Reggio’s Weblog

España y el FMI: 50 años después, de Joaquim Muns en Dinero de La Vanguardia

Posted in Economía by reggio on 14 diciembre, 2008

En septiembre de 1958, hace 50 años, España entró como miembro de pleno derecho en las dos grandes instituciones de Bretton Woods: el FMI y el Banco Mundial. Ambas jugaron un papel fundamental en la superación de la fase autárquica de la economía española y en la incorporación de ésta all concierto económico internacional. Fue especialmente destacada la labor del Fondo, que preparó el Plan de Estabilización de 1959, con el que se abría la nueva etapa de nuestra economía y se ponían las bases de su crecimiento futuro.

Durante este medio siglo, el Fondo ha mantenido un diálogo activo con las autoridades españolas, que se ha traducido, sobre todo, en los informes periódicos que prepara la institución sobre la economía española, sus problemas y las actuaciones de política económica recomendables. Estos documentos son redactados como resultado de los trabajos de una misión que visita el país durante 8-10 días. En los 50 años de pertenencia de España al Fondo, ha habido 41 de estas misiones, la última de las cuales ha tenido lugar en las pasadas semanas. Antes de volver a Washington, la misión suele entregar un documento breve de conclusiones a las autoridades, que es la base del informe final, más extenso y detallado.

Creo que es interesante hacer algunos comentarios sobre el documento de conclusiones que acaba de dejar la última misión del Fondo y al que se ha tenido acceso, la pasada semana, a través de la web del Fondo. Son destacables, en mi opinión, tres puntos del documento.

El primero tiene que ver con las medidas de reactivación emprendidas por el gobierno español. El tono es elogioso en cuanto a la celeridad con la que se han anunciado y su respeto por los mecanismos de mercado. Pero aconseja, en mi opinión acertadamente, enmarcar todas estas medidas en dos esquemas operativos. Por una parte, recomienda establecer, preferentemente en los presupuestos del sector público, un balance que desarrolle una proyección de los déficit públicos, de modo que quede patente su sostenibilidad a medio y largo plazo. En otras palabras, el fuerte endeudamiento que proyecta el gobierno para reactivar la economía debería ser temporal y compatible con una consolidación fiscal cuando las circunstancias se estabilicen. Espero que el FMI formule igual recomendación a todos los países que se están lanzando a fabulosos planes de gasto público para la reactivación.

Por otra parte, el Fondo aconseja, además, encuadrar estos paquetes reactivadores en el marco de la necesidad urgente que tiene la economía española de mejorar sustancialmente su competitividad. Ello supone, dentro del posible abanico de objetivos de gasto, escoger aquellos con una mayor incidencia en la productividad. De una manera más amplia, el Fondo viene a decir que si no se combinan con las necesarias reformas de la economía española, estos planes pueden ser contraproducentes o, en el mejor de los casos, dejarnos en la situación de baja competitividad en que estamos.

El segundo argumento importante del documento se refiere a la necesidad de reformar los mercados de bienes y servicios, con una especial referencia a la necesidad de flexibilizar el mercado de trabajo. Este es un deseo expresado unánimemente por todos los observadores competentes de nuestra economía. El coste de esta inflexibilidad y poca competencia de los mercados son una inflación y una tasa de paro superiores a las de nuestros competidores. Y creo que se puede añadir que una y otra perjudican sobre todo a aquellos a los que la inflexibilidad del mercado laboral pretende proteger.

La tercera observación del Fondo es, ami juicio, la de mayor calado. Vaticina esta institución que si la economía española no procede a las reformas estructurales necesarias, España podría ” quedar encallada en un modelo de baja competitividad, crecimiento lento, amplio desapalancamiento y alto paro, del que resultaría difícil retornar a un nivel inferior de deuda pública”.

Algunos técnicos lo han dicho de otra forma más directa: si la economía española no se reforma en profundidad está destinada a seguir el camino de Italia, es decir crecimiento débil y práctico estancamiento del nivel de vida. Creo que todos haríamos muy bien en estudiar el caso italiano y ver cómo este país ha pasado, en pocos años, de ser el milagro europeo a ser considerado el vagón de cola de la Unión Europea, y ello a pesar de las múltiples advertencias que se le han ido formulando.

Al cabo de 50 años, creo que las recomendaciones del Fondo siguen siendo pertinentes. Su experiencia global le permite ver, estudiar y comparar. La perspectiva nacional está, a menudo, acotada por intereses políticos inmediatos y por la falta de amplitud de miras. La gran utilidad de documentos como el que acaba de presentar el FMI es precisamente el de insuflar aire fresco en nuestro sistema cerrado y a menudo autocomplaciente. Vale la pena respirarlo a pleno pulmón.

Joaquim Muns. Economista y abogado. Premio de Economía Rey Juan Carlos I, es catedrático de OEI en la UB y fue director ejecutivo del FMI y del Banco Mundial.

Anuncios
Tagged with:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: