Reggio’s Weblog

Solbes, Chaves, esos radicales, de Salvador Cardús i Ros en La Vanguardia

Posted in Derechos, Economía, Política by reggio on 3 septiembre, 2008

Gustó, y me gustó, el discurso del president en Vilopriu, la semana pasada. Después del fondo y forma amenazantes de Solbes el día antes en el Congreso, Montilla respondió con un digno “no aceptaremos ninguna imposición; no se puede responder con imposiciones a las razones de Catalunya”. Gustó, y me gustó, también, la manera de expresar la situación de los socialistas catalanes, y por extensión, de la política catalana, en España: “Estamos muy solos”. Y fue un acierto recordar que existe un pensamiento unitarista muy anclado en España y -si no me equivoco, por primera vez- que existe un nacionalismo español que en realidad oculta intereses locales.

Nada de lo que dijo Montilla es nuevo y que no se haya reflexionado y contrastado por activa y por pasiva. Lo que gustó, pues, no fue la originalidad o la agudeza del análisis, sino que lo dijera un Montilla president de la Generalitat y ante la militancia de su partido.

Parco en palabras y enemigo de las altisonancias, su discurso debe entenderse con toda la gravedad que se desprende del tono claro – clar i català,diríamos- que utilizó. Montilla sabe que en este asunto de la financiación se juega mucho más que su presidencia. Ahí se discute sobre el futuro de la hegemonía socialista en Catalunya, tan largamente trabajada y que, en una perspectiva histórica, el fracaso del Estatut podría convertirla casi en el sueño de una noche de verano.

Pero más profundamente, está en tela de juicio la credibilidad de las propias instituciones políticas catalanas, su capacidad para conseguir el trato justo de sus ciudadanos y, por añadidura, la credibilidad de los propios políticos a la hora de anteponer, finalmente, los intereses generales a los personales y de su partido. Montilla sabe que no dispone de la manga ancha con la que se juzgaban los tacticismos del president Pujol. Al contrario, puesto bajo sospecha de acabar cediendo a los intereses del PSOE frente a los de Catalunya, los gestos de Montilla se mesuran de manera mucho más severa.

En cambio, no puedo estar nada de acuerdo con la idea sostenida por el president Montilla en este mismo discurso al considerar que un fracaso en el encaje de la financiación supondría el desbordamiento de “radicalismos de todo tipo”. “Si decepcionamos, los radicalismos crecerán”. En un primer nivel de crítica, cabría preguntar al president Montilla qué es lo que va a hacer el propio PSC si fracasa la negociación.

Quiero pensar que no va a aceptar resignadamente que no se atiendan las muy buenas razones catalanas para exigir un acuerdo que, por lo demás, sigue siendo de mínimos y, esperemos, se ajuste al Estatut, es decir, a la legalidad vigente. Por decirlo así, imagino que quien primero va a demostrar firmeza va a ser el propio PSC, utilizando su verdadera fuerza en las Cortes, y no por eso va a ser una actuación “radical”. Lo digo porque lo que realmente decepcionaría sería un PSC que no actuara en consecuencia y que se vería desbordado, si no por radicalismos, por lo menos, en las urnas.

Pero a un nivel más profundo, lo que no me gusta de la idea sostenida por José Montilla, es que califique de “radicalismos” a las posibles reacciones a un fracaso en el respeto estricto al Estatut aprobado en las Cortes allá y por referéndum aquí. En realidad, quien de momento exhibe un radicalismo insensato y amenazante es el Gobierno español con su testarudez en incumplir el Estatut y, después de dos años, al no haber dado la oportunidad de llegar a un acuerdo de financiación. Por no decir que Catalunya lleva ya demasiado tiempo marcada por ese radical expolio fiscal, enmascarado bajo la etiqueta de “solidaridad”. Radicales en su falta de trato justo con los catalanes lo han sido todos los gobiernos españoles que han escatimado de manera extrema las inversiones que se necesitaban para dar el aire que exige una economía avanzada como la catalana y prestar los servicios que la conviertan en una sociedad justa.

Me refiero, pues, a que ya es hora de señalar a los radicales donde realmente se encuentran. De ninguna manera podrán tacharse de “radicalismos” las muestras de indignación que se puedan producir. Como tampoco podrá juzgarse, ni desde la secretaría del PSC ni desde la presidencia de la Generalitat, como radicalismos moralmente parecidos las probables reacciones políticas en contra del acuerdo por parte de quienes quieren mantener sus privilegios. Cuando Montilla califica de “radicalismos” y no de “dignas y justas reivindicaciones” las posibles reacciones a la falta de acuerdo, sin pensarlo se sitúa al otro lado de la negociación.

Tal y como ya es hora de señalar con la máxima claridad dónde está realmente el nacionalismo exacerbado, intolerante y xenófobo, también ha llegado el momento de distinguir sin vacilaciones dónde está la radicalidad. Y hay que tener un juicio claro al respecto, porque si algún error se ha cometido desde Catalunya, desde los primeros días de la recuperación de unas instituciones políticas nacionales democráticas, ha sido el de la falta de firmeza y una vergonzosa muestra de tibieza por miedo a no ser tildados, precisamente, de radicales.

No nos confundamos: en la acepción de extremosos, los verdaderos radicales son Solbes y Chaves, así como radicalismo es el expolio fiscal que sufre Catalunya, junto con el País Valencià y las Illes Balears. Y la respuesta catalana a la continuidad de esta radical situación, que esperemos que la haya si se da el caso, habrá que calificarla de firme, justa, digna, responsable y ejemplar. Por dura que llegue a ser.

salvador.cardus@uab.cat

Anuncios
Tagged with:

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. JOSE400 said, on 3 septiembre, 2008 at 9:23 am

    Coherente. Y dentro de esa co-herencia le pediria que aparte “sus sucias manos” del territorio valenciano, de otros territorios. Al final, coherentes o no, quieren apoderarse del botín.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: