Reggio’s Weblog

Democratas intuitivos, de Lorenzo Cordero en La Voz de Asturias

Posted in Asturias, Derechos, Libertades, Memoria, Política by reggio on 24 diciembre, 2008

El ojo del tigre

A los supervivientes de
la izquierda marxista. Si
queda alguno…

Treinta años después de que la Constitución Española de 1978 pasara de las musas (orgánicas) al teatro (político), en el cual a los españoles de a pie sólo se les permite interpretar un papel de extras sin frase -aunque con una candorosa participación gestual cada cuatro años: votar- su función (la de la Constitución) es muy simple: no sirve más que para contener las cenizas de aquel gran mito carpetovetónico que se llamó Transición. Es probable que, debido a esta circunstancia, unos no quieran ni oír hablar de su reforma; mientras que otros -quizá por ser más osados- aceptarían unos mínimos retoques superficiales del sagrado texto. Unos y otros, seguramente coinciden al pensar que una reforma esencial de la Constitución -aunque sólo fuera para coordinarla con el tiempo actual, que ya no marcha al mismo ritmo de hace tres décadas- podría provocar el riesgo de derramar su contenido (las cenizas de la reconversión de la dictadura en una democracia), perdiendo, así, su divina condición de relicario de las libertadas otorgadas.

No existen, de momento, certezas absolutas que permitan justificar ese miedo; sin embargo, sí abundan las intuiciones que sugieren tal temor. Desde el inicio del nuevo régimen democrático -al que se le adjudica el mérito de haber eliminado la profunda esencialidad de la dictadura nacionalcatólica-, los españoles se dejaron llevar por lo que el pensamiento intuitivo les advierte. Aquí, a la democracia simplemente se la intuye en vez de constatarla mediante el pensamiento conceptual que nos permitiría penetrar en su conocimiento en profundidad.

Los demócratas españoles se lo confían todo a su sentido intuitivo; el cual, a su vez, es la consecuencia del modo personal que tienen para ver las cosas que pasan en su entorno. Sólo son demócratas por decreto, no por su propio convencimiento intelectual. Se quiera o no se quiera reconocer, esta peculiar democracia -la cual ha sido cautelarmente encerrada en la Constitución junto con las cenizas del sentido del pudor político (ideológico)- se ha extraviado en el laberinto de las meras intuiciones políticas de aquellos que están por encima de la masa popular-incluso algunos de ellos siguen flotando en el limbo de las ideas…-; con lo cual está claro que no ha sido el fruto del trabajo de la ciudadanía, sino que a ésta le fue otorgada más o menos graciosamente.

Igual pasó con la Monarquía. Si los españoles actuales son monárquicos, esa condición se la deben el mandato que así lo determinó. En este espeso clima de donaciones gratuitas, los españoles -que al parecer, todo lo que tienen se lo deben a la gracia de Dios; una gracia histórica y genuinamente española-, se dedican simplemente a mirar lo que está pasando sin preocuparse en analizar por qué ocurre lo que les está pasando. Esto se debe, entre otras razones, a que nunca nadie les enseñó a utilizar el método de la crítica y muchísimo menos a someter su pensamiento al sistema de la autocrítica.

Se podría decir -sin miedo a que a uno le tachen de provocador- que los españoles actuales son (neciamente) democráticos por exceso de intuición. Existe la fundada sospecha -¡Oh, no…! ¡Otra vez la intuición…!- de que se está aprovechando la maniática utilización de nuestras inocentes percepciones sensibles con fines espúreos. Cuando no son obscenos. Por un lado, reaparece descaradamente el revisionismo de la trilladísima historia de los últimos setenta y siete años (empezando a contarlos desde 1931); por el otro lado, se recrudece la mercantilización literaria de ese ofensivo revisionismo: unos, para hacer caja en sus negocios editoriales; otros, para seguir atizando la hoguera de las pasiones políticas…. Añadamos un fenómeno de reciente aparición: la intención individual de rehabilitar su propia biografía personal con vistas a lo que vuelve a intuirse -como en los años de la segunda mitad de la década de los 70 del siglo pasado-: la necesidad de hacerse un nuevo sitio en lo que viene…

Está claro que la Transición -como fetiche político y como sistema orgánico- ya ha cumplido sobradamente su misión. Se ha quedado obsoleta. Por lo menos, lo parece. Entonces, ha llegado el momento de volver a salir a cazar… Otra vez. Los intuitivos de la democracia española lo tienen clarísimo. El rocambolesco descubrimiento de los papeles de don Niceto Alcalá-Zamora -por poner un ejemplo, pero hay muchos más- ofrece una oportunidad excepcional para volver a fabular miserablemente la historia del final de la Segunda República. Si hiciéramos un detenido y minucioso análisis de la actual situación de la cabaña social española, en general, y la de la asturiana en particular, descubriríamos que vuelve a estar de moda la lengua azul entre la supuesta intelectualidad política -y literaria- de este país. Pero con una virulencia muy superior a la que sufren los pastores del Cuera.

Y esto no es una intuición, Es una constatación.

Lorenzo Cordero. Periodista.

Anuncios
Tagged with:

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. zaira martin said, on 26 enero, 2009 at 5:06 pm

    A veces, solo a veces es necesario un poco de intuición, al igual que es necesaria una reforma constitucional, ésta no serviría de nada sin esa intuciión política, y personal que mueve mares detrás de las personas, y las lleva más allá de las palabras a un mundo ideal. Dejemos que esa intución nos lleve más allá del sentido común para dejar de una vez de bailar al son de lo que otros tocan.Bailemos, hablemos y ya veremos que pasa.Un abrazo, Zaira

  2. zaira martin said, on 26 enero, 2009 at 5:08 pm

    Detrás de cada mirada puede haber más de una persona, al igual que detrás de cada persona puede haber mas de una mariposa.a decir verdad, es así.Y eso es lo que hay que cambiar.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: