Reggio’s Weblog

Los paraísos fiscales, ‘offshore financial centres’, un secreto a voces, de Juan Vega en su Blog

Posted in Derechos, Economía, Política by reggio on 17 octubre, 2008

Paraisos fiscales del mundo, conocidos como \

Paraísos fiscales del mundo, conocidos como offshore financial centres; un secreto a voces

Se supone que en democracia se puede hablar de todo, pero todos ustedes, personas maduras, saben que esto no es así. En nuestro sistema no se habla de aquello que pone en cuestión la realidad del mismo, es decir, la lectura canónica establecida por los manuales que asientan la doctrina revelada. ¡Cuánta estupefacción estos días ante tantas decisiones que ponen en cuestión años de estribillos ideológicos caducos! El cinismo hecho tablas de la ley, se hace pedazos ante la imagen terrible del becerro de oro desbocado.

Sólo se habla de ciertas cosas cuando entran en crisis, y eso es lo que ocurre cuando los beneficios de la banca de los últimos años desaparecen como por ensalmo, y los gobiernos de los países desarrollados deciden empufar a sus administrados de manera brutal, para que paguen, con sus impuestos, la denominada “falta de liquidez” de los bancos.

Los emisores no paran de imprimir papeles sin contravalor, léase dólares, euros, libras y demás, y ese dinero, -esas, digamos, “estampitas”- colocado en el mercado interbancario, y trasladado al misterioso curso monetario, desaparece sin dejar rastro, hasta tal punto, que tras la eufórica reacción inicial de las bolsas a la noticia de que las orgullosas naciones occidentales iban a trasladar cantidades ingentes de dinero público a la banca, ha seguido la constación de que eso que llaman “el mercado” se lo traga todo, y que igual que han desaparecido los beneficios anteriores, todos los agentes económicos del mundo mundial, están teniendo la sensación de que lo que ha sido hasta ahora norma, que el dinero desaparezca, va a seguir sucediendo, como el agua arrojado en un cesto que empapa la alfombra.

Las extraordinarias medidas de los “planes de rescate” bancarios han fracasado estrepitosamente, y entonces algunos empiezan a hablar con la “boca pequeña”, a entrar en materia, a acercarse a la verdad.

El primer ministro francés, François Fillon, ejerciendo de portavoz del eje francoalemán, anunció este miércoles que sus respectivos países pedirán en el seno de la OCDE que se adopten medidas contra los llamados paraísos fiscales; “los agujeros negros de los paraísos fiscales no debería existir más“, dicen que dijo el jefe del ejecutivo francés; es decir, trasladó un deseo a la comunidad internacional, un mensaje que no corrió como un reguero de pólvora, sino todo lo contrario.

Veo un par de noticas en La Vanguardia y en finanzas.com, así como un triste y escéptico artículo del pseudónimo que se oculta en ElConfidencial con el nombre de S. MacCoy, para realizar análisis financieros. Nada más, nada por aquí, nada por allá. No interesa el asunto.

Hay varios listados que se pueden consultar en la red, el de la propia OCDE que es bastante corto, el del FMI, que es más amplio, el que realiza el Forbes con más despliegue tipografico en la presentación de estos galeones piratas de la economía mundial, y la sensación de que el escepticismo del que hace gala el pseudónimo MacCoy tiene mucha razón de ser, se asienta, ante la evidencia de que sencillamente, ni siquiera está clara la lista de los estados, regiones y provincias que tienen este extraño estatus, conocido internacionalmente como offshore financial centers o tax heavens, del que viene nuestro “paraíso fiscal”.

¿Qué ocurre? Muy sencillo, salvo las retóricas invocaciones del jefe del estado francés a la creación de “un nuevo capitalismo”, que intentan competir con la imagen que se ha labrado el “premier” británico Gordon Bown, con su decisión de quedarse con parte de las acciones de los bancos cuyos agujeros se están rellenando con agua bendita de los impuestos, la clase política que tiene la responsabilidad de los destinos de los ciudadanos de los EEUU y la Unión Europea, no puede reconocer que si ellos mismos alimentan esos “paraísos” con los depósitos en divisas de sus propios beneficios personales, mal pueden poner coto a los ejecutivos y banqueros que hacen lo que ellos, con el ímpetu y la tranquilidad, de quien se sabe a salvo de jueces y políticos.

¿Cuál ha sido la causa, en el caso español, del desmadre del sector de la construcción, cuyo efecto desertizador en el conjunto de la economía del país aún no se está percibiendo adecuadamente, ante la parálisis mental a la que nos somete la crisis financiera mundial? La causa esencial, el motivo por el que todo se ha ido de las manos, es, sin discusión, la financiación de la partitocracia, la financiación ilegal de la actividad política, el desfase entre el coste declarado de las campañas electorales y el coste real, así como la parte sustancial de esos fondos que se desplazaron a los bolsillos de los intermediarios, los particulares y los propios políticos. ¿Por qué lo hacen? Muy sencillo, porque pueden. Yo te recalifico tú me pagas, y de vez en cuando damos una lección ejemplar, como hicieron en Marbella, con unos cuantos freelancers de la política, con la intención de tomar una rentable plaza.

¿Cómo va a poner coto a los desmanes de la banca una partitocracia que no es capaz de aflorar sus propios negocios sucios? Lo peor que puede suceder sucede, y si los dirigentes de las democracias se pueden enriquecer en masa, trasladando comisiones y convolutos a los paraísos fiscales, ¡cómo van a poner ellos coto a los desmanes de quienes son mucho más fuertes, poderosos y ricos!

En definitiva, la terrible verdad que aflora en estos momentos, es que el mundo capitalista camina hacia el suicidio, porque en contra de lo que siempre se dijo al respecto, las democracias carecen del sistema de contrapesos imprescindible para evitar el saqueo del sistema por la gran delincuencia de cuello blanco, que en muchos casos gobierna a través de intermediarios, cuando no lo hace directamente.

No es éste mal momento para resucitar a Carlos Marx y repensar los males del capitalismo desde una perspectiva filosófica, pues desde esa escuela de pensamiento siempre se vaticinó el colapso de tales economías, a partir de su internacionalización, por su inevitable tendencia a devorarse a sí mismas en una orgía de corrupción. En su momento lo anunció George Soros: el mundo no podrá resistir el poder que los especuladores como él llegarían a acumular, por encima de la capacidad de las naciones para mantenerlos a raya. Por eso el plutócrata con pujos de filósofo reivindicaba, como única solución posible, el gobierno mundial soñado por Inmanuel Kant en La paz perpetua, que recientemente invocaba el incombustible Felipe González, ahora felizmente integrado en la plutocracia universal, tras su paso por la primera línea de fuego del saqueo institucional. González es todo un modelo de lo que nos pasa, de nuestros males. Él sabe bien de lo que habla.

Anuncios
Tagged with:

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Trackback said, on 17 octubre, 2008 at 6:19 pm

    Public Post…

    Su Articulo: [1036161] ha sido indexado
    RSS Search Engine.
    From Colombia…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: