Reggio’s Weblog

Grecia no es un caso aislado, de Lluís Foix en La Vanguardia

Posted in Derechos, Política by reggio on 18 diciembre, 2008

Los diez días de manifestaciones y altercados en Grecia como consecuencia de los disparos de la policía que mataron a un estudiante no me parecen un hecho aislado de la política interna del Gobierno conservador de Atenas. Es cierto que la izquierda ha encontrado un filón para debilitar al Ejecutivo, pero cuesta creer que el conflicto haya adquirido tales dimensiones sin que lo justifique un malestar general de fondo.

El no ha sido el grito que se ha extendido entre las protestas masivas, recordando aquel oxi (no) del dictador Ioannis Metaxas, que usó esta sencilla palabra para contestar al ultimátum de la invasión de Grecia por Mussolini, provocando la entrada de Atenas en la Segunda Guerra Mundial.

No es sostenible establecer relaciones entre las revueltas de estudiantes griegos de este mes de diciembre con las del Mayo de 1968 en Francia. Las circunstancias históricas son muy diferentes. Pero las protestas en Grecia reflejan un malestar general entre la juventud europea, que está mejor preparada que hace 40 años, tiene una mejor formación y, a diferencia de los hijos de las clases medias parisinas de 1968, no tiene un trabajo dignamente remunerado y seguro al terminar sus estudios.

Las imágenes del estafador americano Bernard Madoff en el interior de un coche de lujo, enriquecido desmesuradamente traficando con la confianza de sus clientes, ricos o menos ricos, almacenando, además, casi cien millones de dólares en efectivo en un apartamento londinense, es la cara más desagradable de una crisis que se ha gestado con la impunidad de quienes pensaron que la globalización equivalía a la ley de la selva y que todo estaba permitido mientras los beneficios se multiplicaban mágicamente.

Nadie ofrece una explicación convincente sobre cómo se ha llegado a esta inestabilidad financiera, con muy adversas consecuencias sociales y políticas en todo el mundo. Y lo que es más inquietante es que las medidas adoptadas por los gobiernos, desde el de Washington hasta los de las principales capitales del mundo, no consiguen estimular la confianza de las gentes que viven en el filo de un miedo que también se ha globalizado.

Una causa principal de este futuro de vacas flacas se puede situar en el desprecio a las normas, al derecho, al respeto a la inteligencia y a los intereses de los demás. El mercado ha actuado sin cortapisas mientras el Estado miraba hacia otra parte y ahora este último acude a apagar el incendio cuando el sistema está en llamas.

No pretendo hacer demagogia, pero sí señalar que no ha fallado el sistema, sino las personas y las instituciones que con sus conductas han permitido llegar al actual desconcierto, que ha ampliado la desconfianza entre dirigentes y dirigidos. Grecia no es un caso aislado. Puede reproducirse de forma desigual en otras partes.

Anuncios
Tagged with:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: