Reggio’s Weblog

Los que organizaron la actual confrontación entre españoles, mal pueden apaciguarla, de Juan Vega en su Blog

Posted in Asturias, Economía, Política by reggio on 17 agosto, 2008

Siempre me llamó mucho la atención la extraña idea, asentada en la izquierda española, que consiste en sostener el principio de que la fragmentación de las administraciones, para crear aparatos administrativos autonómicos, es una tendencia “progresista”, mientras que la centralización administrativa de los grandes servicios públicos, sólo puede responder a una corriente “conservadora”, cuando en mi opinión, y creo que sobran razones que alegar al respecto, las cosas son exactamente al revés, lo que ocurre es que esto sólo se visualiza adecuadamente en los tiempos de crisis, porque mientras hubo excedentes que repartir, como ocurrió en los últimos años, en los que los ingresos públicos derivados de la especulación inmobiliaria permitieron crear un espejismo económico, falsear la realidad fue fácil.

Ahora la fiesta se acabó, y como sabemos, la crisis inmobiliaria coincidió con el inicio de la negociación de un nuevo modelo de financiación autonómica, que arranca, no porque a nadie se le haya ocurrido abrir este melón así como así, sino porque de esa manera están establecidas las cosas en el Estatuto de Cataluña, ampliamente apoyado por la izquierda local en las instituciones autonómicas, y por la izquierda española en el Congreso de los Diputados.

La nueva situación es muy complicada para el presidente del Gobierno, que se presentó en Cataluña como gran adalid del nuevo Estatuto, pues ahora tiene que conseguir un equilibrio especialmente inestable, ya que al no haber dinero para todo, sólo queda frenar los efectos del Estatuto que él mismo impulsó en Cataluña y en Madrid, organizando una guerra entre políticos de las diferentes comunidades autónomas, con un horizonte en el que los dirigentes catalanes se conformen, por esta vez, con ver reconocido definitivamente el Estatuto, sin llegar a su aplicación, única salida a una situación en la que no hay fondos para todo.

Ahora se trata de que cuele la reforma estatutaria en el Tribunal Constitucional, a cambio de que no se aplique su letra, y así meter una vez más la porquería debajo de la alfombra por un quinquenio. En el camino, José Luis Rodríguez Zapatero cree que la cosa catalana se puede conformar con un paso más hacia la oficialización del estado confederal que hemos construído en vía de hecho, y a cambio, que renuncie al incremento de los fondos que corresponden a aquella comunidad, por el incremento demográfico, de acuerdo con la letra del propio Estatuto.

Si patética es la situación en la que se ha colocado el presidente Zapatero, al frente del socialismo español, apoyándose ahora en el PP para conseguir un acuerdo que dé cobertura social al TC para que se respalde el Estatuto catalán, a cambio de que no se aplique, qué decir del superviviente Gaspar Llamazares, que tras destrozar electoralmente a Izquierda Unida, sigue ahí agarrado a la máxima responsabilidad de IU, como a un clavo ardiendo, para continuar cobrando otra temporada más, y mientras se aguanta colgado de tan doloroso punto de apoyo, sigue soltando bobadas de creciente calibre, como las que acaba de largar este sábado.

El mismo Llamazares, que en la última campaña electoral, se comprometía en Barcelona a “cumplir” el Estatuto, es decir, a apoyar lo que éste dice, y por lo tanto, a aplicar una reducción de los fondos de las comunidades pobres, va a su tierra, a Asturias, donde con razón se espera un recorte de los servicios públicos por falta de fondos, y afirma que el debate sobre la financiación autonómica, abierto por lo que al respecto dice el Estatuto que Llamazares se comprometía a “cumplir”, es un debate “distorsionado”, que se presenta como una “confrontación entre territorios”.

Los recursos son escasos, y los territorios están fragmentados, en comunidades autónomas confederalmente desvertebradas, que se están pegando, a brazo partido, por unos recursos que no llegan para mantener a la vez diecesiete microestados, con sus diecisiete gobiernos, parlamentos, tribunales de cuentas, administraciones de justicia, servicios de salud, universidades, centros de enseñanza media, escuelas, y servicios de empleo descentralizados, a los que se acompañan las televisiones autonómicas, los centros culturales de fantasía y un enorme gasto en propaganda institucional de cada cacicato, para asegurarse la aquiescencia de los medios locales, que son los que crean opinión en cada territorio.

La confrontación la organizaron quienes cómo Llamazares, y tantos otros, han impulsado la especulación inmobiliaria como modelo de desarrollo, frente a una política industrial nacional que no ha existido, un campo que se ha desertizado y un modelo de fomento de las nuevas tecnologías por el que nadie apostó, y un modelo de administración pública imposible de mantener por mucho tiempo. Ahora no hay dinero para financiar las instituciones de la confederación española, y las clase políticas locales luchan desesperadamente por su supervivencia como grupo social.

Lo asombroso es que a personajes como éste todavía se les deje decir estas majaderías, sin recordarles sus palabras, con las que dieron pábulo a una situación que ahora tiene muy difícil arreglo. Quienes crearon el problema, no sólo no pueden resolverlo, sino que con su desvergüenza, lo incrementan.

Pero nunca se irán a su casa por su propio pié, si la sociedad española no los manda para casa a patadas, como se merecen, por seguir dedicados a intentar engañar a la gente de manera tan descarnada.

Anuncios
Tagged with:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: