Reggio’s Weblog

Episodios neoliberales (y III), de Lorenzo Cordero en La Voz de Asturias

Posted in Asturias, Economía, Política by reggio on 17 diciembre, 2008

El ojo del tigre

No olvidemos que, en 1957, Asturias ocupaba el cuarto puesto en la lista de la distribución nacional de los ingresos per cápita. Pero también que, cinco años después -en 1962- había descendido hasta el lugar 16. En 1964, Asturias se había hundido hasta el puesto 19; situándose por debajo de la media nacional. Desde el olimpo orgánico de la jerarquía política regional, este traumático fenómeno socioeconómico era explicado a la opinión pública con una simplificación provocadora: No es que Asturias haya bajado, sino que son las demás las que han subido. Con lo cual, se podía demostrar que la región no sólo perdía poder económico sino que, además, los responsables del poder político habían perdido su vergüenza.

Aquí nunca se logró -ni se intentó tan siquiera- planificar la economía asturiana con fines verdaderamente sociales. La condición subsidiaria del Estado sólo funcionó para hacer aquellas cosas que el capital privado (entonces, ya muy atrapado por las tesis neoliberales) no quería hacer o no le interesaba hacerlas por dos razones: una, porque el beneficio económico que le reportaría a su inversión era muy escaso o excesivamente bajo; y otra: porque si ese beneficio se producía sería a muy largo plazo. Por lo tanto, la finalidad de la empresa pública era la de socializar las pérdidas que generaban los malos negocios -y las aventuras…- del capital privado español.

Pero esa política de intervención pública nunca estuvo controlada por la clase política que representaba al régimen, sino que siempre estuvo en las manos de los grandes burócratas industriales, que constituían una casta social muy poderosa. Casta que continuaría prolongándose en el tiempo, a pesar de los cambios políticos habidos en el país.

El mito de la riqueza del carbón se conservó en Asturias incluso cuando ya en los países europeos, que disponían de una larga experiencia histórica sobre la minería del carbón, mucho más desarrollada y bastante más rica que la nuestra, se había llegado a la conclusión de que el carbón se estaba pasando de moda (1966), y que la importancia que se le daba estaba influida principalmente por el grado de evolución social y económica que hubiera alcanzado el país. En este sentido, decía Lukacs (no sé si debo pedir perdón por citarlo…) que, para la riqueza de un país, el hecho de que sea fundamental o no la importancia del carbón depende de la producción y no del carbón. Sin embargo, esto es algo que aún no hemos asimilado los asturianos, a pesar de la fatigosa experiencia que la historia de la minería hullera nos ha legado.

En 1967,el INI se adjudicó el control total de una nueva empresa llamada Hulleras del Norte S.A. (HUNOSA). Estaba constituida por una concentración de grandes explotaciones mineras pertenecientes a Duro-Felguera, Fábrica de Mieres, Hullera Española, I.A. Santa Bárbara, Nueva Montaña-Quijano, Carbones Asturianos…. Sucesivamente, se incorporarían al holding minero otras minas menores. Desde la década de los años 50, hasta los tres primeros años de la década de los 70, se produjeron en Asturias numerosas huelgas por razones laborales y sociales, principalmente, pero que al Gobierno -y al régimen- le suponían un incómodo problema político. Aquellos conflictos -algunos de gran relevancia sociopolítica: el del año 1962, por ejemplo- fueron los últimos suspiros de un histórico movimiento obrero que, al final, acabaría siendo diluido en el nuevo orden económico: el consumismo. (Dice: consumismo)

Uno de esos conflictos sociales -seguramente el más peculiar teniendo en cuenta el contexto social en el que se produjo y por quiénes fueron sus líderes- fue el planteado por el Centro de Iniciativas Económico-Sociales y Turísticas del Valle del Nalón, fundado en Sama de Langreo a finales de 1968, con la finalidad de luchar abiertamente contra el desmantelamiento industrial de las cuencas. Era, en realidad, un movimiento protagonizado por la sociedad civil: pequeños propietarios, profesionales liberales, comerciantes, obreros, vecinos…

Ese movimiento cívico lo había provocado UNINSA al desmantelar en las cuencas el patrimonio siderúrgico para llevarselo a Veriña (Gijón). En el Centro de Iniciativas tenían las ideas muy claras: Estamos en contra de una decisión unilateral de claro signo capitalista. Y así se lo hicieron saber al Gobernador Civil (Mateu de Ros), en una extensa carta abierta -fechada el 13 de enero de 1970-, en donde le advertían además que pagarían la multa de diez mil pesetas, que les había impuesto, sin hacer uso de su derecho a recurrirla judicialmente. La multa les fue impuesta porque a la asamblea general extraordinaria -celebrada en el Teatro Rozada de Sama el 26 de diciembre de 1969- habían asistido personas no asociadas al centro. Increíble.

Elepisodio de aquella prolongada revuelta civil langreana ha sido intencionadamente olvidado, no sólo por la derecha posfranquista sino también por la nueva izquierda socialdemócrata, que usa las siglas del partido obrero fundado por Pablo Iglesias.

En la transición, UCD no tuvo tiempo más que para despertar un nuevo neocorporativismo, incluyendo a los sindicatos y a la patronal. Los socialistas (renovadores), optaron por una política económica de filiación neoliberal. En 1995, se cargaron al INI. Ya no hacía falta. Empezaron a buscar compradores para liquidar los últimos restos del patrimonio público industrial asturiano. Pero sería el PP quien realizará la operación. Siendo ministro de Industria Josep Piqué, encontraron un socio para Ensidesa. Se llamaba Arbed. Fue una desamortización como las que acostumbraban a hacer en el régimen de aquel general, utilizando al INI para cargárselas a su cuenta… El PP vendió camuflando la venta en un océano de eufemismos. Lo habitual.

Ahora, es el turno de ArcelorMittal. Sus dirigentes nos piden comprensión y paciencia en este difícil proceso. Hace casi setenta años que en Asturias la paciencia es de acero inoxidable. Sin embargo, la comprensión es imposible.

Lorenzo Cordero. Periodista.

Anuncios
Tagged with:

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. E.Zapata said, on 9 enero, 2009 at 12:07 am

    Son particularmente interesantes las búsquedas en internet sobre los términos “Mittalgate” y “Taj Mittal” para comprender lo difícil que va a ser el proceso para alguno. Esto lo pide quien ha alquilado para la boda de su hija… ¡Versalles! (el de verdad, el del París de la Francia).


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: