Reggio’s Weblog

Mensajes, de Manuel Hidalgo en El Mundo

Posted in Sociedad by reggio on 27 diciembre, 2008

SABATINA SABATICA

El año pasado la fiebre del sms se desbordó de su recién estrenado cauce natural de Nochevieja y arrasó las mesas de la Nochebuena. El personal sostenía el turrón con una mano y con la otra achicaba respuestas ante el oleaje de mensajes recibidos. Hubo atascos en los satélites, y, en la madrugada del día de Navidad, todavía seguían pitando los telefonillos con los buenos deseos rezagados. Este año la cosa no ha sido para tanto. Más que una riada anegante, lo que ha habido es un arroyuelo controlable.

Seguimos sin recibir mensajes claros sobre la crisis y qué hacer con ella. A falta de ideas, recetas y consignas, el instinto nos lleva al ahorro, aunque nos digan que el consumo es un deber patriótico y la única forma de remover el perol de la economía, que ha cuajado sus líquidos y sus sólidos por exceso de grasa.

El Rey nos ha sugerido que tiremos todos del carro, pero cada uno atiende su propio carro, y a algunos se lo han robado la otra noche mientras dormían soñando con sus fondos de inversión.

No hay mensajes eficaces sobre la crisis, digo, y no ha habido tantos sms navideños por causa de la crisis. En realidad, la crisis es el mensaje.

No es que tengamos muy claro lo que tenemos que hacer para afrontar la crisis, sino que la crisis nos indica lo que tenemos que hacer para afrontar nuestras vidas. La crisis no activa un conocimiento científico de las soluciones, pero sí una intuición que lleva a la acción, aunque, mejor dicho, en la mayoría de los casos, lleva a la omisión: no hacer esto, no hacer lo otro.

Si cometimos errores que nos trajeron hasta aquí, podemos cometer otros que nos impidan salir de aquí. A falta de estadísticas ciertas, corren leyendas urbanas sobre el comportamiento de la gente: que si nos hemos puesto todos a leer más porque la lectura es un ocio barato y nos mantiene en casa a salvo del exterior, que es siempre más caro; que si vamos de repente más al cine, lo que contradice lo anterior, porque salimos menos de fin de semana… Sin embargo, se anunciaron 17 millones de desplazamientos para estas Navidades. Bueno, la gente está entre la renuncia y lo irrenunciable, y hay gente para todo, y todos no tenemos la misma idea ni el mismo sentimiento sobre a qué renunciar y sobre qué es lo irrenunciable. Eso va por barrios, por clases -que vaya sí existen- y por mentalidades.

La renuncia al papel se está generalizando en todos los frentes. El libro sobrevive milagrosamente, y es impresionante comprobar los cientos de novedades que se agolpan en las librerías. ¿Todo eso lee la gente? No hace falta, parece estar comprobado que un buen pelotazo con un libro compensa a una editorial de la inversión que hace con los demás. ¿O eso es también una leyenda urbana? De todos modos, se anuncia una restricción de novedades para el año próximo.

Como decía, la acción está siendo omisión, y mandar un christma de papel, cosa de pringados. Los mensajes han llegado por el correo electrónico, que es por donde llega casi todo para salvar los árboles y el bolsillo.

© Mundinteractivos, S.A.

Anuncios
Tagged with:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: