Reggio’s Weblog

Un insulto a tiempo ahorra mucha ideología, de Casimiro García-Abadillo en El Mundo

Posted in Política by reggio on 29 febrero, 2008

ELECCIONES 9M: XV ASALTOS

La izquierda, a diferencia de lo que ocurría hace unos años, ya no se diferencia de la derecha por sus propuestas económicas. El PSOE, en los años 70, miraba con delectación a los países nórdicos. Aunque Felipe González rompió con el marxismo en el dramático Congreso extraordinario de 1979, la socialdemocracia siguió defendiendo un Estado fuerte. Entonces, el déficit público y los elevados impuestos eran una seña de identidad de la izquierda.

Ahora no es así. Al decir Zapatero que «bajar los impuestos es de izquierdas», rompía con una creencia arraigada en el socialismo hispano. Claro que lo expresó mal. Debería haber dicho que la bajada de impuestos no es privativa de la derecha. Al identificar a la izquierda con la bajada de impuestos convirtió a Aznar en uno de los gobernantes más progresistas de la historia de España.

Ahora también resulta que el superávit fiscal es seña de identidad de la izquierda. O sea, que Solbes ha hecho una política económica izquierdista. Bien.

¿Cuál ha sido la columna vertebral de la política de Zapatero en su primera legislatura? El diálogo con ETA. ¿Hablar con ETA es de izquierdas o de derechas? «No», diría un discípulo de José Blanco, «la política de izquierdas es la paz». Ejemplo: la retirada de tropas de Irak por incumplimiento de la legalidad internacional.

¿Cumplieron los bombardeos de la OTAN sobre Serbia, a los que dio cobertura González, la legalidad internacional? No. ¿Cumple ahora la legalidad internacional la independencia de Kosovo? No. Entonces, ¿por qué España no retira los casi 700 soldados que tiene allí destacados?

Lo verdaderamente definitorio de la izquierda actual es su pretendida supremacía moral sobre la derecha. Por ejemplo, en su capacidad de diálogo, en el talante. Algo que se le niega a la derecha por principio.

Esa superioridad llevó ayer a González a llamar «imbécil» a Rajoy, por el simple hecho de haberse definido como más «moderado» que Zapatero.

El ex presidente del Gobierno (que dijo aquello de que «Anguita y Aznar es la misma mierda») levanta pasiones entre los suyos porque, como dice Rosa Díez en su libro Merece la pena, en el PSOE pesan ahora más los deseos de revancha contra el PP que los principios.

Las ganas de vencer, de humillar al contrario, compensan de muchas decepciones ideológicas. Pero vivimos en un mundo de sucedáneos. Ayer supimos que un perro robótico hace tanta compañía como uno de carne y hueso. Y encima no hay que sacarle a hacer pipí.

casimiro.g.abadillo@el-mundo.es

© Mundinteractivos, S.A.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: