Reggio’s Weblog

¿Es ilusorio el Estado del Bienestar? O el retorno de la austeridad, de Fernando Suárez en El Confidencial

Posted in Economía by reggio on 12 diciembre, 2008

Cuenta Plutarco que hallándose Alejandro Magno de escala en su camino hacia Persia, era agasajado por todos los notables de la época excepto por el afamado Diógenes de Sinope, resolviendo entonces ir a verle. Lo encontró tumbado, tomando el sol, y preguntándole si se le ofrecía alguna cosa, el filósofo le respondió: “muy poco, que te quites del sol”. Admirado por su grandeza de ánimo, confesaría “a no ser Alejandro, de buena gana sería Diógenes”. Arístipo, filósofo que vivía confortablemente adulando al rey, encontró a Diógenes cenándose unas lentejas y le dijo: “si aprendieras a ser sumiso al rey, no tendrías que comer esa basura de lentejas”. Éste contestó: “si hubieras tú aprendido a comer lentejas, no tendrías que adular al rey”.

Asceta de vida aperrada, Diógenes decía buscar, a plena luz del día y farol en mano, un hombre honesto. Había hecho del aprecio por las privaciones y la supresión integrista de necesidades su medio de alcanzar la virtud moral. A fin de evitar la artificialidad, hipocresía y falsedad de una vida humana que consideraba llena de impostura y carente de contenido, prefirió imitar al perro que vive el presente sin ansiedad, sin pretensiones y que, a diferencia de las artimañas humanas, siempre da un ladrido honesto ante la verdad.

Independencia, ausencia de conflictos de interés. Partout. Burócratas de la partitocracia con sus electores, meros contribuyentes disfrazados de ciudadanos; banqueros centrales con los poderes fácticos que les facilitan sus mullidos sillones de cuero; la banca con sus clientes, distribuyéndoles fantasías financieras, colocándoles papelillos mágicos de bienestar presente con cargo a prosperidad futura o promesas de bienestar futuro a cambio de prosperidad presente; agencias de rating, jueces y partes, con sus calificadas; directivos con sus accionistas y éstos con los bonistas, a cuenta de la creación de valor, los bonus, y la parte del león… Lupus est homo homini, non homo, quom qualis sit non novit.

Quizá sea momento de añadir un ingrediente adicional. Un tazón colmado del Principio de Peter: “En una jerarquía, todo empleado tiende a ascender hasta su nivel de incompetencia”. Llevo a ebullición y la primera tajada que aflora, mi primera derivada, es que en jerarquías donde la incompetencia ocupacional sube a lo más alto, los conflictos de intereses generan consecuencias negativas que afectan a la colectividad y de cuya responsabilidad nadie se hace cargo. Negación plausible. O simple mutis. Aunque la tradición establece que, tras el banquete y la barra libre, alguien debe quedarse a recoger, limpiar y hacer de paganini. La asunción de responsabilidad, tan escurridiza como un langostino de trasmallo, no encuentra patrocinador. El paganini, en cambio, está claramente definido por el sistema. Nullum gratuitum prandium.

Siguiendo la línea argumental de la semana pasada, vivimos en un mundo de recursos productivos limitados en tiempo y cantidad. La percepción por parte de los agentes privados de una barra libre fiduciaria, de que el dinero crece en los árboles y puede ser recolectado gratis o a muy bajo coste, genera el espejismo de una oferta ilimitada de estos recursos. Ello conduce a la sobreproducción de bienes y servicios, al exceso de dimensión de ciertas estructuras productivas. En el camino, la ilusión monetaria se traduce en un delirio de bienestar virtual con más empleo, producción, renta y contribuciones al sistema. Efecto riqueza. Pero nada es eterno y cuando empiezan a desvanecerse las alucinaciones del maná fiduciario, lo que antes parecía prosperidad infinita, deviene exceso de capacidad, deuda de peso muerto e insolvencia.

El Estado del Bienestar Ilusorio.

La ética y razón del Estado del Bienestar Ilusorio (EBI) se basa en la necesidad de inflar expectativas, sobredimensionar percepciones de bonanza e inducir el autoengaño. Ensanchar el esquema fiduciario piramidal de activos ficticios y deudas cuyo valor real disminuye cuanto más tiempo pase, haciendo que cualquier déficit de ingresos se compense con créditos fiados en promesas de prosperidad futura y riesgo moral. Al agente privado se le impone un medio de pago, unidad de cuenta y presunto depósito de valor que, convertido en dinero de curso legal, le permita contribuir al sostenimiento de una estructura burocrática multinivel la cual, por definición, mantiene un apetito recaudatorio tan voraz como su incontinencia dimensional, tendente a la maximización de réditos electorales para perpetuarse.

Un sistema que detrae bienestar de los agentes privados y se lo transfiere al EBI para que acredite consumismo vacuo, subvencione especulación e incompetencia, premiando la asignación ineficiente de recursos a fin de producir transitoriamente un nivel de vida artificial, y castigando el prudente ahorro, la esforzada laboriosidad, el cálculo económico racional y la competitividad. Robando modus vivendi futuro vía impuesto inflación.

Nota al pie. A pesar de los usos hechos del término inflación y los conceptos que de él se derivan, parece existir raro consenso en admitir que la inflación, siempre y en todas partes, es un fenómeno monetario. Y crediticio. Así, entiendo por inflación el incremento neto de dinero y crédito respecto de la producción disponible para el intercambio económico. Crear más unidades monetarias respecto del stock de bienes y servicios implica la devaluación de la moneda en la que se expresan los precios, la pérdida de poder adquisitivo en términos de bienes y servicios. Por tanto, las subidas de precios en unidades monetarias no son propiamente inflación, sino que resultan de ella. Meros ajustes, consecuencias ex post del exceso monetario y crediticio.

Se me antoja indiferente, pues, que la inflación provenga de hinchar con agua las semillas de cacao usadas al peso como dinero, de limar los bordes o engañar la ley del metal acuñado como moneda, o de darle a la impresora fiduciaria para obtener bienes y servicios reales a cambio de papel cuyo valor intrínseco es su coste de impresión y distribución, por muchos ceros que lleve. El fraude viene a ser el mismo, así se trate de nobles del medievo devaluando moneda para financiar la Guerra de los Cien Años, como si, por el coste de apenas unos céntimos, el BCE imprime billetes de 500 euros o crea depósitos que permiten a los señores feudocapitalistas del EBI pagar bienes, servicios y rescates por su valor nominal, mientras el resto de agentes privados deben esforzarse para obtener utilidad por valor de 500 euros que puedan intercambiar por bienes y servicios ya gravados con inflación.

Mientras los apóstoles del EBI nos cuentan la parábola del cristal roto, el efecto inflación sobre los bienes de consumo queda supuestamente contrarrestado por las bondadosas ganancias de productividad, las deslocalizaciones y outsourcing low-cost, las liberalizaciones comerciales y los avances científico-técnicos, por la exportación deflacionista de países emergentes abonados al dumping y devaluaciones competitivas. La pérdida de poder adquisitivo, enmascarada por la sobrevaloración de activos reales y financieros vía inflación crediticia, permite la refinanciación circular de consumo, especulación y apalancamiento garantizados por revalorizaciones ad infinitum.

Durante décadas, disfrazada de lagarterana, la inflación ha sido sacada a pasear ataviada de IPC o similar, en el doble intento de confundir causas y consecuencias, y de ningunear éstas últimas mediante manipulaciones estadísticas y cálculos económicos ficticios. Para desfigurar la trinidad confiscatoria de tributos, deuda y señoreaje, resulta más convincente, cara a la galería, asimilar subidas de precios con inflación, que ésta se vea como algo inevitable y, además, moderadamente beneficiosa. Tratándose de percepciones subjetivas, la tecnología actual permite una gestión sencilla y barata de la confianza en el sistema, fundamentalmente a través de la estrategia de comunicación y la psicología de masas. Ingredientes tradicionales. Sisa, deformación y saturación informativas, algo de credulidad, mimada mansedumbre y una buena dosis de marketing relacional. Añádase una pizca de imaginación creativa para que la propaganda resulte seductora y elegante, y ya está vestido el muñeco, listo para el Vo.Bo.

Treinta o cuarenta años de cumplido trabajo, desviviéndose por los suyos, ahorrando sacrificadamente para disfrutar del merecido descanso, y los ratones de la inflación monetaria se han comido su despensa, que creía llena y presta a aprovisionar su solaz retiro. La verdad, me parece deshonesto. Aunque confieso, más allá de toda duda razonable, que he bebido la ponzoña de quienes ya fundaban su ética y razón en que no se puede obtener realidad a cambio de fantasía, fabricar bienestar artificial de la nada ni comprar con cargo a promesas de algo que ni se tiene, ni es. El buffet y barra libres, sección economía-ficción.

Anuncios
Tagged with:

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Paco Glez. P. said, on 13 diciembre, 2008 at 4:16 pm

    El Parlamento Europeo reclama ya un SMI de 960 euros en España para cumplir el 60% del Salario Medio estatal hoy fijado por la “Carta europea de Derechos Sociales” para toda la UE actual = ver la noticia con ‘Gaceta de los Negocios’: http://www.imeneame.net/?id=547605&f=Publicadas
    ¿Cuándo serán capaces de llegar a esa Legalidad elemental de ‘nuestro entorno comunitario’ (vigente en teoría dentro del Estado Social y Democrático de Derecho para todas las ‘realidades nacionales’ en este Reino de España…) quienes aquí venden humo contra la crisis?

  2. HE said, on 15 diciembre, 2008 at 7:44 pm

    Ese acuerdo ANTI-CRISIS del Parlamento Europeo -aprobado con 540 votos a favor, 57 en contra y 32 abstenciones- puede verse [mediante una Noticia, sobre “Política social, de clave nº 09-10-2008”] en = http://www.europarl.europa.eu/news/expert/tous_les_infopress/default/default_es.htm

    Y a él se ha referido ya el diario ‘Gaceta de los Negocios’ por nota(*), luego recopiada=
    http://meneame.net/story/europa-propone-para-espana-salario-minimo-360-euros-superior-actual

    * “Europa propone para España un salario mínimo 360 euros superior al actual”= http://www.negocios.com/negocios/noticia_1img.php?s=36&sm=36&noti=34395


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: