Reggio’s Weblog

El azar, de Pedro G. Cuartango en El Mundo

Posted in General by reggio on 1 septiembre, 2008

TIEMPO RECOBRADO

Creo que el azar gobierna nuestras vidas de una forma mucho más importante de lo que pensamos, aunque la mayoría de la gente se resiste a aceptar esta idea.

Ello es porque, como decía Ludwig Wittgenstein, encajamos todo lo que perciben nuestros sentidos en un molde predeterminado por nuestro cerebro. Pero las cosas no suelen ser como parecen en muchas ocasiones.

El ser humano necesita explicar los fenómenos que no comprende y y, por ello, establecer pautas de comportamiento que suelen ser puramente ilusorias. Por ejemplo, un individuo invierte sus ahorros en la Bolsa y luego se arruina. Se casa con una mujer enamorado y se separa a los tres meses. Confía en el diagnóstico de un médico, que más tarde se demuestra que es erróneo.

En general, percibimos las cosas como creemos que son y no cómo realmente son cuando se trata de asuntos complejos, que afectan a nuestra vida. Ello también es extensible al mundo de lo físico: decimos que el cielo es azul, pero en realidad el color es una longitud de onda.

Casi todo lo que nos sucede en la vida es imprevisible. Hagamos el simple ejercicio de situarnos en nuestra niñez y luego en el presente. ¿Era predecible el desarrollo de nuestra existencia?

Se me dirá que este argumento es un sofisma porque el hombre es el resultado de su herencia genética, su familia, su educación y su entorno. Es cierto que todos estos factores son esenciales, pero también son puramente aleatorios. ¿Por qué, si no, dos hermanos pueden ser totalmente distintos?

El mismo accidente del MD-82 en Barajas está probablemente motivado por una sucesión de hechos azarosos que desembocaron en la catástrofe. La alteración de uno de los factores de esa secuencia habría podido evitar el fatal desenlace.

Desde niños, hemos sido educados en el principio de causalidad y en la idea de que todo lo que sucede a nuestro alrededor es explicable de forma racional. Desde Platón a Hegel y Marx, los filósofos han analizado los fenómenos individuales y sociales como el resultado de unas leyes universales.

Este determinismo histórico nos ha cegado sobre lo esencial: esa presencial del azar. La vida existe en la Tierra porque, según los científicos, se dieron unas circunstancias bioquímicas cuya repetición es altamente improbable. El azar jugó también un papel importante en la evolución genética, como muy bien demostró Jacques Monod.

Somos, en buena medida, un producto del azar y eso es lo que convierte en tremendamente vulnerable al ser humano. Pero es el azar también el que hace que la existencia humana sea una aventura singular e irrepetible. Tal vez nuestra conciencia sea también un producto del azar, lo que nos plantea serias dudas sobre el alcance de nuestro conocimiento.

Son reflexiones a las que he dado muchas vueltas y que posiblemente carezcan de sentido, como casi todo lo que hacemos.

© Mundinteractivos, S.A.

Tagged with:

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. s10sballestalcon said, on 17 octubre, 2008 at 8:31 pm

    Estimado don Pedro:

    Un artículo muy bueno bajo mi punto de vista. Sin embargo, en mi humilde opinión, la percepción del propio azar como tal es algo que también nos permite organizar nuestro pensamiento (como usted ha dicho, nuestras pautas de comportamiento). Me explico: yo opino que el mero hecho de atribuir las causas de una serie de sucesos que nos afectan al azar nos sirve para así deshacernos de lo que siempre nos ha dado más miedo, el poder de las personas.

    Al aceptar que existen ciertas circunstancias que no podemos dominar y aceptar esta realidad, nos estamos liberando de una responsabilidad que caería sobre nuestras espaldas. Realmente eso es mucho más sencillo que el poder pensar que lo que somos, donde estamos en este momento, sea el producto de una serie de decisiones que hemos tomado a lo largo de nuestras vidas, que ha sido el poder humano el que nos ha llevado hasta allá donde hemos querido ir. Que aceptemos que siempre ha existido y existirá cierto condicionamiento, pero no nos creamos el determinismo (algo parecido a lo que creo ha venido a decir usted con el ejemplo de los dos hermanos).

    Bajo mi punto de vista, podríamos diferenciar dos tipos de azar: el Azar con mayúsculas, mucho más limitado de lo que nos pensamos (véase como ejemplo el hecho de haber nacido en España o en un país africano, es decir, el tener más posibilidades de tener mayor calidad de vida por haber nacido en un lugar o en otro); y el azar controlado por las decisiones humanas. Es decir, no podemos achacar al azar en general, el haber llegado hasta aquí o hasta allí en nuestras vidas, a una indeterminada.

    Sin lugar a dudas, siempre hay ciertos factores que nos condicionan, pero opino que el poder de las personas siempre podrá sobrepasar a su entorno, es decir, que aceptemos que siempre ha existido y existirá cierto condicionamiento, pero no nos creamos el determinismo (algo parecido a lo que creo ha venido a decir usted con el ejemplo de los dos hermanos).

    No estoy de acuerdo con achacar las causas del accidente aéreo al azar, y me apoyo asimismo en una frase suya: “…La alteración de uno de los factores de esa secuencia habría podido evitar el fatal desenlace”. En este caso, fueron un conjunto de decisiones mal tomadas, una secuencia de aparatos mal revisados, una sucesión de acciones erróneas las que provocaron semejante desgracia. Parafraseando a Pedro Duque dijo: “La seguridad total no existe. Lo que hay que tratar de hacer es que para que se produzca una desgracia (accidente) se tenga que producir tal secuencia de fallos encadenados, que la posibilidad de riesgo sea ínfima”. Es decir, somos nosotros, con nuestras decisiones, los que influimos en el desarrollo de los acontecimientos.

    También defiendo la idea de que el azar “humano”, por apodarlo de algún modo, somete muchas veces al Azar antes referido. Cuando alguien gana la lotería, se le cae una maceta…responde a un conjunto de actos humanos. Nunca se ganará la lotería si no se compra un boleto; si alguien no dejará su maceta en la terraza en un día de lluvia, si yo no paso debajo de esa terraza durante un fuerte viento…Cuando en la Edad Media alguien, en función de su “cuna”, veía su vida limitada a un estamento, ¿no es asímismo cierto que era el hombre el que había desarrollado ese sistema estamental?

    Lo realmente inquietante es lo que nos sucede a menudo: no saber que consecuencias van a acarrear nuestras acciones. Y esto último puede aplicarse a otras acciones más cotidianas: si hoy yo como en el fuera de casa no me va a suceder lo mismo que si como fuera de casa; si se eligen estudios de letras no voy a tener la misma vida que con los estudios de ciencias; si cojo el autobús no veré ni me ocurrirá lo mismo que si cojo el coche. Y lo que me suceda será el resultado de las decisiones tomadas por otras personas. El azar debería definirse como el conjunto de consecuencias que traen las decisiones humanas, no como algo completamente indeterminado e indefinido.

    Aunque, sinceramente, don Pedro, pienso que este artículo entero me ha servido solamente para corroborar su teoría: quizá solo sea un pobre ser humano intentando ordenar su mente ante lo desconocido. Puede ser. Pero, sinceramente, ojalá que a lo largo de toda mi vida se base en estas ideas y me crea mi historia, ojalá sea verdad lo que expongo y nuestro poder sea mayor de lo que JAMÁS nos hayamos atrevido a pensar. Ojalá más personas se crean mi cuento y, seguros de sí mismos, alcen su voz, conociendo de nuestra responsabilidad y, así, todos seamos más conscientes de que nuestros actos conllevan unas consecuencias que conforman nuestra realidad. Ojalá en mis palabras haya un ápice de verdad…

    Un saludo de un gran admirador suyo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: