Reggio’s Weblog

Las conexiones y los mitos, de Baltasar Porcel en La Vanguardia

Posted in Política by reggio on 23 diciembre, 2008

El sábado decía a los políticos que no se preocupen por las urnas, porque pase lo que fuere la ciudadanía estos últimos años parece asentada en un voto gracioso y apático. Y es que no obstante la democracia, apenas fue educada sobre la dimensión gubernativa y social de la ideología y los partidos, y de pronto ante unos vuelcos excesivos perdió el sentido de la conexión entre los hechos y las palabras.

Fue cuando la derecha española, confundiendo sus casposas ínfulas con la realidad, quiso convertir un terrible drama en traca fallera. A la par que el catalanismo primero vio en ella a su aliado, y después, escaldado, la cambió por la izquierda indígena y ajena, imaginando que la soberanía se alcanzaba discurseando. Yahí han participado en la desorientación los políticos armando un guirigay inútil y banal, y muchos medios de comunicación que lo han magnificado, más afines al famoseo que al análisis. O sea, que estamos ante una epidérmica espuma, de resonancias más míticas que efectivas, si no se limita al mero negociete. Y en la que, por ello, cuentan más las adhesiones feudales que la eficiencia profesional.

Así, para mucho catalanista lo básico es cuanto uno charle, un nominalismo ortodoxo acorde a un legitimismo teórico, ajeno al resultado que con él se obtenga, y en el que priva más el Onze de Setembre que el inédito país actual, que triplica su población con la inmigración española y extranjera. Y lo mismo pasa con la doctrina de la izquierda, que va siendo digerida como un axioma casi extraño a cualquier exigencia práctica, que ni recuerda que fue marxista y que runruneando capitalista sólo cultiva demagogias. Con la derecha en idéntica tesitura, y además encantada remedando el garabato valleinclanista. Por fin, ahí queda el españolismo, casi sólo entendido por sus cofrades como imposición confundida con su honor, y que así tuvo en el fascio su mejor tono. Todo lo cual gusta más a sus usuarios cuanto más radical se expone.

Disfunciones estas que liberan de responsabilidad a unos y de coherencia a otros. De ahí que, pese al barullo y a los problemas, se produzca este cuadro de tranquilidad y bienestar en ciertos niveles españoles. Salvo para quienes, asalariados o patronos, no pueden pagar los créditos bancarios. O sea, que las cosas van así, no que vayan bien.

La situación patentiza cuanto ocurre: apenas se toman medidas correctoras, aunque se voceen, y si hay quiebras y despidos pues el domingo las mitiga el fútbol televisivo. Y la oposición denuncia con tino, pero sin suscitar adhesión, carece de entidad para esperanzar y remodelar. Así, España cuenta poco en Europa, y en el mundo según se vio en Washington, se ve en Latinoamérica y el Magreb. Es sentada sólo de oficio a la mesa, pero se sonríe en su espejo. Y Catalunya como Vicente, con la gente.

Anuncios
Tagged with:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: