tienden a un nuevo despotismo regional. El islamismo fanatizado ya ampliaba su influencia (rescoldos de Iraq, clericalismo atómico en Irán, talibanismo en Pakistán) y ahora se frota las manos ante el bombardeo de Gaza, corazón del resentimiento musulmán. Europa sigue por donde solía: incapaz de avanzar en su unidad para asumir su papel en el mundo. ¿Y Obama? Como ya escribimos en su momento, no es un deus ex machina.No desciende de los cielos para resolver los embrollos mortales. Obama defenderá, como es lógico, los intereses de América. Y no puede desandar fácilmente los errores del infausto Bush: un paso atrás en falso de la potencia americana sería un magnífico regalo para sus adversarios más conspicuos.

Situado ante un complicado nudo, llamado gordiano, que ni los más sabios podían deshacer, el bello Alejandro desenvainó su espada y de un golpe seco lo destruyó. Bush intentó repetir tal golpe, y el resultado está a la vista: el nudo es ahora infinitamente más tortuoso y complicado. ¿Cómo deshacer el resentimiento que anida en la mayoría de los musulmanes? ¿Cómo desovillar la creciente tentación de las potencias emergentes de imponer sus intereses creando dinámicas regionales de sumisión imperial? ¿Hay salidas para un mundo que está en grave riesgo de colapso demográfico y ecológico pero carece de instituciones globales con poder real y sólo tiene en común un mercado en crisis? Obama ha prometido la concertación. ¿Servirá para avanzar? Si la consigue, al menos servirá para frenar el completo triunfo del desorden.

Nuestro pequeño mundo también está dominado por la lógica del colapso y del callejón sin salida. La Constitución, que tan beneficiosa ha sido en estos treinta años de próspera y sosegada democracia, se está oxidando a ojos vista. Su maquinaria está fallando. Al ser necesaria una mayoría de tres quintos para reformarla, los políticos no se atreven a intentarlo, pero sí los jueces del Constitucional, reformadores fácticos aunque no elegidos para ello. La maquinaria constitucional necesita aceite: un Senado territorial que permita discutir y negociar con luz y taquígrafos las necesidades de los territorios y los ciudadanos españoles. Cada día es más intensa la vivencia emocional en el interior de cada esfera autonómica, pero no hay espacio para el intercambio franco de reproches. No existe el Senado a la alemana que permita contrastar y discutir números y balances, necesidades e intereses. Las emociones que se cuecen en el interior de cada esfera autonómica obligan a todos los gobiernos territoriales a defender “lo suyo” (aunque sólo el catalán se lleva las críticas). Pero el repartidor no es neutral: atrapado por sus necesidades electorales, el Gobierno es arte y parte, pero arbitra. El resultado de este juego sin árbitros objetivos es la frustración de unos y la malquerencia de otros en un constante y antipático mercadeo que aumenta el desprecio de los españoles hacia Catalunya y, entre los catalanes, produce malestar o desaliento.

No bajará un deus ex machina para inaugurar el Senado federal. ¿Cómo deshacer este nudo? No a la manera de Alejandro, que ya se probó desde Catalunya con el golpe unilateral que significaba alumbrar un nuevo Estatut. De aquella batalla, Catalunya salió agotada, perpleja, irritada. Políticamente disminuida. Ante las previsibles rebajas de la financiación y la sentencia del Estatut, los partidos catalanes, en lugar de persistir en el lamento o en la destructiva sobreexcitación, en lugar de engordar un nudo que puede estrangular el proyecto histórico del catalanismo, deberían aflojar la parte de la cuerda que les corresponde. La flexibilidad no tiene buena prensa, pero es la única manera de salvar los muebles cuando el clima es hostil y no hay manera de alterar la relación de fuerzas. No es la rendición catalana, lo que sugiero para el 2009, sino la astucia catalana. Retroceder para salir del callejón. Y replegarse hacia el interior. Creativamente: con menos ideología emotiva, que separa, y con más economía, que reúne. Y escuchar a Lao Tse, que 2.500 años atrás ya recomendaba la flexibilidad como sinónimo de fidelidad: “Sé flexible y te mantendrás recto”.

Anuncios
Tagged with:

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Jorge Lasheras said, on 14 enero, 2009 at 9:46 pm

    Extraordinario artículo. ¡Gran escritor!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: