Reggio’s Weblog

El desplome de la inflación, de Luis de Guindos en Mercados de El Mundo

Posted in Economía by reggio on 14 diciembre, 2008

APUNTES ECONOMICOS

Una de las escasas buenas noticias de la economía española en las últimas semanas es la profunda caída de la inflación desde el mes de agosto. Su tasa se ha desacelerado a menos de la mitad del ritmo de dicho mes, hasta el 2,4% en noviembre. Además, la expectativa es que la caída continúe con intensidad, y no sería extraño que en un horizonte no demasiado lejano se colocara por debajo del 1%, lo que constituiría un nivel históricamente reducido. A su vez, la desaceleración está siendo más rápida que en nuestros socios comunitarios, lo que ha permitido reducir también notablemente nuestro habitual diferencial inflacionista.

Este desplome de la inflación tiene una serie de implicaciones positivas para la economía española. En primer lugar, va a facilitar que no se disparen las cláusulas de actualización de salarios lo cual será una ayuda para la maltrecha competitividad de nuestras empresas, que ha estado penalizada por el juego de nuestro sistema de negociación colectiva en combinación con la inflación diferencial.En segundo lugar, va a facilitar que el pago por desviación de la inflación a los pensionistas sea reducido y más moderado que el año pasado, en un momento en el que las cuentas públicas están en un proceso de deterioro acelerado. Pero, tal vez, el efecto más beneficioso provendrá de la mejora de la renta disponible de las familias españolas que se había visto muy penalizada en la primera parte del año por el fuerte repunte de la inflación que se produjo hasta el pasado mes de julio.

La fuerte desaceleración de la inflación, no sólo en España sino en toda Europa, y la evidencia de la recesión están además permitiendo que el Banco Central Europeo (BCE) haya bajado con intensidad los tipos de interés, hasta el 2,5%, desde el 4,25% alcanzado a principios de verano. Por su parte, el mercado descuenta que lo seguirá haciendo en los próximos meses. En la medida en que esta bajada se vaya filtrando al interbancario, y lo viene haciendo parcialmente en las últimas semanas, va a suponer una ayuda inestimable para las familias españolas que, igual que vieron cómo en los dos últimos años siempre subía el Euribor, lo cual endurecía el pago de las cuotas hipotecarias mermando su renta disponible, ahora verán como la situación se invierte. Algo parecido le ocurrirá a las empresas españolas que, igual que las familias, cuentan con un elevado nivel de endeudamiento contratado a tipos variables.

En definitiva, la caída de la inflación y de los tipos de interés son dos elementos favorables para nuestra economía, cuyos efectos expansivos permitirán, al menos parcialmente, compensar las fuerzas que la han llevado a la recesión. Y es que no podemos ignorar las causas que se encuentran detrás de esta profunda desaceleración de los precios. En primer lugar, la recesión global ha inducido una caída intensísima y sin precedentes de los precios de las materias primas -muy especialmente del petróleo- que, sin duda, facilita la evolución de nuestra inflación. Pero además, el derrumbe de la demanda doméstica también se encuentra detrás del ajuste a la baja de los incrementos de precios, como refleja la inflación subyacente, que también ha desacelerado su velocidad reciente.Los datos de ventas al por menor, de ventas de automóviles o de recaudación de IVA ponen de manifiesto el ajuste brusco del consumo que, en buena lógica, antes o después se tenía que reflejar en los índices de precios.

Los efectos depresivos que afectan a nuestra economía son extremadamente poderosos. Por un lado, la pérdida de competitividad dificulta el repunte de las exportaciones de bienes y servicios en un contexto de recesión global. Por otro, la disponibilidad de nuevo crédito va a estar muy limitada como consecuencia de la crisis financiera, y el diferencial que se cargue en los nuevos préstamos será mucho más elevado que en el pasado. Por último, los precios de la vivienda continuarán a la baja, produciendo un efecto pobreza bastante generalizado. Además, el margen de la política presupuestaria se está consumiendo a un ritmo vertiginoso. El saldo de las cuentas públicas se ha deteriorado en cinco puntos del PIB en un año y las medidas discrecionales de gasto e impuestos adoptadas no han conseguido parar el colapso de la demanda doméstica. Para el año 2009, el simple juego de los estabilizadores automáticos elevará aún más el déficit, por lo que las medidas adicionales que se tomen en los planes de estímulo fiscal anunciados contarán con un margen de maniobra reducido, a no ser que nos queramos ir a niveles de déficit desconocidos incluso en comparación con los existentes a mediados de los años 90.

Sin embargo, existe un riesgo nuevo al que nos podemos enfrentar en un futuro bastante próximo. Se trata de la posibilidad de que la caída de la inflación sea más intensa que la propia reducción de tipos del BCE, lo que daría lugar a la aparición de tipos de interés reales positivos incluso para la financiación concedida en el pasado con diferenciales muy estrechos, de antes del inicio de la crisis. Ello determinaría un contexto que sería el inverso al que vivimos en los últimos cinco años, cuando los tipos de interés en España eran negativos en términos reales. En estas circunstancias puede que el efecto expansivo de la bajada de tipos sea mucho más moderado de lo que en principio podríamos esperar. A su vez, la desaceleración intensa de la inflación obligará a que el imprescindible ajuste a la baja del precio nominal de la vivienda sea más profundo para alcanzar su equilibrio en términos reales.

En resumen, las circunstancias a las que se va a enfrentar la economía española en los próximos trimestres van a ser especialmente difíciles. Su tratamiento también será complejo. Por ello, resulta básico medir con cuidado el margen disponible en política fiscal y utilizarlo adecuadamente. Tal vez, la única forma, en última instancia, de salir de esta situación sea abordar las políticas de oferta que hagan más rápido y menos dolorosos los ajustes imprescindibles de la economía española.

luisdeguindos@hotmail.com

© Mundinteractivos, S.A.

Anuncios
Tagged with:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: