Reggio’s Weblog

Más prosa que poesía, de Felipe Sahagún en El Mundo

Posted in Internacional, Política by reggio on 30 agosto, 2008

DENVER 2008: LA ‘CORONACION’, EN PRIMERA PERSONA

El discurso de Barack Obama en Denver, impecable en el fondo y en la forma, se ve de forma radicalmente distinta tras la presentación en Dayton, apenas 15 horas después de la clausura de la convención demócrata, de Sarah Palin, gobernadora de Alaska, como número dos del republicano John McCain.

Obama llegó a Denver con tres objetivos: reunificar al partido, fuertemente polarizado por el durísimo pulso con los Clinton en las interminables primarias; concretar su mensaje de esperanza y cambio en medidas concretas; y recuperar la iniciativa, que ha ido perdiendo estas semanas.

El primer objetivo lo aseguró entre bastidores y todos lo comprobamos en el discurso de Hillary Clinton del martes, en la propuesta de nominación sin voto del candidato que Hillary presentó el miércoles y en la defensa magistral que ese día hizo de su candidatura Bill Clinton. En su discurso de coronación Obama limó su brillante retórica, prefirió la prosa a la poesía, limitó las citas presidenciales a Lincoln, Franklin D. Rooselvelt, John F. Kennedy y Bill Clinton, y, arropándose de principio a fin en el sueño de Martin Luther King, concretó su proyecto de cambio.

Sus propuestas principales -reducción de impuestos al 95% de las familias más necesitadas, salida responsable de Irak, fin de la dependencia del petróleo de Oriente Medio en 10 años, seguro médico universal…- se diferencian poco de lo que prometieron los demócratas en 2004.

La gran diferencia, en 2008, es quién las hace: el primer candidato negro de uno de los dos grandes partidos, con un carisma a años luz de la imagen gris que siempre arrastró John Kerry. Quienes llevan semanas acusándole de blando por no responder a la máquina republicana de descalificaciones personales quedaron satisfechos. Todo su discurso estuvo dirigido a identificar a McCain con Bush y el programa republicano de 2008 con la política de los últimos ocho años. «McCain ha apoyado a Bush en el 90% de todas las decisiones importantes», repitió Obama.

Si con este discurso el equipo de Obama esperaba recuperar la iniciativa y avanzar en los 11 estados en los que el 4 de noviembre se juega la victoria o la derrota -Michigan, Pennsylvania, Ohio, Florida, Virginia, Colorado…-, la elección de Palin por McCain como su número dos es un duro varapalo para sus cálculos.

Mujer, 44 años, sindicalista, hija de maestros, madre de cinco hijos (el mayor irá Irak el día 11), ex alcaldesa, gobernadora, sin vínculos con Washington y, según la propaganda republicana, abanderada en su estado de la lucha contra la corrupción y los intereses especiales (de las petroleras sobre todo), sobre el papel representa mucho de lo que los demócratas perdieron con la derrota de Hillary.

McCain no podía haber hecho una elección más alejada de la de Joe Biden ni una apuesta más idónea para reforzar el mensaje de integridad, cambio, ética e independencia de la burocracia federal con el que intenta suceder a Bush.

© Mundinteractivos, S.A.

Tagged with:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: