Reggio’s Weblog

El bombo, de Raúl del Pozo en El Mundo

Posted in General by reggio on 11 diciembre, 2008

EL RUIDO DE LA CALLE

Voy a comer patatas a la importancia al Comedor del Prado en un día helado como una losa. Veo las palomas sombrías en la estatua de Calderón y de Federico. En la Plaza de Santa Ana, entre la taleguilla de Manolete colgada del balcón del hotel Victoria y el Teatro Español, se forma una cola búlgara alrededor de la administración donde compró el décimo que llevaba en la mortaja Max Estrella. En estos días el Estado vende el condón para evitar el bombo y luego pule el mismo bombo.

Desde Babilonia sabemos que la virtud moral de la lotería es nula porque induce a la esperanza, hermana del sueño. Pero la suerte es una de nuestras costumbres bárbaras, un mangoneo organizado por el Estado, el peor garitero; se juega desde que Esquilache convenció al Rey Carlos III de que se celebraran rifas para sufragar obras públicas. Los otros ministros, bizcos y amigos de Voltaire, proponían vender las coronas de las vírgenes, las alhajas de los santos, los tesoros de la Iglesia para hacer universidades y caminos reales. Fue más tarde, en 1812 con la Pepa, cuando empezaron los bombos.

Los dueños de los casinos se quedan con el cero; los de la Lotería Nacional mangan, además del 30% de lo jugado, los premios de los décimos que no se venden. El Gobierno no puede prohibir la lotería, cosa tan peligrosa como prohibir los toros, pero sí podría hacer algo para que no estafen a los ilusos. Los ludópatas rehabilitados de Andalucía exigen que se retire el anuncio de la Lotería de Navidad. Los jugadores arrepentidos primero se autoexcluyen prohibiéndose en los casinos y en los bingos y, por fin, descubren quién es el gran garitero del tabaco, las tragaperras y los condones. A los ludópatas les ha peinado la dopamina del cerebro; como los viejos bandidos, han terminado al lado de los migueletes. Aquí el que no da el cante no mama; protestan contra el fastuoso anuncio del sorteo, que magnifica el humo de la suerte.

«Anímate». «Entra en juego». El Gordo ha sido lanzado este año como un candidato electoral. Al calvo le han dado puerta por inglés; también han eliminado el blanco y negro para que los primos no asocien la lotería con Franco. Llega la bruja en los días que los psiquiatras diagnostican la depresión de Navidad, cuadros de estrés, de melancolía, de ansiedad. Hasta Larra llegó a casa borracho porque odiaba la lotería y el número 24: luego se pegó un tiro, aunque esperó a febrero. Los ludópatas rehabilitados de Andalucía piden la retirada de un anuncio que fomenta el vicio en época de recesión. Los del Gordo están convencidos de que este año comprarán décimos hasta las piedras mientras Cervantes, enterrado entre 21 monjas en el Convento de las Trinitarias, burla en su sarcófago con las hermanas descalzas en este barrio de garitos donde los poetas de oro llevaban sotana por sotas.

© Mundinteractivos, S.A.

Anuncios
Tagged with:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: