Reggio’s Weblog

Políticos tristes, de Lucía Méndez en El Mundo

Posted in Política by reggio on 20 diciembre, 2008

ASUNTOS INTERNOS

Es posible que Zapatero no se haya dado cuenta porque está muy ocupado, pero alguien tendría que decírselo. Hay tres altos cargos nombrados por él que andan tristes y van a necesitar una dosis suplementaria de cariño estas Navidades. Por diferentes motivos, los tres han tenido un trimestre duro, largo y difícil. Son personas muy principales en la estructura de poder socialista, políticos muy sólidos, bregados en mil batallas. Y, sin embargo, esta temporada se les ve mustios, alicaídos, pesarosos, como desilusionados.

Por orden protocolario, el primero es el presidente del Congreso. José Bono está desconocido. Siempre fue un político exuberante, brioso, pletórico de autoestima, tan superabundante que a veces cansaba un poco. Todos sus actos eran como grandes cabalgatas llenas de carrozas de colores, confeti y fuegos artificiales. Sin embargo, no acaba de pillarle el punto a la Presidencia del Congreso ni de disfrutar de la pompa y circunstancia propias de la tercera autoridad del Estado. El Parla-mento es un lugar complejo, donde no se puede mandar como en un Gobierno o en un Ministe-rio. El tropiezo con la monja Maravillas lo lleva clavado en el alma y el PP cree haberle tomado la medida. En la cena de la Asociación de Perio-distas Parlamentarios (APP), echó una bronca a los informadores que no pegaba nada con el ambiente festivo. El cariño de su grupo no parece ser suficiente para calentar su corazón.

El vicepresidente Pedro Solbes es otro que no anda sobrado de ánimos. Nunca fue la alegría de la huerta, pero cada vez le cuesta más disimular su tristeza y melancolía. De pronto, le da por reflexionar en voz alta acerca de su retiro. Ya confesó él mismo una vez que es un problema tener un jefe 20 años más joven que tú. Si además el jefe toma las riendas de la economía, como es el caso, el problema se agrava. «En tiempos de crisis, somos los presidentes quienes tenemos que asumir el liderazgo», le dijo a Iñaki Gabilondo. El vicepresidente pide cariño a gritos.

Un amigo del presidente, José Antonio Alonso, competa este trío melancólico. El portavoz del Grupo Socialista ha recibido el peor premio de los que conceden los periodistas parlamentarios: el de azote de la Prensa. En un primer golpe de vista, el galardón es sorprendente, puesto que Alonso era un político con una prensa inmejorable como ministro y es, además, una persona afable y cercana. El premio, al parecer, está motivado por la ausencia de contenido de sus comparecencias ante los medios. Alonso recibió la estatuilla haciendo de tripas corazón y prometió hacer propósito de enmienda, aunque no lo tendrá fácil porque la aritmética parlamentaria es la que es. Bien lo sabía él cuando intentó esquivar su destino en una conversación de cuatro horas en La Moncloa.

Zapatero está dedicado en cuerpo y alma a la refundación del capitalismo mundial, asunto importante qué duda cabe. Pero el tiempo que le quede libre bien podría dedicarlo a animar un poco a sus alicaídos altos cargos. Porque la lista es más larga.

© Mundinteractivos, S.A.

Anuncios
Tagged with:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: